Ginecologia

¿Por qué se produce el disgerminoma ovárico, cómo se diagnostica y trata?

Pin
Send
Share
Send
Send


Disgerminoma ovárico - Un tumor maligno, que presumiblemente se desarrolla a partir de las células gonadas indiferentes primarias. Suele diagnosticarse a una edad temprana. A menudo ocurre en el fondo de la hipoplasia genital y el infantilismo general. En las primeras etapas, puede ir acompañado de dolor, debilidad y disuria. En las etapas posteriores, se observa la germinación de los órganos cercanos, la infección del neoplasma, la hipertermia y la intoxicación general. Los diagnósticos se exponen teniendo en cuenta las quejas, los datos del examen general y ginecológico y los resultados de investigaciones adicionales. Tratamiento - extirpación quirúrgica seguida de radioterapia.

Causas y patología del disgerminoma ovárico.

El disgerminoma ovárico se desarrolla a partir de células germinales primarias. Normal, todas las células germinales en el momento del nacimiento deben formar folículos primordiales. Cuando el proceso de formación de folículos se ve afectado, dichas células permanecen invariables en el tejido del órgano, comienzan a proliferar sin control a lo largo del tiempo y se transforman en una neoplasia maligna. Los pacientes con disgerminoma ovárico a menudo sufren de infantilismo general y genital. A menudo hay anomalías de los órganos genitales femeninos. Se puede detectar una historia de amenorrea o menarquia posterior.

El disgerminoma ovárico es una neoplasia nodular redondeada u ovalada. En las etapas iniciales, se cubre con una cápsula lisa, posteriormente la cápsula y los tejidos circundantes germinan. Más a menudo de un solo lado. Como regla general, el disgerminoma ovárico se localiza en el área de la puerta del órgano. Ubicado en el espacio de Douglas (cavidad detrás del útero, peritoneo limitado). El tamaño puede variar significativamente. En casos avanzados, el tumor reemplaza completamente el tejido ovárico. El crecimiento agresivo local y las metástasis linfáticas son características del disgerminoma ovárico. A medida que el tumor avanza, la trompa de Falopio, el útero y otros órganos cercanos pueden crecer. Por lo general, metastatiza en los ganglios linfáticos de la aorta abdominal y la arteria ilíaca común. En casos avanzados, la metástasis a distancia es posible, con mayor frecuencia, en los pulmones, el hígado y los huesos.

En el disgerminoma ovárico, corte marrón, gris o amarillento con un tinte rosado. Se determinan hemorragias difusas. La microscopía revela células grandes con límites bastante claros, núcleos brillantes y citoplasma espumoso ligero. El número de mitosis puede variar. A menudo se detectan células multinucleadas gigantes. Las células de disgerminoma ovárico se combinan en campos sin estroma o en células ubicadas en un estroma hialinizado o fibroso. En el estroma se revelaron infiltrados de células linfoides.

Síntomas del disgerminoma ovárico

El cuadro clínico no es específico. El primer signo suele ser el dolor. En casi la mitad de los pacientes, el dolor es sordo, tirando o dolorido. En el 15% de los casos, el dolor es agudo, se asemeja al cuadro clínico de un abdomen agudo. Además, los pacientes con disgerminoma ovárico pueden quejarse de disuria, trastornos del tracto gastrointestinal y trastornos menstruales. Debilidad observada y fatiga. En las últimas etapas, es posible la infección y desintegración del disgerminoma ovárico, acompañadas de hipertermia, aumento de la VSG y síntomas de intoxicación general.

Durante un examen externo, muchos pacientes muestran signos de infantilismo. En algunos pacientes con disgerminoma ovárico se detectan síntomas de masculinización. En la palpación del abdomen se determina la formación de tumores. En el proceso de examen ginecológico, se localiza un tumor denso con un diámetro de 5 a 15 centímetros o más, ubicado en la cavidad vesicular-uterina o recto-uterina. En las etapas iniciales del disherminoma ovárico puede ser móvil, a medida que el proceso progresa, la movilidad de la neoplasia disminuye. Cuando se extienden, se pueden palpar varios nodos o un conglomerado de tejidos en el área pélvica.

Diagnóstico del disgerminoma ovárico.

El diagnóstico de disgerminoma ovárico se realiza sobre la base de las quejas, los datos del examen general y ginecológico y los resultados de los exámenes instrumentales. La presencia de un tumor grande, nodular y denso en el área pélvica en un paciente joven, especialmente en combinación con signos de infantilismo o masculinización, amenorrea o menarquia tardía, es motivo de sospecha de disgermia ovárica. Los pacientes son enviados a la ecografía pélvica con mapeo Doppler central. De acuerdo con los datos del ecograma, se determina la formación eco positiva de forma irregular con contornos desiguales. De acuerdo con los resultados de Doppler, se detectan múltiples focos de vascularización. El diagnóstico se confirma en el proceso de examen histológico de un tumor remoto.

El diagnóstico diferencial del disgerminoma ovárico se realiza con fibromas uterinos y otras neoplasias ováricas. El fibromioma generalmente se detecta en pacientes de edad media y avanzada, disgerminoma en pacientes jóvenes y niñas adolescentes. En el caso de fibromioma, como regla general, se observan polimenorrea o hipermenorrea en disherminomas: amenorrea u oligomenorrea. El diagnóstico diferencial con otras neoplasias no tiene un gran valor práctico, ya que se debe extirpar cualquier tumor ovárico.

Tratamiento y pronóstico de la disgermina ovárica.

