Niños pequeños

Artritis reactiva en niños - síntomas y tratamiento

Pin
Send
Share
Send
Send


La artritis reactiva en los niños es un proceso patológico que se desarrolla como resultado de la ingestión de cualquier infección. Dicha enfermedad puede detectarse después de sufrir un enterovirus, influenza, neumonía, hepatitis B, etc. Según los médicos, la artritis reactiva en los niños es causada con mayor frecuencia por la clamidia del sistema urogenital, y la enfermedad intestinal está en segundo lugar.

Recientemente, este problema se encuentra con bastante frecuencia. ¿Pero qué aporta al desarrollo de la enfermedad? Como regla general, es una infección y microbios que no se eliminaron completamente del cuerpo durante el tratamiento de una enfermedad previa. A continuación, consideramos en detalle cómo se desarrolla la artritis y descubriremos cómo evitar el desarrollo de esta grave enfermedad.

Causas de la patología.

Hasta la fecha, no se ha establecido la causa exacta de la artritis reactiva en niños. Los médicos creen que esta enfermedad se desarrolla debido a la predisposición genética y las reacciones patológicas del sistema inmunológico. Se observa que la enfermedad se diagnostica con mayor frecuencia en adolescentes de 11 a 14 años de edad, que en su historia tienen enterocolitis (infecciones intestinales), infección de la nasofaringe y el sistema urinario, así como vacunación.

Recientemente, solo la artritis urogenital y enterocolítica se han atribuido a enfermedades reactivas. La razón de su desarrollo son varios virus y bacterias, tales como:

  • Yersinia,
  • Shigella Flexner,
  • salmonela
  • Clostridiums
  • clamidia
  • Virus de inmunodeficiencia y mucho más.

La artritis reactiva es, por regla general, una sola enfermedad, no conduce a epidemias. Los médicos no siempre son capaces de determinar el camino de la infección. Esto se debe a la presencia en la naturaleza de un gran número de microorganismos diferentes, así como a la alta susceptibilidad del cuerpo del niño. También un papel importante jugado por la transmisión de la clamidia: en el aire, contacto doméstico, sexual e intrauterino.

¿Cómo se manifiesta la enfermedad?

La artritis reactiva postenterocolítica en niños se desarrolla un par de semanas después de la enterocolitis. En algunos casos, este período puede durar hasta un mes. Esto afecta las articulaciones medias de las piernas y los dedos de los pies, por lo general esto ocurre de manera simétrica.

Además, el proceso inflamatorio puede extenderse a los ojos, tendones, aorta y corazón. Las enfermedades extraarticulares se caracterizan por la inflamación del miocardio, las membranas y las estructuras anatómicas de los órganos de la visión. Estos incluyen las siguientes patologías:

  • iritis
  • pericarditis
  • miocarditis
  • conjuntivitis
  • queratitis
  • Eritema nodoso (inflamación de la piel y de los vasos subcutáneos).

Enfermedades urogenitales que preceden a la artritis reactiva.

  • Pielonefritis (inflamación de la pelvis renal).
  • Uretritis (inflamación del canal urinario).
  • Nefritis (derrota glomérulo renal).
  • Balanopostitis (inflamación en prepucio de niños).
  • Infecciones genitales.

Otras enfermedades que causan artritis reactiva

  • Miocarditis con alteración de la conducción del corazón.
  • Uveítis (lesión vascular de los órganos de la visión).
  • Queratodermia (queratinización de las plantas de los pies y palmas con la formación de erupciones papulares y placas dolorosas) /
  • Entezina (inflamación de los ligamentos y tendones en el lugar donde están unidos a la articulación).

¿Cómo se siente un niño?

Los síntomas de la artritis reactiva en los niños son básicamente los mismos, independientemente de qué microorganismos causaron la enfermedad. Como regla general, el niño tiene dolor severo en las articulaciones, la rigidez de la extremidad se produce. Al presionar sobre el lugar afectado sintió dolor. Más a menudo, la incomodidad se siente mientras se conduce. La intensidad de los síntomas también depende del ritmo circadiano. Por ejemplo, en la noche, cuando un niño intenta moverse, el dolor puede aumentar, mientras que tiene un carácter molesto, sordo y retorcido.

Otro signo de artritis reactiva en los niños es la inflamación del área afectada. Ocurre en la formación de edema de una articulación enferma o derrame intraarticular. Un niño con un aumento de temperatura en la zona inflamada. Al tocar este lugar con la mano, puedes sentir que está caliente. Cuando las pequeñas articulaciones del pie se ven afectadas, los dedos se hinchan y se vuelven azulados. Cabe señalar que en ausencia de inflamación, la enfermedad no puede considerarse artritis reactiva.

Diagnóstico de la enfermedad

En la recepción, el médico examina al niño y también verifica si ha encontrado previamente lesiones infecciosas del tracto gastrointestinal o del sistema genitourinario. Las niñas deben ser examinadas por un ginecólogo. Además, es necesario realizar estudios detallados de instrumental e laboratorio. Estos incluyen tales métodos de diagnóstico:

  • pruebas generales de orina y sangre
  • Análisis inmunológicos para la detección de anticuerpos contra microorganismos intestinales y clamidia.
  • Citología para determinar la estructura celular.
  • El análisis bacteriológico determina la sensibilidad a los antibióticos.

Analizamos las causas y los síntomas de la artritis reactiva en los niños, ahora es el momento de hablar sobre el tratamiento. La enfermedad en la fase aguda requiere una estancia hospitalaria. Este tratamiento consta de varias áreas:

  • eliminación del dolor,
  • eliminación de los efectos residuales de la enfermedad subyacente, que precedió a la artritis,
  • Tratamiento directo de la articulación afectada.

Para aliviar el dolor, el médico prescribe medicamentos no esteroides en varias formas. Estos pueden ser pastillas, ungüentos y geles. Estos últimos incluyen fármacos eficaces como el ortofeno, el voltaren, el ketanol y el diclofenaco. Si el dolor es muy fuerte, entonces se prescriben medicamentos glucocorticosteroides.

El tratamiento de la artritis reactiva en niños con antibióticos puede no dar buenos resultados. Sin embargo, tales medicamentos son simplemente necesarios en la etapa aguda de la enfermedad. A los adolescentes a menudo se les prescriben agentes de tetraciclina como Olethetrin, Tetracycline, Methacyclin, y mucho más. Para los bebes más jóvenes adecuados, drogas menos tóxicas Como norma, estos son macrólidos de origen semisintético y natural:

Los macrólidos tienen un efecto bacteriostático. Ayudan bien con la microflora cocal y la clamidia. Las formas crónicas de la enfermedad se tratan con la designación de todo un complejo de medicamentos. Como regla general, esto incluye antibióticos y agentes que estimulan el sistema inmunológico ("Polyoxidonium", "Likopid", "Aquitin").

Desafortunadamente, el tratamiento de la artritis en los niños no siempre termina con la recuperación completa. A menudo, la enfermedad progresa y se retrasa, lo que lleva al desarrollo de su forma crónica. Recuerde que la automedicación y los experimentos con medicamentos pueden llevar al hecho de que su hijo esté hospitalizado durante mucho tiempo.

Tratamiento patogenético

Para el tratamiento de la artritis reactiva en niños prescritos antibióticos, que pertenecen al grupo de macrólidos:

  • Azitromicina,
  • Espiramicina,
  • Roxitromicina,
  • Josamicina,
  • Claritromicina.

Tienen baja toxicidad, no cambian la fórmula de la sangre, no ponen una carga en el hígado y los riñones. Capaz de acumularse en tejidos en altas concentraciones, rara vez causa reacciones alérgicas. Estas drogas son líderes de seguridad, los niños las toleran bien. Los antibióticos macrólidos son activos contra los estreptococos, estafilococos, clamidia, campylobacter, mycoplasma. La industria farmacéutica moderna ofrece alrededor de una docena de medicamentos en este grupo. La duración del tratamiento es de 7-10 días.

