El embarazo

La cistitis como signo de embarazo - verdad o mito

Pin
Send
Share
Send
Send


Algunas futuras mamás sienten el cambio en su condición, a saber, la transición a la "posición interesante" antes de la fecha de la menstruación esperada. Pero además de todos los síntomas del embarazo temprano, se pueden agregar signos de inflamación de la vejiga. Cistitis y concepción: ¿cuán interconectados están estos dos conceptos? ¿Cuál es la complejidad de la terapia en este período interesante e importante para una mujer?

Contenido del articulo

Que hace el embarazo

Parece que la enfermedad y el embarazo no pueden tener conexiones comunes, pero los médicos dicen lo contrario. ¿Qué le sucede al cuerpo de una mujer inmediatamente después de la concepción? Además de aumentar el crecimiento de estrógeno y progesterona, se produce una nueva hormona, producida por el embrión directamente unido - hCG.

Inicialmente, el cuerpo lo percibe como algo ajeno. Esto afecta el cambio en la microflora de la vagina. La composición y la cantidad de bacterias en los órganos genitales femeninos están cambiando. Una mujer siente un aumento en la secreción y, a través de un medio líquido, las bacterias trepan fácilmente a los órganos urogenitales y alcanzan, entre otras cosas, el área de la vejiga.

Factores que contribuyen al desarrollo de la cistitis después de la concepción.

El desarrollo de cistitis en el embarazo temprano es algo diferente que en una mujer que no está en posición. Los siguientes cambios ocurren en el cuerpo de una mujer embarazada, lo que aumenta el riesgo de cistitis:

  1. Cambios en la composición tisular del útero y su capa interna: el endometrio. Ahora, los genitales comienzan a recibir un suministro intensivo de sangre, por lo que, durante un examen externo, el médico incluso verá la inflamación y sacará conclusiones apropiadas sobre la situación interesante de la mujer. La flojedad de los tejidos no afecta directamente el inicio de la cistitis, pero contribuye a la micción frecuente, que se exacerba aún más cuando los órganos urinarios están infectados.
  2. La contractilidad del útero se reduce. Este es un mecanismo natural para proteger al feto de un posible aborto espontáneo. ¿Cómo afecta esto el desarrollo de la cistitis? La actividad muscular de los órganos urogenitales anteriormente había permitido en algunos casos prevenir el movimiento de secreción hacia arriba y, por lo tanto, aliviar la infección de la mujer. Ahora no podemos contar con este mecanismo.
  3. También hay un cambio en la contractilidad de la vejiga. En raras ocasiones, se puede observar la relajación de este órgano. Como resultado, se forma un estancamiento parcial de la orina, lo que significa que una parte de las secreciones tóxicas se acumula en el cuerpo y comienza un proceso inflamatorio activo.

Dolor abdominal inferior

Todos los pacientes urólogos se quejan de dolor abdominal bajo y culpan a la inflamación de la vejiga. Pero las mismas sensaciones también pueden afectar a una mujer que está entrando en el período de tener un hijo. Por lo tanto, la implantación del óvulo, que ocurre a más tardar 57 días después de la concepción, puede manifestarse como un dolor punzante en la parte inferior del abdomen. Un óvulo fetal parece morder la capa uterina fértil, y esto rara vez pasa desapercibido para una mujer.

Aumento de la temperatura

La cistitis, como cualquier proceso inflamatorio, puede ir acompañada de fiebre. Pero un aumento en la hormona progesterona, que es característica del inicio del embarazo, también conduce a cambios térmicos en el cuerpo femenino. La naturaleza se aseguró de que la futura madre se enfriara menos, y este aumento de temperatura (hasta 37,3 grados) es un mecanismo protector para preservar el feto después de la concepción.

Que hacer con la mujer

Por supuesto, consulte a un médico. ¿Pero qué urólogo o ginecólogo? Por supuesto, nadie corre ante la primera sospecha de embarazo a una doctora, y los ginecólogos en sí mismos no favorecen a tales pacientes.

La mejor solución sería realizar un análisis de sangre para la hormona hCG. Por lo general, las mujeres realizan una prueba para determinar el contenido de esta hormona en la orina, pero su concentración cambia constantemente y depende también de la cantidad de líquido consumido. Un análisis de sangre en este sentido será más preciso y, si excede el valor de 20 unidades, puede hablar sobre el inicio del embarazo. Por lo general, estas cifras se observan en mujeres a más tardar 7-9 días después de la concepción. Después de eso, puedes contactar a un ginecólogo.

¿Y si todavía cistitis?

Si el análisis de sangre no mostró un aumento en la hormona hCG, puede acudir al urólogo y seguir sus recomendaciones para el tratamiento de la cistitis. Pero, ¿qué hacer si la prueba hormonal del embarazo confirma el comienzo de la posición "interesante" de una mujer, porque también es probable que se desarrolle una cistitis junto con el embarazo?

Un ginecólogo debe indicar a una mujer que se realice un examen de orina (general) y que plante bacterias para identificar posibles patógenos. Si se confirma la inflamación, debe comenzar el tratamiento.

