Ginecologia

Cómo tratar la vaginitis de forma atrófica.

Pin
Send
Share
Send
Send


La enfermedad invasiva asociada con la distrofia y la inflamación de la capa mucosa (mucosa) de la vagina se denomina colpitis atrófica (vaginitis senil). La enfermedad ocurre en mujeres posmenopáusicas que se han desarrollado naturalmente y en aquellos pacientes en quienes la menopausia fue inducida artificialmente.

La colpitis atrófica es una enfermedad asociada con el envejecimiento de los órganos reproductores femeninos y una disminución en el nivel de hormonas sexuales femeninas. Los mecanismos de envejecimiento del sistema reproductivo de una mujer son bastante complejos. Los procesos comienzan antes de la menopausia, a partir de unos 45 años.

El período posmenopáusico de la vida (2 años después de una interrupción persistente de la menstruación hasta los 60–65 años) se caracteriza por cambios progresivos en el sistema reproductivo de una mujer involutiva. El tamaño del útero disminuye, sus músculos son reemplazados por tejido conectivo, los ovarios se encogen, el epitelio vaginal se vuelve más delgado. Los cambios que se producen en la capa epitelial del revestimiento de la vagina afectan el estroma de sus paredes y el plexo coroideo:

  1. La capa epitelial se adelgaza debido a una disminución en la capacidad proliferativa de sus células (capacidad de dividirse). El epitelio se vuelve menos elástico debido a una disminución en la producción de glucógeno. La microcenosis vaginal (ambiente bacteriano) está cambiando. Los cambios se caracterizan por la eliminación (muerte masiva) de lactobacilos. Debido a esto, la acidez del ambiente vaginal cambia. Aumenta el riesgo de desarrollar una infección secundaria.
  2. Las estructuras de colágeno de las paredes vaginales (estroma) se agotan debido a una violación del intercambio de colágeno. Las paredes de la vagina "ceder".
  3. El plexo coroideo también está cambiando. La malla vascular se agota (reduce). Se observa isquemia de las paredes vaginales. Esto conduce a una alteración de la transudación (sudoración de la parte líquida de la sangre de las paredes venosas) y sequedad vaginal.
  4. La actividad secretora de las glándulas del vestíbulo de la vagina se reduce.

La sequedad excesiva y el adelgazamiento del epitelio vaginal conducen a su traumatización durante las relaciones sexuales, manchas periódicas y secreciones similares a la sangre.

Paralelamente a los cambios en los tejidos de la vagina, los tejidos del sistema de excreción de orina (vejiga urinaria, uretra) se atrofian, el sistema muscular pélvico sufre. Esto conduce al prolapso del útero y las paredes de la vagina y al aumento de la descarga urinaria.

La vaginitis atrófica posmenopáusica ocurre en casi la mitad de las mujeres (alrededor del 40%) y se desarrolla 6 años después del inicio de la menopausia. Tan pronto como 9 a 11 años después de la menopausia, aproximadamente el 70% de las mujeres padecen esta enfermedad.

La base de la enfermedad es la deficiencia de estrógenos (hipoestrogenismo). La causa de esta condición puede ser:

  • El inicio de la menopausia relacionada con la edad.
  • Irradiación ovárica.
  • Ooforectomía (extirpación del ovario).
  • Adnexectomía (extirpación de los apéndices uterinos).

A veces, como resultado de los cambios que conducen a un adelgazamiento del epitelio vaginal, se reduce la secreción de las glándulas de Bartholin, se interrumpe la microbiocenosis, se inicia la activación de la microflora condicionalmente patógena. El que vive en la vagina en una pequeña cantidad y la penetración de bacterias del ambiente externo. El microtrauma de la capa mucosa (mucosa) de la vagina, obtenida como resultado de las relaciones sexuales, se convierte en la puerta de entrada para la penetración de la infección. Se desarrolla inflamación no específica de la mucosa vaginal. Aunque esta imagen no es típica de la colpitis atrófica.

Teniendo en cuenta que la involución de los órganos reproductores femeninos provoca un cambio en todos los tipos de procesos metabólicos en el cuerpo y una disminución de la resistencia general a las bacterias, el curso de la vaginitis atrófica se vuelve prolongado o crónico con recaídas frecuentes.

Además de las principales causas del desarrollo de la patología, existen algunos factores adicionales que aumentan el riesgo de la enfermedad descrita:

  • La diabetes
  • Menopausia precoz.
  • Hipotiroidismo
  • Terminación del funcionamiento de los ovarios.

Los factores que contribuyen al desarrollo de esta dolencia son el uso de ropa de cama estrecha hecha de materiales sintéticos, el uso de productos que contienen componentes bacteriostáticos, sabores, geles.

La higiene íntima inadecuada potencia el desarrollo de la vaginosis bacteriana y con un revestimiento vaginal saludable. Cuando la capa mucosa se adelgaza, la violación de las normas de higiene resulta ser uno de los factores más importantes.

El inicio del proceso patológico suele ser lento y presenta síntomas bajos. A la mujer le preocupa un poco la incomodidad después del coito y la descarga periódica en pequeñas cantidades. El aumento de los cambios atróficos bajo la influencia del hipoestrogenismo progresivo conduce a la aparición o fortalecimiento de los síntomas. Con el tiempo, todo el complejo sintomático de la enfermedad se desarrolla:

  • Seco y con picazón.
  • Malestar durante los movimientos intestinales.
  • Dolor de intensidad variable durante el examen ginecológico y el contacto sexual (dispareunia).
  • Descarga con un olor desagradable y una mezcla de pus.
  • Aumento de la circulación sanguínea por contacto.
  • Hemorragias petequiales.
  • Cistouretritis crónica, caracterizada por micción frecuente y dolor durante la descarga de orina.
  • Alopecia en la zona púbica (parcial o completa).

Debido a los cambios patológicos en la vejiga y la uretra, la incontinencia urinaria se desarrolla bajo la influencia del estrés físico.

A pesar de la presencia de factores predisponentes al desarrollo de una infección bacteriana (cambios en la microbiocenosis de la vagina, el nivel de pH, la aparición constante de microtraumas), algunos investigadores señalan que la vaginitis en muchos casos se produce de forma aséptica. Por lo tanto, asignan el papel principal en el desarrollo del complejo de síntomas principal de la enfermedad, no la alteración del entorno vaginal, sino los cambios en el flujo sanguíneo de la pared vaginal.

Se cree que el cambio en la microflora durante este período es solo una respuesta al envejecimiento, y (la reacción) es bastante natural.

Diagnósticos

El tratamiento de esta enfermedad es largo y específico. Y no puede ser nombrado sin previo diagnóstico serio. En la primera etapa del examen de diagnóstico, cuando una mujer aborda afecciones comunes como ardor y picazón, el ginecólogo debe excluir una vaginitis específica. Si se detectó una ETS (infección por el virus del herpes, sífilis, clamidia, gonorrea, etc.) durante el estudio de PCR, la mujer necesitará una consulta con un venereólogo. Si no se detectaron estas enfermedades, se realiza todo un complejo de estudios para establecer un diagnóstico preciso:

  1. Examen por un ginecólogo con la ayuda de espejos.
  2. Colposcopia (en este caso ampliada) con prueba de Schiller.
  3. Estudio microbiológico del frotis.
  4. Examen citológico.
  5. Determinación del pH de los contenidos vaginales.