El tratamiento es rápido. El volumen de la intervención quirúrgica se determina teniendo en cuenta la prevalencia del proceso, la edad del paciente y su deseo de tener hijos. Para los pequeños disgerminomas ováricos en mujeres en edad reproductiva, que están planeando tener hijos, se realiza una anexexectomía unilateral. Los pacientes en edad preclimacteriana y los pacientes que no desean tener hijos son histerectomía con apéndices (panhisterectomía) y extirpación del omento (omentectomía).

Con el disgerminoma ovárico bilateral, la germinación de la cápsula y la participación de órganos cercanos en el proceso, el útero con apéndices se combina con la extracción del omento y la radioterapia posterior. El disgerminoma ovárico es altamente sensible a la radiación. La radioterapia se utiliza con éxito en el período postoperatorio, en el caso de una recaída y en la detección de metástasis. La quimioterapia es posible con disgerminomas ováricos diseminados. Por lo general, a los pacientes se les recetan melfalán, cisplatino, etopósido y bleomicina.

El pronóstico es relativamente favorable. La supervivencia a cinco años de los pacientes con disherminoma ovárico local unilateral después de la extirpación del apéndice es de aproximadamente el 90%. Describió los casos de embarazo seguro y parto. En términos pronósticos desfavorables son los disherminomas bilaterales, la diseminación del tumor más allá del ovario, la presencia de metástasis linfáticas y hematógenas. Las opiniones sobre la supervivencia con disgerminos ováricos diseminados difieren. Algunos expertos indican que cuando se usa la terapia de combinación, la tasa de supervivencia de cinco años alcanza el 85 por ciento o más. Otros señalan que el grado de malignidad de los disherminomas ováricos puede variar, por lo que el pronóstico debe determinarse con gran cuidado, especialmente cuando se detecta un tumor en las adolescentes.

Factores que contribuyen a la enfermedad.

La definición de disgerminoma ovárico es: es un tumor maligno que se desarrolla durante un largo período de tiempo. Tales formaciones se forman a partir de células germinales de gónadas embrionarias, así como sus derivados.

Interesante Del total de lesiones malignas, el 20% son disherminomas. En la mayoría de los casos, el tumor afecta a niñas de 10 a 30 años. A veces hay síntomas de infantilismo.

El nivel de educación maligna puede ser diferente, una condición similar se caracteriza por una predisposición a la metástasis a través de la linfa. Los focos secundarios se detectan en la etapa terminal.

En el estado normal, las células germinales forman folículos primordiales. Pero bajo la condición de patología, permanecen en los tejidos del órgano en su estado original. Después de un tiempo, se produce una proliferación incontrolada, y la formación adquiere propiedades malignas. En la mayoría de los casos, las niñas con disgerminoma ovárico sufren de inmadurez general y genital. En la historia de la enfermedad se puede rastrear la función menstrual.

Caracteristicas histologicas

Un tumor maligno tiene la forma de una neoplasia rugosa redondeada oval. En las primeras etapas de su desarrollo, está encerrado en una cápsula de pared lisa. Pero con el tiempo, el tumor viola todos los límites y crece hacia el tejido circundante. Como muestra la práctica, el disgerminoma es en la mayoría de los casos unilateral y se encuentra en la "puerta de entrada" del órgano sexual.

La forma histológica del tumor está representada por elementos de la estructura con un gran núcleo de hipercromicidad moderada. El contenido es considerado como abundante y ligeramente espumoso, de color claro. Bajo el microscopio, está claro que todas las células están dispuestas en forma de células, a veces son hebras con una base fibrosa hialinizada. Pero a veces los componentes forman filas sólidas sin estroma. Una de las características estructurales de la cápsula tumoral es la infiltración del tipo linfocítico.

¿Cómo se manifiesta el proceso oncológico y cómo se diagnostica?

Los síntomas de un estado anormal de los ovarios no se pueden llamar específicos. Esto se debe al hecho de que para un estado dado de actividad hormonal es inusual. La mayoría de las veces, las niñas se quejan de molestias en la parte baja del abdomen. Son superados por el malestar general, la debilidad, el deseo constante de dormir y el aumento de la fatiga. La violación de los procesos de micción y del ciclo menstrual también es característica.

Teniendo en cuenta que un tumor maligno es propenso a un rápido crecimiento y metástasis, aparecen signos de complicaciones a medida que se desarrolla la patología. Por ejemplo, un aumento en la tasa de sedimentación de eritrocitos, la hipertermia, indica que el organismo está infectado con los productos de la descomposición de un tumor. Los síntomas comunes de intoxicación también están presentes.

Para establecer el diagnóstico correcto, el médico analiza todas las quejas del paciente y realiza un examen ginecológico general. Obligatorio es realizar estudios instrumentales. Serias razones para sospechar patología son:

  • la presencia de educación desigual en la región pélvica,
  • acompañando signos de infantilismo,
  • amenorrea.

La siguiente etapa del diagnóstico es la dirección del paciente en la ecografía, incluido el mapeo Doppler central. Por medio de un equipo especial, es posible detectar la formación eco-positiva que tiene forma irregular y contornos desiguales. Al mismo tiempo, se pueden detectar múltiples focos de formación anormal de vasos sanguíneos. El diagnóstico se confirma finalmente por análisis histológico. Se toma una muestra de tejido después de la extirpación del tumor. La principal tarea del médico es distinguir la disgermina ovárica de los fibromas uterinos.

El principio de tratamiento y su pronóstico.

En cualquier etapa de desarrollo en que se descubra un tumor, la principal forma de deshacerse de él es la cirugía. Su escala está determinada por los siguientes factores:

  • La extensión de la propagación del proceso maligno.
  • la edad del paciente
  • Su deseo o falta de voluntad para tener hijos.

Se puede llamar favorable al pronóstico de disgerminoma ovárico. La tasa de supervivencia a cinco años es del 90% del número total de casos. Pero depende en gran medida de las tácticas elegidas de tratamiento.

