El embarazo

Cómo destetar a un niño para que se muerda las uñas: 15 métodos efectivos

Pin
Send
Share
Send
Send


Cuando los padres ven que el bebé tiene un hábito feo de tener las manos en la boca, comienzan a buscar medios eficaces para destetar las uñas del niño. El primer impulso es detener estrictamente esta indignación en palabras y hechos. Sin embargo, la solución de un problema delicado no tolera el alboroto: es necesario resolver las causas y encontrar la mejor solución para que la influencia pedagógica inepta no agrave la situación.

¿Por qué el hábito "nervioso"?

Hay muchas razones por las que los niños pueden morderse las uñas, por curiosidad o aburrimiento, para aliviar el estrés o por inercia. Uno de los malos hábitos "nerviosos" más comunes, cuya lista incluye chuparse el dedo, meterse la nariz, barajar el pelo y crujir los dientes. Todos ellos, más a menudo, crecen con el bebé.

Las caléndulas con rastros de dientes son a menudo una forma de sobrevivir y suavizar la experiencia intensa, pero afortunadamente, que pasa con los niños. Todos los niños están preocupados por algo, ya sea aprender cosas nuevas en el jardín de infantes o sentirse inseguro en un día festivo o en un patio de recreo: estos son los motivos más populares, pero hay muchos de ellos.

Si un niño roe sus uñas, principalmente en tales situaciones, entonces esta es su manera de revivir el estrés y de calmarse. En este caso, no se preocupe, lo más probable es que el bebé solo un día dejará de hacerlo por sí mismo. Sin embargo, si el proceso continúa por mucho tiempo, o es un hábito que los padres no pueden tolerar, hay formas simples de deshacerse de él. La elección de la estrategia depende de la edad del niño y su disposición para trabajar junto con un adulto.

Identificar la causa de la preocupación oculta.

Si el niño tiene entre 3 y 4 años de edad, es necesario, sin centrarse en el hábito, observar al niño. Puede ser posible averiguar en qué momentos se mete las manos en la boca, por ejemplo, cuando está viendo una caricatura emocionante. Luego puede actuar puntualmente: tome sus manos pequeñas con sus autos favoritos, un osito de peluche, una galleta.

Si no se identifica una situación desencadenante específica, entonces vale la pena analizar la vida en la familia, tal vez haya una causa global de preocupación oculta: mudanzas, reparaciones, divorcios de los padres. Incluso si el niño es demasiado pequeño para comprender completamente la situación, siente el nerviosismo de los adultos. Los padres deben discutir con el hijo o la hija los cambios que se producen en la familia, en un idioma que entienden, para tranquilizar a los pequeños.

No culpes y castigas

El hombrecito roe sus uñas inconscientemente, esto es típico de todos los hábitos nerviosos. Si ni siquiera se da cuenta de lo que está haciendo, la reprimenda, las prohibiciones y los castigos serán inútiles. Tal reacción de los padres, más bien, tendrá el efecto opuesto: el niño puede comenzar a hacerlo a propósito, para mostrar el carácter o definir los límites de lo permitido. El bebé incluso puede esconderse con los dedos en la boca para que la mamá no vea.

Los niños de tres años de edad tienden a recibir una respuesta emocional de sus padres; mientras más brillantes, mejores y más fuertes sean los gritos sin explicación, no se corregirá exactamente la situación. Incluso puede esperar el momento en que un niño amado ponga a su madre en los mismos hábitos. Después de todo, los adultos a menudo se encuentran con el mismo comportamiento: la mayoría de los padres, cuando lo piensan, se avergüenzan de darse cuenta de que muestran un comportamiento similar en algunas situaciones.

Minimiza el daño por hábito, elimina los factores provocadores.

En el caso de los bebés, siempre que el niño no haga mucho daño y no se vea demasiado agitado, lo mejor que pueden hacer los padres es seguir esta estrategia:

  • Corta brevemente y con cuidado las uñas del niño, para reducir el deseo de mordisquear los bordes ásperos con rebabas.
  • Verifique que las manos del bebé estén lavadas, para que las bacterias no entren a la boca.
  • En la medida de lo posible, puede desviar la atención del bebé hacia otra cosa, por ejemplo, tomar suavemente las manos.

Si es difícil ordenar o detener sus manos, el estrés aumentará, habrá un énfasis en lo negativo, y el hábito solo puede aumentar.

Cualquier impacto directo antes de que el niño no esté preparado psicológicamente para detenerse, por ejemplo, manchando las uñas con soluciones amargas, se percibirá como un castigo, sin importar lo que piensen los padres al respecto. A esta edad, cuanto menos se preocupen los padres por el hábito, más probable es que no se arregle, y el niño se detenga. Es suficiente prestar más atención a cómo mamá y papá se preocupan por sus uñas, por qué lo hacen y por cuán grande es cuando las uñas se ven hermosas.

Tiempo y comienzo de manera competente una conversación que las uñas no pertenecen en la boca.

Si se observa un mal hábito en un niño mayor de 5 a 6 años de edad o en un escolar, los métodos de lucha ocultos y blandos ya no son la mejor solución. Los padres no deben esperar hasta que los otros niños comiencen a reírse de su hijo o hija a causa de las uñas feas, o un adulto externo pone al niño en este comportamiento.

Es mejor si mamá o papá comienzan una conversación difícil con sus hijos por primera vez. La misma estrategia tendrá que ser elegida si el niño va al jardín de infancia, porque en un grupo, los padres no pueden controlar la limpieza de las manos del bebé, y un mal hábito ya es un verdadero peligro para la salud. Muchos niños en tres años están listos para una conversación seria.

En una conversación con un niño debe abstenerse de enseñar, es mejor adherirse a este algoritmo:

  • Prestar atención a un mal hábito, decir que muchas personas, incluso los adultos, hacen esas cosas y ni siquiera lo notan: se quitan la nariz y los dientes, se muerden las uñas, así que háganlo feo e insalubre, porque debajo de las uñas y en los brazos durante el día se acumulan bacterias "maliciosas". Si entran en la boca, la persona puede enfermarse.
  • Luego debe ayudar al niño a darse cuenta de en qué situaciones se muerde las uñas. Puede acordar un código o una palabra que los padres usarán primero para recordarle al niño que se detenga. Un recordatorio físico (palmadas en el hombro o tomarse de las manos) puede parecer una medida punitiva para muchos niños. Otra opción es reemplazar la acción indeseable con otra cosa, tal vez divertida, por ejemplo, saluda a tu dedo meñique, frótalo, golpéalo con los puños.

Juntos elegimos una estrategia para luchar por unas uñas hermosas.

Hay muchas más maneras en que puede tratar de hacer frente a un hábito feo; lo principal es que debe elegirlos en colaboración con el niño, teniendo en cuenta su edad y carácter:

  • pegatinas de colores
  • parche
  • Caras graciosas pintadas en las uñas.
  • sistema de bonificación para las uñas hermosas,
  • manicura infantil,
  • líquido amargo especial
  • reemplazando con otra acción
  • un plato de frutas secas o galletas (sustituyendo el hábito de morderse las uñas con bocadillos, debe proceder con precaución).