El espéculo vaginal ayuda al ginecólogo a examinar cualitativamente la mucosa vaginal. En el examen, el médico ve:

  • Mucosa pálida con trazas de atrofia.
  • Los sitios privados de una capa epitelial sangran en un toque.
  • Pequeñas grietas.

En el momento de la entrada de una infección bacteriana, la capa mucosa es hiperémica, inflamada, y se pueden detectar focos de placa blanca (o gris) y descarga con pus. El cuello uterino y el cuerpo del útero están atrofiados. Las proporciones de sus tamaños son las mismas que en las niñas. A veces el médico observa la fusión de las bóvedas vaginales.

El examen colposcópico le permite ver la rejilla capilar expandida y las petequias. La prueba de Schiller o la prueba de yodo dan una tinción desigual de pequeña intensidad. El estudio de un frotis vaginal (microscopía) revela un cambio característico en el biotopo vaginal: una reducción o eliminación significativa de los palitos de Dederdyain (lactobacilos que viven en la vagina es normal) en ausencia de colonización masiva por microorganismos oportunistas.

El crecimiento activo de las colonias de bacterias condicionalmente patógenas no excluye un diagnóstico como la vaginitis senil. Pero el componente infeccioso en la génesis de esta enfermedad no se cumple con mucha frecuencia y se acompaña de la presencia de una gran cantidad de glóbulos blancos en el frotis.

La acidez del entorno vaginal se determina mediante una tira de prueba especial. El nivel de acidez de las mujeres en la edad óptima para tener hijos está en el rango de 3.5 a 5.5. En mujeres que sufren de vaginitis senil, la acidez se mantiene en 5,5–7. La citología muestra el predominio en el frotis celular de la capa basal de la membrana mucosa del revestimiento vaginal y parabasal. Esta imagen es considerada típica para esta enfermedad.

El tratamiento de la inflamación atrófica de la vagina como método principal implica el uso de la terapia de reemplazo hormonal (TRH). El tratamiento de la enfermedad es largo. Los métodos para introducir hormonas pueden ser diferentes:

  • Oral (por la boca).
  • Local (local, en la vagina).
  • Parenteral (a través de la vena).
  • Combinados

Los productos locales que contienen estriol se administran por vía intravaginal con un curso de 14 días. Los medicamentos de acción del sistema (general) se aplican en forma de tabletas o en forma de parches. Esto puede ser Dienogest, a menudo prescrito Medroxyprogesterone. Una droga común es el estradiol. Se pueden usar otras drogas.

La TRH en la vaginitis senil se lleva a cabo durante mucho tiempo. Se trata de años (unos 5 años). Según la investigación disponible, la terapia de sustitución tiene una eficacia microbiológica completa en cualquier manifestación de la enfermedad con un uso continuo a partir de seis meses.

En algunas situaciones, la terapia hormonal está prohibida. La TRH no se realiza en enfermedades hepáticas y cardíacas graves (ataque cardíaco, angina de pecho), tromboembolismo, cáncer de endometrio y hemorragia.

El tratamiento de la obesidad atrófica puede incluir fitoestrógenos en la lista de medicamentos. Estos son remedios herbales que son similares en composición a las sustancias producidas por el cuerpo femenino.

Cuando es imposible usar medicamentos hormonales, se usa terapia sintomática:

  1. Baños con caldos de hierbas medicinales (hierba de San Juan, manzanilla, caléndula).
  2. Antisépticos locales.
  3. Medicamentos antiinflamatorios.
  4. Drogas reparadoras (curación de heridas).

En muchos casos de vaginitis senil, el uso de antibióticos es inadecuado debido a la reproducción mínima de la microflora condicionalmente patógena. Pero a veces los pacientes tienen un proceso inflamatorio típico de las mujeres en edad fértil. En este caso, se lleva a cabo una terapia específica. Las preparaciones se seleccionan de los recuentos de patógenos.

El tratamiento de la vaginitis senil puede requerir medidas adicionales, por ejemplo, en caso de incontinencia urinaria, se pueden prescribir al paciente urosépticos. Con el desarrollo de candidiasis (que ocurre en el 15-16% de los casos), al paciente se le prescriben antimicóticos. Más a menudo es fluconazol.

El tratamiento de la obesidad atrófica requiere un seguimiento constante. Los criterios para su efectividad son la colposcopia y el estudio de los contenidos vaginales para determinar la acidez.

Prevención

La prevención de la vaginitis senil se divide en específica e inespecífica. Para no específicos incluyen:

  • Estilo de vida saludable
  • Rechazo de los malos hábitos.
  • Fortalecimiento de la inmunidad.
  • Lucha contra el estrés.

En el mismo grupo, es costumbre referir una selección competente de productos de higiene íntima y el uso de ropa interior de ingredientes naturales.

Específico implica la observación continua por parte del ginecólogo y la designación de una terapia de reemplazo después del inicio de la menopausia ante los primeros signos de degeneración de la mucosa vaginal.

Causas de la enfermedad

Hay una gran cantidad de factores que influyen en la aparición de vaginitis atrófica. En la práctica médica, se identifican las causas más comunes del desarrollo de esta enfermedad, que consisten en las siguientes circunstancias y los cambios fisiológicos que ocurren en el cuerpo de la mujer.

Desequilibrio hormonal

En el período posmenopáusico, el sistema endocrino se reconstruye y comienza a funcionar en un modo completamente diferente. La mujer ya no puede quedar embarazada y, por lo tanto, las glándulas endocrinas reducen la cantidad de hormonas sexuales estrógeno. Son estas hormonas las que son responsables del funcionamiento normal del sistema reproductivo y del estado saludable de la superficie epitelial de las paredes vaginales. La falta de datos de las secreciones sexuales afecta instantáneamente a la microflora de la vulva, su humedad inadecuada, y también afecta negativamente el proceso de muerte y división de nuevas células.

Aumento del ácido láctico.

Esta sustancia secretora se encuentra en la vagina de una mujer en un cierto porcentaje. Si, bajo la influencia de ciertos factores, su concentración aumenta, el ambiente ácido actúa como un estímulo patológico para la membrana vulvar sensible y se desarrolla una inflamación, lo que lleva a cambios atróficos en la estructura del epitelio. El desequilibrio de este secreto está directamente relacionado con la fase posmenopáusica.

Desequilibrio bacteriano

Mientras el sistema reproductor femenino esté funcionando de manera estable y provista de todas las hormonas sexuales necesarias, se mantendrá un equilibrio de microorganismos beneficiosos y patógenos dentro de la vagina. Tan pronto como comienza el período posmenopáusico, es posible aumentar la población cuantitativa de bacterias peligrosas que tienen una capacidad natural para causar una inflamación lenta de la naturaleza infecciosa de origen, que luego se convierte en la causa de una enfermedad como la vaginitis atrófica. En este caso, una mujer puede llevar un estilo de vida absolutamente saludable, prestar suficiente atención a la higiene de la zona íntima, tener una pareja sexual, pero aún enfrentar esta dolencia.

Los factores indirectos en el desarrollo de la enfermedad incluyen el estrés, la fatiga física, la mala nutrición, la falta de descanso, la toma de anticonceptivos orales elaborados con el uso de hormonas sintéticas, el abuso de bebidas alcohólicas fuertes y el consumo de tabaco, los frecuentes cambios en las parejas sexuales y los contactos sexuales sin utilizar anticonceptivos de barrera.