Si se diagnostica una lesión bilateral de los ovarios, el cuerpo y el canal de conexión del útero se eliminan completamente, y esto, junto con los apéndices y el omento. Lo mismo se aplica a situaciones donde el tumor crece más allá de los límites del ovario. Después de eso, el paciente se somete a radioterapia. Como regla general, un tumor de este tipo es muy sensible a la radiación.

Los órganos del sistema linfático también deben ser removidos. Durante mucho tiempo se ha establecido que el tumor primario, junto con los focos secundarios, se presta bien a la radioterapia. Bajo la condición de una forma diseminada de un tumor, se permite el uso de preparaciones medicinales de acción química con fines terapéuticos.

La esperanza de vida después de una terapia efectiva depende del grado de daño a los órganos. Se puede observar como lesión unilateral del cuerpo, y bilateral. Las opiniones de los especialistas en este campo sobre la tasa de supervivencia son algo diferentes. Algunos llaman el porcentaje exacto de supervivencia de cinco años de los pacientes, otros argumentan que esta cifra varía ampliamente. Además, los últimos expertos insisten en que es necesario determinar el pronóstico con gran cuidado, especialmente en relación con las adolescentes.

Características especiales

Este tipo de tumor es bastante común. En algunos casos, el tumor puede afectar ambos ovarios. La metástasis linfática y hematógena es característica de este tumor, por lo que los tumores secundarios pueden detectarse demasiado tarde.

Este tipo de tumor puede variar mucho en diferentes pacientes por el grado de su agresividad. En un desarrollo normal en una niña recién nacida, todas las células germinales se convierten en folículos primordiales. Pero en algunos casos esto no sucede y las células germinales permanecen sin cambios. Con el tiempo, pueden comenzar una división no controlada y formar un tumor maligno.

El tumor puede tener una forma redonda u ovalada desigual. Su superficie está oculta por una cápsula lisa, pero solo en las etapas iniciales de crecimiento. Además, el tumor crece en la cápsula misma y en el tejido circundante. La disgermia se encuentra con mayor frecuencia cerca de las puertas del ovario.

Hay neoplasias de varios tamaños. Con una enfermedad totalmente desatendida, el tumor puede ocupar todo el espacio interno del ovario, reemplazando completamente el órgano. Una característica distintiva del disgerminoma ovárico es el rápido crecimiento local y la metástasis activa.

Los órganos en los que el tumor crece en primer lugar son las trompas de Falopio y el útero. La rápida propagación de las células cancerosas en todo el cuerpo se debe al hecho de que las metástasis crecen en los ganglios linfáticos relacionados con la aorta abdominal y la arteria ilíaca común. Entonces, después de un tiempo, se pueden encontrar tumores secundarios en los pulmones, el hígado y los huesos, que están lejos de los ovarios.

Si se corta el ovario disgérmico, los tejidos en el lugar de la incisión tendrán un color marrón, gris o amarillento con un ligero tinte rosado. Si estudia el tejido tumoral con un microscopio, puede ver células bastante grandes, cuyos límites son claramente visibles. Tienen núcleos muy ligeros y se diferencian de otras células en el citoplasma espumoso, que también tiene un tono claro. El número de divisiones en cada celda es diferente. Las células tumorales se combinan en células.

Diferencial

Este tipo de tumor a menudo se confunde con los fibromas uterinos y otros tipos de tumores en el ovario. En primer lugar, al hacer un diagnóstico, es necesario tener en cuenta la edad del paciente. Los fibromas suelen aparecer en la vejez, mientras que los disgerminomas ováricos se pueden detectar en mujeres jóvenes y, en algunos casos, en la adolescencia.

Cuando el fibroma se observa mensualmente con ciclo completo, pero un pequeño intervalo entre sangrado. Generalmente, en presencia de fibroma, el intervalo entre períodos no excede de veintiún días.

Cuando se puede observar fibroma durante la menstruación, pérdida de sangre profusa. En el caso de disgerminoma ovárico, se observa una imagen completamente diferente. O bien no hay períodos en absoluto, o la brecha entre ellos alcanza los tres meses. Pero incluso inclinándose a favor de un diagnóstico, el médico prescribe un examen, seguido de la eliminación de cualquier tipo de tumor.

El tratamiento de esta patología se realiza únicamente mediante cirugía. En este caso, el volumen de la cirugía se determina según el tamaño de la formación del tumor. Si en el futuro una mujer no planea dar a luz, entonces se extraen los ovarios y los apéndices. La glándula también se elimina por completo. Si el tumor se formó en un solo lado, entonces solo se debe extirpar un ovario y la posibilidad de tener hijos permanece.

Si ambos ovarios están afectados por un tumor, y más aún si el disgerminoma ha brotado en una cápsula, ya no estamos hablando de preservar los ovarios. En este caso, junto con los ovarios, se eliminan el útero, los apéndices y el omento. El siguiente es un curso de radioterapia. Las células que forman el tumor son muy sensibles a la radiación, por lo que esta terapia da buenos resultados. Del mismo modo, el tratamiento de las metástasis.

En general, si la enfermedad se detectó en una etapa temprana y el tratamiento se llevó a cabo de manera rápida y eficiente, la tasa de supervivencia de los pacientes es bastante alta. Cuando se extirpan un ovario y los apéndices, es del 90 por ciento. В медицинской литературе упоминаются случаи, когда после подобного оперативного вмешательства, женщины смогли зачать ребёнка, выносить и благополучно родить.

Менее благоприятный прогноз даётся врачами при двустороннем поражении яичников. Ещё сложнее вылечить заболевание, если опухоль вышла за пределы яичников и проросла в окружающие ткани. Самым тяжёлой считается положение, когда в других органах обнаружены вторичные опухоли.

