Entradas Populares

La Elección Del Editor - 2019

Mastitis en niños: posibles causas, diagnóstico y características del tratamiento.

El nacimiento de un niño es un acontecimiento alegre. A partir de este momento, los padres son responsables de la salud y el bienestar del bebé. Desde el nacimiento, el bebé está bajo estrés.

El organismo infantil se reconstruye gradualmente, adaptándose a las nuevas condiciones. Se produce una mejora de todos los órganos y sistemas, cambios hormonales. A menudo, los recién nacidos muestran signos de crisis sexual (hinchazón de los senos, acné en la cara, flujo vaginal en las niñas, aumento del escroto en los niños). Tal condición no es peligrosa para la salud del bebé, pero si en esta etapa las glándulas se infectan, se desarrolla una mastitis purulenta.

Crisis sexual de los recién nacidos y mastitis fisiológica.

La crisis sexual es el estado natural de un niño menor de un año, que se adapta a las nuevas condiciones de vida después de dejar el útero de la madre. Durante el período de gestación del feto en el cuerpo de la madre, se producen hormonas especiales, los estrógenos. Son necesarios para mantener el embarazo. Algunas hormonas entran al cuerpo a través de la placenta.

En el período postnatal, el nivel de sustancias biológicamente activas en la sangre de un recién nacido cambia dramáticamente. La caída en el estrógeno conduce a un cambio cuantitativo en otras hormonas, se produce una "explosión hormonal". El fondo hormonal del bebé se estabiliza en 3 a 4 semanas.

La congestión mamaria en los recién nacidos es un hecho frecuente. En promedio, los síntomas de mastitis ocurren en el 75% de los casos, no solo en las niñas, sino también en algunos niños.

La crisis sexual generalmente se desarrolla en bebés a término, mientras que los padres de bebés prematuros y los niños con retraso del crecimiento intrauterino experimentan este fenómeno muy raramente. Algunos expertos opinan que la ausencia de síntomas de crisis sexual en los recién nacidos es más probable que sea una desviación que la norma. Por lo general, los senos aumentan naturalmente en los niños que se adaptan rápidamente a la vida extrauterina.

La crisis sexual desempeña un papel especial en el desarrollo del niño, ayudando a mejorar el hipotálamo y la formación de la identidad de género. Muchos expertos señalan que es mucho menos probable que los niños con inflamación natural de los senos sufran de ictericia fisiológica en los recién nacidos.

Síntomas de mastitis patológica, diferencias con la mastopatía.

Los síntomas de la enfermedad pueden variar según la forma de mastitis o mastopatía. Un síntoma característico de la mastitis es la hinchazón de uno, rara vez dos senos. Debido a los procesos inflamatorios en la glándula, se puede liberar un líquido blanquecino al presionar el tórax.

Cuando la mastitis en los recién nacidos palpación hay un bulto en el pecho. El hierro crece gradualmente en tamaño y duele. Aparece enrojecimiento en la piel en el área de la inflamación. A veces, solo el pezón es hiperémico, pero en algunos casos se inflama todo el seno.

Tanto los niños de un año como los adultos son propensos a la mastitis patológica. La enfermedad le da al paciente molestias palpables. El niño se vuelve inhibido y apático. Él come mal y duerme, constantemente caprichoso. La silla está rota. El proceso inflamatorio en el pecho lleva a un aumento de la temperatura corporal. A altas temperaturas (por encima de los 39 grados), pueden ocurrir convulsiones y vómitos.

Cuando la mastopatía es el crecimiento de tejido glandular y adiposo. En muchos sentidos, los síntomas de la mastopatía son similares a los de la mastitis, por lo que los padres no siempre pueden diagnosticar correctamente la enfermedad. En este caso, a menudo recurren a la ayuda del ultrasonido. La mastitis difiere de la mastopatía en que la induración en la glándula mamaria no es causada por un tumor, sino por un proceso purulento-inflamatorio que se ha desarrollado después de que una infección por estreptococos o estafilococos haya entrado en la glándula.

Tratamiento de la inflamación mamaria

En la congestión fisiológica de las glándulas mamarias, no se requiere un tratamiento específico. El descanso debe ser proporcionado al pequeño paciente. No tiene sentido usar remedios populares, aplicar pomadas y cremas durante la crisis sexual de los recién nacidos. Además, la interferencia activa y persistente en los procesos naturales puede causar complicaciones.

Algunos padres, notando que la glándula está hinchada e inflamada, tratan de salvar al bebé de las focas. Masajean los senos o tratan de exprimir el líquido del pezón. Tales acciones a veces conllevan serias consecuencias, hasta abscesos y sepsis. Puede dañar la delicada piel del bebé, lo que aumentará el riesgo de infección. Si el tórax está inflamado, el conocido pediatra Komarovsky recomienda abandonar la envoltura apretada, especialmente en el área de las glándulas mamarias. Él aconseja a las mamás que no estén nerviosas, sino que sean pacientes y esperen un poco.