¿Qué es la vaginitis atrófica posmenopáusica?

Esta es una condición patológica de la membrana mucosa de las paredes vaginales, que se caracteriza por la presencia de inflamación aguda o crónica con cambios marcadamente negativos que ocurren en los tejidos epiteliales. El principal factor que influye en su apariencia es el cese del ciclo de la menstruación y la producción de hormonas sexuales femeninas, estrógenos, en cantidades mucho más pequeñas. En relación con estas circunstancias, la nutrición se deteriora, el suministro de sangre a los tejidos de la vulva, la división celular en esta parte del sistema reproductor se ralentiza y todo esto afecta negativamente a la salud de la mucosa vaginal.

La enfermedad no puede afectar a todas las mujeres que, debido a su edad, hayan ingresado en la fase posmenopáusica.

La dolencia ginecológica se manifiesta solo bajo la condición de que hay un nivel críticamente bajo de estrógeno en la sangre, que requiere un método elevado artificialmente, el método de tomar medicamentos que contienen hormonas sintéticas. En ausencia de una farmacoterapia adecuada, la vaginitis posmenopáusica con signos de un proceso atrófico puede provocar el desarrollo de enfermedades concomitantes del sistema genitourinario femenino, que se manifiesta en forma de inflamación de los ovarios, así como la formación de tumores extraños en el cuello uterino y directamente en los tejidos de este órgano genital. Los tumores pueden ser tanto de etiología benigna como maligna.

Las manifestaciones clínicas de la vaginitis atrófica causada por mujeres posmenopáusicas difieren de la mayoría de las otras enfermedades ginecológicas y se expresan en los siguientes síntomas:

  • una sensación de sequedad dentro de la vagina, que solo aumenta a medida que empeora el curso inflamatorio de la enfermedad,
  • la sensación de picazón directamente en la vulva se entrelaza con una sensación de ardor, y en ocasiones incluso con el síndrome del dolor (por la noche, los signos patológicos de la enfermedad solo se intensifican),
  • el deseo sexual disminuye y se produce una apatía completa hacia la intimidad, que después de un corto período de tiempo afecta negativamente el estado psicoemocional de una mujer,
  • las paredes de la vagina se adelgazan, se llenan con una pluralidad de los vasos sanguíneos más pequeños de los capilares y con cualquier contacto con un objeto duro, esto lleva a una violación de su integridad y la aparición de sangrado,
  • el número de pelos ubicados en el área del pubis se reduce considerablemente (en la práctica médica hubo casos en que se produjo calvicie completa de esta parte del cuerpo),
  • Los coágulos de sangre se liberan periódicamente de la vulva, cuyos volúmenes no amenazan la vida, pero reducen significativamente su calidad, ya que pueden aparecer en cualquier momento.
  • una mujer tiene ganas frecuentes de orinar, la mayoría de las cuales son falsas (la presencia de este síntoma se debe al hecho de que la inflamación de la vulva causó una alteración en el funcionamiento de la vejiga).

Además de estos síntomas de la enfermedad, hay enrojecimiento de la membrana mucosa en el área de la entrada a la vagina. Adquiere un color rojo intenso y sus tonos se vuelven más oscuros a medida que avanza la vulvovaginitis atrófica. También recomendamos leer el artículo sobre la vaginitis franca, así como sobre la forma inespecífica de la enfermedad.

¿Cuál es el tratamiento de la vaginitis atrófica y cómo?

La base del curso terapéutico en el tratamiento de la vulvovaginitis de tipo atrófico, que se desarrolló durante el período posmenopáusico, son los medicamentos destinados a compensar la falta de hormonas sexuales femeninas. Para hacer esto, use drogas en la siguiente categoría:

  • hormonas sintéticas estrógenos, que están disponibles en forma de tabletas o inyecciones intramusculares,
  • Los supositorios antiinflamatorios y hormonales que se insertan en el interior de la vagina y la membrana mucosa están en contacto directo con el medicamento,
  • Complejos de vitaminas y minerales que sustentan los recursos vitales del cuerpo y aceleran el proceso de recuperación de los tejidos epiteliales.

El tipo de fármaco, la dosis y la duración del tratamiento están determinados solo por el endocrinólogo que atiende al médico (con respecto a la terapia hormonal), así como por el ginecólogo.

Remedios populares

Los métodos no convencionales de deshacerse de la vaginitis con la menopausia son que una mujer debe realizar una ducha vaginal con decocciones antiinflamatorias de hierbas medicinales. Para su preparación son adecuados los tipos de hierbas curativas como:

Es necesario tomar 15 gramos de una de las plantas enumeradas, agregar 1 litro de agua y hervir a fuego lento durante 15 minutos. Después de enfriar el líquido a un estado cálido, debe tomar una decocción en un enema e inyectar un remedio casero en el interior de la vulva. Se recomienda realizar el procedimiento en posición supina para que el caldo de cicatrización no salga de los límites vaginales y esté en contacto directo con el epitelio inflamado el mayor tiempo posible. El tiempo de tratamiento es de 10 a 15 días, y el procedimiento en sí se realiza por la mañana y por la noche con una duración de 20 minutos.

Causas de la vaginitis atrófica

A partir de los 40 años de edad en las mujeres, comienza la atenuación fisiológica gradual de la función ovárica (perimenopausia), que termina con el cese de la menstruación (menopausia) y el desarrollo de la posmenopausia. Estos periodos se caracterizan por un aumento del déficit de hormonas sexuales, principalmente estrógenos.

En condiciones normales durante el crecimiento del epitelio de la membrana mucosa de la vagina, los estrógenos estimulan la formación de glucógeno en ellos, lo que promueve procesos proliferativos. Posteriormente, el glucógeno liberado de las células del epitelio escamoso estratificado de la membrana mucosa, que se exfolian en el lumen de la vagina, se convierte en glucosa, que a su vez, los lactobacilos transforman en ácido láctico. Debido a esto, la constancia del ambiente ácido en la vagina se forma y se mantiene, que normalmente es de 3.5 a 5.5.

Bajo la influencia de los estrógenos, hay una mejora en el suministro de sangre y la microcirculación de la sangre en las paredes de la vagina, un aumento en su elasticidad, la secreción de moco por las células glandulares. Todo esto crea condiciones para la colonización de los contenidos vaginales por lactobacilos, que, además de la conversión de ácido láctico a partir de glucosa, produce peróxido de hidrógeno y otros componentes antibacterianos.

Además, la concentración normal de estrógeno estimula la secreción de células inmunocompetentes, asegurando la formación de inmunidad local, que contribuye a la supresión del crecimiento y la reproducción de la microflora patógena y condicionalmente patógena en la vagina.

Por lo tanto, la proporción normal de microorganismos, que previene el desarrollo de bacterias patógenas, depende de:

  • Concentraciones de estrógenos en la sangre.
  • la cantidad de glucógeno en las células epiteliales de la membrana mucosa,
  • el número de lactobacilos,
  • Acidez del medio.

Estos factores son decisivos en el desarrollo de un complejo de síntomas subjetivos y signos objetivos, así como la forma de tratar la vaginitis atrófica.