El tratamiento debe realizarse solo bajo la supervisión de un ginecólogo. Por supuesto, la lista de medicamentos que puede tomar una mujer en el embarazo temprano es mucho más pequeña, y esta es la principal dificultad del tratamiento. Pero ignorar la inflamación también es imposible.

La infección puede afectar el desarrollo del feto, es decir, provocar malformaciones congénitas o incluso provocar un aborto espontáneo.

La dificultad del tratamiento radica en el hecho de que la aparición del embarazo reduce el potencial inmune de las mujeres. Esto es necesario para que todos los sistemas del cuerpo no perciban el nuevo estado para ellos como algo antinatural y anormal. Pero es la inmunidad la que afecta la eliminación de bacterias en los órganos urinarios. Bueno, esto demuestra una vez más que todas las enfermedades deben tratarse a tiempo, y que el embarazo debe abordarse de manera completamente saludable, y esto se aplica a ambas parejas: futuros padres.

¿Qué drogas se pueden tomar para la cistitis después de la concepción?

El más conocido es Canephron, que contiene extractos de varias hierbas que tienen efectos antiinflamatorios. Por cierto, esta droga se puede tomar en cursos para mujeres durante el embarazo.

A una mujer también se le puede recetar Papaverine y No-shpa, que reducirá el dolor y prevendrá la aparición de calambres característicos de la cistitis.

Todos los demás medicamentos son recetados individualmente por el médico a cada paciente, generalmente son del grupo de cefalosporinas, que tienen el menor número de contraindicaciones. A veces, el ginecólogo decide posponer la medicación por un tiempo para permitir que el feto gane algo de fuerza. Tal vez en un par de semanas el cuerpo de la mujer se acostumbre a su nuevo estado y el sistema inmunológico vuelva a funcionar como antes.

¿Cómo puede ayudarse una mujer durante este período?

Si una mujer tiene cistitis después de la concepción, las posibilidades de tratamiento farmacológico son limitadas. Pero también hay remedios caseros que harán que el paciente se sienta mejor y no dañe al feto:

  1. Excluye platos fritos, picantes y en escabeche.
  2. Trate de cumplir con el reposo en cama. La mayoría de las personas sufren de cistitis en los pies, pero ahora la mujer tiene tan poca fuerza que es mejor no gastarlos en asuntos diarios.
  3. Mantente abrigado y evita el frío. Incluso un enfriamiento a corto y pequeño plazo aumentará significativamente los síntomas y puede causar el desarrollo de cistitis aguda.
  4. En consulta con el médico, puede tomar un baño tibio (¡no caliente!) Con decocción de manzanilla.
  5. Comer arándanos y arándanos en diferentes formas. Pueden ser bebidas de frutas, compotas, extractos, bayas trituradas, decocciones, infusiones. Estas bayas son seguras, y los ingredientes activos en ellas no son peores que los ingredientes de medicamentos creados por medios químicos.

¿Qué pasa después de la concepción?

A partir de la edad gestacional muy temprana (incluso antes del retraso de la menstruación), se comienza a producir una mayor cantidad de hormonas, progesterona y estrógeno en el cuerpo de la futura mamá. Su acción está dirigida a preservar el embarazo.

Ocurren los siguientes cambios:

  • La función contráctil del útero disminuye,
  • Aumento del suministro de sangre a los órganos de la esfera genital, por lo que las paredes del útero se vuelven más sueltas y edematosas.
  • Los músculos del útero, la vejiga, el tercio inferior del intestino se vuelven rígidos (su tono disminuye),
  • Cambiando la composición de la microflora de la vagina.

Además, la progesterona y el estrógeno se unen a una nueva hormona extraña al cuerpo de la mujer, la hCG, que se sintetiza mediante la membrana vellosa del embrión.

Todos estos factores son requisitos previos para la aparición de una cistitis verdadera o sus síntomas sin causar inflamación de la vejiga.

Síntomas similares de embarazo y cistitis.

La inflamación de la membrana mucosa del revestimiento de la vejiga se manifiesta principalmente:

  • dolores agudos al final de la micción en el área justo encima del pubis,
  • urgencia frecuente por poca necesidad con una pequeña cantidad de orina excretada y una sensación de vaciado incompleto de la vejiga,
  • aumento de la temperatura corporal (a menudo hasta 38-38.5 grados),
  • La orina puede volverse más oscura, volverse turbia. Pero tales indicadores a veces son difíciles de determinar a simple vista,
  • En algunos casos hay manchas en la orina.

Durante el embarazo, incluso antes del retraso de la menstruación, se pueden observar manifestaciones similares.

A diferencia de la cistitis, no hay dolores agudos a las ganas de orinar, y el proceso trae alivio.

Aproximadamente 5 días después de la ovulación y la concepción, el óvulo se adhiere a la pared del útero. En algunos casos, este proceso se acompaña de daños en un pequeño número de capilares, lo que conduce a la liberación de una pequeña cantidad de sangre. También es muy a menudo considerado como un síntoma de cistitis, mientras que la vejiga no tiene nada que ver con esto.

El aumento de la temperatura corporal puede ser causado por cambios hormonales. Pero la diferencia entre tal respuesta del organismo y la manifestación de la cistitis es que la temperatura durante el embarazo sin inflamación nunca supera los 37.5 grados. Los indicadores sobre esta figura indican la presencia de un proceso infeccioso.
La combinación de tales manifestaciones en las primeras semanas después de la concepción bien puede ser interpretada por una mujer como la aparición de cistitis.