Para los niños mayores de 10 años, el médico puede prescribir fluoroquinolonas (medicamentos antibacterianos, el efecto es similar a los antibióticos) y doxiciclina (un antibiótico semisintético del grupo de tetraciclina).

Si se detecta una infección intestinal, use Amikacin, gentamicina.

Si es necesario, prescriba inmunomoduladores (Likopid, Taktivin).

Las enfermedades infecciosas agudas en los niños en comparación con los adultos son más fáciles y más rápidas.

Después del inicio del curso de antibióticos, la condición del niño enfermo está mejorando de manera significativa y rápida. Esta no es una razón para dejar de tomar medicamentos. Es necesario someterse a un tratamiento completo para evitar recaídas e infecciones resistentes a los antibióticos. Sólo un curso completo de medicamentos da una oportunidad para la recuperación.

Tratamiento sintomatico

Para reducir el dolor y la inflamación, se recetan medicamentos antiinflamatorios no esteroides (AINE):

La indometacina es indeseable para los niños debido a su efecto dañino en el hígado. En condiciones agudas, las preparaciones de glucocorticosteroides se inyectan en la articulación afectada. Alivian bien el dolor y la inflamación.

Si el caso es grave, la artritis a menudo se exacerba, la columna vertebral se ve afectada y su movilidad se ve afectada, se administran altas dosis de glucocorticosteroides. Los inmunosupresores se prescriben en dosis bajas: medicamentos que suprimen la respuesta inmune anormal.

Durante el tratamiento, se recomienda un paciente pequeño para cumplir con el reposo en cama.

Después de la extirpación de los síntomas agudos, la articulación dolorida debe recibir una carga cuidadosa, no debe dejarse sin movimiento. Los niños necesitan que se les enseñe ejercicios especiales para restaurar la movilidad de las articulaciones.

La terapia física y la fisioterapia son prescritas por el médico durante el período de rehabilitación de acuerdo con las indicaciones.

Es imposible tratar de forma independiente la artritis reactiva en niños basada en información en Internet. Esto conducirá a la pérdida de tiempo, la transición de la enfermedad a una forma crónica y graves consecuencias en forma de discapacidad o muerte. Si un niño se queja de dolor en las articulaciones, contacte a un médico inmediatamente.

Prevención

La prevención especial de la artritis reactiva en los niños no existe. Para prevenirlo necesitas tomar medidas contra las infecciones artritogénicas:

  • Para enseñar a los niños a observar la higiene personal: lavarse las manos después de la calle y antes de comer, lavar frutas y verduras,
  • Realice el endurecimiento: no ahogue al niño, camine descalzo por el piso frío, tome bebidas frías, báñese con agua fría, camine mucho, a menudo ventile el apartamento, arregle corrientes de aire, humedezca el aire del apartamento. En el sitio web y en los libros del Dr. Komarovsky, en la sección sobre artritis reactiva en niños, puede encontrar recomendaciones para el endurecimiento.
  • Vacuna contra la gripe de otoño,
  • Visitar regularmente al dentista y desinfectar la cavidad bucal,
  • Si los padres tienen clamidia, ambos deben ser tratados,
  • Proporcionar a los niños una actividad física adecuada para su edad.
  • Para organizar el descanso y el sueño de un niño de pleno derecho,
  • No sobrecargue a los niños con actividades educativas y de desarrollo,
  • La educación sexual debe llevarse a cabo antes de la pubertad. Un adolescente (este es un niño de 10 a 11 años de edad) debe ser consciente de la inadmisibilidad de las relaciones sexuales sin protección y no debe dudar en comprar condones.

Si el niño tiene el gen HLA-B27, si bien es pequeño, es mejor abstenerse de viajar con él, ya que el riesgo de desarrollar artritis reactiva es alto y las consecuencias pueden ser graves.

La mayoría de los niños con diagnóstico oportuno y tratamiento prescrito se recuperan completamente. En el futuro, el pronóstico para ellos es favorable.

En los portadores del antígeno HLA-B27, existen complicaciones en forma de espondiloartritis. Estos niños necesitarán tomar precauciones especiales durante toda su vida.

Definicion

La artritis reactiva es un proceso inflamatorio en la articulación que se produce como consecuencia de una enfermedad infecciosa. Unas pocas semanas después de la infección en el líquido articular, se forman anticuerpos contra el patógeno, que destruyen la articulación, interrumpiendo su actividad física y causando dolor al niño.

Tipos de artritis en niños:

  • Viral Este tipo de artritis es más común en adultos que en niños. La causa de su aparición es el virus de la hepatitis, la rubéola, las paperas, el herpes, el adenovirus, etc. En un niño, la artritis puede ser provocada por una vacuna profiláctica contra la rubéola y la hepatitis.
  • Post-estreptococo. Dicha artritis aparece en promedio 1,5 semanas después de una infección previa del tracto respiratorio, cuyo agente causante fue el estreptococo. A menudo se encuentra con la derrota de una articulación importante, como la cadera o la rodilla, y menos a menudo sufren varias articulaciones al mismo tiempo.
  • Enfermedad de Lyme. Este tipo de artritis ocurre después de una infección por espiroquetas, que puede ocurrir como resultado de una picadura de garrapata. La enfermedad es grave, afecta a la piel y al sistema nervioso del niño, pueden causar dolores de cabeza, náuseas y vómitos.
  • Séptico Tal artritis se acompaña de fiebre, vómitos, fiebre. En casos severos, puede haber formación de pus en la piel y daño al sistema nervioso.
  • Tuberculosis. Esta enfermedad es una manifestación de la tuberculosis extrapulmonar, que se manifiesta con mayor frecuencia en forma de monoartritis de la cadera o articulación de la rodilla. Dicha artritis puede ocurrir si el niño ha estado en contacto con una persona con tuberculosis pulmonar.
  • Gonococo Este tipo de enfermedad es más común en adolescentes que son sexualmente activos, en el fondo de la gonorrea o infección gonocócica del recto y la cavidad oral.
  • La artritis juvenil se diagnostica en un niño menor de 16 años. Puede ocurrir como una complicación de la artritis reactiva crónica en niños con antígeno HLA-B27 y cambios inmunológicos. Se manifiesta en forma de poliartritis asimétrica de las articulaciones de las piernas y la articulación de la cadera.

Las causas de la artritis reactiva de la articulación de la cadera son muchas, pero la mayoría de las veces sufren de los propietarios del antígeno HLA B27. El antígeno HLA es responsable de la formación de la respuesta inmune del cuerpo a cualquier patógeno que ingrese. Y se encontró que las personas con antígeno B27 eran propensas a ciertas enfermedades, incluida la artritis reactiva.

Causas de la enfermedad:

  • herencia
  • mala ecología
  • Infecciones de los sistemas urinario, digestivo y respiratorio.
  • hipotermia
  • mala nutrición
  • condiciones insalubres
  • estrés constante
  • inmunidad debilitada, etc.

Por lo tanto, la enfermedad es provocada por factores negativos que debilitan el cuerpo. La mala nutrición, el estrés, el saneamiento deficiente, afectan negativamente el desarrollo del niño, lo que afecta su capacidad para resistir enfermedades. La rehabilitación prematura de enfermedades en los niños puede llevar a complicaciones graves, como artritis.

La mayoría de las veces, la artritis reactiva de la articulación de la cadera provoca clamidia, que puede llegar al cuerpo durante el embarazo y el parto o a través de objetos cotidianos, y la infección por clamidia se transmite por gotitas en el aire. Las células del patógeno pueden vivir en el cuerpo del niño durante mucho tiempo y no manifestarse, en cuyo caso la enfermedad puede volverse crónica.