Diferentes niños prefieren diferentes técnicas. Cuanto más se sienta el niño como un compañero, más exitoso será el proceso.

¿Por qué un niño se acostumbra a morderse las uñas?

Los médicos y psicólogos pediátricos consideran que la causa principal de este fenómeno es el estrés y la sobrecarga nerviosa. Son más característicos de los niños en edad escolar, pero pueden ocurrir en bebés de 3 a 6 años, aunque esto ocurre muy raramente.

En medicina, hay dos formas de patología:

  1. onicofagia - el hábito de mordisquear inconscientemente la placa ungueal, brindando placer temporal,
  2. Dermatofagia: una afección en la que un niño no solo se muerde la uña, sino también la piel / cutícula que la rodea.

Los pediatras distinguen dos grupos de causas que conducen al desarrollo de la onicología: fisiológica y emocional (psicológica).

Razones psicologicas

  • Demasiado pronto (o, por el contrario, más tarde) el destete del chupete o el pecho.

Chupar es la necesidad más importante de un bebé, gracias a lo cual satisface el reflejo innato y se calma. Si el coño no está listo para el destete, el resultado puede ser el hábito de roer las uñas (especialmente en caso de crisis nerviosas).

  • Aumento de la actividad del sistema nervioso.

Esta condición se manifiesta por la excitabilidad con cualquier trastorno emocional (tanto positivo como negativo).

Tales niños a menudo son hiperactivos, lo que perjudica su desarrollo psicológico. Mordiendo las uñas ayuda a aliviar el estrés en esta situación.

  • Situación desfavorable en la familia.

El hábito de morderse las uñas a menudo afecta a los niños criados por una abuela o que viven con uno de los padres. La onicofagia en este caso es un medio de calma y una manifestación de protesta interna contra una situación estresante. También reaccionan los niños en cuyas familias hay constantes escándalos y peleas. Los padres deben recordar que en ningún caso puede arreglar las cosas con los niños, y mucho menos levantar la voz y hablar en un tono hostil.

El momento en que se debe enviar a un niño al jardín de infantes puede traer muchos problemas a los padres, ya que el bebé aún no sabe cómo comunicarse dentro de un gran equipo. El siguiente período de adaptación, que aumenta la probabilidad de oniofagia, es inscribirse en la escuela (6-7 años). En estos momentos críticos, los padres deben ser tan atentos y atentos como sea posible con los niños.

Si los niños mayores en la familia o los compañeros en el jardín de infancia se muerden las uñas, el niño puede repetir inconscientemente estos movimientos, ya que el instinto colectivo está más desarrollado entre las edades de 3 a 5-6 años.

  • Ver dibujos animados y juegos de computadora.

El tiempo máximo permitido para ver dibujos animados y programas de televisión es de 1.5 a 2 horas por día. Algunos padres permiten que sus hijos vean televisión durante casi todo un día solo para mantenerlos ocupados.

Dicho enfoque puede resultar en patologías neurológicas graves, ya que el sistema nervioso de los niños es susceptible a los efectos de factores adversos (luz fuerte, imágenes brillantes, etc.).

Otras razones de naturaleza psicológica que pueden llevar al deseo de morderse las uñas, son las siguientes:

  • falta de sueño
  • Aburrimiento y falta de entretenimiento interesante,
  • reemplazo de hábitos
  • carga mental aumentada
  • El deseo de hacer todo mejor que nadie.

Causas fisiologicas

A veces, la tendencia a la onicofagia se desarrolla bajo la influencia de factores fisiológicos. Si, en la mayoría de los casos, los problemas de naturaleza emocional solo pueden identificarse con la ayuda de un psicólogo infantil, las causas fisiológicas de los padres pueden eliminarse por sí mismas. Estos incluyen:

  • Cuidado insuficiente de la piel alrededor de las uñas y cutícula,
  • satisfacción física (actividad de los centros de placer del cerebro),
  • Falta de vitaminas.

Si el bebé a menudo roe sus uñas, debe prestar atención a la dieta de los niños. Si una miga consume pocas frutas y verduras, puede sufrir una deficiencia de minerales y vitaminas. Para resolver el problema ayudará a una dieta variada y la ingesta de complejos vitamínicos (después de consultar a un médico).

Causas patologicas

No siempre las causas de la adicción son tan inofensivas. En algunos casos, puede necesitarse atención médica e incluso tratamiento.

En el 7-8% de los casos, los niños roen las puntas de las uñas y la cutícula debido a las siguientes enfermedades:

  • infestación de gusanos,
  • Patologías en el trabajo del corazón (taquicardia, malformaciones congénitas, arritmias, etc.).
  • Neurosis y otros trastornos de carácter neurológico.

En cualquier caso, un pediatra o un especialista de perfil angosto (si está indicado) debe examinar a un niño que padezca oniofagia, ya que las consecuencias de un mal hábito pueden ser deplorables.

Desde el video, puede averiguar lo que dice el médico sobre el hábito y le da recomendaciones para destetar al niño para que se muerda las uñas.

¿Qué es la onicofagia peligrosa?

Si la tendencia a morderse y frotarse las uñas no se erradica en la infancia, el hábito pasará a la edad adulta, lo que le dará a la persona muchos inconvenientes. Un adulto, mordiéndose las uñas, no parece atractivo desde el punto de vista estético, tiene dificultades en la comunicación y en la vida personal.

Además del aspecto moral, hay otras razones por las que es necesario combatir este fenómeno lo antes posible.

Si el niño roe sus uñas constantemente, la probabilidad de las siguientes complicaciones aumenta:

  • enfermedades infecciosas (especialmente infecciones intestinales y parasitarias),
  • Deformación de uñas y cutícula.
  • mayor movilidad de los dientes,
  • infecciones dentales (por ejemplo, estomatitis),
  • daño en las encías,
  • Heridas y hematomas debajo de la placa ungueal.

Para evitar esto, es necesario tomar medidas para dejar un mal hábito a una edad temprana, hasta que el niño desarrolle un fuerte reflejo asociativo asociado con obtener el placer de poner las uñas en la boca.

Consejos para destetar al niño por el hábito de morderse las uñas en la mano.

Para que el destete en las medidas de la miofofia tenga éxito, es importante averiguar la causa de este fenómeno. Para empezar, basta con mirar a un niño.

Si la migaja comienza a roer las uñas después de una pelea con sus compañeros o al momento de memorizar un poema para una sesión matinal en un jardín de infantes, la causa de la onicofagia son las neurosis y las experiencias emocionales.

En esta situación, los padres no pueden hacer frente sin la ayuda de un psicólogo infantil con experiencia. A veces es posible que necesite consultar a un neurólogo y un neurólogo.

¿Qué más se puede hacer para destetar al bebé mordisqueando las uñas y las cutículas?

  • Si el niño ya tiene 3 años, una conversación confidencial puede ser un método efectivo.