Las opiniones de los médicos sobre la supervivencia en este caso difieren considerablemente. En algunos casos, los médicos dan un pronóstico favorable, pero esto se debe a la condición de que se haya llevado a cabo un tratamiento integral que combine cirugía, radioterapia y un período de recuperación. En este caso, se asume el 85 por ciento del resultado favorable.

Al mismo tiempo, algunos expertos recuerdan que el grado de agresividad del tumor varía. Por lo tanto, es imposible predecir el resultado de la enfermedad. Es especialmente difícil hacer predicciones si el tumor se detectó en la adolescencia.

¿Qué es una neoplasia?

El tumor tiene una forma ovalada o redondeada. Se caracteriza por un crecimiento agresivo, la cápsula y los tejidos cercanos germinan rápidamente. El tumor se encuentra cerca de la puerta del ovario. Su tamaño varía de 3 a 43 cm. Algunas veces reemplaza completamente el tejido ovárico.

Disgerminoma ovárico. Foto tomada de la miel. sitio meduniver.com

¿Por qué se desarrolla la patología?

La diseminación linfogénica de la metástasis es característica de los disgerminomas. Afectan los ganglios linfáticos de la aorta abdominal. A veces hay una metástasis distante en el hueso, el hígado, los pulmones.

Los factores que provocan el desarrollo de la patología incluyen:

  1. La herencia
  2. La presencia de enfermedades somáticas.
  3. Inmunodeficiencia.
  4. El curso de los procesos inflamatorios.
  5. Penetración de virus.

Cuadro clinico

Al principio, no se observa la aparición de síntomas específicos. Un signo característico de la progresión del disgerminoma es el síndrome de dolor. En el 50% de las mujeres, él tiene un carácter molesto, tirón o aburrido. Una cuarta parte de los pacientes se quejan de un dolor agudo insoportable. Síntomas como:

  • violación del ciclo
  • Disfunción gastrointestinal
  • disuria
  • mayor fatiga
  • debilidad

Los pacientes se quejan de la ausencia de menstruación. A menudo, se saltan varios ciclos y luego aparece el sangrado del útero. La intensidad de la descarga es diferente. Períodos abundantes se alternan con escasos. Entre los días críticos hay secreción sangrienta ("embadurnamiento").

En el contexto del desarrollo de la enfermedad, la aparición de trastornos digestivos. Una mujer se enferma, a veces vomita. El apetito se deteriora, disminuye el rendimiento. El paciente a menudo quiere dormir. En este contexto, el paciente está perdiendo peso rápidamente.

Cuando se desarrolla disgerminoma, hay signos específicos de daño al ovario.

A medida que se desarrolla la neoplasia maligna, aparecen síntomas de complicaciones. Cuando el tumor se desintegra, la ESR aumenta, hay signos de intoxicación general.

Haciendo un diagnostico

El ginecólogo diagnostica la disgermina basándose en el examen y las quejas del paciente. También se tienen en cuenta los resultados de los exámenes instrumentales. La mujer está programada para un examen de ultrasonido de la pelvis pequeña con mapeo Doppler central.

Esto le permite detectar múltiples focos de vasculación. Estudiamos el tamaño del tumor, su forma, estructura, determinada por eco. La etapa más importante del diagnóstico es la diferenciación del tumor de los fibromas.

Para determinar el nivel de ESR se realizan pruebas de laboratorio. Con esta patología, los parámetros aumentan hasta 50 mm / h.

¿Cómo puedo ayudar al paciente?

El tratamiento del disgerminoma ovárico implica:

  1. La operación.
  2. Radioterapia.
  3. Quimioterapia

El principal método terapéutico es la cirugía. El médico debe determinar la etapa morfológica. Aproximadamente el 10% de los pacientes dentro de los 24 meses. Segundo ovario afectado. Además, el especialista debe tener en cuenta la edad del paciente, el grado de prevalencia del proceso patológico y el deseo de ser madre.

Radioterapia y quimioterapia.

Si una mujer planea ser madre, se le recomienda someterse a radioterapia. El disgerminoma ovárico es altamente radiosensible. Dicho tratamiento se prescribe para afectar la propia neoplasia y sus metástasis. La radioterapia está indicada no solo después de la cirugía, sino también como medida preventiva.

El médico puede prescribir quimioterapia para el paciente. Esto es cierto cuando se diagnostica disgerminomas diseminados. Se prescribe la combinación de los siguientes medicamentos:

El tumor es más sensible a la sarcolisina. Una dosis única de este medicamento varía de 30 a 50 mg. El medicamento se inyecta en una vena, 1 vez / 7 días. Quizás la aparición de plaquetas o leucocitopenia.

Pronóstico de supervivencia para el disgerminoma ovárico

Según muchos ginecólogos, con un tratamiento combinado oportuno, la tasa de supervivencia de cinco años con este diagnóstico alcanza el 85%. Pero el grado de malignidad del tumor a menudo varía. Por lo tanto, el pronóstico se determina con gran cuidado. Esto es especialmente cierto para las niñas y las niñas de 10 a 15 años.

La medicina ha conocido casos de resolución exitosa de la carga. Los más desfavorables son los tumores bilaterales.

Descripción del tumor

El disgerminoma se considera el tumor más común del tipo de germen. Su tamaño varía de 3 a 45 cm. Se desarrolla a partir de células germinales primarias. Esto ocurre en violación del proceso de formación de folículos primordiales. Hay células con una estructura rota, que comienzan a multiplicarse y degenerar en una formación maligna.

El curso de la enfermedad suele ir acompañado de anomalías de la estructura de los órganos genitales femeninos.