Para las enfermedades mamarias, el régimen de tratamiento es muy diferente. Si, de acuerdo con los resultados del examen visual y la ecografía, se diagnostica mastitis patológica o mastitis, el bebé es hospitalizado. En la mayoría de los casos, es posible hacer frente a la enfermedad con la ayuda de una terapia conservadora, en situaciones de emergencia, el paciente es enviado a cirugía.

Terapia conservadora

El tratamiento de la mastitis en las niñas debe abordarse con total responsabilidad, ya que incluso a esta edad, un proceso inflamatorio prolongado puede conducir al bloqueo de los conductos. En este caso, el crecimiento y la función de la mama se verá afectado.

Con el aumento de senos natural, los padres deben asegurarse de que se respeten las normas de higiene personal del niño. Es necesario realizar tratamientos de agua con regularidad, cambiarse de ropa con más frecuencia y evitar el contacto con cosas sucias. Los especialistas para prevenir complicaciones recomiendan imponer un paño seco y limpio sobre la glándula inflamada a pacientes jóvenes. De esta manera, se puede evitar la penetración de bacterias en la glándula a través de los conductos linfáticos o el daño a la piel.

Tratamiento quirurgico

Si las glándulas inflamadas se agrandan, se siente una bola durante la palpación en el tórax, y la terapia conservadora no da los resultados deseados, se abre el absceso. El cirujano en el tórax realiza una pequeña incisión (1–1.5 cm) y luego se drena la herida. Después de retirar el pus de la cavidad del absceso, se retira el drenaje y se aplica un vendaje médico.

Debido al hecho de que es difícil limpiar completamente la herida de la microflora patógena, el niño debe continuar recibiendo antibióticos. A menudo, los pacientes son enviados a operaciones repetidas para eliminar el exudado purulento recién acumulado.

Complicaciones y consecuencias de la mastitis.

La mastitis fisiológica suele pasar sin consecuencias. El miedo es causado solo por esos casos cuando hay lesiones de un pecho. En ausencia de un tratamiento adecuado, la mastitis puede llevar al desarrollo de:

Cuando se infecta la sangre, la infección se propaga rápidamente por todo el cuerpo, causando neumonía, meningitis y otras enfermedades que amenazan la vida. Para los niños que han tenido mastitis, los efectos de la enfermedad serán menos notables en el futuro que en el caso de las niñas. Debido al proceso purulento-inflamatorio en las glándulas mamarias, a veces se produce una obstrucción del conducto y los tejidos mueren. En la edad adulta, una mujer puede tener problemas con la lactancia materna. Existe la posibilidad de que ella no pueda amamantar a su bebé.

Sobre la enfermedad

La inflamación de tejido mamario funcionalmente activo e intersticial en medicina se llama mastitis. La enfermedad se encuentra principalmente en mujeres, especialmente en aquellas que han dado a luz por primera vez. Pero también puede formarse antes del nacimiento o no depender en absoluto de este proceso fisiológico. Existen postnatales y no lactacionales. Una forma especial se considera bebés lactantes: mastitis en bebés, independientemente del género.

La enfermedad se produce debido a la infección de las glándulas mamarias con bacterias piógenas. El estafilococo se aisló en el 82% de los pacientes diagnosticados con la enfermedad usando bacposea; E. coli es el agente causante en el 3,4%.

No siempre la mastitis tiene un origen infeccioso. La causa puede ser cambios fibroquísticos. Esta enfermedad generalmente se llama mastopatía, pero en la clasificación internacional de enfermedades, como la mastitis, se clasifica como una displasia benigna de la mama.

Variedades de mastitis.

La enfermedad es crónica (bastante rara) y aguda. Los últimos se clasifican según el curso clínico:

  • Seroso o inicial: ocurre a las 4-6 semanas en una mujer que está amamantando Se caracteriza por el desbordamiento de los vasos sanguíneos de la mama y la presencia de exudado seroso.
  • Infiltrativo agudo: inflamación aguda de la glándula mamaria con la formación de un sello en ella (infiltración).
  • Absceso: la principal diferencia de esta forma es la inflamación purulenta de los tejidos de la glándula.
  • Flemón caracterizado por un aumento general y una hinchazón severa de la mama.
  • La gangrena se caracteriza por la aparición en la superficie de la piel del seno del tejido muerto, lleno de icor.
  • Purulento - una enfermedad infecciosa de las glándulas mamarias con exudado purulento.

La mastitis en niños se aísla en una forma separada, ya que su aparición, igualmente con la infección, está influenciada por las características fisiológicas de la edad. A la edad de transición y del tórax, aparece un sello en el tórax debajo de la areola. Durante este proceso, las glándulas son más vulnerables y susceptibles a la infección.