Hágalo mejor en un ambiente relajado, amortiguando el sonido del televisor y la luz brillante. Es importante que el niño estuviera de buen humor y no experimentara malestar físico, es decir, no deseara dormir ni comer. En la conversación, debes averiguar con cuidado qué le molesta o qué le teme. Al descubrir los miedos y las emociones ocultas de las migajas, debe tomar medidas para eliminarlos. En esta etapa, es posible que necesite la ayuda de un psicólogo.

  • A cualquier edad es necesario limitar el tiempo de ver dibujos animados o programas de televisión.

Lo mismo se aplica a sentarse en una computadora. La radiación de la televisión y la computadora afecta negativamente a la psique del niño, causando un sentimiento de soledad y experiencias morales.

  • Cuidado, caricia y atención: los mejores médicos para niños de cualquier edad, especialmente para niños menores de 4 a 5 años.

Los padres deben dedicar más tiempo al niño: caminar con él, leer cuentos de hadas, jugar, tomar las manos. El contacto táctil y emocional afecta positivamente al sistema nervioso, causando alegría y placer. Este enfoque ayudará gradualmente a erradicar la necesidad de morderse las uñas para obtener placer físico.

  • Una gran manera de llevar a un niño - dibujar.

Puede ser utilizado a partir de los 10 meses de edad. Pinturas para los dedos están disponibles para los niños más pequeños. Desarrollan habilidades motoras, imaginación, calma y afectan positivamente el estado psicológico del niño.

  • Una de las técnicas psicológicas más efectivas es tratar de "engañar" al cerebro.

El hábito de morderse las uñas es muy fuerte, por lo que deshacerse de él es bastante difícil a cualquier edad. Mamá debería cuidar al bebé. Tan pronto como el bebé comienza a ponerse nervioso y se mete los dedos en la boca, es necesario interceptar su mano con la mayor naturalidad posible y poner una piedra en ella, ofreciéndole acariciarla o apretarla. Si lo haces todo el tiempo, el niño pronto se olvidará del hábito.

  • La gimnasia con los dedos es otra forma popular de combatir la oniofagia.

Para lograr un resultado positivo, debe hacerlo varias veces al día, prestando atención a los momentos en que el niño está nervioso o preocupado.

  • Si ningún método ayuda, puede usar ungüentos y barnices especiales que se venden en las farmacias.

Tienen un sabor amargo, ya que han intentado que el niño se meta cada vez menos los dedos en la boca.

  • Los niños mayores de 4-5 años (niñas) pueden hacer una hermosa manicura.

Al mismo tiempo, la madre debe explicarle a su hija las reglas de cuidado de sus manos y uñas y, sin duda, demostrará su admiración por la nueva forma. A casi todas las chicas les gusta cuando sus uñas están barnizadas, por lo que sienten lástima por estropear la apariencia y se muerden cada vez menos las uñas.

  • Algunos psicólogos aconsejan desarrollar un reflejo de parada infantil.

Para ello, se coloca una pulsera con una banda elástica en la mano del bebé. En el momento en que el niño, una vez más, se pone un dedo en la boca, los padres necesitan retrasar la encía y soltarla repentinamente. Después de varios intentos, la onicofagia en el niño se asociará con molestias físicas y dejará de mordisquear las placas de las uñas.

¿Qué no se puede hacer?

Hay una serie de acciones que los psicólogos y pediatras no recomiendan a los padres en el momento del destete de la onicofagia, ya que pueden dar lugar a un resultado inesperado totalmente opuesto.

Los padres en ningún caso serán:

  • gritarle al niño
  • llámalo y humíllalo
  • Tomar métodos físicos (palmada en el papa).
  • hablar con el niño en tono ordenado,
  • amenazar con privar de algo importante para el uso del bebé (por ejemplo, un juguete favorito),
  • prohibir (las prohibiciones de casi todos los niños provocan una reacción violenta).

Para desacostumbrar al niño a roer las uñas, los padres tendrán que ser pacientes, ya que este proceso es difícil y prolongado. A veces el bebé tarda varios meses en abandonar el mal hábito.

В этот момент маме важно всегда быть рядом с ребёнком, чтобы он чувствовал её любовь и ласку, — тогда отучение пройдёт быстро и безболезненно для самого ребёнка и окружающих его родных людей.

Заболевание или дурная привычка?

Психиатры не зря ввели в медицинскую практику особое определение – онихофагию. Este término implica un trastorno mental (!), Que se expresa en un deseo incontrolable de morder la placa ungueal.

Este desorden se forma gradualmente, moviéndose de un hábito aparentemente inocuo.

Entonces la incidencia solo aumenta, ya que en la adolescencia casi la mitad de los niños se muerden los dedos. Quizás esto se deba a la creciente carga psicológica.

Es decir, un mal hábito no se puede dejar solo con un niño, con la esperanza de que lo supere. Por el contrario, existe el riesgo de que el problema simplemente se convierta en un trastorno mental que no se puede superar sin la ayuda de los médicos.

Por lo tanto, es necesario encontrar el factor provocador y, si es posible, deshacerse de él.

¿Por qué un niño roe las uñas?

A veces es extremadamente difícil entender exactamente dónde se originó un problema tan desagradable. Los expertos hablan de posibles factores fisiológicos y psicológicos que "incluyen" oniophagyu.

1. Factores fisiológicos:

  • Condición de la cutícula. En algunos niños pequeños, la piel alrededor de las uñas está constantemente "hinchada". Sin esperar la ayuda de los padres, intentan eliminar el irritante por sí mismos. Este comportamiento es similar al reflejo de autocuidado de un animal (por ejemplo, los gatos se lavan con la lengua).
  • Satisfacción física. El niño está tratando de lograr placer con todos los métodos disponibles e inaccesibles. Si le prohíbe, por ejemplo, que coma dulces o una torta, él puede cambiar a sus dedos.
  • Deficiencia de vitaminas y minerales. El sistema nervioso puede funcionar normalmente solo con una buena nutrición, rica en vitaminas y minerales. Las vitaminas E, B y los productos que contienen magnesio son especialmente importantes para un niño, ya que de lo contrario se desarrolla una gran ansiedad, nerviosismo y fatiga.
  • Las invasiones de gusanos. Los médicos de cabecera creen que una de las posibles causas de las uñas que se roen puede ser los parásitos que se han instalado en el cuerpo de los niños. Otros signos indican la presencia de gusanos: aumento de la salivación, picazón en el área rectal, un cambio dramático en el comportamiento, una tos sin causa.