Es por eso que muchas mujeres consideran la cistitis como el primer signo de embarazo.

Cistitis en el fondo del embarazo

Cambiar el estado hormonal conduce a una disminución de la inmunidad local y cambios en la composición de la microflora de la vagina. Tales condiciones son más favorables para el inicio de la reproducción activa de microorganismos patógenos e incluso patógenos de forma condicional, que conducen a la inflamación de la vejiga.

En el primer caso, el patógeno ingresa a la vejiga desde el exterior (si no se siguen las reglas de higiene personal, las relaciones sexuales sin protección, etc.). Al ascender por la uretra, penetra en la vejiga y comienza su agresión, lo que lleva a la aparición de cistitis.

En el segundo caso, los microorganismos que forman parte de la composición normal de la microflora, ante la aparición de condiciones favorables, comienzan a multiplicarse rápidamente. Con mayor frecuencia, la cistitis es causada por Escherichia coli, Klebsiella, Staphylococcus, etc.

A menudo, un médico con sospecha de inflamación de la vejiga en mujeres en edad fértil recomienda que se sometan a un examen ginecológico adicional para descartar un embarazo. Es muy importante saber cuándo elegir medicamentos para el tratamiento.

¿Qué es la cistitis?

Cistitis: inflamación de la vejiga, debido a la cual se destruye la membrana mucosa, aumenta el volumen de su tejido y pueden aparecer formaciones de pus. La cistitis se divide en 2 grupos:

  1. Infeccioso - causada por la entrada de microorganismos patógenos o causada por dolor de garganta - como su complicación.
  2. No infeccioso - hipotermia, como alergia a algunos medicamentos, insuficiencia hormonal (durante el embarazo, aumento de la progesterona y la hormona hCG, que el sistema inmunitario puede percibir como extraño durante los primeros 2 o 3 meses).

  1. Durante la exacerbación (inflamación reactiva) puede afectar la formación del embrión del SNC.
  2. Puede llevar a la aparición de pielonefritis, y cuando la forma se está ejecutando, a la manifestación de vejiga neurogénica hiperactiva e hipoactiva o insuficiencia renal.
  3. Debido a la disminución de la inmunidad - aumento de las manifestaciones de otras enfermedades.

¿Por qué la concepción se manifiesta por la inflamación de la vejiga?

  1. Irritación de la membrana mucosa de la urea por anticuerpos que no se adaptaron a cambios drásticos en el fondo hormonal del cuerpo de la madre.
  2. Debido a la deshidratación del cuerpo, la membrana mucosa se irrita por una alta concentración de sales.
  3. Procesos inflamatorios, incluso en la urea, debido a la intoxicación del cuerpo, especialmente en el 1er trimestre.
  4. La candidiasis debido a la baja inmunidad y al aumento de la glucosa en sangre también irrita las membranas mucosas.
  5. La irritación de la membrana mucosa de las piedras pequeñas es una consecuencia de la reestructuración del cuerpo durante el período gestacional.
  6. El ingreso de la microflora patógena a través de la región perianal. El aumento de azúcar, las concentraciones de toxinas en la sangre en el contexto de una disminución general de la inmunidad aumentan las probabilidades de cistitis infecciosa durante el embarazo, especialmente durante los primeros 2 a 3 meses.

Manifestaciones tempranas de la gestación.

La primera reacción del organismo ante la aparición de una nueva vida es la liberación mejorada de progesterona. Esta hormona relaja no solo los músculos del útero, sino que también reduce el tono muscular del cuerpo en general. Junto con el cese del ciclo menstrual, en primer lugar, hay un ligero cansancio, somnolencia.

A partir de las 2-3 semanas, el feto no contiene suficientes minerales y vitaminas que se incluyen en la dieta diaria de la futura madre. Como regla general, la fruta "requiere" calcio y potasio, el medio ácido aumenta el ambiente ácido.

Existe el deseo de consumir más alimentos enlatados, productos lácteos, verduras frescas, y luego, dependiendo de las características individuales del organismo, hasta carnes y productos de pescado ahumados y secos.

Al mismo tiempo, se mejora el suministro de sangre del área pélvica y se sintetiza hCG. Si el embarazo es el primero, esta hormona puede causar alergias espontáneas a cualquier cosa, una sensación de falta de aliento, procesos inflamatorios, incluida la dificultad para orinar. El final del primer trimestre, el período más vulnerable para la salud de la madre y la vida del feto, debe ser observado por un ginecólogo.

¿Cómo distinguir el estado de una mujer?