Los cambios patológicos característicos de la vaginitis atrófica a veces comienzan a manifestarse a la edad de 40 años. Su frecuencia y severidad dependen directamente de la duración del período menopáusico. De 6 a 10 años después del inicio de la menopausia, los procesos atróficos se detectan en el 50% de las mujeres y, después de un período de 7 a 10 años, su frecuencia es de alrededor del 75%.

Mecanismos de desarrollo

Causados ​​por una disminución en la producción de estrógeno, los procesos atróficos resultan de una disminución en la velocidad del flujo sanguíneo en las paredes vaginales y el deterioro del suministro de sangre a los tejidos, lo que conduce a la destrucción del colágeno y las fibras elásticas, retardando los procesos de regeneración, adelgazando las membranas mucosas del tracto urogenital y desarrollando su sequedad. Este último se detecta en más del 21% de las mujeres de 40 a 71 años.

Los procesos atróficos se desarrollan no solo en la membrana mucosa, sino también en el plexo coroideo y en la vaina muscular de la vagina. Como resultado, las fibras musculares se reemplazan por tejido fibroso, las paredes se vuelven rígidas, es decir, disminuye su elasticidad y se estrecha la luz de la vagina.

La reducción (reducción) de la red vascular también es la causa de una disminución de la presión de oxígeno en el lecho vascular y, en consecuencia, la falta de oxígeno en los tejidos, que, en las condiciones de deficiencia de estrógenos, estimula la síntesis de citoquinas y el factor de crecimiento endotelial (células que forman el revestimiento interno de los vasos).

Esto conduce a un desarrollo compensatorio (con el fin de mejorar la circulación sanguínea) de un gran número de capilares defectuosos (con una pared muy delgada) y localizados superficialmente, que determinan la aparición de las membranas mucosas características en la vaginitis atrófica - coloración "lacada", hemorragias puntuales en el contexto de inflamación aséptica e hiperemia Linforrea (flujo de salida de la linfa) y sangrado que se produce fácilmente incluso con poco contacto. La progresión del proceso conduce posteriormente a la ulceración de la membrana mucosa, el acceso de una infección secundaria y los procesos atróficos de los labios menores.

El adelgazamiento de la membrana mucosa y los cambios en la composición celular de la capa epitelial y el tejido conectivo ubicado debajo de ella también son la causa de una disminución en la inmunidad local. En las células epiteliales, la síntesis y el contenido de glucógeno disminuyen, lo que conduce a una disminución en el número de lactobacilos en el entorno vaginal. Esto conduce a una disminución en la síntesis de ácido láctico y una disminución en la acidez de los contenidos de la vagina (el pH supera los 5.5 y puede alcanzar los 6.8).

La capacidad de la membrana mucosa para realizar la función de protección de barrera se reduce significativamente, y se forman condiciones favorables para el desarrollo de patógenos endógenos y exógenos y microorganismos condicionalmente patógenos. Como resultado, el riesgo de vaginosis bacteriana aumenta con un curso crónico, exacerbado periódicamente, y la propagación de la infección al sistema urinario.

Por lo tanto, la vaginitis atrófica no constituye una amenaza inmediata para el estado de salud. Sin embargo, el adelgazamiento de la membrana mucosa, la sequedad y el alisado de los pliegues, la reducción de la luz y la profundidad de la vagina debido a la atrofia muscular de sus paredes y los músculos del piso pélvico en conjunto, la pérdida de elasticidad de esta última con el desarrollo de su debilidad conduce a una serie de trastornos urinarios, tróficos y sexuales Acompañado de una cierta sintomatología.

Los cambios en la esfera hormonal de las mujeres de edad media y, especialmente, en los grupos de mayor edad suelen ser la causa de la alteración del metabolismo de los carbohidratos, es decir, el desarrollo de la diabetes mellitus tipo 2, que hasta un cierto tiempo, en promedio, en el 5% de las mujeres permanece sin diagnosticar.

Durante los períodos de peri y posmenopáusica, la vaginitis atrófica es uno de los primeros y primeros síntomas de la diabetes mellitus, en el que existe una lesión mucho más pronunciada y temprana de la membrana mucosa vaginal.

Por lo tanto, si el azúcar aumenta con la vaginitis atrófica, el curso de esta última será más obstinado, con síntomas más graves y exacerbaciones frecuentes. Para tratar con éxito esta vaginitis, es necesaria la consulta de un endocrinólogo para prescribir una corrección en la glucosa en sangre.

Síntomas de la vaginitis atrófica.

Las quejas características más comunes en esta condición patológica son:

  1. Sensación de sequedad y picazón en la vagina y en la región de los labios menores.
  2. Secreción periódica, a veces con muy poco (trazas) de sangre.
  3. Contacto (después del coito, caminata larga, levantamiento de pesas) descarga con sangre.
  4. Dolor en el área genital antes o durante las relaciones sexuales (dispareunia).

Además, la vaginitis atrófica puede causar dolor en la parte inferior del abdomen de naturaleza tirante o dolorosa, cuya intensidad disminuye después de tomar analgésicos o fármacos antiinflamatorios no esteroideos.

Todos estos síntomas generalmente se manifiestan en el contexto de otros signos peculiares de la posmenopausia: disminución del deseo de contacto sexual, disminución de la frecuencia y gravedad del orgasmo, trastornos de la dinámica de la orina, etc.

Algoritmo diagnóstico de patología

La secuencia de diagnóstico de vaginitis atrófica se reduce a:

  • el cobro de quejas
  • distinguiendo los síntomas característicos de ellos y estableciendo un diagnóstico presuntivo,
  • llevar a cabo métodos de examen objetivos y adicionales, que permitan confirmar o rechazar el diagnóstico inicial,
  • Elaboración de un plan de tratamiento.

Los métodos de investigación objetivos y adicionales incluyen:

  1. Examen ginecológico de rutina en los espejos de la membrana mucosa de la vagina y el cuello uterino. Al mismo tiempo, se determina el dolor, la naturaleza de la secreción, el color, la presencia de pequeñas hemorragias, el sangrado leve al entrar en contacto con los instrumentos.
  2. Prueba de frotis vaginal para flora bacteriana.
  3. El examen colposcópico extendido, que permite detectar el adelgazamiento y el sangrado que se produce fácilmente en la membrana mucosa de la vagina, la presencia de una extensa red vascular debajo de la capa epitelial y hemorragias petequiales.
  4. Examen citológico, que consiste en estudiar bajo un microscopio material tomado de la pared lateral de la vagina por aspiración o toque ligero con una herramienta. El material tomado se transfiere a un portaobjetos de vidrio, se fija y se somete a tinción. Después de eso, se determinan indicadores tales como la proporción de tipos de células epiteliales en porcentaje: parabasal, intermedio, superficie. Este estudio nos permite estimar el grado de saturación del cuerpo con estrógeno, es decir, la función ovárica. Además, se determina la proporción de células con núcleos marchitos con respecto al número total de células en el frotis: el índice cariopicnótico (KPI), que disminuye a 15-20 durante los procesos atróficos, así como el índice de maduración (IC).
  5. El estudio de la acidez (PH) del entorno vaginal a través de los indicadores en forma de tiras. En ausencia de cambios patológicos (en el estado fisiológico), el pH es de 3.5 a 5.5, en el período de posmenopausia sin el uso de agentes terapéuticos, de 5, 5 a 7.0. Además, mientras se mantiene la actividad sexual, estas cifras son menores. Cuanto más alto es el pH, mayor es el grado de atrofia de la capa epitelial.
  6. Análisis de sangre para la glucosa.
  7. Análisis de orina

Características de la enfermedad.

