Ginecologia

Síntomas, causas y tratamiento de la rotura del quiste ovárico.

Pin
Send
Share
Send
Send


La apoplejía, o ruptura de un quiste ovárico es una condición patológica en la cual se produce una hemorragia en el tejido, deterioro de la integridad, destrucción de la cápsula del quiste con la liberación de los contenidos de este último y la sangre en la cavidad pélvica.

La enfermedad se desarrolla predominantemente en niñas adolescentes y en mujeres en edad reproductiva. En el número de patologías quirúrgicas agudas, es casi el 11%, y en el número de enfermedades ginecológicas agudas, del 10 al 27%, que ocupa el tercer lugar. El número de exacerbaciones de esta complicación ocurre en el 40-69% de las mujeres.

Causas de la apoplejía y sus consecuencias.

Se puede producir una ruptura si tiene un quiste ovárico de cualquier origen. En la mayoría de los casos, esto ocurre en violación de la ovulación, como resultado de lo cual la formación del cuerpo lúteo ocurre con la formación de un quiste de un folículo no evolutivo (el llamado quiste funcional). En el 90-95% de las mujeres con apoplejía, esta última ocurre en la mitad del ciclo menstrual o en su segunda fase. De estos, durante la ovulación, aproximadamente el 17%, en la segunda fase del ciclo, el 82%.

Las consecuencias de la ruptura de un quiste ovárico son principalmente el desarrollo de adherencias en la cavidad pélvica con la subsiguiente formación de infertilidad de tipo tuboperitoneal, especialmente con un método de tratamiento conservador. Como resultado del proceso de adhesivo, la tasa de embarazo después de la ruptura de un quiste ovárico es solo alrededor del 26%.

Entre todos los supuestos mecanismos de desarrollo de la ruptura del quiste, se da preferencia a los procesos que ocurren desde el momento de la ovulación (12-14 días desde el inicio de la menstruación) hasta el inicio de la menstruación y acompañados por un flujo sanguíneo excesivo y el llenado de sangre del útero y un aumento de la permeabilidad vascular. El papel principal en esto es desempeñado por alteraciones en la proporción de la secreción de hormonas por la hipófisis anterior: estimulante del folículo, hormona luteinizante y prolactina.

La brecha en el ovario derecho ocurre 2 a 4 veces más a menudo que en el izquierdo. Esto se debe a un suministro de sangre más intenso a la primera y mayor presión arterial en la arteria que lo suministra, que sale directamente de la aorta (la arteria ovárica izquierda sale de la arteria renal).

Los factores predisponentes de la enfermedad incluyen:

  • Trastornos disfuncionales del sistema endocrino, en particular, un desequilibrio en el hipotálamo-pituitaria-ovarios,
  • labilidad psicoemocional, trastornos funcionales del sistema nervioso, provocados por situaciones estresantes, exceso de trabajo y estrés psicológico,
  • Procesos inflamatorios de los órganos genitales internos y del tracto urinario, que provocan alteraciones de la microcirculación y el flujo de sangre a los apéndices del útero, así como cambios escleróticos y fibróticos en los tejidos de este último.
  • trastornos menstruales (dismenorrea) y una gran cantidad de interrupciones artificiales del embarazo,
  • Adherencias y tumores en la pelvis.
  • congestión en los vasos pélvicos, venas varicosas de los ovarios,
  • posición uterina anormal
  • Poliquística, estimulación de la función ovárica.

El ejercicio físico, las relaciones sexuales excesivamente intensas o interrumpidas, el traumatismo abdominal, el examen vaginal u otros procedimientos ginecológicos o terapéuticos son factores provocadores. En reposo o con poco esfuerzo, puede producirse una apoplejía en caso de recaída. Pero en algunos casos, la ruptura de un quiste ovárico es posible en el contexto de un estado de reposo absoluto e incluso durante el sueño de una noche.

El aumento del sangrado contribuye a la violación de la coagulación de la sangre en varias enfermedades o al tomar ciertos medicamentos (anticoagulantes y agentes antiplaquetarios, ácido acetilsalicílico, etc.).

Manifestaciones clinicas

Los principales síntomas de la ruptura de un quiste ovárico son:

  1. Dolor súbito y agudo asociado con hemorragia en el tejido ovárico, con estiramiento y ruptura de su albúmina, con irritación del peritoneo con sangre brotada, así como con isquemia (insuficiencia del suministro de sangre) en el área del suministro de sangre a la arteria ovárica correspondiente. La isquemia se produce debido a un espasmo compensatorio de la arteria. El dolor aparece en la parte inferior del abdomen, con menos frecuencia en el área debajo del ombligo. Puede ceder en el área de la ingle, la superficie interna del muslo, en la región lumbar y en el ano. Gradualmente, el dolor se vuelve menos intenso y se propaga a otras partes del abdomen. En algunos casos, la aparición del dolor agudo está precedida por un dolor sordo no expresado e inconstante, malestar en la parte inferior del abdomen y dolor en el área de la ingle. Estos síntomas se asocian con un llenado excesivo de sangre e hinchazón del ovario, así como con hemorragias menores en el tejido.
  2. Sangrado leve del tracto genital, que se detiene rápidamente a medida que el dolor disminuye.
  3. Debilidad general, falta de aliento, humedad y palidez de la piel, palidez de la conjuntiva de los párpados, mareos y, a veces, pérdida de conciencia a corto plazo.
  4. Aumento de la frecuencia del pulso, aumento a corto plazo de la presión arterial (durante un ataque de dolor), seguido de su disminución con el aumento de la pérdida de sangre en la cavidad abdominal.
  5. Náuseas, vómitos de una sola vez asociados con irritación del peritoneo por la sangre que sale.
  6. Aumento de la temperatura corporal, a veces acompañada de escalofríos.
  7. En algunos casos, se puede desarrollar un shock hemorrágico (con una pérdida significativa de sangre).