Los síntomas de la enfermedad aparecen 2-4 semanas después de la infección. Por lo general, un niño desarrolla conjuntivitis, una infección del sistema urogenital, y las articulaciones comienzan a doler como último recurso. Es difícil diagnosticar que las manifestaciones de la infección urogenital son débiles, hay enrojecimiento en los genitales, que generalmente no se correlacionan con la artritis.

La conjuntivitis generalmente se resuelve rápidamente, pero se repite, pero pueden ocurrir complicaciones graves, incluida la pérdida de la visión. Tal síntoma de artritis reactiva puede ocurrir mucho antes de la lesión de las articulaciones, lo que crea dificultades en el diagnóstico temprano.

Síntomas de daño articular:

  • Dolor en las articulaciones afectadas, que se siente en los niños por lo general con presión sobre ellos. El niño puede quejarse de dolor en la mañana, pero durante el día pasa.
  • Alta temperatura, que puede durar mucho tiempo.
  • Hay una lesión en la rodilla, articulaciones del tobillo, y con menos frecuencia hay inflamación de la articulación de la cadera. Los dedos de los pies pueden verse afectados, en cuyo caso se hinchan y se deforman.
  • La piel se torna roja, se siente caliente al tacto,
  • A menudo, los adolescentes varones experimentan dolor en los talones, el cuello y los tendones. En este caso, existe un riesgo de artritis juvenil complicada.
  • La estomatitis y la gingivitis a menudo acompañan a la artritis reactiva en los niños.
  • Queratodermia en palmas y pies.
  • Erupción similar a la psoriasis.

En algunos casos, los síntomas pueden no aparecer durante mucho tiempo. En este caso, no aparece una erupción, conjuntivitis o estomatitis, y el niño no puede quejarse de dolor en las articulaciones durante mucho tiempo. En este caso, el diagnóstico es muy difícil y existe el riesgo de complicaciones.

Antibioticos

Los antibióticos se prescriben para matar las infecciones en el cuerpo. Si la artritis de la cadera o la articulación de la rodilla ha provocado clamidia, se prescribirá un antibiótico del grupo de macrólidos, fluoroquinolonas o tetraciclidas, como la espiramicina, azitromicina, etc., ya que pueden acumularse dentro de las células donde vive la clamidia. En niños pequeños usan macrólidos, el resto se prescribe a adolescentes. Si la infección es la causa de la enfermedad, los aminoglucósidos, por ejemplo, la gentamicina, son dados de alta.

Важно отметить, что антибиотики имеют большое количество противопоказаний, поэтому назначать из без консультации специалиста нельзя. El médico debe confirmar el diagnóstico y calcular la dosis exacta del medicamento, dependiendo de la edad del niño y la gravedad de la enfermedad.

Dichos medicamentos ayudarán a eliminar los síntomas desagradables de la enfermedad, no solo alivian el dolor, sino que también reducen la inflamación y la fiebre. Ejemplos de drogas: ibuprofeno, nimesulida, diclofenaco. El medicamento más comúnmente recetado es en forma de tabletas, pero en algunos casos la sustancia se puede administrar por vía intramuscular.

Medidas adicionales

Durante la exacerbación de la enfermedad es imposible cargar la articulación, ya que el riesgo de su rápida destrucción aumenta. Pero una vez completado el tratamiento, el médico puede recomendar al paciente que realice ejercicios terapéuticos para mejorar la movilidad de las articulaciones.

Por recomendación de un médico, se pueden usar lociones con ungüentos y dimexidum para aliviar el dolor y la inflamación. Aliviar los síntomas de la enfermedad y remedios populares, recetas que se pueden encontrar en libros especiales o en Internet. Pero antes de aplicar este o aquel método, debe consultar con su médico.

Es importante recordar que el cuerpo del niño no está completamente desarrollado y que un tratamiento inadecuado puede causarle un daño grave. Por lo tanto, cualquier acción que se tome para tratar la artritis reactiva de la cadera u otra articulación en un niño debe coordinarse con un especialista.

Complicaciones

Si la artritis reactiva no se trata, con el tiempo, los órganos internos como el corazón, el hígado, el bazo y los ganglios linfáticos se inflaman. En el curso crónico de la enfermedad, la artritis se vuelve simétrica, afectando a un número creciente de articulaciones, y la columna vertebral sufre. La artritis reactiva puede causar discapacidad, ceguera, la actividad física del niño se ve gravemente afectada y las extremidades están deformadas. La artritis, que provocó la salmonela, puede complicarse con la psoriasis.

Con un tratamiento adecuado y oportuno, la artritis reactiva en los niños no tiene consecuencias para la vida posterior. La recaída de la enfermedad y su transición a la forma crónica ocurren extremadamente raramente.

Pronóstico de la enfermedad

Si su hijo tiene un diagnóstico decepcionante, no se desanime con anticipación, ya que el pronóstico de la artritis reactiva suele ser alentador. Los métodos modernos de tratamiento pueden eliminar por completo la enfermedad y prevenir nuevas recurrencias. Sin embargo, si el patógeno entra nuevamente en el cuerpo, las manifestaciones clínicas pueden reanudarse. Si el niño tiene una predisposición hereditaria a la patología, la artritis reactiva puede volverse crónica y, a veces, empeorar, lo que conlleva molestias y dolor.

La consecuencia de la artritis reactiva en los niños puede ser la espondilitis, cuando el proceso inflamatorio va a las articulaciones de la columna vertebral. Y esta es una enfermedad muy grave que afecta significativamente la calidad de vida del paciente. Pero, ¿cómo podemos prevenir complicaciones tan peligrosas? En cualquier época del año es necesario cuidar el fortalecimiento del sistema inmunológico de los niños. Para hacer esto, los médicos recomiendan endurecer, más a menudo caminar en el aire fresco, para alternar correctamente el ejercicio con el descanso. Un niño debe tener una dieta balanceada, su cuerpo debe recibir todos los minerales y vitaminas necesarios. También son importantes las condiciones de vida. La casa debe estar limpia y fresca. Los puntos importantes son las vacaciones en un spa, que le permiten mantener el cuerpo en el nivel adecuado.

Causas infecciosas

En los niños, la artritis reactiva se desarrolla varias semanas después de una infección urogenital o intestinal.

Agentes infecciosos que se asocian con mayor frecuencia con el desarrollo de artritis reactiva en niños:

  • ureaplasma
  • clamidia
  • salmonela
  • yersinia
  • Campylobacter,
  • shigella

Además, en un grupo separado de niños, la artritis reactiva se desarrolla después de una infección respiratoria, lo que determina la importancia y la prevalencia de estas infecciones en los niños. Hay casos familiares de artritis después de infecciones respiratorias en varios niños de la familia. Las principales causas de esta artritis son Streptococcus, Chlamydia pneumoniae y Mycoplasma pneumoniae.

Factor genético

Se cree que el factor genético desempeña un papel, especialmente en niños y bebés. Hay ciertos marcadores genéticos que son mucho más comunes en niños con artritis reactiva que en una población sana. Por ejemplo, el gen HLA-B27 generalmente se observa en pacientes con artritis reactiva. Sin embargo, incluso los niños que tienen antecedentes genéticos que los predisponen al desarrollo de la enfermedad, el efecto de ciertas infecciones es necesario para iniciar la aparición de la enfermedad.

La artritis reactiva en niños generalmente se desarrolla de 2 a 4 semanas después de una infección del sistema urogenital o del tracto intestinal (o posiblemente una infección respiratoria por clamidia). Alrededor del 10% de los pacientes no tienen una infección sistémica previa. La tríada clásica de síntomas (uretritis no infecciosa, artritis y conjuntivitis) se presenta en solo un tercio de los pacientes con artritis reactiva.