La vaginitis atrófica se denomina proceso inflamatorio que se origina en la membrana mucosa de la superficie vaginal. Su desarrollo está asociado con el envejecimiento natural del cuerpo y una disminución en el nivel de hormonas sexuales. Más a menudo, este problema se diagnostica en mujeres que han cruzado la línea de 45 años.

Con la menopausia, ocurren cambios irreversibles en el sistema reproductivo: el útero se encoge, los ovarios se encogen, el epitelio que recubre la superficie de la vagina se adelgaza. Los cambios afectan a la microflora vaginal, lo que conduce a un desequilibrio de acidez. Crea un ambiente confortable para la reproducción de microflora patógena.

En el epitelio de la vagina, el proceso de producción de colágeno se detiene. En este caso, las paredes se vuelven flácidas y caídas. Hay una reducción en la red vascular. El trabajo de las glándulas se altera, lo que conduce a la sequedad excesiva de las membranas mucosas.

Tales cambios conducen al hecho de que el tejido vaginal comienza a atrofiarse gradualmente. Hay disfunciones del sistema urinario. Este complejo de cambios en conjunto con un proceso inflamatorio fuerte se llama vaginitis posmenopáusica.

Según las estadísticas, alrededor del 40% de las mujeres padecen esta enfermedad. Su desarrollo comienza aproximadamente 6 años después del inicio de la menopausia. A una edad posterior, el número de casos aumenta al 70%.

Causas de la enfermedad.

La principal causa de la vaginitis atrófica es el inevitable envejecimiento del cuerpo femenino. Sin embargo, la enfermedad no se desarrolla en todos. Los expertos identifican varios factores que contribuyen a la aparición del problema:

  • diabetes mellitus
  • disrupción endocrina,
  • El uso de la quimioterapia en el tratamiento del cáncer.
  • Incumplimiento de las normas de higiene individual,
  • duchas frecuentes con el uso de soluciones medicinales,
  • larga estancia en un estado de estrés,
  • enfermedades infecciosas que condujeron a una fuerte disminución de la inmunidad,
  • tener malos hábitos
  • irradiación

Para un tratamiento exitoso será necesario eliminar factores adversos. En muchos casos, se requiere terapia de combinación a largo plazo.

Sintomatologia

La vaginitis atrófica posmenopáusica se acompaña de una serie de síntomas desagradables. Entre ellos se encuentran:

  • Sensación de sequedad y opresión en la vagina. En este contexto, se desarrolla una fuerte picazón, que atormenta constantemente a una mujer.
  • Comienza a desaparecer el vello púbico y los labios genitales. En algunos casos, hay calvicie completa.
  • La necesidad de vaciar la vejiga está aumentando. El volumen de orina no aumenta.
  • A veces hay una mezcla de sangre en las secreciones vaginales.
  • Incluso el menor impacto provoca daños en la membrana mucosa de la superficie vaginal, que se acompaña de sangrado.

La atrofia de los tejidos conduce a un cambio en la microflora de la vagina. Aumenta la probabilidad de desarrollar enfermedades infecciosas. Los síntomas de vaginitis se unen a signos de enfermedades concomitantes.

Cuanto más fuerte sea la inmunidad de la mujer, menos pronunciado será el síntoma del problema. Debido a esto, una mujer puede no detectar inmediatamente la presencia de la enfermedad.

Los principios básicos del tratamiento.

El tratamiento de la vaginitis atrófica solo es necesario bajo la supervisión de un especialista. A menudo las mujeres comienzan voluntariamente un curso de terapia con el uso de velas antiinflamatorias. Esto conduce a una distorsión de los síntomas y complica el diagnóstico. Al mismo tiempo, la enfermedad en sí continúa progresando.

La única forma de tratar la enfermedad es mediante el uso de técnicas para restaurar la estructura y funcionalidad normales del epitelio vaginal. Para ello, aplicar medicamentos especializados. Las preparaciones hormonales se utilizan tanto en tabletas como en forma local.

Durante el tratamiento, las mujeres deben respetar estrictamente todas las normas de higiene. Para hacer esto, solo puede utilizar herramientas especializadas que no afecten la acidez del ambiente en la vagina. No debe usar ropa interior sintética. Es muy transpirable, lo que contribuye a la creación del efecto invernadero. Esto crea un ambiente cómodo para la reproducción de la microflora patógena.

La vida sexual con esta enfermedad no está prohibida. Durante el acto se muestra el uso de lubricantes especiales. Evitarán lesiones en las superficies mucosas.

Una parte importante de la terapia es mantener el sistema inmunológico del cuerpo. Para hacer esto, es necesario pasar más tiempo al aire libre, agregar la mayor cantidad posible de verduras y frutas a la dieta y practicar deportes. En algunos casos, se demuestra que reciben complejos vitamínico-minerales. Para tomar cualquier pastilla solo puede ser prescrito por un médico.

Terapia con medicación oral.

La curación de la vaginitis solo es posible si se usan medicamentos hormonales a largo plazo. El curso del tratamiento en casos severos puede alcanzar hasta cinco años. Los siguientes medicamentos son los más utilizados:

  • Estradiol. La composición de la droga incluye estradiol. En primer lugar, realizar un curso de 21 días. Después de eso, se hace un descanso de una semana. Después de este tratamiento continúa de la misma manera. No puede utilizar esta herramienta para el sangrado uterino, la tromboflebitis, los tumores malignos.
  • Angélica. Además del estradiol, el medicamento contiene drospirenona, que tiene propiedades antigonadotrópicas y antiandrogénicas. Un paquete es suficiente para 28 días de recepción. El segundo curso puede iniciarse sin interrupción. Es necesario observar estrictamente la dosis recomendada. De lo contrario, la posible manifestación de efectos secundarios: ataques de vómitos y náuseas, hemorragias vaginales. En este caso, la terapia debe interrumpirse y consultarse con un médico. Está prohibido usar este medicamento en presencia de cáncer, funcionamiento defectuoso del hígado y los riñones, durante el período de rehabilitación después de un ataque al corazón o un derrame cerebral.
  • Femoston. Fármaco complejo con baja dosis de hormonas. Se toma una tableta al día. En caso de faltar el día de recepción, está prohibido compensarlo con doble dosis. En presencia de insuficiencia renal o hepática, así como de irregularidades en el trabajo del corazón, el medicamento se toma con precaución. Лечащий врач должен при этом регулярно проводить осмотры пациентки.
  • Климодиен. Медикамент немецкого производства. La dosis es de 1 comprimido al día. Se toma sin interrupción a lo largo de todo el tratamiento prescrito por el médico. El alcohol y las drogas antibacterianas pueden reducir los efectos de Klimodien. El fármaco está contraindicado en oncología, enfermedades hepáticas y renales. Se utiliza con precaución en diabetes mellitus, asma bronquial, epilepsia, endometriosis e hipertensión arterial.