El embarazo, especialmente el primer trimestre, se acompaña de una necesidad frecuente de orinar, pero esto no significa la manifestación de inflamación del tracto urinario. Considere cómo distinguir entre cistitis y embarazo:

  1. Dado que la cistitis tiene una naturaleza inflamatoria, en la etapa inicial hay una ligera picadura si desea vaciar la vejiga. Con exacerbaciones de la enfermedad: quemazón severa y picazón durante 3-5 minutos después de la micción. Los impulsos frecuentes asociados con la circulación sanguínea acelerada en el área pélvica no están acompañados por dolor. Los sentimientos no difieren de los impulsos ordinarios. Una porción de orina puede ser inferior a 30 ml, la urgencia puede ocurrir después de 10-15 minutos. Orina turbia, sin inclusiones extrañas.
  2. Cuando surge el embarazo, aumenta el intercambio de líquidos: el volumen con cada micción no difiere significativamente de lo normal: 100-350 ml, la urgencia no puede aumentar más de 30 minutos. La orina con micción frecuente es transparente. 2-3 semanas después de la concepción, si hay impulsos frecuentes, puede haber un ligero sedimento de sales y arena en la orina. Las inclusiones son densas, cristalinas, de color gris claro. Esto no es una patología: el cuerpo limpia los riñones de depósitos menores.

Enfermedad de la vejiga como signo de fertilización.

La inflamación de la urea se observa en la mayoría de las mujeres embarazadas. En la mayoría de los casos, la patología es causada por la irritación de la membrana mucosa con la orina, en la que la concentración de toxinas aumenta de 2 a 3 semanas después de la concepción.

La cistitis puede considerarse un signo de embarazo si:

  • Antes de la concepción, la alta inmunidad mantenía la cándida en un estado latente: la cistitis se manifiesta simultáneamente con la candidiasis.
  • una mujer tiene una tendencia a la inflamación debido a un fuerte aumento de la acidez - cistitis como resultado de un aumento de los glucocorticoides, respectivamente, glucosa,
  • hay una disminución en el tono muscular de la zona pélvica,
  • los microorganismos del tracto gastrointestinal o la vagina entraron en la uretra a través de la uretra - inflamación debido al conflicto de microflora,
  • Antes de la concepción, había artritis, que durante el embarazo a menudo se acompaña de inflamación reactiva de las membranas mucosas,
  • Se altera el equilibrio de los líquidos: la mucosidad se inflama debido a la falta de humedad.

Además, la cistitis puede manifestarse como parte del proceso inflamatorio de las membranas mucosas debido a la no percepción del sistema inmunitario del feto femenino: es poco frecuente.

Inflamación de la urea después de la concepción.

Después de la concepción, el fondo hormonal del cuerpo se reconstruye para proporcionar condiciones óptimas para el desarrollo del feto. La producción de progesterona y hCG, así como un aumento en el estrógeno, no solo reducen la inmunidad, sino que también cambian la composición de la orina.

En consecuencia, la principal causa de cistitis en los primeros días después de la concepción es la reacción de la mucosa de la vejiga a los cambios en la composición de la orina. Затем – последствия снижения иммунитета и воспаления из-за застоя некоторого количества урины, ведь прогестерон также препятствует нормальному сокращению стенок мочевика.

Что делать при подозрении на цистит?

Бытует мнение, что цистит лечится антибиотиками. Антибиотики эффективны только при инфекционных циститах. En estos casos, la terapia compleja se lleva a cabo. 1-2 días antes del inicio de los antibióticos se asignan inmunomoduladores. En inflamaciones agudas, al mismo tiempo antiinflamatorios no esteroideos y reactivas, series hormonales de prednisona.

En el embarazo, este régimen de tratamiento no se aplica. Una excepción es una enfermedad causada por patógenos cocales, una vara pirociánica o si el agente infeccioso amenaza la vida de la madre o del feto. En otros casos, los antibióticos no se usan con la excepción de las sulfonamidas.

El tratamiento más común para la cistitis Nitroxolin está contraindicado durante el embarazo, así como cualquier fluoroquinolona. Sus sustitutos son sulfanilamidas, nitrofuranos y, en el caso de cocos o ureaplasmas, tetraciclina.

Antiinflamatorio no esteroideo retiene líquido en el cuerpo. Esto también se tiene en cuenta al prescribir un tratamiento.

La terapia que sea más efectiva en este o ese caso solo puede determinarse sobre la base de un diagnóstico. Por lo tanto, en el embarazo, no se recomienda el tratamiento de la cistitis sola.

Conclusión

La cistitis no es un signo obligatorio de embarazo. Esta enfermedad es una consecuencia de la alteración hormonal del cuerpo, la infección, la incompatibilidad de algunos microorganismos, una manifestación alérgica.

Hay una serie de signos por los cuales se puede distinguir la cistitis de la necesidad frecuente de orinar durante el embarazo. El tratamiento de la cistitis en el hogar sin el consentimiento del médico puede llevar a una serie de consecuencias negativas, hasta la terminación prematura del embarazo.

Micción frecuente como signo de embarazo

Pero no siempre la micción frecuente es la cistitis, es decir, la inflamación. A veces este es un signo normal de concepción. Hablando de "cistitis" como un signo de embarazo antes de la demora, debe notarse que estas manifestaciones no están relacionadas de ninguna manera con la infección, sino que son el resultado de cambios naturales en el cuerpo de la mujer después de la concepción. En este caso, el síntoma principal que combina la cistitis y la concepción es la micción frecuente. Veamos en qué casos es un signo peligroso de patología, y cuando indica embarazo.