En un gran porcentaje de casos de artritis reactiva, la conjuntivitis o la uretritis se produjeron unas pocas semanas antes de que los padres recurrieran a un especialista. Ellos no pueden decir esto a menos que se les pida específicamente. Muchos niños tenían enfermedades del sistema musculoesquelético. Las quejas poco claras y aparentemente no relacionadas a veces pueden oscurecer el diagnóstico subyacente.

La aparición de artritis reactiva suele ser aguda y se caracteriza por malestar general, fatiga y fiebre.

El síntoma principal es la oligoartritis asimétrica, principalmente más baja (lesión simultánea de 2 a 3 articulaciones). La mialgia (dolor muscular) se puede notar en una etapa temprana. A veces se observan artralgias asimétricas (dolor en las articulaciones) y rigidez articular, especialmente en las rodillas, tobillos y pies (las muñecas pueden ser un objetivo temprano). Las articulaciones suelen ser sensibles, cálidas, hinchadas y, a veces, rojas. Los síntomas anteriores pueden aparecer inicialmente o varias semanas después del inicio de otros signos de artritis reactiva. También se reporta afectación migratoria o simétrica de las articulaciones. La artritis suele ser una remisión y rara vez conduce a una seria limitación de la actividad funcional. La atrofia muscular puede desarrollarse en casos sintomáticamente severos.

El dolor lumbar ocurre en el 50% de los pacientes. El dolor en el talón también es común.

La artritis reactiva después de la infección del sistema urinario y el tracto gastrointestinal puede manifestarse inicialmente como uretritis con micción frecuente y alterada y la descarga de la uretra, esta uretritis puede ser leve o inadvertida. Los síntomas urogenitales causados ​​por la infección del tracto urinario se encuentran en el 90% de los pacientes con artritis reactiva.

Además de la conjuntivitis, los síntomas oftálmicos de la artritis reactiva incluyen enrojecimiento, ardor y dolor en los ojos, fotofobia y disminución de la visión (poco frecuente).

Los pacientes pueden tener dolor abdominal leve y recurrente después de un episodio de diarrea.

Diagnóstico de la artritis reactiva

El diagnóstico de artritis reactiva es clínico, basado en los resultados de una historia de examen físico. Ninguna prueba de laboratorio o métodos visuales diagnostican artritis reactiva. No se han desarrollado pruebas específicas o marcadores.

Existe un sistema de puntuación para diagnosticar artritis reactiva. En este sistema, la presencia de 2 o más de los siguientes ítems (1, de los cuales debe relacionarse con el estado del sistema musculoesquelético del niño) permitirá establecer el diagnóstico:

  • Oligoartritis asimétrica, principalmente de las extremidades inferiores,
  • Inflamación en los dedos, dolor en los dedos de los pies o talón.
  • diarrea aguda dentro de 1 mes después del inicio de la artritis,
  • conjuntivitis o iritis (inflamación del iris del ojo),
  • uretritis

Para confirmar la presencia de inflamación en el cuerpo, un análisis de sangre será útil, en particular, preste atención a la velocidad de sedimentación del eritrocito, que generalmente aumenta notablemente en la fase aguda, pero luego regresa al rango de referencia cuando la inflamación cede. El factor reumatoide, generalmente presente en niños con artritis reumatoide, es negativo con la artritis reactiva. Un análisis de sangre para el marcador del gen HLA-B27 es útil, especialmente al diagnosticar pacientes con enfermedad de la columna vertebral. Se pueden prescribir otros estudios para eliminar otras posibles enfermedades con síntomas similares.

Una radiografía de la columna u otras articulaciones ayudará a detectar cambios inflamatorios característicos en estas áreas, pero generalmente hasta que la patología llega a una etapa tardía. A veces hay áreas de calcificaciones atípicas en los puntos donde los tendones se adhieren a los huesos, lo que indica una inflamación temprana en estos lugares. Los pacientes con inflamación ocular pueden requerir una evaluación oftalmológica para documentar el grado de inflamación en el iris.

Para detectar la presencia de infecciones en el intestino, se puede realizar un cultivo de heces. Del mismo modo, el análisis de orina y el cultivo son necesarios para detectar una infección bacteriana en el tracto urinario. La clamidia debe buscarse en todos los casos de artritis reactiva.

¿Cómo tratar la artritis reactiva en niños?

No hay cura para la artritis reactiva. En cambio, el tratamiento de la artritis reactiva en niños tiene como objetivo aliviar los síntomas y se basa en la gravedad de los síntomas. Casi dos tercios de los pacientes tienen un curso autolimitado y no necesitan tratamiento, además de terapia de apoyo y sintomática.

Terapia farmacológica

Los AINE (por ejemplo, la indometacina (aprobada a partir de los 14 años) y el naproxeno (a partir de un año)) son la base del tratamiento de la artritis reactiva. Se demostró que etretinat / acitretina reduce la dosis requerida de AINE. Se puede usar sulfasalazina (niños de 5 años de edad) o metotrexato para pacientes que no experimentan alivio de los AINE después de 1 mes de uso o tienen contraindicaciones para ellos. Además, la artritis reactiva resistente a la sulfasalazina se puede tratar con éxito con metotrexato.

El tratamiento con antibióticos se prescribe para la uretritis, pero generalmente no para la artritis reactiva provocada por una infección intestinal. En la artritis reactiva inducida por la clamidia, algunas pruebas sugieren que la terapia con antibióticos de combinación a largo plazo puede ser una estrategia de tratamiento eficaz.

Tratamiento específico de los síntomas

Artritis

Las articulaciones inflamadas se tratan mejor con aspirina u otros medicamentos antiinflamatorios de acción corta y prolongada (por ejemplo, indometacina, naproxeno). En un estudio, los síntomas del paciente desaparecieron después de un curso de aspirina de 3 meses, la dosis disminuyó gradualmente y, finalmente, se canceló el medicamento. Se informa que la combinación de AINE es efectiva en casos severos. Ningún dato publicado sugiere que cualquier AINE sea más efectivo o menos tóxico que otro.

De acuerdo con los resultados de la siembra, puede requerirse un ciclo corto de antibióticos, sin embargo, el tratamiento no puede afectar el curso de la enfermedad. El uso a largo plazo de antibióticos para tratar los síntomas de las articulaciones no proporciona ningún beneficio establecido.

Conjuntivitis y uveítis. (inflamación de la coroides)

La conjuntivitis transitoria y leve generalmente no se trata. Se pueden administrar midriáticos (por ejemplo, atropina) con corticosteroides locales a pacientes con uveítis aguda. Los pacientes con conjuntivitis recurrente pueden requerir terapia sistémica con corticosteroides e inmunomoduladores para preservar la visión y prevenir enfermedades oculares.

Uretritis y gastroenteritis

Los antibióticos se utilizan para tratar la uretritis y la gastroenteritis, de acuerdo con los resultados de la siembra y la sensibilidad antibacteriana. En general, la uretritis se puede tratar con un curso de 7-10 días de eritromicina o tetraciclina. La terapia antibiótica de la enteritis sigue siendo un tema de debate. Ninguna evidencia sugiere que la terapia con antibióticos sea beneficiosa para la artritis reactiva inducida por una infección del tracto intestinal.

Conclusión

La mayoría de los casos de artritis reactiva no duran mucho. Los síntomas disminuyen gradualmente después de unas pocas semanas o meses. El tratamiento está dirigido a aliviar al niño del dolor y facilitar su movimiento.

El descanso y el sueño son un aspecto importante del tratamiento. Después de unos días, los ejercicios suaves de fisioterapia ayudarán a mejorar el movimiento.