Si un quiste ovárico se ha reventado, los síntomas de dolor o sangrado predominan en las manifestaciones clínicas. Dependiendo de esto, la enfermedad se divide condicionalmente en dolor, formas hemorrágicas (anémicas) o mixtas.

Sin embargo, cuando se realiza un diagnóstico, la importancia principal está relacionada con la gravedad de la afección, que se relaciona con el volumen de la pérdida de sangre en un momento o de forma gradual en poco tiempo:

  1. Grado leve en el que la pérdida de sangre en la cavidad abdominal no es más de 150.0 ml.
  2. El grado promedio - con sangrado en 150.0-500.0 ml.
  3. Grave: la pérdida de sangre supera los 500,0 ml.

Cuanto más pronunciada es la hemorragia, mayores son las manifestaciones clínicas y las quejas del paciente. El volumen de la pérdida de sangre está determinado por la gravedad de los síntomas (indicadores de presión arterial, frecuencia del pulso, palidez y humedad de la piel), análisis de hemoglobina en sangre, hematocrito, ultrasonido y la cantidad de sangre en la cavidad pélvica durante la laparoscopia de diagnóstico (si es necesario ). El grado de severidad determina la elección de las tácticas de tratamiento.

La ruptura de un quiste es generalmente un defecto tisular de 1 cm de largo que está cubierto por un coágulo de sangre, con el resultado de que un pequeño sangrado se detiene rápidamente. Este proceso se produce con forma dolorosa de apoplejía.

Con una condición general satisfactoria, parámetros hemodinámicos estables, la ausencia de contenidos líquidos y coágulos durante el examen con ultrasonido, es decir, en ausencia de signos pronunciados de sangrado intraabdominal, es posible realizar un tratamiento conservador. Consiste en reposo en cama, la designación de resfriado en la parte inferior del abdomen, fármacos antiespasmódicos y analgésicos en el interior o en forma de supositorios vaginales, agentes hemostáticos.

La operación en caso de rotura de un quiste ovárico se realiza en caso de un ataque doloroso recurrente, con deterioro del estado general o con una hemorragia intraabdominal obvia, lo que causó la severidad moderada o grave del paciente.

El tratamiento quirúrgico generalmente se lleva a cabo mediante un método laparoscópico, que permite un diagnóstico diferencial preliminar con apendicitis, perforación del divertículo de colon, embarazo ectópico alterado, torsión de las piernas del quiste, proceso inflamatorio agudo de los apéndices, etc.

En ausencia de la posibilidad de intervención quirúrgica por el método laparoscópico (adherencias de la cavidad abdominal, sangrado intensivo y condición grave del paciente), se lleva a cabo mediante el acceso a laparotomía (corte a través de la pared abdominal anterior paralela a la articulación púbica).

La esencia de la operación es detener el sangrado mediante electrocoagulación de pequeños vasos sangrantes o suturar en el área de la brecha. Si es necesario, la descamación del quiste, la resección del ovario (con una educación significativa) o la ooforectomía (extirpación del ovario).

Incluso el tratamiento conservador se debe realizar solo en un hospital ginecológico. La apelación oportuna de una mujer para recibir atención médica le permite salvar no solo su vida, sino también su función reproductiva.

Síntomas de apoplejía

¿Cómo entender que un quiste ovárico ha estallado? En primer lugar, hay que decir que los signos de un quiste ovárico son pronunciados y es muy difícil no advertirlos. El síntoma más importante de la ruptura del quiste ovárico es un dolor agudo en la parte inferior del abdomen. Si hubo una ruptura de un quiste del ovario derecho, el dolor se localiza en el lado derecho, si el izquierdo, y luego, respectivamente, en el izquierdo. El segundo síntoma permanente es la hemorragia interna.

Hay una serie de ciertos signos que caracterizan a la apoplejía:

  • temperatura corporal alta
  • debilidad general
  • mareo
  • palpitaciones del corazón,
  • baja presion
  • náuseas, vómitos,
  • pérdida de conciencia
  • flujo vaginal inusual.

Como puede ver, si un quiste ovárico se ha reventado, los síntomas son bastante elocuentes, pero el problema es que esas sensaciones dolorosas también pueden ser adecuadas para otras enfermedades. Por lo tanto, para comprender qué está sucediendo realmente en el cuerpo y cuál es la amenaza, debe buscar ayuda médica de inmediato.

Lado derecho agrandado de la formación quística ovárica.

Tipos de quistes y clasificación del dolor durante la rotura.