Mastitis en niños

Inmediatamente después del nacimiento, el cuerpo del bebé se enfrenta a una gran cantidad de gérmenes. El sistema inmunológico no está adaptado (especialmente para los bebés prematuros) e incluso una inflamación infecciosa leve se convierte rápidamente en un proceso patológico.

La mastitis en niños menores de un año no es común. Pero la enfermedad existe y representa una seria amenaza para el bebé. La mastitis en la infancia tiene diversas causas de origen. En los recién nacidos (principalmente en las primeras 2 semanas), la enfermedad es más a menudo de génesis infecciosa. La inflamación de las glándulas mamarias ocurre tanto en niñas como en niños. En este período de edad, la patología es especialmente peligrosa porque, debido a las características anatómicas, la infección se puede diseminar rápidamente y se forma sepsis.

La mastitis de origen hormonal se asocia con un engrosamiento fisiológico de las glándulas mamarias. Formaciones de grano fino aparecen en sus tejidos, en algunos casos aparece una descarga serosa del pezón. Algunos padres, sin descubrir las razones del origen de la enfermedad, comienzan a automedicarse, lo que empeora la condición del niño y es peligroso para su salud.

Factores que afectan la aparición de la enfermedad.

El cuerpo de los niños evoluciona constantemente, el sistema inmunológico se está formando. La aparición de la enfermedad suele estar influenciada por varias circunstancias.

La mastitis infecciosa en un niño menor de 1 año se forma debido a la infección de los tejidos de la pared torácica. El agente causal es más a menudo estafilococos. Su distribución se ve afectada por:

  • Atención inadecuada para el recién nacido.
  • Eliminación tardía de la erupción del pañal.
  • La presencia de rasguños y microfisuras en la piel del tórax, que no se someten a un tratamiento regular con agentes antisépticos.
  • Incumplimiento por parte de la madre de normas elementales de higiene (manos mal lavadas).

La compactación de senos ocurre 1-2 semanas después del nacimiento. El proceso no se aplica a lo patológico, si no hay síntomas negativos asociados (inflamación en el tórax, fiebre).

Las principales razones para el desarrollo de mastitis en niños, en particular las niñas, en la adolescencia son el drenaje linfático-sanguíneo durante la pubertad. Al igual que en los bebés, en la pubertad, la inflamación de las glándulas en los niños se considera un proceso fisiológico normal, que transcurre sin consecuencias durante un corto período de tiempo. La aparición de manifestaciones clínicas puede indicar la presencia de violaciones en el trabajo de cualquier órgano o en todo el sistema:

  • Disfunción hormonal.
  • Mayor actividad de la glándula tiroides.
  • Patología del hipotálamo.
  • Violación de los órganos abdominales.

En algunos casos, la causa de cambios fibroquísticos en las glándulas mamarias es una predisposición hereditaria.

Cómo se desarrollan los síntomas

En caso de mastitis infecciosa en bebés y niños mayores, los rasgos característicos del proceso inflamatorio son:

  • Hay sellos (generalmente solo en un lado) en el área de la areola y el pezón.
  • Hinchazón de los senos.
  • Enrojecimiento en el sitio del proceso inflamatorio, más tarde el color se vuelve púrpura.
  • Descarga observada con presión.
  • Sensaciones de dolor.
  • Aumento significativo de la temperatura.

Cuando la hipertermia aumenta, el estado general del paciente pequeño empeora:

  • Los senos infantiles constantemente caprichosos, llorando.
  • Hay una disminución en el apetito.
  • Trastornos del tracto digestivo (diarrea).
  • Debido al dolor y la alta temperatura, el niño no puede dormir normalmente y, por lo tanto, hay una interrupción.

Diagnósticos

A los primeros síntomas, debe visitar al pediatra. Por lo general, no es difícil diagnosticar la mastitis en un bebé. La base del diagnóstico consiste en la inspección, palpación, auscultación y el interrogatorio de los padres. Durante el examen físico, el médico observa un engrosamiento o signos de derrame, pus, fiebre en el sitio de la inflamación o general. Además, los métodos y medios para evaluar el proceso patológico incluyen un hemograma completo y un cultivo de exudado bacteriológico.

En paralelo, realizar un diagnóstico diferencial de mastopatía. Como regla general, en los bebés para el estudio de los cambios fibroquísticos se limitan al uso de ecografía de las glándulas mamarias. Los niños mayores pueden usar diafanoscopia. Usando este método, determine la presencia de sellos nodales.

El tratamiento de la mastitis en niños se prescribe en función de la génesis y la forma de la enfermedad. En las etapas iniciales, el tratamiento conservador se lleva a cabo:

  • Terapia UHF: el efecto de un campo electromagnético de alta frecuencia tiene un efecto reparador antiinflamatorio.
  • La terapia UV tiene un efecto tónico, inmunoestimulante.
  • El curso de los antibióticos se prescribe dependiendo del patógeno, la edad y el curso de la enfermedad.