Experiencia laboral 7 años. Se graduó de la Primera Universidad Estatal de Medicina de Moscú. I.M. Sechenov, candidato de ciencias médicas. Trabajo en el hospital Gamal Eldin El Afghani ciudad de El Cairo. Especialización: gastroenterología.

Metodos de diagnostico

En el hogar, se puede sospechar artritis reactiva si la inflamación de la articulación estuvo precedida por una enfermedad infecciosa, así como a juzgar por el cuadro clínico característico descrito anteriormente. A continuación, debe mostrar al niño al médico, sin iniciar ningún tratamiento usted mismo, porque el diagnóstico exacto de artritis reactiva se realiza solo después de las pruebas y los exámenes instrumentales. Todos los niños con sospecha de artritis reactiva deben ser referidos a un reumatólogo.

  1. Recopilación de la historia.
  2. Inspección visual.
  3. Análisis clínico de la sangre (posiblemente aumentando el número de leucocitos, ESR).
  4. Análisis de orina (los leucocitos también pueden estar elevados).
  5. Revmoproby (análisis bioquímico de sangre para detectar antiestreptolisina O (anticuerpos contra estreptococos), PCR, ácidos siálicos, proteínas totales, fibrinógeno, ácido úrico, complejos inmunes circulantes), factor reumatoide.
  6. Frotis de la uretra, canal cervical, conjuntiva del ojo (en caso de una infección genital pospuesta, se puede aislar la clamidia).
  7. Siembra de heces en el disgrupo (después de la infección intestinal, es posible la siembra de microorganismos patógenos - Salmonella, Shigella, Yersinia).
  8. Reacciones serológicas ante la detección de anticuerpos contra patógenos de infecciones intestinales.
  9. Reacción de inmunofluorescencia a la detección de antígenos de clamidia en suero y líquido sinovial.
  10. Análisis inmunofermetnye - revela anticuerpos contra la clamidia en el suero y el líquido articular.
  11. Análisis del líquido sinovial. El número de diferentes tipos de leucocitos puede aumentar (neutrófilos en el proceso agudo, monocitos y linfocitos en la crónica).
  12. Detección de antígeno HLA-B27 - en el 90% de los casos.
  13. Radiografía de la articulación. Signos de artritis reactiva: quistes en las epífisis, osteoporosis periarticular, inflamación del periostio, sitios de fijación del tendón.
  14. Ultrasonido de la articulación, MRI: permite visualizar estructuras de tejidos blandos que no son visibles en los rayos X, la presencia de derrame articular.
  15. La artroscopia se realiza cuando hay dificultades para identificar el patógeno. El médico examina la articulación desde el interior y tiene la capacidad de extraer tejido para un examen microscópico.

Debe comunicarse con su médico inmediatamente si:

  • el niño tiene enrojecimiento, hinchazón, piel caliente en el área de la articulación,
  • si se queja de dolor severo en la articulación,
  • En presencia de fiebre.

Metodos de tratamiento

  1. El objetivo principal del tratamiento es la lucha contra el agente infeccioso. Se prescriben antibióticos para esto. El médico toma la decisión de un antibiótico en función del tipo de infección que tenga el niño, la sensibilidad del patógeno y también teniendo en cuenta las peculiaridades del cuerpo del niño. Macrólidos usados, raramente fluoroquinolonas. Los medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE) y, a veces, las hormonas, los glucocorticoides, vienen a ayudar a los medicamentos antibacterianos para aliviar la inflamación. De los AINE se utilizan meloxicam, diclofenaco, naproxeno. Las hormonas se introducen en los niños de forma intraarticular con exacerbación grave, sinovitis.
  2. En caso de un proceso prolongado o crónico del proceso, se utilizan inmunomoduladores - agentes para el funcionamiento normal del sistema inmunitario (Polyoxidonium, Taktivin).
  3. Si la artritis reactiva se exacerba constantemente, la movilidad de la columna vertebral es limitada, el lugar de inserción de los tendones se inflama, entonces el médico prescribe un medicamento que suprime la inmunidad: la sulfasalazina.
  4. Cuando el proceso inflamatorio agudo cede, se prescriben procedimientos fisioterapéuticos: electroforesis con diversas sustancias medicinales, radiación ultravioleta, terapia magnética, terapia con láser, amplipulso.
  5. El curso de ejercicios de fisioterapia está dirigido a restaurar la movilidad en la articulación.

Causas de la enfermedad artritis reactiva en niños.

Los niños se enferman a menudo, y en el momento de debilitar el sistema inmunológico, el cuerpo joven se abre a todo tipo de patologías, incluida la artritis. La fuente de la enfermedad es una reacción patológica que se produce en el momento de la introducción de un microbio en el cuerpo. La infección más común se produce debido a una infección por clamidia o bacterias que causan enterocolitis.

La fuente de infección en adultos en la mayoría de los casos son las relaciones sexuales. Para los niños, los portadores de infecciones son mascotas, aves o personas enfermas. La infección se produce principalmente no de compañeros, pero de adultos. Pero vale la pena ser cuidadoso en guarderías y escuelas.

Los organismos maliciosos entran al cuerpo a través de:

  • nasofaringe
  • tracto gastrointestinal,
  • tracto urogenital.

La infección, que provoca artritis reactiva, ingresa al cuerpo a través de alimentos sucios, manos sucias, juguetes y otros artículos. Otro de los portadores puede ser la madre misma, que heredó la enfermedad.

Важно понимать, что заболевание проявляется не сразу после заражения, а выжидает удобный момент, когда иммунитет теряет силу, поэтому важно знать все симптомы артропатии. Причины разгара болезни могут заключаться даже в обычной простуде.

Diagnóstico y tratamiento

Al prestar atención a la gran cantidad de enfermedades clínicas en los niños, así como a la ausencia de síntomas pronunciados, la única opción para un diagnóstico correcto es un examen inmunológico completo. Para confirmar la artritis reactiva, los anticuerpos contra la clamidia y otros patógenos deben encontrarse en la sangre. También es importante tener en cuenta que la artropatía puede comenzar solo si el niño ha sufrido otra enfermedad inmunosupresora aguda hace no más de 4 semanas.

La clamidia es un microorganismo que, cuando se ingiere, destruye las células de los tejidos adyacentes. Para combatir esta infección se selecciona un fármaco adecuado que ayuda al sistema inmunológico. Su tarea es destruir el patógeno, detener la actividad de la infección y liberar el cuerpo de ella. Esta lucha con un simple microbio forma complejos inmunes, que a su vez provocan la aparición de artropatía.

Para eliminar esta posibilidad, las principales tareas en el tratamiento de la infección por clamidia son:

  • Eliminación del patógeno del cuerpo.
  • prevención de síntomas
  • Preservación de la adecuación de las respuestas inmunitarias.

Dado que la infección se coloca intracelularmente, los antibióticos en la mayoría de los casos se vuelven impotentes, porque no pueden ingresar a la célula. Por lo tanto, hay medicamentos para eliminar la clamidia directamente de la célula. Estos medicamentos son muy tóxicos y causan mucho daño al cuerpo, especialmente a los niños pequeños. En esta etapa, muchas personas rechazan este tipo de tratamiento a riesgo de artritis.

La artropatía reactiva en los niños se desarrolla con bastante rapidez, porque para preservar su salud, se prescribe un complejo de medicamentos:

  • Tratamiento etiotrópico. Este método proporciona la presencia de antibióticos en el programa, que pueden afectar los patógenos dentro de la célula. La dosis se prescribe de acuerdo con la edad, pero el ciclo dura al menos 10 días. En casos difíciles, 15-20 días.
  • Tratamiento patogenético. Se prescriben medicamentos inmunomoduladores e inmunoestimulantes para estimular la actividad del sistema inmunitario. Estos medicamentos se usan junto con antibióticos de acuerdo con el esquema indicado por el médico.
  • Tratamiento sintomático. Se usan medicamentos antiinflamatorios no esteroides o hormonas esteroides, pero en un curso más corto. Si la actividad clínica y de laboratorio de la inflamación es demasiado alta, se prescriben medicamentos inmunosupresores. Debido al daño al cuerpo, esto se hace solo en casos extremos.