Todas las formaciones se dividen en dos grupos: funcional y no funcional. Para el funcional incluyen:

  • quiste folicular - una formación que se originó en el lugar de un folículo sin abrir. Si el huevo no se libera, el folículo comienza a crecer. Este tipo de patología no es perjudicial para la salud y no requiere tratamiento. Si tal quiste se ha reventado, entonces una mujer desarrolla vómitos, calambres agudos en la parte inferior del abdomen, que no desaparecen después de tomar analgésicos.
  • Lútea (quiste del cuerpo amarillo): se forma después de la liberación del óvulo del folículo. El cuerpo lúteo desempeña un papel importante durante el embarazo: en el primer trimestre reemplaza a la placenta. Después de 14 semanas, el cuerpo lúteo se resuelve solo, si esto no ocurre, comienza a aumentar de tamaño y se convierte en un quiste. Si este tipo de formación estalla, la mujer presenta palidez en la piel, palpitaciones del corazón y una disminución de la presión.

La ruptura de un quiste ovárico de tipo no funcional es bastante peligrosa, ya que está cargada de las consecuencias más tristes. Los tumores no funcionales incluyen:

  1. Quiste dermoide. Formado en las niñas aún en el útero. Aumenta en tamaño a medida que la niña crece.
  2. Endometrioma Es una consecuencia del fallo hormonal, por dentro contiene sangre y coágulos de sangre,
  3. Cystadenoma. En estructura y contenido similar al dermoide. Hay casos en que los médicos durante el examen lo confunden con una formación maligna,
  4. Carcinoma Contiene células cancerosas y es el tipo de formación más peligroso. La única opción de tratamiento es la cirugía.

¿Cómo entender que un quiste ovárico no funcional ha estallado? Los síntomas de la rotura de un quiste ovárico de esta especie se caracterizan por su gravedad: dolor agudo y hemorragia interna grave, y descarga del contenido de un quiste de estallido. El sangrado extenso puede causar anemia, pérdida de conciencia y causar la muerte.

Diagnóstico de la educación apoplejía.

El examen ginecológico primario no puede revelar con precisión la ruptura de un quiste ovárico, ya que los síntomas de esta patología pueden indicar otras dolencias. Más exactamente, el diagnóstico se establece solo después de un examen completo, que incluye:

  • exámenes de sangre y orina
  • ultrasonido
  • Tomografía computarizada de los ovarios
  • detección de trastornos hormonales,
  • Detección o exclusión de infección.
  • pinchazo
  • Diagnóstico laparoscópico.

El examen con la ayuda de una punción le permite descubrir que se acumula líquido o sangre en la cavidad abdominal. Los análisis de sangre determinarán en qué etapa se encuentra el proceso inflamatorio, y la tomografía computarizada indicará con precisión si un quiste se ha roto en el ovario o la razón se encuentra en otro lugar. En algunos casos, se realiza un diagnóstico preciso después de la ecografía.

Tratamiento de la ruptura de quistes.

¿Qué hacer si ocurre una apoplejía quística en las mujeres? En este caso, hay dos opciones de tratamiento: conservador y quirúrgico (cirugía). La terapia con medicamentos se prescribe solo cuando un quiste folicular se rompe. Hormonas usadas, un complejo de vitaminas, así como medicamentos antiinflamatorios. En caso de inmunidad debilitada, se prescriben adicionalmente complejos inmunoestimulantes.

Al paciente se le prescribe reposo en cama y el uso de compresas frías en el lado izquierdo, si hubo una ruptura del quiste del ovario izquierdo, si el derecho - a la derecha. El uso de analgésicos está prohibido, ya que pueden desdibujar la imagen de la enfermedad cuando aparecen nuevos síntomas. Cuando un quiste ovárico se rompe, el tratamiento se realiza solo en un hospital bajo la supervisión de un médico. Si la condición no empeora, el paciente es dado de alta a casa después de unos días. En casa, ella debe cumplir estrictamente todas las recomendaciones del médico.

Laparoscopia

La laparoscopia es una operación incompleta que se realiza bajo anestesia general. Para su implementación, necesita equipo especial, que también se utiliza para diagnosticar patología. La laparoscopia con apoplejía ovárica dura alrededor de 30 a 40 minutos y generalmente tiene un resultado favorable. Se hacen pequeños cortes en la cavidad abdominal del paciente, a través de los cuales se insertan herramientas en el interior. Con la ayuda de una cámara en miniatura, se transmite una imagen a la pantalla, gracias a la cual el cirujano controla todas sus acciones. La operación está dirigida a:

  • Eliminando las fuentes de sangrado. Los vasos dañados son atados o quemados,
  • Realización de resección. Se extirpan los tejidos que no se pueden reparar y se sutura el ovario.
  • Eliminación de sangre derramada y contenidos tumorales. Cuando un quiste ovárico se rompe, comienza una hemorragia interna. Si no limpia los órganos de la sangre y el contenido de la formación de la explosión a tiempo, se pueden desarrollar inflamaciones, infecciones y adherencias.

Después de la laparoscopia, el paciente es dado de alta a su domicilio el día 7.

Laparotomia

Laparotomía - cirugía abdominal, que se realiza en casos de emergencia. El paciente se somete a anestesia general y la pared abdominal se abre a lo largo de una línea horizontal con un bisturí. La ventaja de este tipo de tratamiento es una descripción completa de la imagen de la enfermedad. El cirujano examina los órganos internos y reseca el ovario. La cuestión de la eliminación completa del cuerpo solo se puede resolver después de la inspección. Al final de la operación, se limpian los órganos del contenido de sangre y quistes, se sutura la pared abdominal. Después de la laparotomía, el paciente debe estar bajo la supervisión de médicos durante al menos 14 días.