En el momento en que se produce la implantación del óvulo, el cuerpo puede percibirlo como un ataque de un "agente" extranjero. Para evitar esto, el fondo hormonal debe "reconstruirse" rápidamente. El "trabajo" intensificado en la síntesis de progesterona, estrógeno y hCG, que protege al "extraño", le permite desarrollarse completamente.

La progesterona "relaja" los músculos del útero, la vejiga y los intestinos. Hay estreñimiento: presión fecal en los órganos del sistema urinario, que interrumpe el flujo natural de sangre. Por esta razón, el flujo de orina se altera, causando la micción frecuente.

Después de la concepción, a menudo uno quiere "a pequeña escala" debido a los siguientes factores:

  • Después de la ovulación, el útero reduce significativamente las posibilidades contráctiles para que el óvulo se pueda importar con éxito y luego desarrollarse en la cavidad uterina.
  • Debido al aumento del flujo sanguíneo en los genitales, la inflamación se produce en las paredes uterinas, que se vuelven friables,
  • La composición de la microflora vaginal está cambiando,
  • La rigidez de la vejiga se acumula (es decir, sus músculos tienen un tono reducido), por lo tanto, al comienzo del embarazo, el síntoma de la micción frecuente se encuentra con tanta frecuencia.

Entonces, podemos concluir que la "cistitis" como el primer signo de embarazo puede considerarse solo si los síntomas del embarazo son solo similares a las manifestaciones de la enfermedad. Haga una prueba de orina, no debería haber signos de un proceso inflamatorio en el sistema urinario. Es decir, la OAM es "pura", el número de glóbulos blancos y glóbulos rojos está dentro del rango normal. Si es así, entonces no es una enfermedad, es un signo fisiológico normal del embarazo.

Cómo distinguir la inflamación de la vejiga del embarazo temprano

En contraste con la cistitis "usual", que es causada por la inflamación de la vejiga, los signos "embarazadas" que se desarrollan debido a una disminución en el tono muscular y la falla hormonal, se ven así:

  • Durante la micción, la mujer no siente dolor,
  • Después de vaciar la vejiga viene alivio
  • Los indicadores de temperatura del cuerpo están dentro del rango normal, sin exceder los 37.1 grados,
  • Frecuente necesidad de vaciar la vejiga: la sensación constante de que está llena,
  • El color del fluido biológico no se cambia, no hay impurezas adicionales y un olor desagradable.

Además, debe prestar atención a otros signos de embarazo antes de la demora:

  • Náusea
  • Una fuerte disminución de la presión arterial,
  • Cambios de humor,
  • Fatiga
  • Menores dolores de tracción en la parte baja del abdomen,
  • Aumento del apetito
  • Aumento de la secreción de saliva.
  • Menor sangrado de la vagina.

Si hay dolor y sangre en la orina, esto es un signo de cistitis infecciosa. Si la micción se siente dolorosa, la orina está turbia, tiene un olor desagradable, consulte a un médico inmediatamente. Estos signos indican la naturaleza infecciosa de la patología. Si una mujer también está embarazada en este momento, la falta de tratamiento afectará negativamente la condición del embrión. Esta es una situación que necesariamente requiere un diagnóstico médico y un estricto cumplimiento de las prescripciones médicas: la automedicación es inaceptable aquí.

Detalles sobre la cistitis infecciosa en el embarazo temprano, lea nuestro artículo.

Reconocer el embarazo en este caso también es mejor con la ayuda de un médico. Después del examen, para confirmar o negar los signos de embarazo existentes, el ginecólogo le recetará un análisis de sangre para detectar hCG. Una mayor cantidad de esta hormona indica una concepción exitosa.

Si un examen médico revela la presencia de un embarazo en desarrollo y al mismo tiempo la cistitis, la tarea del médico es prevenir el desarrollo de una infección con la ayuda de medicamentos benignos. El uso más común de los urosépticos con una composición natural, que no solo soluciona el problema, sino que también fortalece el sistema inmunológico, eliminando toxinas peligrosas del cuerpo. Los antibióticos rara vez se usan en terapia, y utilizan los más inocuos. Toda terapia farmacológica se lleva a cabo exclusivamente bajo la supervisión de un médico.

La cistitis y el embarazo no son conceptos interrelacionados, pero a menudo existen paralelos entre sí. Para cualquier signo de patología en desarrollo (trastornos de la micción, dolor, cambios en el color y olor de la orina), debe consultar a su urólogo o nefrólogo para obtener un diagnóstico. Es importante que la infección no le haga daño a usted ni al bebé si está realmente embarazada.

Sobre la cistitis sin detalles.

Así designar la inflamación de la pared de la vejiga causada por una infección, el frío. En las mujeres, la cistitis a menudo se combina con otras afecciones que afectan los riñones y los genitales. La enfermedad se manifiesta:

  • Rezu en el estómago a nivel del pubis y un poco más alto, que aumenta con la micción, pero puede no pasar mucho tiempo después,
  • Visitas frecuentes al baño con una pequeña cantidad de líquido de la uretra, la aparición de impurezas, incluida la sangre,
  • Elevando la temperatura corporal
  • Color fangoso y más oscuro de la orina.
  • Falta de alivio después de ir al baño, ya que hay una sensación de vejiga llena,
  • Incapacidad para contener a veces la orina.