2. Factores psicogénicos:

  • Dificultades con la adaptación. Para muchos niños, un mal hábito ocurre simultáneamente con el comienzo de la socialización. Entonces, a la edad de tres años, el niño comienza a asistir al jardín de infantes, pero si es un niño "de efecto invernadero", entonces incluso la separación a corto plazo se convierte en estrés. A la edad de siete años, comienza la próxima adaptación: va a la escuela, lo que afecta su estado emocional.
  • Clima familiar. Escándalos constantes en la familia, disputas entre los padres, dejando a uno de ellos de la casa, cambiando el proceso de criar a las abuelas, todo esto también es un factor estresante que lleva a morder las uñas.
  • Autoagresión. Con tal comportamiento, la agresividad debida a diversas circunstancias se dirige a sí misma. El niño, temiendo enojarse con los demás, comienza a dañar su propia salud, por ejemplo, mordiéndose las uñas.
  • Modelo de comportamiento Los niños tienden a "infectarse" por las acciones de otros bebés o adultos. Si alguien en el jardín de infantes, en el aula o en la casa muerde los clavos y las rebabas, entonces el niño puede repetir inconscientemente tales movimientos.
  • Ansiedad causada genéticamente. Un niño puede morderse las uñas sin un estresante obvio, solo por un sistema nervioso y un temperamento excesivamente excitables, causados ​​por un factor hereditario. Es curioso que los eventos positivos y negativos tengan un efecto estimulante igualmente fuerte.
  • El resultado del destete temprano de la mama. La lactancia prolongada calma significativamente al niño impresionable. Con un destete agudo o temprano del "Titi", los dedos se convierten en una especie de reemplazo del pezón o el chupete de la madre.
  • Perfeccionismo El deseo de ser el mejor de todos, que se rompe con la realidad, hace que el niño perciba cada fracaso como el "fin del mundo". Por lo general, estas situaciones ocurren en aquellos padres que imponen exigencias excesivas a sus hijos. El niño, incapaz de lidiar con el estrés, se muerde las uñas.
  • Reemplazo de los malos hábitos. Muchos niños se distraen de alguna manera en particular: tiran de los rizos, giran en su lugar, se chupan los dedos y roen las placas de las uñas. De esta manera, los niños se calmarán y, si intentas abandonar un hábito malo, empezará otro.
  • Aburrimiento Algunos niños roen sus dedos de esa manera, nada mejor que hacer.
  • Cargas altas. La congestión en la escuela, la asistencia simultánea de varios estudios, seminarios o cursos conducen a la fatiga, después de lo cual el niño combate la neurosis con roer las uñas.
  • Pasión por la televisión o la computadora. Las tomas de Melteshenie, el volumen alto y el brillo de la pantalla afectan negativamente a la psique del niño. Tratando de calmarse, el niño se chupa los dedos o se muerde las uñas.

Así, el principal factor provocador es el aumento de la ansiedad y la tendencia al estrés.

Consecuencias del hábito

Los médicos advierten que las palabras "puedo o no puedo dejar de atender" no deben comparecer ante los padres.

Tal hábito no es solo una molestia molesta, sino un trastorno psicológico bastante grave, que está cargado de ciertas consecuencias:

  • Placas y cutículas dañadas, que se convierten en un problema estético.
  • ralentizando el crecimiento normal de las uñas,
  • Infección de la piel cerca de las uñas.
  • Problemas con los dientes, encías debido a la presencia constante de dedos en la boca.
  • infestación de helmintos (las larvas de gusanos a menudo se acumulan debajo de las uñas),
  • Enfermedades infecciosas persistentes por baja inmunidad.
  • el ridículo de los compañeros
  • Reduce la autoestima.

No es fácil creer que una violación aparentemente menor esté cargada de los efectos negativos más graves en un futuro lejano. Los niños mayores pueden enfrentar problemas sociales y psicológicos, que también pueden afectar la edad adulta.

Recetas populares

No siempre se consideran humanas las formas tradicionales bien establecidas de deshacerse de un hábito tan malo. Muchas momias se niegan a aplicar tales técnicas, considerándolas demasiado duras ("No puedo burlarme de las migajas"). Sin embargo, todavía deben estar en la lista.

  1. Quizás el método más común y al mismo tiempo ambiguo es frotar los dedos de los niños con pimientos picantes, mostaza y amargura natural similar. Se cree que, después de haber probado un condimento picante tan desagradable una o varias veces, el niño ya no masticará las placas de las uñas.
  2. La generación mayor a menudo recomienda tratar las uñas con un verde brillante, ya que una apariencia tan desagradable puede repeler al bebé tanto que deja de morderse las uñas. Sin embargo, si los dedos están en la boca, sus propios labios verdes, vistos después en el espejo, pueden alejar al niño del mal hábito.

Tales métodos son ambiguos, sin embargo, a juzgar por las revisiones, todavía puede funcionar, especialmente si el cliente tiene entre dos y cuatro años. Para los niños mayores, tales métodos no funcionan exactamente.

Recomendaciones de psicologos

No siempre es posible descubrir la causa por su cuenta, por lo que los padres pueden recurrir a un psicólogo si, además, numerosos intentos de destete no dieron resultados positivos. Muchos consejos psicoterapéuticos son ampliamente conocidos, pero deben repetirse.

  1. No se puede culpar y gritarle al niño, porque, por el contrario, el interés expresado de manera tan agresiva en el problema de los niños agravará la situación. Algunos niños aún más nerviosos, otros por despecho roerán las caléndulas. Es mejor buscar una manera más positiva de ayudar a su hijo.
  2. Asegúrese de hablar con el niño para establecer el "mecanismo de activación". A veces, los métodos que revelan problemas subconscientes y ocultos ayudan a descubrir la causa. Por ejemplo, puede ofrecerle a su hijo que dibuje una lección escolar, amigos, hogares. La pintura negra, un claro negativo indica un área problemática de la vida.
  3. Intenta pasar más tiempo con un pequeño "roedor". Se requiere contacto con el cuerpo (caricias en la cabeza, abrazos, masaje con los dedos), palabras agradables, discusión de los problemas de presión. Es decir, las horas y los minutos pasados ​​con el niño deben estar llenos de emociones positivas.
  4. Necesitas cuidarte para demostrar un patrón positivo de comportamiento. Es absurdo esperar que el niño se niegue a morder las placas de las uñas o las rebabas, si alguien de parientes cercanos (especialmente importante para el bebé) se muerde las uñas y constantemente se mete los dedos en la boca. Enseña a una chica a cuidar las uñas!
  5. Si un niño de una manera tan indeseable ejerce agresión, muéstrale las formas socialmente aprobadas de su manifestación. Por ejemplo, visitar clubes deportivos, una variedad de competiciones, juegos de contacto contribuye a salpicar emociones negativas que ya no están dirigidas a su personalidad.
  6. Tomar al niño a mano, por ejemplo, dibujar, esculpir, trabajar con tijeras, quemar no solo llevará bolígrafos, sino que también traerá muchos momentos positivos para su hijo. Las niñas mayores podrán hacer un punto de cruz. Además, los objetos texturados, como piedras, piezas de construcción, bolas con baches y otras cosas pequeñas ayudan a eliminar la oleada.
  7. Debe hablar sobre las consecuencias negativas: las historias desagradables a menudo tienen un efecto adecuado en los niños mayores. Los adolescentes pueden encontrar de forma independiente en Internet varias "historias de horror" en forma de fotografías de parásitos que inflaman el tracto gastrointestinal. Se puede ofrecer a un niño pequeño que examine a través de un microscopio la suciedad de debajo de las uñas, que puede contener varias criaturas desagradables.
  8. Un niño creativo necesita un enfoque extraordinario. En particular, puede componer una historia fabulosa que cuente dos héroes: uno roe las uñas y el segundo no tiene un hábito similar. Es por eso que muy pocas personas se comunican con la primera y juegan debido a las manos de aspecto desagradable, mientras que la otra tiene muchos amigos. La terapia fantástica afecta positiva e indirectamente la conciencia de los niños.
  9. Es necesario revisar la rutina diaria. Por lo tanto, para los niños de dos años y para los niños mayores es importante garantizar un ambiente psicológico cómodo, caminatas frecuentes en la calle. Los escolares deben dejar más tiempo libre, no presionar con las calificaciones, el éxito y la carga de trabajo académico.
  10. Si el factor que hace que ocurra la onicofagia es una separación inesperada de su amada madre después de estar constantemente con ella, esa separación puede convertirse en un estrés grave. Es importante acostumbrar gradualmente al niño a la independencia e independencia, por ejemplo, debe llevarlo por un corto tiempo a la abuela, al jardín de infancia, para que se acostumbre a estar sin una madre.