En nuestro tiempo, los métodos populares de tratamiento se han vuelto populares que ayudan a aliviar el dolor en la parte inferior del abdomen y promueven la auto-reabsorción del quiste. Sin embargo, debe recordarse que tales métodos solo pueden usarse después de consultar a un médico. Aprende TOP-10 Los medios efectivos para tratar los quistes en casa pueden estar AQUÍ.

Recomendaciones y consejos

Después de la cirugía, a una mujer se le prescriben medicamentos y el cumplimiento de todas las recetas del médico. Este complejo incluye:

  • tomando antibióticos, antiinflamatorios y analgésicos,
  • descanso físico completo durante un mes
  • Nutrición adecuada, evitando el alcohol y fumando.

Principales síntomas

Las consecuencias de la ruptura de un quiste ovárico pueden ser muy peligrosas. Es importante reconocer los síntomas de manera oportuna para prevenir la pérdida de sangre y las infecciones. La aparición y el crecimiento de la formación quística en su mayoría pasan desapercibidos para una mujer, ya que no experimenta ningún signo asociado con esta condición. Sin embargo, es simplemente imposible no notar una ruptura de un quiste, ya que esto siempre está acompañado por un dolor bastante intenso localizado en la parte inferior del abdomen.

El dolor puede diferir, todo depende del tipo de crecimiento. En particular, si un quiste folicular estalla, entonces siempre está acompañado de dolores dolorosos, localizados en el lado izquierdo o derecho, que se pueden administrar al ano. De las otras señales necesitas seleccionar un dolor de cabeza y fiebre.

Se producen síntomas más vívidos en caso de rotura de neoplasias quísticas lúteas.La mujer en este caso, hay un dolor agudo bastante intenso, localizado en la parte inferior del abdomen, que disminuye algo en reposo, pero aumenta con el coito. Además, una mujer preocupada por un dolor de cabeza, náuseas.

El dolor más agudo se produce cuando un quiste no funcional se rompe. Además, se acompaña de mareos y náuseas. Una mujer puede incluso perder el conocimiento. Además, un signo claro es un aumento de la temperatura.

Además, puede haber otros síntomas de ruptura del quiste ovárico, cuyas consecuencias son bastante peligrosas. Los signos de ruptura de la nueva formación deben incluir:

  • Malestar general y debilidad severa.
  • piel pálida
  • heces alteradas, micción,
  • sangrado uterino,
  • fuerte disminución de la presión.

La ruptura de un quiste del ovario derecho ocurre mucho más a menudo que la izquierda. Esto se debe a que la glándula derecha está mucho mejor provista de sangre. Una arteria va directamente a ella desde la aorta. Puede ver los síntomas de ruptura del quiste ovárico en la foto. El tratamiento y las consecuencias de este problema dependen de las características individuales de la mujer, todo depende de la complejidad del daño.

Diagnósticos

Los médicos pueden sospechar la presencia de una ruptura de ovario después de realizar una encuesta y examinar a un paciente. El diagnóstico diferencial con otras patologías quirúrgicas agudas es posible solo después de realizar estudios de laboratorio, instrumentales y de hardware, tales como:

  • examen ginecologico
  • diagnóstico por ultrasonido
  • laparoscopia
  • punción del fórnix vaginal,
  • prueba de sangre

Un examen ginecológico revela la pulsación de los vasos en el fórnix vaginal, dolor y protrusión del fórnix posterior si el sangrado fue intenso. El diagnóstico ecográfico muestra la presencia de líquido en el espacio abdominal. La punción brinda la oportunidad de recibir contenidos serosos o sangre para el análisis. Esto también indica un descanso. Los análisis de sangre pueden detectar anemia y leucocitosis.

Con la ayuda de la tomografía, se determina si hay un quiste en el ovario o si hay otras neoplasias en el área del peritoneo. También puede ser necesaria la consulta con un endocrinólogo. Esto suele ser necesario si existe una sospecha de la aparición de trastornos hormonales. La laparoscopia ayudará a determinar el diagnóstico final.

Características del tratamiento

Es imperativo tratar la ruptura de un quiste ovárico, cuyas consecuencias deben eliminarse de inmediato. Se requiere una operación. Muy raramente, los médicos se limitan a tomar medicamentos, en particular antiinflamatorios, hormonales y complejos vitamínicos. Dicho régimen de tratamiento solo es adecuado para eliminar las consecuencias peligrosas de un quiste folicular fracturado. Las consecuencias de la ruptura de otros tipos de formación quística son eliminadas solo por la operación.

A menudo se realiza una laparotomía. Esta es una cirugía mínimamente invasiva que requiere anestesia general. Este procedimiento permite reducir la posibilidad de lesiones en los tejidos adyacentes y la superficie del apéndice, y también le permite estudiar los efectos y los síntomas de la ruptura de un quiste ovárico. El tratamiento en este caso se selecciona por separado para cada paciente e implica un enfoque integral.

Si una mujer no va inmediatamente al hospital cuando aparecen los primeros signos de ruptura, la patología puede dañar órganos y sistemas. En este caso, no se excluye la necesidad de extirpar el ovario afectado. Si se considera que el ginecólogo considera que la operación es la medida necesaria, debe informar a la mujer sobre el tipo y el volumen del procedimiento.

Incluso en el caso de la terapia con medicamentos, es imperativo eliminar el líquido que ha penetrado en la región peritoneal. Si esto no se hace, el contenido puede provocar intoxicación del cuerpo y provocar la infección de los tejidos y órganos del sistema urogenital.