Dependiendo de qué síntomas aparecen en la vaginitis atrófica, se selecciona el tratamiento adecuado. Si se observan signos de un trastorno del sistema genitourinario con la colpitis posmenopáusica, se prescriben antibióticos. Los medios más efectivos son: apicilina, tobramicina, amoxicilina, ceftriaxona y algunos otros.

El uso de velas y cremas.

El tratamiento de la vaginitis con medicamentos locales es eficaz, ya que los ingredientes activos alcanzan de inmediato el foco de la inflamación. Los siguientes medicamentos son los más utilizados:

  • Elvagil. Disponible en forma de crema. Ayuda a aliviar la enfermedad atrófica. Contraindicado en caso de intolerancia individual a los componentes del producto, hiperplasia endometrial, así como en cáncer. La crema se aplica con un aplicador una vez al día antes de acostarse.
  • Ovestin. Ayuda a restaurar la estructura normal de las superficies mucosas de la vagina y la microflora. Disponible en forma de crema y velas. Cuando se trata la vaginitis atrófica, es necesario adherirse estrictamente a la dosis recomendada. La sobredosis puede causar problemas con los sistemas cardiovascular y digestivo. En casos severos, el sistema nervioso sufre y se desarrolla demencia. Por lo tanto, la medicación se lleva a cabo bajo la supervisión de un especialista. Contraindicado en trombosis, oncología, sangrado vaginal, porfiria.
  • Estrokard. Disponible en forma de velas, que incluyen estriol. El medicamento no está recomendado para su uso en enfermedades de la vesícula biliar, insuficiencia hepática y renal grave, así como porfiria.

Simultáneamente con el tratamiento de la vaginitis, tales agentes tienen un efecto beneficioso sobre el sistema cardiovascular y actúan como un preventivo de la osteoporosis relacionada con la edad. La elección de una herramienta en particular debe ser realizada exclusivamente por el médico basándose en los resultados del examen del paciente.

Duchas

Para que el tratamiento sea exitoso, es necesario mantener constantemente limpia la vagina. Desinfectar los genitales es necesario duchas. Los siguientes medicamentos se utilizan para esto:

Dichos procedimientos están prohibidos a realizarse más de dos veces al día. La duración total de la ducha no es más de dos semanas.

Terapia por métodos populares.

El uso de la medicina tradicional está permitido solo como un método de terapia adicional. Reemplazarlos con drogas está estrictamente prohibido. Entre las recetas más efectivas se encuentran:

  • Prepare una mezcla de cantidades idénticas de manzanilla cruda y plátano. Dos cucharadas de tal composición de medio litro de agua hirviendo. Después de que el líquido se haya enfriado, se filtra. En el futuro, se utiliza para duchas vaginales.
  • Recoge las hojas frescas y flores de Hypericum. Medio kilogramo de esas materias primas, vierta un litro de aceite vegetal. Insistir en un cuarto oscuro durante 20 días. Después de esta infusión de filtro. Extender un hisopo con un paño de gasa estéril. Humedézcalo en la infusión y entre en la vagina. Dejar toda la noche.
  • Obtener aceite de espino cerval de mar en una farmacia. Preparar una gasa estéril y humedecerla con aceite. Entrar en la vagina y dejarla toda la noche. La duración de la terapia con este método es de quince días.
  • Cinco cucharadas de peonía cruda seca vierten medio litro de vodka. Después de un mes de insistir en un lugar oscuro, filtrar. Cinco cucharas de esta tintura comienzan en un litro de agua hervida pura. Esta composición se utiliza durante la ducha vaginal.

A veces, el uso de tales fondos provoca la manifestación de una reacción alérgica. Por lo tanto, dicho tratamiento es necesario para participar solo después de consultar a un especialista. Cuando se producen efectos secundarios, se suspende la terapia.

Complicaciones probables

Si el tiempo no toma medidas, entonces los cambios atróficos comenzarán a extenderse a otros órganos del sistema reproductivo. Después de la menopausia, se pueden desarrollar las siguientes complicaciones:

  • Lesiones en la superficie mucosa de la vagina durante las relaciones sexuales, lo que lleva a sangrado.
  • La propagación de la inflamación en las trompas de Falopio, el útero, los ovarios u órganos del sistema urinario.
  • El desarrollo de patologías del sistema urinario. Más a menudo esto se manifiesta por una fuerte incontinencia urinaria.

A las mujeres durante la menopausia se les hacen chequeos regulares al ginecólogo. Solo con la detección oportuna del problema podrá resolverlo.

Medidas preventivas

El cumplimiento de todas las reglas de prevención ayudará a prevenir el desarrollo de la enfermedad durante la menopausia. Entre ellos, destacan especialmente:

  • Siga todas las reglas de higiene individual.
  • Use supositorios vaginales y jeringas solo como lo indique un especialista.
  • Use ropa interior hecha de telas naturales.
  • Visite regularmente al ginecólogo y observe estrictamente todas sus recetas.

La vaginitis atrófica es un problema común entre las mujeres en edad de Balzac. Hacerlo con éxito será posible solo con un diagnóstico oportuno y un enfoque competente de la terapia.

Tratamiento patogénico de la vaginitis atrófica.

El objetivo principal del tratamiento del proceso patológico es la mejora de la nutrición de los tejidos debido a la restauración de la circulación sanguínea en combinación con la terapia antiinflamatoria y antibacteriana. Las preparaciones con un contenido de origen sintético o vegetal de hormonas sexuales, en particular, los estrógenos y los agentes similares al estrógeno, tienen un buen efecto.

Sin embargo, su uso interno en ausencia de otras manifestaciones pronunciadas de la naturaleza general de la menopausia es inapropiado. En este caso, se recomiendan los supositorios vaginales en caso de vaginitis atrófica con contenido de estrógeno: Orto-ginest, Estriol, Elvagin, Ovestin, Estrokad y otros.

Si existen contraindicaciones para el uso de la terapia de reemplazo hormonal, los supositorios intravaginales o las cápsulas se usan con el contenido de componentes que tienen propiedades regenerativas, antiinflamatorias y antibacterianas. Estos incluyen, por ejemplo, los tapones vaginales "Vagikal" y las cápsulas vaginales "Ecofemin".

El componente principal de las velas Vagikal es el extracto de caléndula que contiene alcoholes triterpenos, saponinas, flavonoides y carotenoides, y las cápsulas de Ecofemin son lactobacilos vivos que contribuyen a la normalización de la biocenosis y la restauración de la acidez del entorno vaginal.

En algunos casos, el tratamiento de la vaginitis atrófica con remedios populares es bastante efectivo. Recomendamos cursos de ducha y baños con soluciones de infusiones de hierbas de celidonia, caléndula, hierba de San Juan, romero, salvia, milenrama, flores de manzanilla, hojas de plátano, caldo de roble.

Como regla general, las plantas medicinales en la medicina tradicional se utilizan en forma de tasas. A menudo son bastante eficaces con los trastornos urogenitales concomitantes. Sin embargo, en presencia de glucosa en sangre elevada, cualquier tratamiento será ineficaz o no tendrá éxito sin normalizar su rendimiento.

¿Cómo afecta el estrógeno a la estructura de la mucosa vaginal?

El estrógeno tiene un efecto significativo en la estructura de las paredes de la vagina de una mujer sana. Si no hay anomalías en el cuerpo, esta hormona regula la síntesis de glucógeno. Esta sustancia afecta el crecimiento y la reproducción de las células tisulares, contribuye a su fortalecimiento y, cuando se libera en el lumen de la vagina con células epiteliales muertas, es una fuente de glucosa, sin la cual es imposible mantener un ambiente ácido en la vagina.