Los niños que tienen una forma aguda de artropatía deben someterse a un tratamiento hospitalario bajo la estrecha supervisión de un reumatólogo. También prescribe terapia dependiendo de los síntomas y el estado del sistema inmunológico, considerando todas las causas de la aparición de la enfermedad.

Descripción de la enfermedad.

La artritis reactiva es una enfermedad inflamatoria no purulenta que afecta a las articulaciones de los huesos grandes y, en algunos casos, incluso pequeñas. La mayoría de las veces, esta patología se produce después de sufrir enfermedades infecciosas del intestino, área urogenital, así como debido a la interrupción del sistema inmunológico.

La artritis reactiva en niños tiene un inicio agudo. Como regla general, afecta el talón, el tobillo, el pie. Rara vez la enfermedad se extiende a las articulaciones de las manos.

La artritis reactiva no está clasificada como una patología mortal. Sin embargo, en ausencia de un tratamiento oportuno aumenta la probabilidad de desarrollar complicaciones bastante graves. Las articulaciones afectadas pueden perder su funcionalidad habitual y quedar completamente inmóviles. Además, a menudo se producen complicaciones cardíacas: miocarditis y carditis.

Razones principales

La mayoría de los expertos están de acuerdo con el hecho de que la artritis reactiva en los niños es el resultado de diversas anomalías autoinmunes en el cuerpo en el contexto de una predisposición genética particular.

Además, los moretones e incluso los estiramientos menores también pueden causar enfermedades.

Los médicos creen que las causas de la artritis reactiva en los niños difieren en la mayoría de los casos de naturaleza infecciosa. Más a menudo son las infecciones urinarias. El segundo lugar pertenece a las patologías intestinales y el tercero al envenenamiento gastrointestinal. Además, la enfermedad puede ocurrir después de infecciones virales respiratorias agudas, caries dentales sin curar o amigdalitis banal.

Los factores que contribuyen al desarrollo de la enfermedad incluyen malas condiciones de vida (áreas sin ventilación, humedad), hipotermia frecuente, situaciones estresantes, mala alimentación, falta de vitaminas, inmunidad reducida.

Manifestaciones clínicas de la enfermedad.

Como regla general, los síntomas primarios comienzan a aparecer aproximadamente un par de semanas después de la enfermedad infecciosa anterior. A continuación se presentan los signos clínicos generales de la artritis reactiva:

  • Dolor severo en las articulaciones.
  • Debilidad, disminución del apetito.
  • Aumento de la temperatura.
  • Edema, hiperemia puede ocurrir en la zona afectada.
  • Inflamación de los ganglios linfáticos, generalmente en la ingle.

Basándose en el hecho de que factores completamente diferentes pueden desencadenar la artritis reactiva en los niños, los síntomas con mayor frecuencia varían según el tipo específico de patógeno.

Si la enfermedad es causada por una infección urogenital, los signos clínicos se distinguen por un carácter borroso y letárgico. Junto con los síntomas anteriores, el niño puede quejarse de dolor y una sensación de ardor en los ojos (manifestación de conjuntivitis). En los niños, la fimosis generalmente se diagnostica, y en las niñas, la vulvitis se diagnostica.

Si la artritis reactiva en los niños es provocada por bacterias intestinales (Yersinia, Salmonella, etc.), los signos clínicos parecen más pronunciados: la temperatura corporal aumenta, el dolor intenso y la hinchazón en las articulaciones.

Si la enfermedad se presenta en un niño por primera vez, los síntomas aparecen durante 3-6 meses. Según los expertos, en el 30% de los pacientes la enfermedad va de la fase aguda a la crónica. Además, en aproximadamente el 15% de los casos se desarrolla un deterioro funcional grave de las articulaciones.

¿Qué hacer y cómo tratar esta enfermedad?

La terapia incluye al mismo tiempo tres áreas:

  • reducción del dolor,
  • Tratamiento de procesos nocivos en el organismo provocados por la enfermedad.
  • luchar contra la infección inicial

Para aliviar el dolor existente, generalmente se recetan medicamentos antiinflamatorios no esteroides (Diclofenac, Naproxen, Meloxicam). Para el dolor muy intenso, se usa la inyección intraarticular de preparaciones hormonales del grupo de glucocorticoides (betametasona, metilprednisolona). Dan un excelente efecto terapéutico, pero pueden usarse no más de una vez al mes y siempre que exista una ausencia completa de microorganismos en el llamado líquido sinovial de la articulación.

Para curar por completo la infección causada por la clamidia, se recetan medicamentos macrólidos (azitromicina, jamicina, oxitromicina). No tienen fuertes efectos secundarios y son excelentes para ayudar a combatir una enfermedad como la artritis reactiva en niños.

El tratamiento de una enfermedad asociada con una infección intestinal es antibacteriano. Si es necesario, se prescribe terapia inmunosupresora.

El tratamiento patogénico implica la interrupción de todos los procesos dañinos existentes iniciados por artritis reactiva, y se prescribe solo si la dolencia se prolonga. En este tipo de situaciones, se recomiendan los inmunomoduladores ("Licopid", "Takvitin").

Con la detección oportuna de la enfermedad y el nombramiento de una terapia adecuada, como regla general, hay una recuperación rápida. Para hacer esto, cuando ocurren los síntomas primarios (hinchazón de la piel en las articulaciones y enrojecimiento) no se automedican, sino que buscan la ayuda de un pediatra.

Es importante entender que el tratamiento de esta enfermedad es extremadamente complejo. Además, debe llevarse a cabo en instituciones médicas especializadas. Durante los períodos de remisión de los procesos inflamatorios, se recomiendan cursos de masaje y terapia física para los pacientes.

Etapa aguda y crónica

La terapia con antibióticos es más efectiva en la etapa aguda. Esto no se puede decir sobre el curso crónico y prolongado de la enfermedad. El hecho es que los antibióticos no siempre permiten superar la artritis reactiva en los niños. El tratamiento en este caso requiere la participación directa de un especialista.

Características de la artritis en niños.

La artritis reactiva en niños (artropatía) no es una enfermedad única, sino un grupo completo que incluye lesiones inflamatorias no purulentas de las articulaciones, que progresan debido a disfunciones inmunitarias. La inflamación a menudo afecta la rodilla, las articulaciones del tobillo, la columna lumbar y las articulaciones metatarsofalángicas de los dedos gordos. El desarrollo y el curso de la enfermedad, diferente de los adultos, se observa en niños con enfermedad de la articulación de la cadera. Lesiones menos frecuentes de las pequeñas articulaciones de la muñeca.

En los niños, el síndrome de dolor en el área del daño ocurre con mayor frecuencia no con la actividad física, sino con presión en la articulación y la región periarticular.. Por lo tanto, un rasgo característico de la enfermedad es el dolor en la región de la conexión del tendón de Aquiles y el hueso del talón. Los niños pequeños pueden mantener su movilidad habitual, estar activos, pero quejarse de dolor al presionarlo.
lugar

El curso de la enfermedad puede ser fácil, sin quejas obvias de bienestar. La sospecha solo puede ser causada por una hinchazón pronunciada de los tejidos, que a veces también está ausente.

En una forma más severa, la artritis reactiva ocurre en niños que son susceptibles a reacciones alérgicas. En estos pacientes, hay fiebre y múltiples lesiones articulares (cadera, articulaciones de la rodilla), acompañadas de dolor e hinchazón. A menudo, en estos niños debido a la participación en el proceso inflamatorio del tracto digestivo, se observan síntomas como trastornos de las heces y vómitos. Muy raramente, la patología puede complicarse por el daño al corazón, que conlleva un riesgo grave para la salud y la vida de un paciente pequeño.