Tal situación es muy peligrosa, ya que las complicaciones provocadas por ella pueden llevar a consecuencias difíciles y la muerte de una mujer. Por lo tanto, es importante decidir rápidamente sobre la necesidad de eliminar el líquido. Quitar a su médico puede durante la eliminación de la educación quística residual. A veces es suficiente usar solo medicamentos en forma de tabletas o goteros.

Después de la operación o durante el curso de la terapia con medicamentos, es imperativo que siga estrictamente todas las instrucciones del médico y supervise su bienestar. Si experimenta los más mínimos signos de indisposición o si se siente mal, debe llamar de inmediato a una ambulancia o consultar a un ginecólogo.

Hay casos en que el paciente está estrictamente contraindicado para la operación. Entre las principales razones de esto están:

  • Enfermedades del corazón y vasos sanguíneos.
  • enfermedades renales
  • La presencia de infecciones agudas.
  • anemia severa

En este caso, la terapia médica se lleva a cabo, y sólo después de que se prescribe la cirugía. Esto ayudará a evitar las consecuencias de la ruptura de un quiste ovárico en el tratamiento de este tipo de neoplasia, sin embargo, es importante realizarlo de manera oportuna y exhaustiva.

Realizar una operación

El método de tratamiento más efectivo será la cirugía. Esta técnica es considerada la forma más confiable de prevenir serias consecuencias. Los médicos prefieren la laparoscopia. Las tácticas de la operación pueden variar un poco, pero consisten en varios pasos obligatorios.

Inicialmente, el médico detiene el sangrado. Principalmente para esto, las áreas de sangrado se queman o los vasos dañados se atan. Entonces necesitas restaurar la integridad del ovario. El médico toma la decisión de si la glándula se puede preservar por completo después de realizar una inspección visual. Si el cirujano decide que se puede salvar un ovario, entonces abre la glándula, elimina los contenidos patológicos de la neoplasia quística y sutura la incisión.

Si el área dañada es demasiado grande, el cirujano puede ordenar una resección ovárica, es decir, la extracción del área dañada del órgano. Se sutura el resto de la glándula. Si ocurren procesos irreversibles en el ovario que no permiten preservar este órgano, entonces se lleva a cabo su extirpación completa.

Después de eso, es necesario extraer la sangre restante, que penetra en la cavidad abdominal después de una ruptura del ovario. Si esto no se hace, entonces puede desencadenar la formación de adherencias. Para evitar tales consecuencias desagradables, el médico enjuaga todos los tejidos adyacentes a los ovarios.

La recuperación después de la cirugía toma alrededor de 7-10 días. Después de eso, una mujer puede volver a la vida normal de nuevo.

Consecuencias

Al darse cuenta de los signos de esta afección grave, es urgente llamar al médico, ya que las consecuencias de la ruptura de un quiste ovárico se pueden expresar en la aparición de un shock hemorrágico, que se desarrolla como resultado de una pérdida sanguínea grave. Sin una asistencia calificada y oportuna, una mujer puede simplemente morir. La ayuda en este caso solo puede ser una operación.

Sin embargo, incluso en el caso de una intervención exitosa, no se puede decir que la salud de una mujer esté completamente segura. Las consecuencias de la ruptura del quiste ovárico pueden manifestarse como:

  • procesos adhesivos,
  • embarazo ectópico
  • infertilidad
  • recurrencia

Si durante la operación, el especialista no extrae toda la sangre de la cavidad abdominal, con el tiempo pueden formarse adherencias de sus restos. Debido a esto, es muy difícil que una mujer quede embarazada. Se trata de las trompas de Falopio, que cambian su ubicación debido al proceso patológico.

El embarazo ectópico ocurre debido a que el óvulo no puede pasar a través del tubo y, por lo tanto, no llega al útero. La infertilidad puede ser consecuencia de la ruptura de un quiste ovárico, ya que la pérdida de este órgano provoca muchas complicaciones.

Si el tratamiento se realizó de manera deficiente, la mujer puede desarrollar una recaída, que amenaza con formar adherencias o un curso de inflamación en el peritoneo.

Ruptura de quistes durante el embarazo.

A menudo, las neoplasias en las glándulas genitales se forman y explotan durante el parto. En las mujeres, un quiste endometrioide o cistoadenoma se forma principalmente durante este período.

La formación endometrial del tumor contiene un líquido espeso y de color marrón oscuro que aparece en violación de los niveles hormonales. El cistadenoma se llena de moco y crece hasta unos 12 cm de diámetro. Acompañado por sensaciones dolorosas intensas y constantes que a veces son simplemente imposibles de soportar.

Si un quiste ovárico se ha reventado, las consecuencias de una ruptura para una mujer embarazada pueden ser muy serias, ya que una ruptura del tumor conduce al llenado de la cavidad abdominal con sangre, lo que causa un daño grave a la salud. Es por eso que el tumor recién formado se debe extirpar inmediatamente, independientemente del período de gestación.

Ruptura de un quiste folicular.

En caso de violación de la estructura de tal neoplasia, aparecen síntomas pronunciados y dolorosos. Las consecuencias de la ruptura de un quiste ovárico folicular son bastante graves y peligrosas. La mujer experimenta inmediatamente un dolor paroxístico severo e incluso puede perder el conocimiento. La patología se acompaña de náuseas, mareos, piel azul o pálida.