La patología en sí es una formación redonda u ovalada. Su cápsula es inicialmente suave, con una superficie irregular, que con el tiempo crece en los órganos y tejidos adyacentes. En tamaños pequeños, la formación no afecta al ovario. En 3-4 etapas de oncología, reemplaza completamente su estructura. Las principales características del disgerminoma ovárico son el rápido crecimiento y la metástasis activa en todo el cuerpo.

Causas del desarrollo

La principal razón para la aparición de la patología es el fracaso del proceso de foliculogénesis. En consecuencia, su formación está precedida por factores que interrumpen el desarrollo de los folículos y los ovarios en general:

  • fallo hormonal,
  • baja inmunidad
  • Enfermedades virales e infecciosas graves,
  • patologías somáticas crónicas,
  • predisposición genética
  • lesión pélvica,
  • Procesos inflamatorios en los genitales.

Influencia indirecta en el surgimiento de patologías tales como condiciones ambientales deficientes, condiciones de trabajo perjudiciales, incumplimiento de la rutina diaria y reglas de nutrición. La ingesta incontrolada de medicamentos también puede empeorar la salud de la esfera genital femenina.

Síntomas de la oncología

Los signos de la enfermedad en las primeras etapas están ausentes. Los primeros síntomas del disgerminoma ovárico se producen cuando alcanza un diámetro de más de 5 cm. En la mayoría de los casos, esto ya ocurre en la etapa 2 del cáncer de apéndice.

  • Dolor abdominal sordo o sordo, con menos frecuencia, de naturaleza aguda.
  • micción frecuente, estreñimiento, diarrea, causada por la presión del tumor en la vejiga y los intestinos,
  • Violación de la regularidad de la menstruación: tal vez la ausencia completa de un ciclo.
  • cambio en la naturaleza de la menstruación - la aparición de dolor en sus primeros días, el cambio en la intensidad del sangrado,
  • debilidad, fatiga,
  • Agotamiento por pérdida de apetito.
  • Palidez de la piel.

En 3-4 etapas de disgerminoma, aparecen síntomas de metástasis, dependiendo del tipo de órgano o tejido afectado:

  • tejidos óseos: extremidades doloridas, dolor al mover las articulaciones,
  • pulmones - pesadez en el pecho, tos,
  • hígado - amarillez de la piel, dolor en el hipocondrio derecho,
  • intestinos - diarrea o estreñimiento, flatulencia,
  • estómago - náuseas, vómitos, dolor después de comer,
  • Cerebro - migraña, tinnitus, trastornos visuales.

La condición del paciente se está deteriorando rápidamente en el contexto de la intoxicación progresiva del cuerpo con los productos de la degradación del tumor. Esto se manifiesta por fiebre, vómitos, náuseas, agotamiento rápido.

Durante un examen ginecológico, los genitales externos de la mujer se ven poco desarrollados. Se reducen de tamaño, mientras que puede haber un cambio en sus proporciones. Más a menudo esto ocurre en pacientes con un tumor que se formó durante la adolescencia.

Metodos de tratamiento

El tratamiento más común para el disgerminoma ovárico es la intervención quirúrgica. Te permite eliminar completamente el tumor y prevenir la recurrencia de la enfermedad. Si no es posible, se usa quimioterapia. La combinación de ambos métodos terapéuticos se considera la más efectiva.

Más efectivo en la etapa 1-2 de oncología. Esto se debe a la posibilidad de la eliminación completa del tumor y la lesión mínima en los tejidos vecinos debido a la ausencia de su daño. Durante la intervención, el ovario se extirpa completamente con la formación y la trompa de Falopio adyacente. El paciente después de dicha operación puede dar a luz a un niño, ya que el segundo apéndice en funcionamiento permanece.

En la etapa 3, el tumor se extirpa junto con los tejidos afectados de los órganos. Algunos de ellos tienen prohibido ser eliminados debido a su necesidad vital, por lo tanto, a menudo, durante la intervención quirúrgica, se elimina la mayor parte de la formación. Las células cancerosas restantes son eliminadas por quimioterapia.

Durante la última etapa de la cirugía del cáncer no se recomienda. Esto se debe a la condición grave del paciente, que no siempre puede sobrevivir a la operación. Además, la etapa 4 de oncología se caracteriza por una extensa propagación de metástasis, cuya eliminación es imposible.

El daño tumoral bilateral requiere la extirpación completa de los órganos genitales o ambos apéndices con trompas de Falopio. Con la eliminación de solo las áreas afectadas de los ovarios, la probabilidad de una recaída de la enfermedad es alta, ya que la formación tiene un alto grado de malignidad. La presencia del útero contra la ausencia de ambos apéndices no priva a la mujer de la capacidad de dar a luz a un niño: la fertilización es posible artificialmente con la ayuda de un óvulo donante.

Después de extirpar el disgerminoma ovárico, es probable que se desarrolle obesidad y otros signos de desequilibrio hormonal. Para prevenir tales condiciones, se prescribe la terapia de reemplazo hormonal.

Radioterapia y terapia química.

La quimioterapia para el disgerminoma ovárico se usa con más frecuencia antes de la cirugía e inmediatamente después. En el primer caso, los medicamentos pueden reducir el tamaño del tumor y eliminar por completo las metástasis pequeñas en cualquier parte del cuerpo. Esto facilita el proceso de la operación y aumenta su eficacia. Como regla general, un curso de quimioterapia es suficiente para esto.

Después de la cirugía, se recetan otros 3-5 cursos de tratamiento. Son necesarios para prevenir la recurrencia de la enfermedad. La duración total de dicha terapia es de uno y medio a tres años. Después de cada curso de tratamiento, la paciente se somete a pruebas completas, a través de las cuales se monitoriza su afección y el curso de la enfermedad. En ausencia de un tratamiento efectivo, los tipos de medicamentos y el régimen de tratamiento cambian.