Asistencia medica

En situaciones difíciles, el neurólogo y el gastroenterólogo se convierten en los dos especialistas más especializados y más importantes, con los que definitivamente vale la pena hablar.

La primera ayudará a recoger un medicamento sedante. El segundo verificará la condición de los intestinos y escribirá, si es necesario, medicamentos: remedios a base de hierbas, sedantes o complejos de vitaminas y minerales.

Es extremadamente importante no darle al niño ninguna droga aparentemente inofensiva a voluntad.

Un número de barnices amargos, que actúan como la mostaza tradicional, están representados en las cadenas de farmacias: "Sin clipping", "Belweder".

Son transparentes, por lo que son adecuados no solo para las niñas, sino también para los niños. Se vende en departamentos infantiles y pomadas amargas especiales.

El peligro de tales medios es la posibilidad de componentes químicos en el ojo. Además, los padres todavía afectan la manifestación externa del mal hábito, no trabajando con la verdadera causa de la oniofagia.

El roer los clavos y las rebabas es un problema común en la infancia y la adolescencia. Algunos padres no son muy serios con la situación, considerando que el bebé pronto la superará.

Los expertos también aconsejan buscar ayuda, especialmente si los adultos no saben cómo destetar las uñas del niño. Bueno, también es importante rodear a los niños con amor y atención.

¿Por qué un niño se muerde las uñas?

De hecho, si consideramos la psicosomática, esto sugiere que el niño está ansioso. En algún lugar de su vida se siente incómodo.

Esto puede no aplicarse al dinero. La familia puede tener una buena riqueza, pero el niño se muerde las uñas. Está más relacionado con el estado interno: en algún lugar, algo, de alguna manera incómodo para él. Y en este momento, sin saberlo, se mete los dedos en la boca y comienza a mordisquearlos.

¿Qué no deberían hacer los padres?

  • No se puede culpar. No puedes culpar porque agregas incomodidad, y en lugar de que él deje de morderse las uñas, las mordería aún más, al estar en un estado de estrés, tensión nerviosa. Por lo tanto, simplemente no se puede culpar.
  • No puedes enojarte. No siempre puedes enfurecer o enfadarte con el niño, o molestarte porque se muerde las uñas, porque al ver tu frustración, él también estará nervioso. Él te ama, no quiere molestarte, y en algún momento comenzará a morderse las uñas aún más.

1. Comprar fundas especiales.

Hay muchos medios, de hecho, desde el hecho de que los niños no se muerden las uñas, del hecho de que hay tales cubiertas especiales en los dedos que se visten y el niño simplemente no tiene acceso, no puede mordisquearlos. Para algunos niños, funcionó, y para otros no. ¡Pruébalo! Se venden en farmacias y tiendas infantiles.

2. Tratar con ungüento sin sabor.

El segundo punto - hay muchos ungüentos que cubren las puntas de los dedos. No tienen sabor, y para algunos de los niños funcionó, dejaron de mordisquear, lo intentaron, sin sabor, no mordisqueando. Y alguien, como erizos en broma, "lloraba y seguía comiendo cactus". Siguen mordiéndose las uñas, es terriblemente insípido, amargo, pero las muerden.

Por lo tanto, si su hijo es para quien ni la mostaza ni los ungüentos especiales han funcionado, entonces la siguiente opción le será más segura.

3. Calmar el sistema nervioso.

Es necesario calmar el sistema nervioso. De la forma en que hablaré ahora, es adecuado para los niños que se muerden las uñas, para los que se toman la nariz, se chupan los dedos y constantemente se ponen las patas en el lóbulo de la oreja; estos son algunos movimientos del mismo tipo. O bien, sucede: en el ombligo, el niño, si está nervioso, puede desgarrar el ombligo.

Anuncie a su hijo que ahora lo está cambiando todo, que ha llegado un día feliz, y ahora puede morderse las uñas, meterse la nariz, meterse el dedo en el ombligo, a una cierta hora todos los días.

Hágalo feliz, conviértalo en un día festivo, elimine esta tensión, porque el niño ha vivido con usted cada vez que escucha: “¡Deje de hacerlo! ¡Saca tus dedos de tu nariz! ¡Deja de morderte las uñas! ”- él no dejó de hacerlo, pero todavía se estremece cada vez que le dices eso.

Por lo tanto, declare que puede anunciar solemnemente cómo puede ser un día festivo. - por ejemplo, de 17-00 a 17-15 todos los días! Prométele solemnemente a su hijo que haga lo que haga, en este momento lo llamará, y este será el momento en que podrá mordisquearse las uñas por completo.

¿Qué no hacer?

No será necesario en otras ocasiones recordarle que roe. Incluso si los mordisquea, guarda silencio. A los 17-15 lo hará conscientemente, y antes de eso es simplemente por costumbre. Para no intensificar el roer, manténgase en la mano y guarde silencio hasta cierto tiempo.

  • Llame al niño, haga lo que haga, a la hora acordada.
  • Llévalo al espejo y dile: "¡El tiempo se ha ido!"
  • ¡Arranca el temporizador y déjalo picar!

Si se mordió las uñas con alegría durante 12 minutos y tiene 15 según el plan, dice: "Querido (o querido), todavía tiene 3 minutos completos, ¡continúe!"

Y sigue mordiéndose las uñas: el día, el segundo, el tercero, sigue siendo feliz. Pero en el cuarto día, cuando ve su caricatura favorita, y usted lo llama para que se muerda las uñas, ya no quiere. Usted dice: "Lo siento, tales reglas! ¡Vamos, detén la caricatura! "Sé amable, benevolente:" ¡Tienes tiempo, vete! "

Que esta pasando

En un período de tiempo muy corto, cuando este comportamiento llega a un nivel consciente, y él puede hacerlo, además, usted lo alienta a hacerlo, el sistema nervioso se reinicia. Pasa del nivel de estrés al nivel de "bueno, normalmente puedes relajarte, disfrutar, disfrutar, disfrutar ..."