La intervención quirúrgica se utiliza para las formas purulentas, flemónicas y gangrenosas de la mastitis. La tarea de la operación es la eliminación de pus, tejido necrótico y la creación de condiciones para la recuperación.

Pronóstico y prevención

El pronóstico de la mastitis mamaria en un niño es 99% favorable. Las complicaciones ocurren con poca frecuencia y luego debido a una visita tardía a un médico. La base de la prevención es el cumplimiento de las normas de higiene y las inspecciones constantes del cuerpo de un niño o niña. También es necesario llevar a cabo actividades destinadas a mejorar el sistema inmunológico. El reconocimiento oportuno de la mastitis en los niños ayudará a evitar las formas graves de la enfermedad y las medidas preventivas simples evitarán su aparición.

Mastopatía fisiológica

La mastitis real es rara en los bebés. En la mayoría de los casos, esta es una condición límite llamada mastopatía fisiológica. Durante sus primeros 10 días de vida, las glándulas mamarias se hinchan tanto en niños como en niñas debido a las hormonas de la madre, que se transmiten al bebé en el útero, así como a la leche materna. Dichos signos son visibles externamente: las glándulas mamarias se hinchan, pueden enrojecerse y un líquido blanco o grisáceo se secreta de los pezones. Sin embargo, el niño se siente normal, no hay supuración, fiebre y otros factores que hacen que el bebé llore.

No hay necesidad de tratar la mastitis fisiológica. Tan pronto como el nivel de hormonas en la leche materna se estabilice (y tomará de 2 a 3 semanas), todos los síntomas perturbadores desaparecerán. Lo único que se puede hacer es proteger al bebé de los apretones mecánicos, por ejemplo, evitando la envoltura apretada y también para controlar la higiene de las glándulas mamarias. No es necesario usar ungüentos, lociones y similares.

Síntomas de mastitis

La entrada y el desarrollo de la infección en el seno de un recién nacido se caracteriza por las siguientes características:

  • Las glándulas mamarias se vuelven rojas, a veces se vuelven azuladas, púrpuras, aumentan de tamaño, son calientes al tacto.
  • Tocarlos le da al bebé dolor y severas molestias.
  • El niño se vuelve llorón, el apetito se deteriora, los signos de intoxicación están creciendo.
  • La temperatura corporal se eleva de 37.5 a 39, o incluso hasta 40 ° C, contra la cual puede desarrollar convulsiones y vómitos.
  • De las glándulas mamarias, espontáneamente o con presión, se liberan contenidos purulentos.

Causas

La mastitis de los recién nacidos se desarrolla de acuerdo con el esquema clásico: cuando hay un lugar vulnerable a la infección. Es decir, el desarrollo de la inflamación en sí mismo provoca una microflora oportunista, principalmente estafilococos y estreptococos. Pero hay varios factores que contribuyen a la penetración de la infección en la glándula mamaria.

Por lo tanto, en el contexto de la crisis sexual, cuando las glándulas mamarias se hinchan, el cuidado inadecuado del bebé puede dañar la piel sensible del bebé en el área del pezón. Например, если родители, не понимая физиологии происходящего, пытаются в домашних условиях «лечить» грудничка, проводя различные растирания и ставя компрессы на область груди. Или же пытаются удалить выделяемую жидкость, выдавливая ее из сосков.

Механическая травма кожи на груди приводит к образованию микротрещин, а это входные ворота для инфекции. La situación se agrava si el bebé rara vez está bañado, envuelto en pañales sucios, utilizando la técnica de envoltura apretada. Además, es importante recordar que los niños con inmunidad debilitada, nacimientos prematuros o con alguna malformación congénita, tienen un mayor riesgo de desarrollar mastitis que los bebés sanos a término.

Prevención

Las medidas preventivas para prevenir el desarrollo de mastitis se reducen a la observancia de las normas de higiene y cuidado adecuado para el bebé:

  • baño diario, cambio oportuno de pañales sucios o pañales,
  • Las manos deben lavarse antes de cambiar el pañal o bañarse,
  • El primer mes de vida tiene sentido planchar la ropa y los pañales del bebé con una plancha.
  • no ponerse en contacto con personas que sufren de resfriados o si tienen heridas en su cuerpo,
  • para los síntomas de crisis sexual, debe consultar a un médico para asegurarse de que no ocurra nada terrible y consultar sobre el cuidado adicional del bebé.

Por lo tanto, es importante reconocer a tiempo la mastitis. No se puede tratar de forma independiente. En su lugar, no descuide el consejo de un médico y siga sus recomendaciones. Y aún mejor si sigue las reglas para el cuidado de un recién nacido. Entonces el riesgo de sufrir una enfermedad similar será mínimo.

¿Qué causa la mastitis?

Las causas de la mastitis en los recién nacidos son hormonales. Durante el período de permanencia en el útero de la madre, las hormonas femeninas, los estrógenos, entran en el cuerpo del niño. Después de que nace el bebé, su concentración disminuye gradualmente, se altera el equilibrio general de las hormonas en la sangre, lo que contribuye al desarrollo de la enfermedad.