El uso de la quimioterapia como método terapéutico independiente puede mejorar el pronóstico de supervivencia en cualquier etapa de la oncología.

La terapia de radiación para el tratamiento del cáncer de ovario rara vez se utiliza. Esto se debe a su baja eficiencia. Se prescribe en ausencia de la efectividad de otros métodos de tratamiento o la imposibilidad de su implementación. La terapia consiste en aplicar radiación ionizante al tumor. Es peligroso usarlo debido al impacto negativo en otros órganos de la pelvis pequeña, que se exponen junto con los apéndices afectados.

El pronóstico más favorable de supervivencia en caso de disgerminoma ovárico en la etapa 1 de la enfermedad. La tasa de supervivencia de cinco años en este caso es aproximadamente del 95% con la eliminación del apéndice afectado y la tubería adyacente. En las etapas 3-4, este indicador no supera el 60-80%.

Factores que empeoran el pronóstico:

  • gran tamaño del tumor,
  • la presencia de metástasis,
  • inicio tardío del tratamiento
  • falta de cirugia

Para lograr una recaída a largo plazo, los pacientes con disgerminoma ovárico deben someterse a todos los tratamientos prescritos por el médico. Como prevención de dichas enfermedades, debe visitar al ginecólogo 2 veces al año. Esto debe hacerse y las niñas después del inicio de la menstruación.

El disgerminoma ovárico se puede tratar con cirugía. Con una terapia exitosa, la mujer no pierde su capacidad reproductiva. El rechazo de la terapia empeora el pronóstico de la enfermedad.

Estadísticas de cáncer de ovario

En los países de Europa occidental, la incidencia de cáncer de ovario es de 18,000 por cada 1,000 representantes femeninas. En la Federación Rusa, el cáncer de ovario se diagnostica anualmente en 11,000 mujeres, en Bielorrusia, a 80,000. Esta patología representa el 5% de la estructura de la incidencia de enfermedades oncológicas. En el Reino Unido, la incidencia de cáncer de ovario en 2012 fue de 7.000 personas. En el día, se detectaron 19 nuevos casos. Esto es el 2% de todos los casos nuevos de cáncer. En todo el mundo en 2012, se reportaron 239,000 nuevos casos de cáncer de ovario.

Se encuentra en el tercer lugar entre las neoplasias malignas de los órganos reproductivos femeninos después del cáncer del cuello uterino y el cuerpo del útero. La edad promedio de los pacientes que padecen cáncer de ovario es de 63 a 64 años. El 28% del cáncer de ovario se detecta en mujeres mayores de 75 años. Las adolescentes y mujeres jóvenes se ven afectadas principalmente por tumores hermiogénicos.

La edad promedio de las mujeres que detectan estas neoplasias es de 20 años. Su participación en la estructura de la incidencia del cáncer es la siguiente: 81% de las neoplasias ováricas malignas en adolescentes y 6% de todos los tumores ováricos. Los tumores ováricos no hermiogénicos ocurren en mujeres después de los 50 años. Tienen adenocarcinomas en el 66% de los casos.

La incidencia del cáncer de ovario en el mundo ha aumentado en 1/3 desde finales de los años setenta del siglo pasado. En la última década, gracias a los nuevos métodos de investigación, ha disminuido en un 14%. Desafortunadamente, la tasa de mortalidad de esta neoplasia está creciendo. Entonces, cada año en todo el mundo, alrededor de 152,000 mujeres mueren de cáncer de útero.

Lo más probable es que esto se deba al hecho de que principalmente las personas mayores que tienen una patología somática concomitante grave mueren a causa de esta neoplasia. Por lo tanto, la tasa de mortalidad de las mujeres que padecen cáncer de ovario después de los 65 años fue de 37,5, y después de los setenta años - 65. La tasa de mortalidad más alta para las mujeres mayores de 85 años.

Esto se debe a los problemas de la herniopatología. La mortalidad por cáncer de ovario es del 4% de la mortalidad femenina y del 2% del total. Es el más alto de Asia oriental y Malasia.

Causas del cáncer de ovario

Las causas exactas del cáncer de ovario aún no se han establecido. Se cree que en el 70% de los casos el desarrollo de tumores contribuye a la violación de la homeostasis hormonal. El 30% del grupo de riesgo son mujeres que nunca han dado a luz o tienen antecedentes de muchos embarazos.

En el 25% de las mujeres, el cáncer de ovario se desarrolla debido a múltiples abortos. El 78% de los pacientes diagnosticados con cáncer de ovario tienen un historial familiar agobiado. Tomar anticonceptivos hormonales reduce el riesgo de desarrollar apéndices uterinos en un 50%. El 58% de las mujeres con esta patología fumaba y consumía grandes cantidades de alcohol.

Clasificación del cáncer de ovario

Para saber cuál es el pronóstico de incidencia en el cáncer de ovario, es necesario aclarar cuáles son las formas y variantes del curso de la enfermedad. Según la estructura histológica, hay varios tipos de tumores de los apéndices uterinos. En primer lugar, debe señalarse que, en la mayoría de los casos, el cáncer de ovario es un adenocarcinoma.

En el 66,7% de los casos se produce un adenocarcinoma seroso, en el 11,2% de los pacientes se determina el tipo de tumor mucinoso y en el 11,2% el endometrioide. La variante morfológica de células claras del adenocarcinoma se determina en el 5,4% de las mujeres y las células indiferenciadas se encuentran en el 5,4% del material estudiado.