Divertirse ¡No, ya no quiero hacerlo!

Y gradualmente, gradualmente, gradualmente, el niño quiere morderse las uñas cada vez más dolorosamente en el momento adecuado. ¡Ya no quiere hacer esto! Y el hábito va desapareciendo poco a poco.

Pero se va fácilmente, se va sin angustia, sin gritos, sin escándalos, sin el sistema nervioso del niño y el suyo, cuando ve que se muerde las uñas o hace otros movimientos que ya he mencionado.

Prueba este método, funciona muy bien! Lo único que está de acuerdo, por favor, con todos los miembros de su familia, para que dejen de hacer comentarios al niño, si lo ven cuando se muerde las uñas.

Recuerde que el hábito puede volver a un momento particularmente estresante, y sin saberlo, se mete los dedos en la boca y comienza a roer, pero si pasa el estrés, desaparecerá.

¡Pruébalo! Y definitivamente tendrás éxito. Verás lo fácil que es deshacerte de él.

Ну, и конечно, будет очень полезно, если вы подумаете, чего не хватает вашему ребенку, в какой момент времени он начинает нервничать, и как этого избежать для того, чтобы впредь он жил в мире, где спокойно, где есть гармония, где его принимают таким, какой он есть, и все!

И еще один очень важный момент

Ya sabes, cuando le decimos a un niño "¡No te corras las uñas!", Él, por supuesto, entiende que estamos diciendo esto, pero el cerebro no entiende, ¿y luego qué? Si no roe, ¿entonces qué? Por lo tanto, a veces es más fácil decirle al niño: “¡Ponga sus manos en su bolsillo!” O “¡Tráigame esto” o “¡Tome algo en sus manos!” - y le da, sin importar lo que tenga en sus manos, simplemente redirige su cerebro a el otro lado

Y no importa lo que haga: se saca la oreja, la nariz, el ombligo, se muerde las uñas, cuando dice: "¡Ponga las manos en el bolsillo!". Él automáticamente deja de hacer esto y se mete las manos en el bolsillo.

Este es un problema global, por supuesto, no resuelve, pero el parroquial, de vez en cuando, funcionará muy bien porque le dio el comando correcto al cerebro, y él entiende cómo actuar.

Hola chicas Hoy te contaré cómo logré ponerme en forma, perder 20 kilogramos y finalmente deshacerme de complejos espeluznantes de personas gordas. ¡Espero que la información te sea de utilidad!

¿Quieres leer nuestros materiales primero? Suscríbete a nuestro canal de telegramas.

¿Por qué los niños tienen este hábito?

Antes de destetar a un niño del hábito, necesita saber qué lo causa. Hay una opinión que las uñas roen debido a problemas psicológicos. Podemos estar de acuerdo con esto, pero además de esto, hay varias otras razones:

  • El niño no tiene nada que hacer.
  • Duda, baja autoestima.
  • Durante el proceso hay una salida de la agresión.
  • Cuidado tardío de las manos. Las uñas están cortadas y las rebabas permanecen, por lo que el propio niño tiene que terminar el trabajo iniciado por los padres.
  • Estrés infantil, experiencias.
  • La predisposición genética.

Al darse cuenta de que el bebé se está mordiendo las uñas, trate de no hacerle ningún comentario. Esto no significa que no deba prestar atención a este comportamiento de su hijo, solo tiene que determinar la razón que causa este hábito. Solo después de eso debemos proceder a la acción, decidir cómo evitar que los niños se muerdan las uñas. Por supuesto, puede dejar todo como está, pero en el futuro este hábito puede dificultar la vida de su bebé.

Por qué no puedes ignorar el hábito de morderte las uñas.

Algunos padres piensan que no hay nada de qué preocuparse cuando el niño se muerde las uñas. Esta opinión es incorrecta. Por qué no puedes morderte las uñas, ahora consideralo desde un punto de vista médico.

  • Puede dañar la cutícula, y esto provocará una infección y una enfermedad como la paroniquia. Además, este daño causa dolor severo, supuración e hinchazón del dedo.
  • El hábito puede conducir a la interrupción del tracto gastrointestinal. ¿Cuántas veces al día tocas diferentes objetos en lugares públicos? Una gran cantidad de gérmenes permanece en sus manos y debajo de sus uñas. Al morderse las uñas, le da a estos microbios la oportunidad de entrar en su cuerpo, lo que a menudo conduce a la infección con E. coli o helmintos.

También hay razones estéticas por las que no puedes morderte las uñas:

  • En la sociedad, este hábito no añadirá ventajas.
  • Las uñas mordidas se ven muy feas.

Por eso no puedes morderte las uñas: las consecuencias, como puedes ver, pueden ser impredecibles. A veces un mal hábito puede llevar a años de tratamiento.

Algunas estadisticas

Muchos niños se acostumbran al hábito de morderse las uñas. Cómo deshacerse de él, los padres deben pensar, lo principal es no perderse el momento. De hecho, entre las edades de tres y seis años, un número muy pequeño de bebés aman las uñas, a la edad de diez años están creciendo, y en la adolescencia, la cantidad de personas que les gusta morderse las uñas, según algunas fuentes, ¡ya alcanza el cuarenta y cinco por ciento! Recuerde, padres, hijos más fáciles de destetar de morderse las uñas. A medida que el niño crece, el hábito se vuelve más fuerte y aparece más estrés. Y si no quiere ver a su hijo adulto mordiéndose las uñas en el futuro, comience a luchar contra esta dolencia desde los primeros días, tan pronto como vea que el bebé se ha puesto un dedo en la boca. Después de todo, este hábito se llama "onicofagia" y se considera una enfermedad. Si el bebé continúa mordiéndose las uñas, las consecuencias para el niño pueden ser deplorables, y este hecho debería preocupar a los padres. Debe usar cualquiera de los siguientes métodos para ayudar a su bebé.

La observación es una forma

La observación es uno de los momentos que te ayudará a encontrar la respuesta a la pregunta de cómo destetar a los niños para que no se muerdan las uñas. Asigne un poco de tiempo libre en su gráfico diario, observe a su hijo. Determine en qué situación comienza a meterse los dedos en la boca. Lo más probable es que este sea el momento en que el bebé sea culpable y se preocupe por esto. Para él, esta es una situación estresante. Tranquilízalo, ten piedad, di que no ha pasado nada terrible, que le pasa a todos, que lo principal es tratar de sacarlo del estrés.

Si nota que una miga comienza a morderse las uñas sin estresarse, distraiga, déle un juguete y juegue con él. Recuerde que en este momento el bebé no puede ser regañado, y no debe decirle constantemente que está haciendo algo malo, bájelo. El niño pronto se dará cuenta de que de esta manera puede atraer la atención de sus padres, y comenzará a morderse las uñas a propósito, para que mamá y papá puedan distraerse de sus actividades, jugar con él, contarle un cuento de hadas o simplemente acariciarlo.