En la forma aguda de la enfermedad, estos síntomas son evidentes. El curso crónico los hace más suaves, pero aún así perceptibles.

Y aquí está el embarazo.

Reflexionando sobre si la cistitis puede ser un signo de embarazo, debe imaginar qué cambios en el cuerpo están asociados con ella. En primer lugar, este es un aumento en la cantidad de progesterona, estrógeno, la aparición en la sangre de una hormona nueva, hCG. Fuera del embarazo, el volumen de las dos primeras sustancias experimenta un aumento y una disminución cíclicos, lo cual es habitual y no causa manifestaciones externas inusuales. La HCG generalmente se produce solo por el embrión, es decir, su apariencia es percibida inicialmente por el cuerpo como algo extraño.

Las hormonas tienen una gran influencia en el área genital femenina. En primer lugar, esto afecta a su microflora. La composición y el número de bacterias pueden cambiar significativamente, lo que se expresa por el aumento de la secreción de la vagina. Aparece la descarga transparente de un carácter acuoso. Las bacterias se mueven fácilmente a través de la uretra hasta la vejiga.

Manchado

La cistitis, como uno de los signos del embarazo antes de un retraso, se observa en las pequeñas impurezas de la sangre que una mujer puede detectar después de orinar en papel higiénico. De hecho, esto también es un síntoma de la implantación del óvulo. Ocurre cerca de la arteria espiral grande, es decir, en la parte superior del útero en su pared posterior. No es en vano que la naturaleza haya planeado tal colocación de embriones, porque es aquí donde hay una gran cantidad de vasos sanguíneos que lo alimentarán. La pared posterior del útero con el crecimiento del embrión está menos sujeta a la transformación, es decir, el feto está más protegido.

La temperatura

Un signo temprano de la cistitis del embarazo también puede manifestarse como un aumento de la temperatura corporal. Si su valor es ligeramente superior a 37 grados, pero no hay otras manifestaciones del resfriado común, la mujer atribuye el síntoma a la inflamación de la vejiga. El hecho de que es bastante difícil para el aumento insignificante de la temperatura desempeñar un papel también juega un papel, se sienten cansados ​​y abrumados.

De hecho, la causa de este fenómeno es un aumento en la cantidad de progesterona. El cuerpo produce una hormona en cantidades sin precedentes para preservar el embarazo. No permite que el útero se contraiga excesivamente, regula la viscosidad de la sangre de una mujer, prepara las glándulas mamarias para la futura alimentación del recién nacido. En caso de embarazo múltiple y enfermedades renales, la cantidad de progesterona supera la norma, razón por la cual la temperatura puede elevarse por encima de los 37.2 grados habituales. En combinación con los otros signos mencionados de cistitis, este síntoma se percibe como la confirmación más confiable del diagnóstico.

Aumentar la temperatura es fácil de causar si se queda en una habitación caliente y sin ventilación durante mucho tiempo. La falta de aire fresco puede empeorar tanto el estado general de salud que parece que se ha elevado a valores altos.

¿Es posible deshacerse de él?

La cistitis, como un posible signo de embarazo antes de un retraso, no puede dejarse desatendida, pero tampoco puede eliminarse por sí sola. No solo causa malestar a la futura mamá, provoca pielonefritis, sino que también crea una amenaza infecciosa para el niño. El uso incontrolado de antibióticos, el calentamiento y los remedios populares no pueden causar menos daño al bebé. Por lo tanto, el médico le recetará medicamentos para el tratamiento de la cistitis durante el embarazo, y la mujer puede contribuir a la recuperación si acude a una cita lo antes posible y cumple las siguientes condiciones:

  • No supercool
  • Monitorear el vaciado oportuno de la vejiga,
  • No coma alimentos picantes que contribuyan al dolor.

La cistitis como primer signo de embarazo, a pesar de la evidencia aparente, no puede considerarse incondicional. Se necesitan otras manifestaciones más confiables para confirmarlo. En casos frecuentes, los síntomas parecidos a una enfermedad no están relacionados con él en absoluto. Pero si la cistitis en realidad apareció durante el embarazo, no se pone una cruz en ella. La enfermedad se cura, y con la actitud atenta de una mujer hacia sí misma, no vuelve incluso después del parto.

La cistitis podría ser un signo de embarazo: opinión de un experto

Inmediatamente después de la concepción, los "eventos" comienzan a ocurrir en el cuerpo, cuyos signos a menudo se confunden con la manifestación de la cistitis. Incluso antes del retraso de la menstruación, una mujer puede notar los siguientes síntomas:

  1. Micción frecuente Suele ser característico de una vejiga inflamada. Pero desde la implantación del óvulo, el suministro de sangre a los órganos genitales aumenta y los tejidos uterinos se hinchan ligeramente. Esto puede causar un impulso constante incluso en una edad gestacional muy temprana.
  2. El dolor Desde el momento de la concepción, una mujer comienza a experimentar calambres de intensidad variable en la parte inferior del abdomen, así como inconvenientes al orinar. Por lo general, estas molestias acompañan a la cistitis, pero en este caso, el cuerpo simplemente intenta advertir sobre la necesidad de "disminuir la velocidad": la carga habitual ahora es demasiado difícil para él, y si no se reduce, existe el riesgo de desprendimiento del óvulo. Además, el dolor puede estar directamente relacionado con el proceso de implantación: el óvulo fertilizado, que se atornilla profundamente en la pared del útero, le da a la mujer cierta molestia.
  3. Aislamiento de la sangre. Se observa mucho antes de la fecha prevista de la menstruación y no tiene nada que ver con la hematuria en la cistitis. El hecho del asunto es que el óvulo se sujeta en las inmediaciones de una arteria grande, cuyo daño causa sangrado. Si se libera mucha sangre, será claramente visible cuando vaya al baño.
  4. Aumento de la temperatura corporal. La cistitis aguda a veces provoca la temperatura subfebril (hasta 37.7 grados) de la misma manera que la etapa inicial del embarazo. En este momento, se produce un salto hormonal que, en el contexto de algunos problemas renales o partos múltiples, puede causar un aumento de la temperatura.

Estos síntomas están asociados con cambios en la cantidad de progesterona y estrógeno, así como con la aparición de una nueva hormona en la sangre, la hCG, que es producida por el embrión. Al principio, el cuerpo percibe la "neoplasia" como algo extraño, pero debido a la supresión del sistema inmunológico, no trata de deshacerse de él. Por lo tanto, después de la concepción, las bacterias son mucho más fáciles de penetrar desde la uretra hasta la vejiga, y la cistitis puede desarrollarse en el contexto de un nuevo embarazo, siendo uno de sus primeros signos.

Cistitis: ¿un signo de embarazo o patología?

Es muy importante que una mujer no confunda los síntomas del embarazo y la cistitis. Los síntomas anteriores (dolor, sangre, temperatura y micción frecuente) son señales del embarazo que acaba de ocurrir. Aunque los síntomas se parecen a los de la cistitis, no indican una enfermedad. Para la inflamación de la vejiga caracterizada adicionalmente:

  • turbidez de la orina
  • dolor y ardor al orinar, incluso si la mujer no hace ningún intento especial,
  • Empeoramiento del olor a orina.

No se puede comenzar a tratar la cistitis, sin estar convencido de que sea el proceso inflamatorio lo que provoca los síntomas. Muchas mujeres, descartando la necesidad frecuente y el dolor de la enfermedad, comienzan a calentarse o a tomar antibióticos fuertes. Como resultado, el embarazo falla.

Cuando se planifica el nacimiento de un niño, es inaceptable rendirse completamente a las manos de los médicos. Es mejor verificar varias veces, asegurarse de que haya un diagnóstico y la ausencia de embarazo, y solo entonces comenzar el tratamiento. La terapia tendrá que realizarse en el caso de confirmación de la concepción, pero luego los medicamentos serán más benignos.

¿Podría la cistitis ser un signo de embarazo? Resumen

Sospechando la inflamación de la vejiga, no debe actuar precipitadamente. Una mujer puede entrar en una de tres situaciones:

  1. Hay una cistitis, hay un embarazo. Esta situación es precisamente aquella en la que la inflamación puede considerarse un signo temprano de concepción: la cistitis puede surgir rápidamente en un contexto de inmunidad debilitada y saltos hormonales. El tratamiento de la vejiga debe realizarse necesariamente bajo la supervisión de un médico. Es inaceptable prescribir medicamentos automáticos o remedios caseros: tanto las píldoras como las hierbas medicinales pueden tener contraindicaciones con respecto al embarazo. También debe tenerse en cuenta que el primer trimestre es bastante arriesgado desde el punto de vista de la probabilidad de perder a un hijo: cualquier factor negativo puede causar un aborto espontáneo.
  2. Hay cistitis, no hay embarazo. Si las pruebas confirmaron la inflamación y no mostraron embarazo, debe comenzar el tratamiento de inmediato. La terapia de un ataque agudo lleva de 3 a 10 días, en casos severos, el curso dura un poco más. Por lo general, el médico prescribe antibióticos (por la naturaleza bacteriana de la enfermedad), antimicóticos (por hongos), antivirales (por virus). Además, se muestra la recepción de preparaciones a base de hierbas, a veces se recomiendan los métodos de la medicina tradicional (beber infusiones y decocciones, calentamiento).
  3. No hay cistitis, hay un embarazo. En este caso, es muy importante distinguir los síntomas de manera oportuna y no confundir los signos de la concepción exitosa y la inflamación. Asegúrese de tomar exámenes y aprobar exámenes. Como no hay cistitis, no hay nada que curar: el embarazo solo requiere el cumplimiento de medidas preventivas (no congelar, comer bien, tomar vitaminas). Lo más importante: no aliviar el dolor, poner una almohadilla térmica en el estómago, ya que esto puede llevar a la pérdida de un niño.

La inflamación de la vejiga puede considerarse un signo indirecto de embarazo, pero debe recordarse: la cistitis puede desarrollarse sin la concepción y, a su vez, a menudo ocurre sin manifestaciones de síntomas evidentes de problemas con el sistema urinario. Solo necesita controlar cuidadosamente su condición y consultar a un médico de inmediato. Tanto el embarazo como la cistitis requieren la supervisión de un especialista.

¿La cistitis afecta la concepción de un niño?