En otros casos, la aparición de la enfermedad se caracteriza por la penetración en la glándula mamaria de estafilococos o estreptococos, lo que conduce a la aparición de manifestaciones purulentas de mastitis.

Factores de riesgo

La probabilidad de desarrollar patología aumenta con:

  • Daño físico profundo a la piel del seno o lesiones en el pezón.
  • Presencia de patología extragenital o formas parciales de infertilidad en la madre.
  • la aparición de complicaciones durante el embarazo,
  • Alimentación artificial desde los primeros días de vida.

Síntomas y presentación clínica de la mastitis en recién nacidos.

Los síntomas de mastitis en los recién nacidos se pueden encontrar tanto en niñas como en niños. Convencionalmente, el desarrollo de la enfermedad se puede dividir en 3 etapas.

Seroso - hay mayor ansiedad del niño y negativa a comer, la temperatura es baja, no hay signos externos o son insignificantes.

Infiltrativo - después de varias horas, la condición general empeora, aparece la fiebre, la zona afectada se inflama y se vuelve hiperémica.

Purulento - caracterizado por la adición de absceso purulento-infeccioso, existe la posibilidad de fístula o secreción correspondiente a través del pezón.

Los síntomas de la mastitis en los recién nacidos son los siguientes:

  • temperatura 38-39 ° C
  • Enrojecimiento externo e hinchazón de la zona afectada, sensibilidad al sentir,
  • mal humor
  • comportamiento inquieto
  • negativa a comer

Metodos de diagnostico

El diagnóstico de mastitis en recién nacidos se realiza mediante varios métodos. Estos incluyen:

  • historia tomando
  • Examen primario con palpación y percusión del tórax,
  • Diagnóstico de laboratorio (pruebas de mastitis en recién nacidos: sangre en glóbulos blancos y rastros de infección),
  • Siembra de contenido purulento para determinar con precisión el patógeno.

¿Qué médico trata la mastitis en los recién nacidos?

El pediatra trata la mastitis en los recién nacidos, también prescribe las medidas de diagnóstico necesarias y decide sobre la elección de los métodos para tratar la enfermedad.

En algunos casos, también puede requerir la participación del cirujano para la apertura de la lesión de exudado. Pero antes de tratar la mastitis de esta manera, necesita obtener el consentimiento de uno de los padres.

Tratamiento de la mastitis en recién nacidos.

La dirección principal del tratamiento de la enfermedad - la estabilización del bebé. En primer lugar, es necesario eliminar la fiebre y comenzar la terapia con antibióticos.

Para lograr un resultado positivo sostenible, la terapia debe ser integral, utilizando los medios locales.

El tratamiento de la mastitis en recién nacidos comienza en la etapa infiltrativa y se lleva a cabo utilizando los siguientes métodos:

  • Uso de antibióticos en dosis moderadas.
  • Terapia UV y UHF,
  • Aplicación de compresas de refrigeración (durante 15 minutos).

Cómo tratar la mastitis en recién nacidos en la tercera etapa, determina el médico tratante. Por lo general, en tales casos, la dosis de fármacos antibacterianos aumenta y se toma una decisión sobre la escisión quirúrgica para la excreción de exudado y la aplicación de apósitos hipertónicos.

  • la zona afectada no se puede calentar,
  • Debe evitarse la presión sobre esta zona.

Posibles complicaciones

Complicaciones de la mastitis en recién nacidos: un fenómeno raro. Su ocurrencia es posible con la negligencia y la falta de atención de los padres. Los problemas de esta naturaleza se eliminan con éxito en el hospital, pero en casos avanzados existe un riesgo de flemón, que representa una grave amenaza para la vida del bebé. En la mayoría de los casos, el pronóstico es favorable, hasta la recuperación completa.

Crisis hormonal

La condición del cuerpo en la que el nivel de hormonas comienza a cambiar sus valores en comparación con el período de la vida intrauterina se denomina crisis sexual. Esta crisis hormonal tiene requisitos previos naturales y está asociada exclusivamente con los procesos de adaptación dentro del cuerpo del niño. Durante el embarazo, una gran cantidad de hormonas de la madre ingresan a la sangre del bebé, esta es la razón por la cual la crisis sexual ocurre en el bebé.

Cómo reconocer la crisis sexual en los recién nacidos:

  • los pechos se hinchan,
  • hinchazón de los genitales
  • erupción blanquecina aparece en la cara,
  • las niñas tienen flujo vaginal con sangre (recomendamos leer: ¿cómo tratar el flujo verde de una niña a los 3 años de edad?).

3-5 semanas después del nacimiento, las hormonas vuelven a la normalidad, todos los síntomas existentes desaparecen. Varios neonatólogos creen que la ausencia de signos de una crisis hormonal es una desviación de la norma y, por el contrario, la considera una patología. Esta característica fue revelada: en los niños con crisis sexuales, el amarillo es extremadamente raro.