La agresión se convierte en un deporte.

Si la causa de la onicofagia es la agresión, entonces es mejor que su hijo se deje llevar por los deportes. Deje que haga ejercicio, y junto con el esfuerzo físico, deje que el exceso de energía se derrame y el deseo de morderse las uñas desaparezca. El mejor deporte para este propósito es el karate o la lucha libre. Si el hábito de roer las uñas surgió por razones psicológicas, intente hacer todo lo posible para que el niño pueda cambiar su actitud hacia la situación que causa la agresión. Entiende lo que la provoca, distrae al bebé, dirige toda su atención a otra cosa. Ofrézcale un juguete o léale un libro. Ustedes son padres, deben saber lo que interesará a su hijo. Si, por el contrario, el bebé comienza a morderse las uñas en el momento en que está agitado, luego anímelo, con la ayuda de varios juegos, ingréselo en el nuevo equipo. Si no tiene éxito, recurra a la ayuda de un psicólogo, un maestro de jardín de infancia o un maestro de escuela.

Momento de coerción pero no de presión.

Desde el primer minuto, tan pronto como se da cuenta de que su hijo se está mordiendo las uñas, debe pensar cómo desaprender la mordedura de las uñas de su bebé. Retirar a un niño pequeño de este mal hábito es mucho más fácil que cuando crece. Una de las formas es la coerción. Los padres entienden que no se debe perder el tiempo y se esfuerzan por alejar rápidamente al niño del mal hábito. Solo esto puede acabar mal. Recuerda: usando este método, intenta no exagerar. Actúa con calma y confianza. Trata de no castigar al bebé, solo dile por qué es malo hacerlo. De lo contrario, no abandonará este hábito, solo delante de ti lo ocultará, pero no frente a extraños. Peor aún, si deja de morderse las uñas, cambiará su atención a otra cosa, más dañina y fea. Así que antes de elegir este método. Piensa un par de veces y decide si puedes actuar con confianza y lentamente.

El juego ayuda a la causa.

La manera perfecta de no morderte las uñas es cuidarlas. Los padres deben vigilar constantemente su condición. Tan pronto como las uñas empiecen a crecer, apúrate a cortarlas, entonces el bebé no se verá tentado a roerlas. Es poco probable que el castigo ayude a deshacerse de este hábito. Mejor que el niño claramente, en forma de juego, muestre todo y cuente. Explique al bebé por qué no puede morderse las uñas, muestre en la imagen cómo pueden volverse feas y deformarse en el futuro. Tal vez este argumento causará una mayor impresión en las chicas, pero los chicos deberían centrarse en él. No olvide decirle a su bebé que debajo de las uñas viven bacterias que penetran en su estómago y que crecerán allí, causándole dolor. Es poco probable que el niño quiera que alguien dentro de él viva. Todavía puedes crear un cuento de hadas, donde un héroe positivo no se mordió las uñas, y uno negativo tenía un hábito favorito. Y todos los niños querían ser amigos solo con un niño limpio.

El niño se muerde las uñas - lo que causa el problema

Cuando se le pregunta por qué el niño se muerde las uñas, cuál es la razón, no hay una respuesta definitiva. El estrés, los miedos (miedo al castigo, respuestas en la pizarra, errores en las lecciones, etc.), la baja autoestima, las manifestaciones de agresión interna, el estrés interno, la auto-insatisfacción, el aburrimiento, la soledad e incluso el destete pueden llevar a morderse las uñas. Además, los expertos no excluyen las características fisiológicas (uñas quebradizas, la formación de rebabas, etc.).

Según la hipótesis común, los niños "roen" las emociones negativas. Según los psicoanalistas, un niño que se mastica las uñas atraviesa una de las etapas de la formación de la personalidad y se cierra en un determinado conjunto de emociones. La misma combinación de experiencias puede empujar más para fumar. En algunos casos, las causas de este hábito son inmediatamente visibles. En otros, incluso los psicólogos infantiles se encogen de hombros.

Opinión de los médicos.

En medicina, morderse, comer uñas se define como una enfermedad llamada onicofagia. Si te cortas las uñas, el niño te morderá la piel de los dedos. Este fenómeno se llama dermatofagia. La cuestión de la aparición de los médicos de la frustración no puede responder inequívocamente. Según los expertos, el efecto es: satisfacción física del proceso, cuidado inadecuado o irregular de la cutícula, neurosis, gusanos, enfermedades de los nervios, vasos sanguíneos y el corazón, falta de proteínas, fósforo o magnesio.

Se observan fenómenos similares en los animales: los cerdos roen los cascos cuando hay escasez de minerales, los perros y los conejos se mastican literalmente las patas cuando hay escasez de luz solar. No se han estudiado mecanismos similares de desarrollo del trastorno en niños, pero no se pueden descartar por completo.

¿Y qué pasa si no prestas atención?

Después de todo, el niño no molesta el proceso, sino todo lo contrario. Y los padres estarán más tranquilos, dejarán de ponerse nerviosos y gritarán al niño.

El famoso pediatra, médico de la categoría más alta, Komarovsky, advierte: esta tendencia no puede ignorarse en un niño. Ella informa sobre problemas profundos en la vida adulta que se manifiestan de forma aislada, incapacidad para conseguir un trabajo, artritis temprana en sus manos. Los niños pueden sufrir los dientes y la boca.

Veamos un video sobre malos hábitos del Dr. Komarovsky.

Hacer de la casa un lugar agradable y seguro para un niño.

Primero crea un ambiente hogareño tranquilo. Antes de hacer otro escándalo a un esposo o esposa, es mejor contar hasta veinte. Si un niño está enfermo, cuente lentamente hasta doscientos, deje los cargos y elimine las consecuencias en silencio. Y luego toda la familia hace algo divertido. Este es un paso crucial para crear una sensación de seguridad en el niño.

Reconsidere cómo apoya al niño. Tal vez ahora mismo le falta su participación en los asuntos, ayuda. Recuerde: para un niño, especialmente una persona entusiasta, es vital lograr el cumplimiento de la tarea. Así que ayuda consejos específicos, trata de hacerlo juntos.

Enseñe a su hijo a aliviar el estrés de una manera asequible y segura. Tal vez en la familia no sea aceptado, entonces usted necesita encontrar una forma adecuada. Puedes usar el método japonés y vencer a un saco de boxeo con una foto del delincuente, usa los ejercicios de respiración de wushu. A los bebés se les puede dar un juguete en las manos, pedir que lo expriman al exhalar y dejar que sigan inhalando. Y el estudiante se ofrece a ordenar los rosarios, girar la moneda "encantada".

Llevamos al niño al médico.

Llevar al niño a una cosmetóloga. Las recomendaciones de los especialistas ayudarán a restaurar la piel de los dedos, la cutícula y las uñas.