El daño a las articulaciones en los niños se produce de forma asimétrica.. Por lo general, varias articulaciones se inflaman al mismo tiempo, con menos frecuencia una (esta afección se llama oligoartritis)

Características de la articulación de la cadera.

Se observan signos especiales de la enfermedad en los niños con inflamación de la articulación de la cadera. Durante mucho tiempo, el niño puede tener solo los síntomas de la conjuntivitis ordinaria (como una complicación de ARVI), razón por la cual los médicos durante mucho tiempo no pueden asociar estas manifestaciones con la enfermedad articular. Solo después de que la inflamación de la uretra se une a los síntomas, los especialistas comienzan a sospechar y tratar la artritis reactiva de la articulación de la cadera.

Causas y sintomas

Los síntomas comunes de la patología en pacientes más jóvenes son:

  • hinchazón del tejido alrededor de la articulación,
  • Aumento local de la temperatura de la piel en el lugar de la lesión.
  • dolor en varios movimientos, presión en la articulación,
  • Deformidad articular.

En los niños pequeños, la enfermedad se manifiesta:

  • frecuente, fuerte llanto,
  • Incremento de temperatura hasta 39 ° C.
  • manifestaciones de intoxicación,
  • pérdida de apetito y, como resultado, pérdida de peso,
  • sueño inquieto
  • letargo durante el día
  • los niños menores de 12 meses pueden dejar de caminar (esto se observa a menudo en casos de inflamación de la cadera, articulación de la rodilla).

Este artículo explica por qué aparece y qué es peligroso acerca de la protuberancia dorsal del disco.
La forma de identificar y tratar la protrusión de la columna lumbar se puede encontrar aquí, y leer sobre el diagnóstico y tratamiento de la protrusión cervical aquí.

Infeccioso

La causa de la artritis infecciosa son los microorganismos patógenos.que entran en la articulación directamente con el torrente sanguíneo, con la linfa de otro foco inflamatorio o debido a una lesión. Los agentes causantes de la enfermedad pueden ser bacterias, micoplasmas, virus, hongos.
Muy a menudo en pacientes más jóvenes, la artritis de origen infeccioso se produce bajo la influencia de Staphylococcus aureus. La enfermedad causada por palos intestinales, pseudomonas sutum, se diagnostica con menos frecuencia. Además, el desarrollo de la patología puede ser desencadenado por gonococos (en niños nacidos de mujeres que padecen gonorrea).

Los síntomas
Los síntomas de la artritis infecciosa son pronunciados y se desarrollan rápidamente.

  • fiebre
  • dolor de cabeza
  • letargo
  • pérdida del apetito.
  • agrandamiento volumétrico de la articulación en la que se desarrolla la inflamación (por ejemplo, un aumento pronunciado en la articulación de la rodilla),
  • hipertermia de la piel,
  • Dolor articular, que aumenta bruscamente con el movimiento.

El tratamiento de la patología se debe realizar lo antes posible.

Es una complicación de diversas enfermedades virales.como la influenza, ARVI, rubéola, hepatitis, infección por enterovirus, etc. La enfermedad causada por la acción de los virus, ocurre rápidamente en los niños y, con mayor frecuencia, tiene consecuencias reversibles.

Los síntomas
Por lo general, las manifestaciones articulares de la patología se producen en el pico de la enfermedad que la causó (ARVI, rubéola, etc.) o se desarrollan un poco más tarde.

  • hinchazón de las articulaciones
  • enrojecimiento de la piel alrededor de la articulación enferma,
  • aumento de la temperatura (local),
  • dolor al moverse o palpar
  • Una ligera disminución de la actividad motora en la articulación.

Después de la vacunación

Ocurre varias semanas después de la vacunación. En el contexto de la reacción posterior a la vacunación (temperatura, intoxicación). En los niños, se observa la "volatilidad" de la lesión (una articulación duele un día y la otra duele otro día). A menudo, el curso de la enfermedad es benigno, y los síntomas desaparecen dentro de los 10 a 14 días posteriores a las primeras manifestaciones (resulta ser por sí solo).

Si la artritis posterior a la vacunación ha tomado una forma grave, puede producirse una crónica. Esto sucede después de usar una vacuna contra la rubéola (monopreparación o una vacuna compleja).

Los síntomas

  • hinchazón del tejido en la articulación,
  • aumento del volumen articular
  • dolor en la palpación,
  • Violaciones de la actividad motora de la articulación.
  • temperatura

Además, a menudo los síntomas aparecen con enrojecimiento, ardor y picazón, hinchazón en el sitio de la vacunación.

Si un niño tiene artritis después de la vacunación, el riesgo de reaparición después de la próxima vacunación es del 90%.

Juvenil

Para la artritis juvenil (reumatoide) Se caracteriza por la inflamación crónica de las articulaciones.cuya etiología es desconocida. La dolencia se presenta en pacientes menores de 16 años. La enfermedad progresa rápidamente, avanza como en forma articularasí que en sistémico (involucrando los órganos vitales internos).

Los síntomas

Cuando se observa forma articular de artritis juvenil:

  • Daño simétrico a las articulaciones.
  • dolor en la zona afectada,
  • hinchazón del tejido alrededor de la articulación enferma,
  • hipertermia
  • erupción cutánea
  • Un aumento en el volumen del hígado y el bazo.

Para la forma del sistema son características:

  • La alta temperatura, que es difícil de bajar,
  • dolor en las articulaciones de vuelo,
  • ganglios linfáticos inflamados
  • erupción cutánea
  • bazo agrandado

La ausencia de terapia de patología a menudo causa deformidades articulares, limitaciones motoras, amiloidosis del hígado, corazón e intestinos. Según las estadísticas, una cuarta parte de los niños con este tipo de artritis quedan discapacitados.

Tratamiento reactivo de la artritis.

El objetivo principal al que se dirige el tratamiento es combatir el agente infeccioso, para lo cual se recomienda que los niños tomen medicamentos antibacterianos. El médico realiza la elección de los medicamentos, dependiendo de qué tipo de infección fue la causa de la enfermedad, su sensibilidad. Los macrólidos se utilizan a menudo.

Contra la inflamación, se tratan con antiinflamatorios de origen no esteroideo.

En caso de patología viral (consecuencia de la influenza, ARVI), no se realiza tratamiento antibiótico.
Sucede que la patología se trata con la ayuda de hormonas glucocorticoides, que se inyectan directamente en la articulación del niño.

La artritis reactiva crónica o prolongada se trata con inmunomoduladores.Dirigido a la restauración funcional del sistema inmunológico.

En casos Cuando la enfermedad empeora periódicamente., la movilidad espinal es limitada, la inflamación afecta a las articulaciones del tendón, entonces Se recomienda a los niños el tratamiento con medicamentos que suprimen el sistema inmunológico.como la sulfasalazina.

  • tratamiento de electroforesis
  • irradiación ultravioleta
  • terapia con láser
  • terapia magnética

Además, después del tratamiento, al niño se le prescribe un curso de terapia de ejercicios, destinado a restablecer las funciones motoras de la articulación.

¿Cómo olvidarse del dolor en las articulaciones y la columna vertebral?

  • ¿El dolor limita tu movimiento y tu vida plena?
  • ¿Te preocupa la incomodidad, el crujido y el dolor sistemático?
  • Tal vez probaste un montón de drogas, cremas y ungüentos?
  • Las personas que han aprendido amarga experiencia para el tratamiento de articulaciones utilizan ... >>

Dictamen de médicos sobre este tema leído.