Signos de mastopatía fisiológica.

En las niñas, la mastopatía fisiológica se produce con el doble de frecuencia que en los niños, pero en aquellos y en otros se producen casos de manifestación de alteraciones hormonales. Enumeramos los signos de ingurgitación de las glándulas mamarias en los bebés:

  • Aumento de senos, hinchamiento por 2-3 cm,
  • un aumento en las glándulas mamarias en un niño se manifestó en la primera semana de vida,
Con la mastopatía, las glándulas mamarias del niño aumentan y se vuelven más ásperas.
  • el color de la piel sobre el pecho tiene un tono normal,
  • no hay dolor cuando se presiona,
  • Emergencia del seno de una cierta cantidad de líquido, que puede ser de color blanco o grisáceo, similar al calostro.

La ingurgitación mamaria en los recién nacidos puede ser unilateral o bilateral. Ambas opciones serán consideradas normales.

Cuidados y reglas de error.

Para ayudar al niño con mastopatía, se requieren ciertas acciones. La implementación adecuada proporcionará la prevención del desarrollo de complicaciones, así como también mejorará el estado general del niño.

Debes hacer lo siguiente:

  • Las telas son de uso natural, suave y cómodo.
  • ropa de cama y ropa de cama,
  • Lavarse bien las manos antes de entrar en contacto con el bebé.
  • con una fuerte y pronunciada hinchazón de las glándulas mamarias, se recomienda vestir el seno con un vendaje seco y seco, esto evitará el roce excesivo de la piel contra la ropa.

Aquí están las acciones que están prohibidas:

  • hacer compresas de alcohol (incluso cuando se diluye alcohol con agua), y aplicar ungüento Vishnevsky,
  • hacer compresas frías o calientes en el pecho (no se pueden producir efectos de temperatura),
  • Decantar la descarga del tórax (existe un mayor riesgo de infección).

Cuando el pecho de un niño se ha inflamado, este problema se debe discutir con un pediatra o un neonatólogo. Escuchando los consejos del médico para aplicar ungüentos, lociones o usar medicina tradicional, tiene sentido obtener consejos de otro especialista que tenga más experiencia en esta área.

¿Cómo aparece?

El proceso inflamatorio en las glándulas mamarias generalmente es desencadenado por patógenos como los estafilococos y los estreptococos. En casos raros, la causa de la mastitis es un hongo (candidiasis). Los siguientes requisitos previos provocan la aparición de mastitis:

  • higiene inadecuada del bebé (aquí puede leer sobre el tratamiento de la erupción del pañal en los recién nacidos),
  • realizar compresas tibias o usar ungüentos para eliminar la congestión de las glándulas,
  • Lesiones en el pecho.

Signos de mastitis

Puede comprender que un recién nacido tiene mastitis por la presencia de los siguientes síntomas:

  • con mastitis unilateral más común, hay un aumento y compactación de un solo seno,
  • Incremento de la temperatura corporal a 38-39 C,
  • hinchazón de los senos, la aparición de una pelota,
  • dolor en el pecho cuando se presiona, aparece hinchazón, engrosamiento y enrojecimiento (se recomienda leer: ¿qué hacer si el pecho duele durante la lactancia?),
  • falta de apetito
  • regurgitación, diarrea, vómitos,
  • fallas en el sueño
  • Capricho, letargo, letargo.
La fiebre fuerte es uno de los signos de mastitis (se recomienda leer: ¿cuáles son los signos de mastitis al amamantar?)

Con un curso severo de la enfermedad, la aparición de formaciones purulentas es posible, el movimiento de líquido debajo de la piel en el área inflamada a menudo se fija. El bienestar general del bebé se está deteriorando. Los tumores purulentos con mayor frecuencia se presentan solo en una de las glándulas mamarias.

El funcionamiento de la mastitis en la primera mitad de la población en la infancia puede causar un desarrollo desproporcionado de los senos en el futuro, y también hay casos frecuentes de bloqueo de los conductos lácteos, lo que afecta aún más la capacidad de la lactancia materna.

Opinión del Dr. Komarovsky

Escuchemos lo que dice el Dr. Komarovsky sobre la mastitis infantil. En las primeras dos semanas después del nacimiento, las glándulas se hinchan con bastante frecuencia. La razón de esto son las hormonas de la madre. El bebé los recibe poco antes de nacer, además de chupar la leche materna. Se puede hablar de mastitis solo si el niño tiene fiebre y se registra la presencia de descargas purulentas. Luego los médicos ponen mastitis purulenta en los recién nacidos.

A menudo, para un tratamiento exitoso, los médicos recurren a la cirugía. El médico dice que tan pronto como el fondo hormonal vuelve a la normalidad, y esto ocurre en un plazo máximo de dos semanas, todos los síntomas de la acumulación de glándulas pasan sin dejar rastro. Komarovsky recuerda a todos los padres que las glándulas inflamadas no deben vendarse bien, y en ningún caso deben mancharse con ellas.