La etapa del cáncer de ovario afecta directamente la posibilidad de un tratamiento radical de un tumor y determina el pronóstico de supervivencia. El cáncer de ovario de la primera etapa se caracteriza por el hecho de que la neoplasia maligna se encuentra dentro de uno o ambos ovarios. El tumor no se propaga fuera del cuerpo. Se determina en el 33,7% de los casos. En el estadio IA, el tumor se desarrolla solo en un ovario y se localiza en su interior. En la superficie del cuerpo no hay células atípicas. Si se encuentra una neoplasia maligna en ambos ovarios, entonces se está hablando de la etapa IB. En el estadio IC, se detecta un tumor canceroso en ambos ovarios, pero, además, existe uno de los siguientes signos de la enfermedad:

en el caso de neoplasia quística, hay una ruptura de su cápsula,

Las células atípicas se encuentran en los lavados de la cavidad abdominal,

Las células tumorales se encuentran en la superficie del ovario.

En el 8,7% de los casos se determina la segunda etapa del cáncer de ovario. Si se detecta un tumor en la etapa II A, se disemina el útero o las trompas de Falopio. En el estadio IIB, el tumor se disemina a los órganos pélvicos y los intestinos, pero no hay células cancerosas en los lavados de la cavidad abdominal. En el estadio IIC, en el 100% de los casos, las células cancerosas se encuentran en lavados de la cavidad abdominal.

En el estadio III, el tumor infecta los ovarios y hace metástasis en los ganglios linfáticos, más allá de la pelvis o en la cavidad peritoneal. Se diagnostica en el 40,9% de los casos. En el 16,7% de las mujeres, el cáncer de ovario se detecta en la cuarta etapa. Прогноз в этом случае неблагоприятный, поскольку метастазы находят в отдалённых органах или определяют атипичные клетки в полостях организма.

Рак яичников - симптомы и прогноз

El cáncer de ovario es una enfermedad extremadamente insidiosa, ya que no es posible detectar ningún síntoma en las primeras etapas de la enfermedad. Una mujer piensa en cualquier patología, pero no en el cáncer de ovario. Conocer los síntomas de la enfermedad le permite consultar a un especialista de manera oportuna, lo que puede mejorar significativamente el pronóstico de supervivencia.

Los principales síntomas de la enfermedad son los siguientes:

I. Dolorosa sensación de tirón en la parte baja del abdomen, que da a las piernas o región lumbosacra. Ocurren principalmente después del levantamiento de la severidad de los deportes (98%).

Yo Malestar durante las relaciones sexuales (65%).

Iii. Dismenorrea (89%).

Iv. Rápida saturabilidad y malestar al comer (15%).

V. Acidez, hinchazón y aumento del volumen del abdomen (43%).

Vi. Excreción de sangre de la vagina (59%).

VII. Reclutamiento rápido y pérdida de peso (54%).

Viii. Mal estado de salud por la mañana, letargo, somnolencia y fatiga (96%).

Ix Mal apetito, náuseas y vómitos (43%).

X. Sensación de presión sobre los órganos pélvicos y ganas frecuentes de defecar (38%).

En el caso de metástasis de cáncer de ovario a otros órganos, aparecen otros síntomas. Así, al 65% de los pacientes les preocupa toser con vetas, falta de aire y hemoptisis, lo que indica la presencia de metástasis en los pulmones. El 65% de las mujeres con cáncer de ovario desarrollan ictericia. En tales casos, debe pensar en metástasis en el hígado o la cabeza pancreática.

Para los dolores óseos que molestan al 88% de los pacientes en cánceres avanzados de los apéndices, debe excluirse la presencia de metástasis en el tejido óseo. En el 67% de los casos, los pacientes comienzan a ser perturbados por dolores de cabeza que no son interrumpidos por los analgésicos, se altera la coordinación de movimientos y se producen convulsiones. Esto puede ser un signo de metástasis cerebrales.

Los oncólogos secretan signos no específicos de cáncer del útero:

anemia (en el 99% de los casos),

alta ESR (100%),

síndrome de fatiga crónica (en (97),

Signos de intoxicación crónica (en el 76% de los pacientes).

Los métodos de investigación adicionales son de poca ayuda para hacer un diagnóstico en una etapa temprana de la enfermedad. Por lo tanto, los médicos de diagnóstico funcional durante la ecografía no ven un pequeño tumor ovárico. No se nota en el 44% de los casos de laparoscopia, y este estudio no se realiza con tanta frecuencia.

Un diagnóstico preciso en el 100% de los casos solo es posible con la ayuda de la tomografía computarizada y la resonancia. El método moderno de investigación, que ayuda a sospechar el cáncer de ovario, es la definición de marcadores tumorales en la sangre. En esta patología, se deben revisar los siguientes marcadores tumorales:

A. HE4, que es sintetizado por células de cáncer de ovario. Un aumento en su nivel por encima de la tasa marginal en el 67% de los casos indica cáncer de ovario.

La gonadotropina coriónica humana Β es producida normalmente por la placenta de una mujer embarazada. Si su nivel aumenta en la sangre de una mujer no embarazada, en el 87% de los casos indica la presencia de cáncer de ovario.

C. El marcador AFP (α-fetoproteína) no es un marcador específico. Normalmente es sintetizado por el hígado de adultos y niños. Usando este marcador tumoral, se evalúa la efectividad del tratamiento del cáncer de ovario.

D. El estradiol es una hormona estrogénica que se encuentra en la sangre de las mujeres. El estradiol elevado puede sugerir cáncer de ovario.

Impacto del tratamiento en el pronóstico de supervivencia

Con tumores operables, el método de elección es el método operativo de tratamiento. En el 75% de los casos se complementa con poliquimioterapia adyuvante. Hay varios cursos de tratamiento con intervalos de 3-4 semanas. El 36% de los pacientes primero recibe tratamiento con fármacos quimioterapéuticos y luego cirugía.