A menudo, los pacientes con una forma crónica de la enfermedad están interesados ​​en un ginecólogo si la cistitis afecta la concepción. Воспаление мочевого пузыря может негативно сказаться на фертильности женщины в некоторых случаях, в частности, при инфекционном поражении органа и отсутствии своевременного лечения.

Мочевой пузырь не влияет на процесс зачатия непосредственно, но он находится в малом тазу, вблизи репродуктивных органов женщины. Si un proceso infeccioso en la vejiga urinaria y la uretra avanza constantemente, pronto pasará a la vagina, a los ovarios y al útero, lo que conlleva la formación de adherencias y esterilidad.

Si una mujer está planeando un hijo, debe entender que el proceso inflamatorio en los genitales no es la mejor manera de afectar el desarrollo del feto. Incluso si por algún milagro llega el embarazo, la cistitis aumenta el riesgo de interrupción prematura del embarazo, infección del feto, daño renal.

Además, la cistitis aguda después de la concepción tendrá que ser tratada en cualquier caso. La infección se trata con antibióticos, que en la mayoría de los casos están contraindicados durante el embarazo debido al efecto negativo en el feto.

Para evitar complicaciones, se recomienda curar la cistitis antes de concebir un hijo. Durante el período de planificación y embarazo, es necesario observar medidas preventivas, seguir una dieta suave y fortificada para evitar la recurrencia de la enfermedad.

La cistitis como signo de embarazo.

Muchas mujeres se quejan de cistitis después de la concepción al día siguiente y se preguntan si esta condición puede ser un signo de embarazo. Si los síntomas de la enfermedad se manifestaron pocos días después del coito, esta condición no puede considerarse un signo de embarazo.

El hecho es que la concepción es un proceso complejo y bastante largo que lleva al menos una semana. Cuando el esperma entra en la vagina de una mujer, los gametos se mueven a través del útero y las trompas de Falopio durante varias horas. La fertilización se lleva a cabo en la trompa de Falopio.

Un óvulo fertilizado no aparece inmediatamente en el útero. En 5 días se divide y se mueve lentamente a través de la trompa de Falopio. Y solo a los 5-6 días después del coito es la implantación del embrión.

Pero incluso en un término tan temprano es imposible hablar sobre la manifestación de los primeros síntomas del embarazo, porque las hormonas de la mujer no han cambiado lo suficiente. El embrión es muy pequeño y no puede irritar la vejiga de ninguna manera y causar cistitis, micción frecuente y otros síntomas del embarazo. Es por eso que la cistitis como signo de concepción es un mito.

Pero aún así, ¿por qué la mujer inmediatamente después de la concepción comenzó la cistitis? En este caso, hablar de una enfermedad como la cistitis postcoital. Este es un tipo de cistitis que se produce inmediatamente después de las relaciones sexuales o en unas pocas horas, un día. La cistitis postcoital está directamente relacionada con el proceso de concepción.

Para provocar una patología puede el sexo demasiado violento en el fondo de las enfermedades crónicas de la vejiga. Además, la cistitis postcoital puede ocurrir cuando se infecta una enfermedad de transmisión sexual, si los métodos anticonceptivos se usan de manera inadecuada y también por negligencia en la higiene personal.

Tratamiento de la cistitis en la concepción.

Si una mujer tiene cistitis en el momento de la concepción, pero también planificó al bebé y el sexo no estaba protegido, es necesario informar al médico sobre esto. Si la implantación del embrión ya se ha producido, será necesario seleccionar medicamentos y métodos de terapia que no dañen al niño.

Desafortunadamente, es posible averiguar si se ha producido un embarazo o no, solo 2-3 semanas después del coito por ultrasonido. Y el método no garantiza resultados precisos en una fecha tan temprana, todo depende de la calidad del equipo y la experiencia del sonólogo.

El tratamiento de la cistitis durante el embarazo y la sospecha de embarazo depende de la gravedad de la condición. A veces es suficiente beber Canephron o un remedio herbal similar con un efecto diurético y antiinflamatorio. Los antibióticos para la cistitis se seleccionan individualmente, con mayor frecuencia prescritos Monural.

Si hay cistitis después de la concepción, es mejor tomar a los enfermos y descansar por unos días en casa. Está prohibido calentar la parte baja del abdomen, beber alcohol, debes seguir una dieta, eliminando los alimentos salados, picantes, grasos, muy dulces y con tintes, sabores y conservantes.

Prevención

Si una mujer planea un hijo y ocasionalmente sufre de cistitis, debe pensar en la prevención de esta enfermedad. Para evitar la cistitis después de la concepción, se deben seguir las siguientes recomendaciones:

  • llevar un estilo de vida saludable, fortalecer el sistema inmunológico,
  • comer bien, evitar la obesidad y el agotamiento,
  • Asegurarse de la salud sexual de la pareja,
  • seguir las reglas de higiene íntima,
  • No fumes y no bebas alcohol.
  • Evita la hipotermia, vístete siempre de acuerdo con el clima,
  • durante el período de planificación, ser examinado con un compañero y, si es necesario, curarse antes de la concepción.

Mira el video: Infecciones en el embarazo (Septiembre 2021).

Pin
Send
Share
Send
Send