Haciendo un diagnostico

La presencia de síntomas pronunciados permite al médico hacer un diagnóstico preciso. Se puede entender qué patógeno causó la inflamación si se sembró la secreción del pecho. Por lo general, en el caso de la mastitis, el niño es remitido para consulta con el cirujano.

Para mayor certeza, a menudo se prescribe la ecografía mamaria. La ecografía puede diagnosticar la presencia de quistes, tumores y anomalías congénitas.

La ecografía para niños se prescribe si:

  • los pechos del bebé están hinchados,
  • hay una hinchazón del seno fuera del pezón,
  • Hay inflamación infecciosa, dolor, pecho inflamado y firme,
  • la temperatura del cuerpo aumenta
  • Las glándulas mamarias de niña se desarrollan prematuramente
  • El pecho infantil se ensancha e inflama.

La mastopatía fisiológica es segura para el bebé, pero con un cuidado y tratamiento inadecuados puede ser una fuente para el inicio de la inflamación causada por varios agentes infecciosos. Es importante que los padres no se olviden del importante principio de "no hacer daño". Es especialmente relevante para niños de hasta un año.

Por sí misma, no es necesario tratar una crisis sexual en niños menores de un año. El procedimiento general para adultos es repetir los procedimientos diarios habituales. Lo más importante es la higiene: cambio oportuno de ropa, planchar todo antes de usarlo. Los procedimientos de baño se realizan preferiblemente en agua hervida. Para la esterilidad es posible añadir un poco de permanganato de potasio.

Todo tipo de compresas y lociones están estrictamente prohibidas, ya que pueden dañar la piel, es decir, causar una infección. Nunca se deje llevar por el deseo de exprimir la secreción de las glándulas mamarias inflamadas, especialmente si hay áreas purulentas.

Al darse cuenta de que, además de la inflamación de los senos, la enfermedad se combina con un aumento de la temperatura, los padres deben consultar de inmediato a un médico (para obtener más información, consulte el artículo: ¿Cuál es la temperatura normal de un bebé?). Todos los tratamientos deben realizarse en el hospital. La forma inicial de la enfermedad implica el uso de antibióticos y medicamentos dirigidos a aliviar la inflamación. El tratamiento también incluye la aplicación de ungüentos y soluciones terapéuticas. Todos los procedimientos se llevan a cabo estrictamente bajo la supervisión de los médicos.

Una medida preventiva importante es bañar a un recién nacido en agua hervida.

Cuando la enfermedad ya ha pasado a la etapa de exacerbación y hay signos de un absceso, se requiere una cirugía de línea. Los médicos realizan la apertura de la zona purulenta y la lixiviación de pus. El curso severo de la enfermedad, que ha pasado a flemón o sepsis, requiere el traslado del niño a la unidad de cuidados intensivos, que se asocia con un fuerte deterioro de su bienestar.

La mastitis para la edad adulta posterior no es tan peligrosa para los niños como para las niñas. En las niñas que han tenido mastitis en la infancia, a menudo hay un bloqueo de los conductos lácteos, inflamación de los senos durante la pubertad y durante la lactancia (recomendamos leer: ¿cómo debemos cuidar a una niña recién nacida?). Todo esto puede llevar a la imposibilidad del proceso de lactancia en sí, y además, el riesgo de mastopatía y oncología aumenta dramáticamente.

Medidas preventivas

La prevención de la infección se realiza de forma muy sencilla:

  • bañando al bebé en agua hervida
  • Cambio regular de ropa de cama y ropa.
  • evitar el contacto de un niño con personas con infecciones respiratorias agudas o con lesiones en la piel,
  • higiene personal,
  • Protección del niño contra diversas lesiones, lo cual es especialmente importante durante una crisis sexual.
La higiene personal de los padres es obligatoria cuando hay un niño pequeño en la casa.

Los padres deben ser conscientes de:

  1. En presencia de una crisis sexual, el recién nacido debe estar protegido contra daños, especialmente para prestar atención al área del pecho. No vale la pena envolverlo en este momento (le recomendamos leer: ¿cómo envolver a su bebé de manera adecuada en invierno y verano?).
  2. No trate lo que debería desaparecer por sí solo. La acción inadecuada no solo puede ralentizar el proceso de curación, sino también empeorar el bienestar general.

Cuando un niño o una niña tiene sobrepeso, la madre puede pensar que los senos están agrandados, pero esto no está relacionado con la inflamación de las glándulas mamarias, sino con la acumulación excesiva de grasa en la parte superior del cuerpo. Los niños de más edad tienden a aumentar las glándulas mamarias. Esto puede ser una consecuencia de la pubertad, que puede ser prematura y normal.