El estrógeno también tiene un efecto positivo en la microcirculación de la sangre en las paredes vaginales. Como resultado, el tejido se vuelve elástico, estimula la secreción de moco, crea condiciones favorables para la reproducción de lactobacilos. Estos son microorganismos beneficiosos que se alimentan de la glucosa y producen una variedad de sustancias que son dañinas para las bacterias patógenas.

Simultáneamente con el desarrollo de lactobacilos, la inmunidad local también se fortalece. Resulta que el estrógeno tiene un efecto positivo en la salud de una mujer, ayuda a combatir las bacterias dañinas. Con su deficiencia, hay varios cambios en los tejidos, incluido el fenómeno descrito en el artículo.

El mecanismo de desarrollo de la vaginitis atrófica.

En la mitad de las mujeres, los primeros signos de vaginitis atrófica se detectan 10 años después del inicio de la menopausia. Es por esta razón que la enfermedad se llama posmenopáusica. Según la clasificación internacional de enfermedades en la décima edición (ICD-10) de patología, se asigna el código N 95.2. ¿Cómo se desarrolla este problema?

Con la edad, la cantidad de estrógeno sintetizada por el cuerpo disminuye, lo que conduce a un deterioro en el suministro de sangre a todos los tejidos, incluidas las paredes de la vagina. Como resultado, la regeneración se ralentiza, las células muertas no se reponen en un volumen suficiente y la membrana mucosa se vuelve más delgada. Como resultado, el volumen de moco secretado disminuye, lo que conduce a la sequedad vaginal. Este problema puede desarrollarse en cada quinta mujer de 40 años.

Simultáneamente con la atrofia de la mucosa, también se producen otros procesos:

  1. Cambios degenerativos en los músculos de la vagina: las fibras saludables son reemplazadas por tejido fibroso, lo que conduce a una disminución de la luz de la vagina y una disminución de su elasticidad.
  2. Reducir el número de capilares, lo que conduce a la falta de oxígeno en los tejidos. Para eliminar el problema en el cuerpo comienza la "construcción" de los capilares ubicados cerca de la superficie. Esto causa el color característico y el sangrado en la vaginitis posmenopáusica atrófica.
  3. La cantidad de lactobacilos se reduce. Esto conduce a una disminución de la acidez del entorno vaginal y una disminución de las funciones de barrera. La microflora patógena no encuentra la resistencia debida, lo que conduce al desarrollo de diversos procesos inflamatorios. Puede desarrollar vaginosis bacteriana o infección del tracto urinario.

La vaginitis posmenopáusica atrófica no amenaza la vida de una mujer. Puede atribuirse a enfermedades, pero es un cambio asociado con el envejecimiento del cuerpo. Los síntomas no son agradables, los aspectos sexuales de la vida se ven afectados, la susceptibilidad a diversas enfermedades aumenta.

Métodos de tratamiento de la vaginitis atrófica

Como muestra la práctica, las mujeres rara vez acuden al médico sobre tales cambios. En la mayoría de los casos, los pacientes rusos recurren a recetas de la medicina tradicional, con las que puede neutralizar el dolor, quemar e incluso afectar la naturaleza de las membranas mucosas. Sin embargo, los cambios en el cuerpo son mucho más profundos, y debemos comenzar con su eliminación.

La vaginitis atrófica, incluida la posmenopáusica, se trata exclusivamente por medios hormonales. El propósito de su aplicación es restaurar la estructura del epitelio vaginal. Las formas de dosificación son diferentes: tabletas, geles, velas. La mayoría de las veces se le asignan supositorios vaginales, debido a los efectos limitados en el cuerpo.

Las velas pueden dar un buen efecto:

Si durante las medidas de diagnóstico se determina que existen contraindicaciones para la terapia hormonal, se pueden prescribir medicamentos antiinflamatorios de origen vegetal o sintético.

Los supositorios vaginales vagales tienen un buen efecto. Este remedio herbal, hecho a base de extracto de caléndula. La planta ayuda a acelerar la regeneración tisular, tiene efecto antiinflamatorio, es rica en moco vegetal. Las velas se introducen de 2 a 3 veces por día, la duración del curso no excede los 10 días.

Las cápsulas de ecofemin se utilizan simultáneamente. La droga contiene lactobacilos vivos, por lo tanto contribuye a la restauración de la microflora normal en la vagina. El curso de tratamiento es de 6 días, inyectado una cápsula por la mañana y por la noche.

De los métodos folclóricos auxiliares se pueden observar jeringas después de las infusiones:

20 g de materias primas vegetales se vierten con un vaso de agua hirviendo y se infunden durante 2-3 horas. Se produce una decocción de corteza de roble al hervir materias primas a fuego lento durante 30 minutos.

Vaginitis atrófica y vida sexual.

En la mayoría de los casos, la vaginitis atrófica interfiere con la vida íntima. Pero no debes rechazarlo. Después de todo, cuanto más a menudo ocurre la relación sexual, más frecuentemente se produce el moco, aunque en pequeñas cantidades. Este tipo de ejercicio que no permitirá que las paredes de la vagina "olviden" sus funciones.

Para mejorar la calidad del sexo de las siguientes maneras:

  • Incrementa la duración de los preludios a 20 minutos.
  • utilizar la vitamina A como un aceite para hidratar las membranas mucosas,
  • Aplicar lubricantes vaginales sin fragancias.

La pareja debe, si es posible, evitar movimientos bruscos.

En cuanto a las formas de vaginitis atrófica complicadas por infecciones, en este caso, habrá que abandonar la vida íntima.

Resumamos

Vaginitis posmenopáusica atrófica, tarde o temprano detectada en la mayoría de las mujeres mayores. Es causada por una disminución en el estrógeno y cambios en la mucosa vaginal. La enfermedad se acompaña de dolor, sensación de ardor y secreciones, y puede complicarse con diversos tipos de infecciones. También se utiliza el tratamiento más eficaz con hormonas, antiinflamatorios y agentes sintomáticos.

¿Qué pueden ser las complicaciones?

Las mujeres con vaginitis posmenopáusica siempre deben consultar a un médico y tratar el problema. Esto se debe a las graves consecuencias de la enfermedad:

  1. Omisión y prolapso de las paredes vaginales (durante la transición de cambios atróficos al aparato ligamentario).
  2. La diseminación de la infección con el desarrollo de cistitis, pielonefritis, salpingooforitis.
  3. Incontinencia urinaria.
  4. Sangrado
  5. Colpitis ulcerativa.

Las complicaciones de la vaginitis requieren atención especializada y terapia agresiva a largo plazo.

Efectos de drogas

Medicamentos recetados - un componente esencial de la terapia. Desde los medios generales, se muestra la aplicación:

  • hormonas
  • multivitaminas
  • medicamentos sedantes.

La terapia hormonal de reemplazo de estrógeno es el estándar de oro para el tratamiento de la vaginitis atrófica. Las contraindicaciones para su finalidad son:

  • sangrado de origen desconocido,
  • hepatitis aguda
  • trombosis y tromboembolismo,
  • mioma del útero,
  • cáncer de ovario.