El quiste folicular estalla principalmente debido al aumento del esfuerzo físico, el embarazo y el contacto sexual excesivo. Las consecuencias de la ruptura de un quiste del ovario derecho pueden expresarse como infertilidad, anemia, peritonitis. Además, la formación de adherencias en el peritoneo y los tejidos de la pelvis.

Para el tratamiento de medicamentos usados ​​que ayudan a normalizar la concentración de hormonas sexuales.

Ruptura de quiste endometrial

Si una neoplasia similar estalla, provoca un dolor muy fuerte, un funcionamiento defectuoso de los órganos digestivos, así como vómitos. Una mujer puede incluso desmayarse por un tiempo.

Las consecuencias de la ruptura de un quiste ovárico endometrioide se pueden expresar en la formación de adherencias en la región peritoneal. Dado que dicho tumor no reacciona en absoluto al uso de fármacos hormonales, el tumor debe eliminarse inmediatamente después de su detección. Si la cirugía no se realiza a tiempo, la ruptura de un quiste puede ocurrir en cualquier momento.

Quiste de ruptura del cuerpo lúteo

Tal neoplasia tiene una cáscara bastante elástica y densa, por lo tanto, cuando se rompe, se produce un dolor muy fuerte e insoportable, que se asemeja a un golpe de un objeto caliente.

Una mujer siente una debilidad muy fuerte, puede perder el conocimiento. El estado de salud cambia muy rápidamente, desde la somnolencia y la apatía hasta la agitación e incluso un estado de desolación. Una neoplasia puede explotar al realizar movimientos repentinos, relaciones sexuales activas, traumatismo abdominal.

Cuando la ruptura del quiste del cuerpo lúteo del ovario, las consecuencias no son tan peligrosas. El médico selecciona el tratamiento por separado, según el volumen de pérdida de sangre y el bienestar general del paciente.

¿Qué es una ruptura de quiste ovárico?

Una afección patológica causada por una hemorragia en la cavidad pélvica, una violación de la formación de la cápsula y la liberación de su contenido se llama apoplejía o ruptura de un quiste. La enfermedad es más común en niñas en la adolescencia y en mujeres jóvenes. La ruptura de un quiste del ovario izquierdo ocurre varias veces con menos frecuencia que la derecha. Esto se debe a la hipertensión arterial y al suministro intensivo de sangre.

Por la naturaleza de las formaciones quísticas se dividen en funcionales y orgánicas. Los primeros, en general, temporales, se forman debido a una pequeña interrupción de los ovarios y, a menudo, pasan independientemente o después de una terapia hormonal corta. Los quistes orgánicos requieren intervención quirúrgica obligatoria. Se distinguen los siguientes tipos de quistes:

  1. Folicular La cavidad de formación es de una sola cámara, tiene paredes delgadas, el tamaño rara vez supera los 5-7 cm de diámetro. La ruptura de estos quistes ocurre con poca frecuencia y, por regla general, no requiere intervención quirúrgica.
  2. Quiste del cuerpo lúteo. Tiene paredes engrosadas, con diámetros de dos a siete centímetros. La ruptura del cuerpo lúteo se trata de forma conservadora.
  3. Endometrioide Está formado por los tejidos del revestimiento interno de la pared uterina. La cavidad de formación está llena de líquido oscuro. La apoplejía para los quistes endometrioides requiere tratamiento quirúrgico.
  4. Dermoid. Esta formación no funcional es parte de las capas germinales embrionarias y derivados del tejido conectivo (dientes, grasa, cartílago). Este quiste no alcanza los tamaños grandes.

La apoplejía puede ocurrir en presencia de quistes ováricos de cualquier etiología y tipo. Los quistes funcionales que se forman cuando se interrumpe el proceso normal de la ovulación son más susceptibles a la ruptura. Las causas de la apoplejía incluyen:

  1. Interrupción del funcionamiento de las glándulas endocrinas, un desequilibrio de las hormonas del hipotálamo, pituitaria, ovarios (síntesis alterada de las hormonas luteinizantes y estimulantes del folículo).
  2. Trastornos del sistema nervioso causados ​​por exceso de trabajo, estrés, esfuerzo mental o físico excesivo.
  3. Inflamación de los órganos pélvicos, que conduce a un suministro deficiente de sangre a los ovarios, a los apéndices, al útero, así como a los cambios de tejido fibroso y esclerótico.
  4. Exceso de flujo de sangre a las trompas de Falopio y las glándulas sexuales.
  5. Neoplasias benignas y malignas.
  6. Las venas varicosas de los órganos pélvicos, lo que lleva al estancamiento de la sangre.
  7. Mala circulación sanguínea causada por tumores, procesos adhesivos, etc.
  8. Estructura o localización anormal de los ovarios, útero.
  9. El aborto
  10. Estimulación hormonal de los ovarios (por ejemplo, con FIV), administración a largo plazo de anticonceptivos orales.

Los factores provocadores incluyen el esfuerzo físico intenso, las relaciones sexuales intensas, el trauma abdominal, el examen vaginal inexacto. La ruptura de un quiste endometrioide ocurre, como regla, en casos de trastornos hemorrágicos o en el uso incontrolado de ciertos medicamentos: anticoagulantes, antiinflamatorios no esteroideos.

Síntomas de la ruptura del quiste ovárico.