Debe recordarse que la higiene inadecuada del bebé con la mastopatía fisiológica existente puede conducir al desarrollo de la mastitis. Abandona el autotratamiento y confía este asunto a profesionales. La observancia de las normas higiénicas, la actitud atenta hacia el bebé y la ausencia de temor hacia los médicos son todos compañeros fieles para una rápida recuperación.

Causas de

La mastitis ocurre con bastante frecuencia y se considera una enfermedad de las madres lactantes, lo cual no es del todo cierto. Esta enfermedad está asociada con procesos inflamatorios en la glándula mamaria, que todas las personas tienen.

En consecuencia, la mastitis puede ocurrir tanto en niñas como en niños. Su aparición puede deberse a diferentes motivos:

  1. Infección por heridas o de otra fuente a través de la sangre.
  2. Con el estancamiento de la leche durante la lactancia: para las bacterias, la leche es un hábitat ideal. Se encuentra solo en madres lactantes.
  3. Con fluctuaciones hormonales: la mastitis a menudo ocurre durante la adolescencia o durante la menopausia.

En los bebés, es común distinguir 2 formas de mastitis:

    Fisiológico: esta opción se encuentra en más del 90% de los casos y con frecuencia se transmite por sí sola. Se asocia con la transferencia de la leche materna de una cierta cantidad de sus hormonas sexuales al cuerpo del bebé. Esto conduce a fluctuaciones en el fondo hormonal con el que el cuerpo está tratando de hacer frente.


Dependiendo de la forma de la enfermedad, los síntomas también difieren. El síntoma principal de la mastitis fisiológica es un aumento desigual en un seno.

Además, en algunos casos, se puede liberar líquido blanquecino al presionar, y aparecen pequeñas erupciones en la cara. La enfermedad generalmente ocurre durante 3-4 días y puede durar hasta un mes.

La mastitis purulenta suele ir acompañada de:

  • dolor cuando se toca o presiona
  • enrojecimiento de la piel
  • temperatura alta
  • apetito reducido
  • Condición caprichosa causada por sensaciones dolorosas.
  • Las niñas pueden tener secreción de los genitales.

La mastitis purulenta se está desarrollando rápidamente y pasa a la siguiente etapa, más peligrosa en unos pocos días. Si el tratamiento es inoportuno o incorrecto, los desechos tóxicos de los microbios comenzarán a acumularse dentro del seno. Esto conducirá a la intoxicación de todo el organismo y la necesidad de extirpar quirúrgicamente pus y tejidos no viables del tórax.

El tratamiento también depende de la forma de la mastitis: fisiológica no requiere nada especial, a menudo basta con esperar. Purulento, debe comenzar el tratamiento lo antes posible, y lo primero que debe hacer es consultar a un médico y ponerse de acuerdo sobre el curso completo del tratamiento.

En caso de mastitis fisiológica, es necesario seguir las reglas de higiene: bañar al niño regularmente, cambiarse de ropa, evitar el contacto con cosas sucias. También se recomienda colocar un paño limpio y seco en el pecho para evitar las bacterias.

También puede interesarle un artículo sobre el uso de ungüentos para la mastitis.

Lea el artículo sobre la mastitis de la lactancia aquí.

También puede encontrar un artículo sobre compresas para la mastitis.

La servilleta debe cambiarse cada 2-3 horas. Prohibido

  1. Intente exprimir el pus por su cuenta, masajee y presione el pecho: los bebés tienen la piel demasiado sensible que puede lesionarse.
  2. Aplique recetas populares sin el consentimiento de un médico: pueden causar una reacción alérgica.
  3. Para calentar el pecho: extremadamente rara vez el calentamiento conduce a un debilitamiento de la enfermedad, ocurre más a menudo lo contrario, incluso en adultos. En los niños, la infección puede crecer rápidamente, dando lugar a complicaciones graves.

Para la forma purulenta, cualquier tratamiento debe llevarse a cabo con el consentimiento y la aprobación del médico. Ningún remedio popular o consejo de familiares y familias no debe reemplazarlo.

  1. En la primera etapa, el tratamiento puede consistir en compresas especiales que ayudan a eliminar la inflamación.
  2. Si la enfermedad ha pasado a la siguiente etapa, el bebé tendrá que operarse para extraer completamente todos los tejidos no viables.

Después de la cirugía, el médico generalmente prescribe vitaminas y un tratamiento de antibióticos para ayudar al cuerpo a deshacerse de la infección. El procedimiento se realiza bajo anestesia general y no es peligroso.

Si el tratamiento está ausente o sale mal, la mastitis se derrama fácilmente en el envenenamiento de la sangre y la inflamación del tejido adiposo. Estas enfermedades a menudo terminan en la muerte.

La mastitis en bebés es bastante común y en la mayoría de los casos no es una enfermedad grave. Un tratamiento rápido ayudará a deshacerse de la enfermedad rápidamente y sin pérdida.

Qué hacer si el recién nacido tiene mastitis, consulte el consejo de los médicos:

Loading...