Al mismo tiempo, visite a un terapeuta con su hijo, tome una referencia para las pruebas de huevos de gusanos. El estudio necesitará toda la familia. Junto con su hijo, entregue un análisis de la sensibilidad de los gérmenes y hongos de la piel a los medicamentos. La actividad microbiana excesiva puede ser una de las causas del mordisqueo de uñas.

Conectamos creatividad

También es bueno aplicar técnicas de terapia artística. Pídale al niño que dibuje una escuela, una lección, un cambio en los colores. La abundancia de figuras desproporcionadas, tonos oscuros, esquinas afiladas, perspectivas distorsionadas pueden ser signos de un problema.

No intente resolverlo con la ayuda de un psicólogo infantil escolar: un especialista tiene poco tiempo y tareas muy diferentes. Pero con un psicólogo infantil de una organización que trabaja con la generación más joven, es necesario consultar. Por primera vez venga usted mismo, cuéntenos sobre el problema, muestre la imagen. El técnico fijará la fecha y hora de la sesión.

Escribe un cuento de hadas a tu hijo. No estoy cansado de repetir que un cuento de hadas funciona mejor en niños pequeños. Puede elegir versiones ya hechas de cuentos de hadas psico-correccionales para destetar al niño del hábito de morderse las uñas, o escribir una historia con un argumento simple: como una ardilla o un conejito, aprendió alguna nueva acción útil (por ejemplo, para dibujar) en lugar de la anterior. En la práctica de mi colega, hubo un caso de recuperación exitosa y rápida de una adicción a través de un cuento de hadas.

¡Una comunicación más positiva y cálida!

Más a menudo se comunican con el niño. Abrazar, volver a un contacto amistoso más a menudo. Este "medicamento" se aplica a todas las enfermedades.
La educación física también contribuye al procesamiento de las emociones negativas. Los métodos dependen de la carga de trabajo del niño: la sección de deportes, ejercicios matutinos o trotar, una serie de ejercicios de respiración.

Determine exactamente cuándo el niño comenzó a morderse las uñas: se tarda entre varios días y un par de meses entre un comportamiento indeseable y su conciencia de sus padres. Anote la fecha de los primeros clavos que se muerden. Recordar los eventos de la semana anterior, registrar y colocar en orden cronológico. Piensa, ¿qué podría causar un comportamiento indeseable?

Saturar a su hijo o hija con información positiva sobre el mundo: tomar un tour de fin de semana, ir a museos. Los adolescentes pueden (y deben) asistir a un concierto de rock clásico y techno, música sinfónica. Participar con el modelado de scion, dibujo, costura. Asegúrese de revisar el modo del día: los niños necesitan dormir más y al menos 2 horas de juego.

Reglas a seguir para toda la familia.

La dolorosa situación impone una serie de graves restricciones a la familia. Algunos simplemente se ponen de pie, para cumplir con otros tienen que hacer un gran esfuerzo. Los padres y otros adultos que viven con niños tienen prohibido:

  • regañar y castigar a un niño por morderse las uñas. Es como castigar un ataque de migraña o reportar gastritis,
  • mordisquese las uñas usted mismo. Especialmente en presencia de niños. El niño es absolutamente incomprensible por qué no puede lo que pueden hacer los adultos,
  • Hacer escándalos y crear una atmósfera tensa.

Cuando siga estas recomendaciones y prescripciones de los médicos, el niño dejará de morderse las uñas después de aproximadamente un mes y medio.

Afeitarse debajo de la raiz

Las tradiciones acumuladas reducen el mordisco de las uñas a puntos estéticos solamente. Cuando se le pregunta qué hacer si el niño se muerde las uñas, se recomienda cortar las uñas debajo de la raíz. Agarrar no era nada. Con dificultades fisiológicas con las placas ungueales, el método es realmente efectivo. Sin embargo, a menudo el niño comienza a roer la piel de sus dedos, lápices y bolígrafos.

Hacer una hermosa manicura

Otra opción es hacer una hermosa manicura el viernes por la noche. El enfoque se utiliza para las niñas. Según las creencias, es el momento al final de la semana laboral, desde el atardecer hasta el sueño, el mejor para fortalecer las uñas. Y la pequeña dama simplemente lamentará estropear la belleza de manos inesperadamente transformadas. Para ser justos, cabe señalar que a veces este enfoque se justifica.

Frote sus dedos con algo afilado

Una medida radical - para esparcir los dedos con mostaza, pimiento rojo, salsa de chile. Los autores desconocidos creen que una o dos veces el bebé se enfrentará a la amargura y se olvidará del hábito desagradable.

Sin embargo, la amargura irrita fuertemente la piel de los niños, se absorbe a través de la epidermis y puede causar trastornos severos de los órganos internos, e incluso deja quemaduras graves en la boca. Sin mencionar cómo te relacionas con tus propios hijos.

Aplicación de tintes.

Algunos curanderos también aconsejan limpiarse las uñas con verde brillante, azul medicinal, fenolftaleína u otro tinte "inofensivo". De acuerdo con los adeptos al método, si la apariencia de los dedos no asusta al niño, entonces los parches de color de diferente frescura en la cara seguramente destetarán la mordedura de la uña.

Las manchas de niños pequeños de los tintes no interfieren en absoluto. Pueden notar que solo se ensucian después de los comentarios de mamá o papá. Y el hábito de morderse las uñas resulta ser más fuerte que el deseo de complacer a los padres y mantenerse limpios.

No debemos olvidarnos de la acción medicinal de los tintes. Zelenka no solo quema la piel, sino que también daña la membrana mucosa de la boca. Y en combinación con los jugos gástricos se forman carcinógenos. La fenolftaleína es conocida en medicina bajo otro nombre: Purgen. Prolongada (más de cinco días) su entrada en el estómago conduce a diarrea crónica. Los ataques de la enfermedad son provocados por alimentos sólidos. A menudo, los niños prefieren guardar silencio sobre los efectos del destete forzado.

Медицинская (метиленовая) синька при попадании в рот быстро всасывается, приводит к ухудшению зрения и снижению умственной активности.

Увы, народного средства от привычки грызть ногти без вредного действия и с абсолютной эффективностью нет. Так что если вы хотите, чтобы от отучения от этой привычки было больше пользы, чем вреда, лучше все же прибегнуть к иным способам.

¡Buena suerte a ti en este asunto difícil pero importante!

Anna Kutyavina,
psicólogo, narrador,
Ama del sitio Fairy World
El autor del libro de cuentos de hadas para adultos. Piggy of wish.

Agradezco a Anya por decirnos cómo evitar que los niños se muerdan las uñas. Creo que muchos se han encontrado con esto. Y, por supuesto, es mejor saber cómo comportarse adecuadamente ante tales problemas. Después de todo, el punto aquí realmente no está en los caprichos del niño, no en su deseo de hacer algo a pesar de ello, sino en el hecho de que enfrentó algunas dificultades y probablemente necesita ayuda. Y es muy importante proporcionar esta asistencia de manera oportuna.

Y para el ánimo te propongo ver una caricatura con tus hijos.

Pin
Send
Share
Send
Send