Los signos de ruptura del quiste dependen de la intensidad de la pérdida de sangre, la presencia de enfermedades ginecológicas concomitantes. Los síntomas predominantes son dolor intenso y sangrado. Los síntomas relacionados son:

  • sangrado de la vagina,
  • aumento de la temperatura corporal
  • taquicardia
  • Tensión muscular de la pared abdominal.
  • náuseas, vómitos solos,
  • mareos, pérdida de conciencia,
  • bajando la presión arterial
  • debilidad física
  • Palidez de la piel.

Grados de severidad

El tratamiento de esta enfermedad depende de la severidad del cuadro clínico. La apoplejía ovárica se divide en tres grados de gravedad, según la condición del paciente y la cantidad de pérdida de sangre:

  1. Grado leve Al mismo tiempo, el cuadro clínico de la ruptura del quiste se expresa indirectamente, y la patología requiere un diagnóstico y diferenciación cuidadosos con otras enfermedades (por ejemplo, apendicitis, cólico renal). Un leve, por regla general, no requiere tratamiento quirúrgico y se elimina mediante métodos conservadores. La pérdida de sangre en este caso no supera los 0,15 litros.
  2. Grado medio La pérdida de sangre oscila entre 0,15 y 0,5 litros. El paciente se queja de dolor de intensidad moderada, debilidad y secreción sanguinolenta de la vagina. El tratamiento de gravedad moderada incluye la hospitalización y la intervención quirúrgica urgente.
  3. Grado pesado La sangre libre en la cavidad abdominal es de más de medio litro. Los síntomas de shock hemorrágico son típicos de condiciones severas: palidez de la piel, taquicardia, una fuerte caída en la presión arterial. El paciente necesita hospitalización urgente y tratamiento quirúrgico. En ausencia de un tratamiento oportuno, la muerte es posible.

Diagnósticos

La apoplejía del quiste ovárico puede tener un cuadro clínico borroso, por lo que es necesario realizar un diagnóstico diferencial con cólico intestinal, sangrado gastrointestinal, inflamación del apéndice. En primer lugar, es necesario examinar al paciente en la silla ginecológica, determinar el tamaño de los órganos genitales internos, las áreas de dolor. Luego designe pruebas instrumentales y de laboratorio adicionales:

  1. Examen de ultrasonido. Con su ayuda, determine la integridad de los órganos pélvicos, la presencia de líquido en la cavidad abdominal, su cantidad.
  2. Punción posterior del fórnix vaginal. El estudio se realiza en una silla sin el uso de anestesia. Se inyecta al paciente con una aguja a través de la pared posterior de la vagina y se recoge el contenido de la cavidad abdominal. La presencia de sangre en punto puntual habla de apoplejía. El estudio puede no ser informativo cuando se rompe un quiste dermoide.
  3. Análisis clínicos de la sangre. Cuando un quiste se rompe, hay una disminución en el nivel de glóbulos rojos y hemoglobina, un aumento en el número de glóbulos blancos.

La terapia de apoplejía depende directamente del tipo de quiste dañado, la gravedad de los síntomas y la pérdida de sangre. Después del diagnóstico, examen, estudios instrumentales, el médico a cargo decide el método de tratamiento. Hay dos tipos de tratamiento para las rupturas de quistes: conservador y quirúrgico (laparoscopia o laparotomía). La excepción son las formaciones dermoides: su tratamiento requiere intervención quirúrgica inmediata.

Лечение без операции

Este tipo de corrección se aplica en ausencia de un cuadro clínico grave y potencialmente mortal. Como regla general, el tratamiento conservador se prescribe si se ha producido una ruptura de un quiste ovárico folicular u otras entidades funcionales. En este caso, al paciente se le prescribe reposo en cama, una compresa fría en la parte inferior del abdomen, medicamentos antiinflamatorios. Los analgésicos y medicamentos que relajan los músculos lisos (antiespasmódicos) no deben utilizarse después de eliminar el ataque de dolor, porque Puede ocurrir sangrado severo.

Después de completar el tratamiento principal, a la paciente se le prescriben anticonceptivos hormonales por un período de 3 a 6 meses para restablecer la función ovárica normal. El tratamiento conservador de la ruptura del quiste se lleva a cabo estrictamente en el hospital para monitorear la dinámica de la condición del paciente y proporcionar atención de emergencia en caso de un deterioro agudo en la condición del paciente.

Si las paredes de la formación quística se dañan, el contenido del quiste se descarga y las arterias y venas se dañan, a menudo se indica la intervención quirúrgica inmediata. Hay dos tipos de tratamiento quirúrgico de la apoplejía: laparoscopia y laparotomía. La elección del método de intervención quirúrgica depende de la gravedad de la afección del paciente, la presencia de complicaciones en forma de hemorragia grave o peritonitis.

La laparotomía es una cirugía abierta. Esto significa que al paciente se le hace una incisión horizontal o vertical en la parte inferior del abdomen. La ventaja de este método de cirugía se da con un gran volumen de líquido en la cavidad abdominal o peritonitis que ha comenzado. Paciente con laparotomía inyectada en anestesia general. Durante la operación, el médico examina los órganos dañados y reseca el ovario. Luego, la cavidad abdominal se limpia del contenido y la pared abdominal se sutura en capas, dejando el drenaje.