Hoy en día, la artritis reactiva se diagnostica muy a menudo en niños. Más a menudo, los niños en edad preescolar sufren de artritis. Según los registros médicos, hoy 100 de cada 100 mil niños están sujetos a artritis de rodilla y tobillo. Para los padres, esta cifra no significa nada en absoluto, pero los médicos están empezando a "hacer sonar la alarma". Es por eso que todos los padres deben saber qué causas provocan el desarrollo de la enfermedad, los síntomas y el tratamiento de la artritis reactiva.

Cuadro clinico

¡Es importante saberlo! Los médicos están en shock: "Existe un remedio eficaz y asequible para la artritis ..." ...

La artritis reactiva es una enfermedad articular que se produce como resultado de enfermedades pasadas causadas por diversos tipos de infecciones. Más común en los niños, especialmente en los niños, aunque las niñas también pueden estar en riesgo.

Los científicos aún no han podido determinar por qué la artritis reactiva afecta a los niños. En los adultos, la enfermedad se presenta en dos o incluso tres veces menos. ¿Cuáles son las razones?

Actualmente, solo hay hipótesis, una de las cuales es que la artritis de las articulaciones de la rodilla y el tobillo es causada por una infección por clamidia que afecta el sistema urinario o las bacterias que causan enterocolitis (inflamación del sistema digestivo). Tratando de protegerse, el cuerpo comienza a producir anticuerpos que circulan en el sistema circulatorio y penetran en el fluido periarticular. Al no hacer frente a las bacterias, el sistema inmunológico falla, como resultado de lo cual se manifiesta la reacción patológica, de ahí el nombre "reactivo".

Nuestro cuerpo es un sistema complejo con muchas funciones diferentes. Todos sabemos que si el cuerpo falla, inmediatamente comenzamos a buscar la causa raíz para prevenir aún más el desarrollo de una enfermedad en particular.

Sin embargo, con la artritis infantil no es tan sencillo. Según los médicos, la artritis reactiva no se presenta en todos los niños. Un gran papel es jugado por la herencia. Los niños que están predispuestos a la manifestación de la enfermedad, como regla general, existe una rápida propagación de la infección en todo el cuerpo, lo que también conduce a la rápida formación de anticuerpos. En respuesta a tal reacción, el sistema inmunológico se debilita, lo que conduce a daños en la estructura de la articulación.

La artritis de las articulaciones puede ocurrir en un bebé que todavía está en el útero. En otras palabras, la enfermedad no solo es hereditaria, sino que también puede ser congénita. Es importante tener en cuenta el hecho de que la enfermedad no aparece de inmediato, pero después de unos años. Por lo tanto, con el menor deterioro de la inmunidad, la artritis reactiva seguramente se manifestará.

Causas de la enfermedad

Los médicos creen que las causas del desarrollo de la enfermedad articular en los niños son:

  • Infecciones del tracto urinario,
  • Envenenamiento gastrointestinal,
  • Patologías intestinales,
  • Esguinces o lesiones
  • Resfriados (angina no tratada, infecciones virales respiratorias agudas, infecciones respiratorias agudas, etc.).

Además de los factores principales, el desarrollo de la enfermedad puede contribuir a las siguientes razones:

  1. Pobre condiciones de vida.
  2. Situaciones estresantes.
  3. Inmunidad reducida.
  4. Nutrición inadecuada.
  5. Hipotermia

Una infección maligna, el bebé también puede "recoger" a través de objetos, manos sucias, mascotas y personas enfermas.

Cambios en la piel y membranas mucosas.

En el caso de la artritis, lo primero que debe prestar atención es la membrana mucosa y la piel. Cuando un niño está enfermo, pueden aparecer los siguientes síntomas: uveítis o conjuntivitis, puede producirse erosión en la boca, el sistema urinogenital sufre, cervicitis, uretritis y balanitis.

Puede aparecer una erupción en las palmas de las manos y en los pies, que luego puede causar queratodermia (queratinización de la piel). Las uñas, en los dedos, cambian de color, se vuelven más quebradizas y se colapsan rápidamente.

Daño al tejido conjuntivo de los músculos y síndrome articular.

La artritis reactiva afecta las extremidades inferiores, es decir, los tobillos, la rodilla, la articulación del dedo gordo y, como regla, solo un lado. Además, a menudo comienza el proceso inflamatorio en los tejidos musculares conectivos de las manos y los pies.

Si después de la micción, disfunción o diarrea, el bebé se queja de síntomas como:

  1. Dolor en la rodilla, tobillo o glúteos.
  2. Malestar en el sacro, espalda baja.
  3. Cojo
  4. Cambio de forma de dedo.

En esta situación, los padres deben estar alertas y consultar a un especialista para un diagnóstico.

Síndrome de Reiter

El síntoma más común de la artritis en los niños. El síndrome de Reiter incluye los siguientes síntomas:

Más a menudo, el síndrome puede desarrollarse después de infecciones como Shigella y Chlamydia. Se caracteriza por un vaciamiento frecuente y doloroso, inflamación de los órganos genitales, fotofobia, úlceras en la córnea del globo ocular, blefarospasmos.

Muy a menudo los padres y los pediatras, los síntomas de la conjuntivitis se toman para las reacciones alérgicas del cuerpo, y por lo tanto no realizan un examen adecuado.

Manifestaciones sistemáticas.

Con el desarrollo de artritis en los niños pueden experimentar síntomas:

  1. Inflamación de los ganglios linfáticos en la zona inguinal.
  2. Insuficiencia aórtica.
  3. Enfermedad del sistema cardiovascular.
  4. Pleurisy.
  5. Glomerulonefritis.
  6. Disminución del apetito.
  7. Perdida de peso
  8. Estado febril.
  9. Cansancio

La artritis reactiva de la articulación de la rodilla solo se puede tratar en caso de un diagnóstico correcto y un tratamiento completo. Pero si no se realiza el tratamiento adecuado, la artritis reactiva puede volverse crónica.

¿Cómo olvidarse del dolor articular y la artritis?

  • Los dolores articulares limitan tu movimiento y tu vida plena ...
  • Te preocupan las molestias, el crujido y el dolor sistemático ...
  • Tal vez has probado un montón de drogas, cremas y ungüentos ...
  • Pero a juzgar por el hecho de que estás leyendo estas líneas, no te ayudaron mucho ...

¡Pero el ortopedista Valentin Dikul afirma que existe un remedio realmente efectivo para ARTRITA!

Clasificación

Es importante comprender que la artritis reactiva en niños actúa como una lesión secundaria, ya que la enfermedad en sí se desarrolla debido a otras patologías. A continuación enumeramos algunos tipos de la enfermedad:

  1. Artropatía alérgica. Esta enfermedad se considera una consecuencia de la alergia, por ejemplo, a ciertos grupos de medicamentos.
  2. Artritis después de la rubéola. En el grupo de riesgo, sobre todo, se incluyen los alumnos mayores.
  3. Artralgia en el fondo de la enfermedad de Lyme. Esta enfermedad se produce como resultado de la penetración de la espiroqueta Borrelia burgdorferi, que, a su vez, se transmite por picaduras de garrapatas.
  4. Poliartritis pesada.

Metodos de prevencion

No hay profilaxis específica para la artritis reactiva. Las medidas de prevención incluyen:

  1. Mantener un estilo de vida saludable.
  2. La observancia de las normas de higiene personal por parte de un niño (lavarse las manos después de visitar lugares públicos, antes de comer).
  3. Rehabilitación oportuna de focos de infección.
  4. Si los padres tienen clamidia, deben ser tratados.
  5. Identificación de los portadores del gen HLA-B27 de los padres cuando se planifica un niño.

Si aparecen signos de artritis reactiva, no puede automedicarse, debe consultar a un médico antes de tiempo.

Pin
Send
Share
Send
Send