De los medicamentos más prescritos:

Realice cursos de terapia intermitente o en modo continuo durante varios años. Si es imposible prescribir tabletas, la introducción se muestra en el formulario:

  • Formas de dosificación suaves que se aplican a la piel en la parte inferior del abdomen o en los muslos internos: Divigel, gel de Estrogel.
  • Yesos - Estraderm, Dermestril-50.
  • Aerosoles nasales - aerodiales.

El esquema de la terapia hormonal es elegido individualmente por el ginecólogo.

Desde las velas recomendamos:

Los medicamentos antibacterianos se recetan en presencia de signos de infección.

El uso de remedios populares.

Desde los medios de la medicina tradicional para la vaginitis atrófica, la duchas con una decocción de manzanilla, salvia y plátano es ampliamente utilizada.

No se auto-trate en casa las enfermedades de las hierbas curativas. Esto puede desencadenar el desarrollo de complicaciones. El uso de remedios populares no es el componente principal de la terapia, sino que solo la complementa.

¿Cuáles son los síntomas y el tratamiento de la vaginitis? Lea el artículo sobre la enfermedad, los síntomas y las causas de su desarrollo, diagnóstico y tratamiento.

¿Cómo tratar la vaginitis aguda? Detalles aquí.

Medidas preventivas

La única medida preventiva efectiva para la aparición de la enfermedad es la terapia hormonal temprana con medicamentos que contienen pequeñas cantidades de estrógeno. Las recomendaciones adicionales incluyen:

  • higiene íntima,
  • Prevención de ITS,
  • falta de vida sexual promiscua
  • tratamiento de las comorbilidades,
  • Pasar inspecciones anuales programadas.

Tales medidas ayudarán a reducir el riesgo de patología.

La vaginitis atrófica causa muchos inconvenientes a una mujer. Cuando aparecen los primeros síntomas, se recomienda visitar a un médico. Él sabe cómo tratar una enfermedad de forma rápida y eficiente. Esto ayudará a reducir el tiempo de recuperación, reducir el riesgo de complicaciones y volver a una vida completa.

Diagnóstico de la vaginitis atrófica: ICD-10

En una de las series de estos artículos ya se ha dicho que la vaginitis atrófica se observa con mayor frecuencia en mujeres después de la menopausia y su característica principal es la sequedad en la vagina. Signos adicionales de la enfermedad pueden no ser. La causa de la vaginitis atrófica es la falta de estrógeno en el cuerpo femenino.

Cómo tratar la vaginitis atrófica: síntomas

¿Qué es la vaginitis atrófica posmenopáusica? No todas las mujeres mostrarán síntomas de tal patología, a veces puede que no haya signos visibles. Pero la probabilidad de que estos signos se manifiesten, cada año después del inicio de la menopausia, solo aumenta. ¿De qué manifestaciones clínicas estamos hablando?

  • Caída del cabello intensiva o calvicie completa de la vagina y labios.
  • Sensaciones desagradables e incluso dolorosas después del coito,
  • Urgencia constante por vaciar la vejiga,
  • Prurito, ardor y sequedad en la vagina del paciente,
  • Появление выделений с неприятным запахом из влагалища, которые по консистенции могут сильно варьироваться. Pueden ser gruesas y líquidas, así como tener impurezas purulentas,
  • Irritación de la mucosa vaginal,
  • Descarga de sangre después de un examen ginecológico o después del coito. Si hay mucha sangre, indica una patología grave del cuello uterino o del cuerpo uterino,
  • Microtrauma o grietas en la zona genital.

El problema de la vaginitis atrófica es que es difícil eliminar estos síntomas mediante el uso de medicamentos antiinflamatorios, por lo que se requieren supositorios vaginales especiales.

La vaginitis con menopausia ocurre durante mucho tiempo, recurriendo constantemente. Pero, nuevamente, no todas las mujeres tienen estas manifestaciones desagradables, que se han descrito anteriormente.

Vaginitis en la menopausia: métodos de diagnóstico.

La vaginitis en la menopausia se puede detectar mediante un examen ginecológico. Si después del final de la menstruación han pasado menos de cinco años, el ginecólogo notará sequedad en la vagina, adelgazamiento de sus paredes y la presencia de áreas inflamatorias con membranas mucosas inflamadas y enrojecidas.

Si después del inicio de la menopausia han pasado más de cinco años, la inflamación y el proceso atrófico serán más pronunciados. En la vagina, será posible ver erosión, llagas, placa con pus en algunos casos. Probablemente la aparición de sangrado por contacto incluso durante el examen ginecológico. Esto ocurre desde el cuello uterino. Las paredes vaginales pueden caer e incluso crecer juntas.

Se presentan otros métodos de diagnóstico:

  • Investigación en citología. En este caso, se detectará un mayor número de glóbulos blancos en comparación con la norma. Además, habrá muchas células epiteliales muertas. Este examen pretende excluir la presencia de una neoplasia maligna,
  • Opción avanzada para la colposcopia. Las membranas mucosas de la vagina en este estudio estarán pálidas, verá una malla capilar con focos de hemorragias petequiales. Claramente visible, afectado por erosión y úlceras y áreas atróficas de las membranas mucosas,
  • Definición del contenido de ph de la vagina. Esto está directamente relacionado con la falta de estrógeno en el cuerpo. El cambio de neutralidad del medio va hacia el lado alcalino.

¿Cómo tratar la vaginitis atrófica en mujeres?

Vaginitis atrófica: tratamiento, ¿cómo puede ser? En primer lugar, debe señalarse que en ningún caso el autotratamiento y cualquier medida independiente son inaceptables. Es necesario, en el orden obligatorio, en presencia de los síntomas enumerados anteriormente para ser registrado por el médico.

Por lo general, las drogas sistémicas y locales se utilizan en el tratamiento. A veces se pueden usar recetas de medicina tradicional como un método terapéutico adicional.

Dado que la principal causa de los cambios degenerativos en la membrana mucosa de los órganos genitales es una disminución en la concentración de estrógeno del cuerpo, es necesario utilizar la terapia de reemplazo hormonal como terapia. Además, para lograr un resultado sostenible, debe utilizar dichos agentes hormonales durante varios años. Estas pueden ser píldoras, inyecciones o parches, que en última instancia tendrán un efecto sistémico en el cuerpo.

Para mejorar el efecto, los médicos también recomiendan el uso de hormonas locales, como tabletas vaginales, ungüentos y supositorios.

Una mujer no puede usar medicamentos hormonales si tiene los siguientes problemas de salud:

  • Etapa aguda y subaguda de infarto de miocardio o accidente cerebrovascular,
  • Patología en los resultados de las pruebas hepáticas, que se desvía fuertemente de la norma,
  • Historia del tromboembolismo.
  • La presencia de tumores malignos en las glándulas mamarias, útero y apéndices, o en presencia de sospecha en ellos.
  • Enfermedades del hígado y riñones en etapa crónica.
  • Sangrado de etiología desconocida de la vagina,
  • Hipertensión arterial severa.

Para restaurar la microflora vaginal, los médicos suelen prescribir supositorios vaginales Acagilact, que tienen un efecto positivo en el sistema reproductor femenino.

Sin embargo, una mujer no debe intentar tratar la vaginitis atrófica por sí misma. Esto puede agravar la situación.

Pin
Send
Share
Send
Send