La naturaleza de la operación está determinada por el grado de propagación del proceso de cáncer y depende de la condición general del paciente. En el 54% de los casos, el útero, los ovarios se extirpan y el omento se reseca. Cuando se descuida un tumor, las tácticas quirúrgicas deben cambiarse en la mesa de operaciones.

En el 39% de los casos se realiza una anexectomía, que se complementa con la resección de la glándula. La citorreducción completa se realiza en el 41% de los pacientes, óptima en el 22% de los casos, y en el 37% de los casos es necesario limitarse a una operación subóptima. En el 0,7% de los pacientes ancianos que tienen cáncer de ovario en estadio 4, existe la necesidad de reducir la cantidad de cirugía al mínimo: laparotomía y omenectomía.

El cáncer de ovario, los síntomas y signos que hemos analizado tienen un pronóstico que depende de muchos factores. La tabla 1 presenta datos interesantes.

Tabla número 1. Indicadores de predicción de supervivencia en función de la edad.

Como puede ver, la tasa de supervivencia más alta en mujeres jóvenes. Después de sesenta y cinco, el pronóstico se vuelve menos optimista.

La elección del método de operación, así como la predicción de supervivencia, dependen del tamaño del tumor. Entonces, con sitios pequeños de cáncer, que proporcionaron un tratamiento complejo completo, el 93.5% de los pacientes sobrevivieron por un año. La supervivencia a tres y cinco años en esta categoría de personas es del 85%.

Para cánceres más grandes que corresponden a T2La tasa de supervivencia a un año es del 92%. La tasa de supervivencia a tres años es del 71% y la de cinco años es del 55%. Con las neoplasias volumétricas, la tasa de supervivencia durante un año es del 76%, la de tres años es del 33% y, después de cinco años, el 21% de los pacientes siguen vivos.

Tenga en cuenta las tasas de supervivencia en función de la estructura histológica del tumor. Así, durante un año, el 87% con adenocarcinoma seroso, el 86,5% con mucinosa, el 77% con endometrioide, el 80% con cáncer libre de células y el 60% de los pacientes con tumores indiferenciados sobreviven. Su supervivencia de tres años, respectivamente, se ve así: 54%, 68%, 46%, 60%, 33%.

Dentro de cinco años, el 41% de los pacientes diagnosticados con cáncer de ovario seroso, el 68% con cáncer mucinoso, el 41% con cáncer de endometrio, el 60% con tumor de células claras, sobreviven. En el caso de las formas no diferenciadas de cáncer de ovario, la tasa de supervivencia es la más baja: es del 33%. El cuadro 1 muestra las tasas de supervivencia a cinco años para los pacientes que tienen diferentes estadios de cáncer de ovario.

Horario numero 1. La dependencia de la supervivencia de cinco años para el cáncer de ovario, dependiendo de la etapa del proceso


De este gráfico se puede concluir que la primera etapa de la enfermedad es la mejor tasa de supervivencia. Esto se debe al hecho de que, en primer lugar, el tumor se limita a un órgano, no hay metástasis y, en segundo lugar, en los jóvenes hay significativamente menos enfermedades concomitantes que podrían afectar los resultados del tratamiento.

Cuando la enfermedad se encuentra en la cuarta etapa, otros órganos y sistemas del cuerpo se ven afectados, aparecen síntomas de intoxicación, bajo la influencia de los cuales se exacerban las enfermedades crónicas. Esto agrava el curso del cáncer de ovario. La prevalencia del tumor no permite el uso de toda la gama de tratamientos, lo que también afecta la supervivencia de los pacientes.

También puede rastrear la dependencia de la supervivencia en el grado de diferenciación de las células cancerosas. En g1 El grado de diferenciación celular de supervivencia anual es del 88%, con G.2 86% con G3 - 82%, y en G4 60%. La supervivencia a cinco años con diferentes grados de diferenciación celular se ve así: 58%, 32%, 43% y 33%, respectivamente.

El pronóstico de la supervivencia de los pacientes con cáncer de ovario se ve directamente afectado por la adecuación y la integridad del tratamiento utilizado. Así, en el caso de la cirugía radical y la poliquimioterapia, la tasa de supervivencia a un año es de 79.8% para la primera etapa del cáncer de ovario, 89.6% para la combinación con poliquimioterapia + cirugía, y el 34% de los pacientes sobreviven solo después de la cirugía. Importante para la predicción de la supervivencia es si la quimioterapia adyuvante se completó durante el proceso de tratamiento. Por lo tanto, con el tratamiento completo con quimiopreparaciones, la tasa de supervivencia a cinco años fue del 50%, con el tratamiento interrumpido: 33,6%.

¿Cómo se puede estimar el nivel de citorreducción en la tasa de supervivencia según las siguientes observaciones? Con la citorreducción completa, la tasa de supervivencia a un año fue del 94,6%, la de tres años y la de cinco años, el 83,9%. En el caso de la citorreducción óptima, este indicador fue algo diferente. Dentro de un año, el 89.7% de los pacientes sobrevivieron, dentro de tres años, 52.3%, y dentro de cinco años - 32.2%. Cuando se realizó una citorreducción subóptima, la tasa de supervivencia a un año fue del 70%, la de tres años - 23% y la de cinco años - 12.4%.

Por lo tanto, el cáncer de ovario pertenece a enfermedades que son difíciles de diagnosticar, se detectan tarde y son difíciles de tratar. Solo una apelación oportuna a un especialista cuando aparecen los primeros signos de patología del sistema reproductivo puede salvar a una mujer del cáncer de ovario.

Pin
Send
Share
Send
Send