Después de la operación, la mujer debe estar en el hospital durante al menos una semana. Para la prevención de procesos infecciosos prescribe terapia con antibióticos de amplio espectro. Además, el reposo en cama necesario, la dieta fraccionada. La laparotomía tiene algunas fallas:

  • postoperatorio largo (de 2-3 semanas a varios meses),
  • Alto riesgo de infección de la herida.
  • alta probabilidad de desarrollar sangrado operatorio y otras complicaciones,
  • Posible desarrollo del dolor postoperatorio.

La laparoscopia es una operación cerrada que se realiza con herramientas especiales y un dispositivo óptico, cuya imagen se transmite al monitor. En este caso, se hacen tres agujeros en la pared abdominal: uno para la cámara con una linterna y dos para herramientas (manipuladores). La laparoscopia se realiza bajo anestesia general. El médico extirpa cuidadosamente el ovario dañado y limpia la cavidad abdominal. Después de las manipulaciones necesarias, se suturan puntos de sutura y un vendaje estéril en los orificios de la cavidad abdominal.

Después de la laparoscopia, se observa al paciente en el hospital durante 3 a 5 días, luego (en ausencia de complicaciones) se le da de alta para recibir tratamiento ambulatorio. Se muestra la recepción de preparaciones farmacológicas antiinflamatorias, antibacterianas, vitaminas e inmunomoduladores. Entre las principales ventajas de una operación de este tipo, hay una recuperación rápida y un bajo riesgo de complicaciones adicionales. Las desventajas de la laparoscopia son:

  • área limitada para manipulaciones de cirujanos,
  • la necesidad de equipos costosos y habilidades especiales del médico,
  • la incapacidad para determinar con precisión ciertas características de los órganos,
  • visualización limitada
  • La incapacidad de controlar completamente la herida.

Rehabilitación

Después de la cirugía, al paciente se le muestra una mayor rehabilitación. Su volumen y duración dependen directamente de la gravedad del estado inicial del paciente, la presencia de complicaciones. Para restablecer la salud general, se indican las funciones reproductivas, antimicrobianos, anestésicos y antiinflamatorios, vitaminas e inmunomoduladores. Además, se requieren anticonceptivos orales. En el caso de la extirpación del carcinoma, al paciente se le muestra radiación o quimioterapia para detener la propagación de las células cancerosas.

Durante un período de un mes a seis meses, se requiere descanso sexual, la ausencia de un esfuerzo físico intenso. Está prohibido visitar baños, saunas, piscinas públicas hasta que la herida esté completa. Si es necesario, el médico puede prescribir terapia física o terapia física. La planificación del embarazo después de la apoplejía debe posponerse por 3-6 meses.

Prevención

A menudo, la ruptura de un quiste es posible solo con un fuerte efecto físico, situaciones estresantes o debido al desarrollo paralelo de otras patologías. Las actividades para la prevención de la apoplejía incluyen el cumplimiento de las siguientes recomendaciones:

  1. Visitas regulares al ginecólogo (al menos una vez cada seis meses).
  2. Tratamiento oportuno de las enfermedades inflamatorias del sistema genitourinario.
  3. Planificación de un embarazo.
  4. Al diagnosticar una formación quística, es necesario iniciar el tratamiento de inmediato.
  5. Cuando se toman anticonceptivos hormonales regularmente se someten a exámenes adicionales para identificar quistes.

¿Qué es una ruptura de quiste?

Una de las complicaciones que surgen del crecimiento de quistes y el estiramiento de la pared de la cápsula es la ruptura de un quiste ovárico. Al mismo tiempo, el contenido de un quiste reventado se vierte y cae en la cavidad abdominal, lo que conduce a graves consecuencias.

Los más vulnerables son los quistes funcionales (foliculares y luteales), ya que tienen las paredes más finas. Su desarrollo está directamente relacionado con los procesos del ciclo menstrual. El quiste folicular se forma al estirar la membrana del folículo dominante, cuando debido a trastornos hormonales, la ovulación no puede ocurrir. Se forma un quiste luteal en la segunda fase del ciclo estirando el revestimiento del cuerpo amarillo. Por esta razón, la ruptura de quistes se observa con mayor frecuencia en mujeres en edad reproductiva. Esta patología se manifiesta casi de la misma manera que la apoplejía ovárica.

Nota: "Apoplejía" significa "romper". La diferencia entre estas dos patologías es que en un caso solo se rompe la pared del quiste, y en el otro, la membrana, el cuerpo y los vasos del propio ovario. La apoplejía ovárica ocurre, por ejemplo, durante la ovulación, cuando la pared del folículo dominante se rompe más de lo normal y, con ella, se daña la membrana del órgano. Esto causa sangrado, durante el cual se produce una hemorragia interna y se forma un hematoma (forma dolorosa) o se vierte sangre en la cavidad abdominal (forma hemorrágica).

Causas de la ruptura del quiste

Las causas de la ruptura del quiste son: un cambio en la estructura de las membranas, un aumento de la presión dentro de las cavidades, alteración de la circulación sanguínea, coagulación de la sangre y el estado de los vasos sanguíneos en los quistes. Los factores que contribuyen a la aparición de dicha patología se dividen en internos y externos.

Los factores externos que pueden causar la ruptura de un quiste incluyen:

  • aumento de la presión intraabdominal durante el levantamiento de pesas, así como durante los ejercicios deportivos asociados con cambios bruscos en la posición del cuerpo,
  • Trastornos circulatorios en los ovarios tras lesiones abdominales.
  • Daño mecánico a los quistes durante las relaciones sexuales, relaciones sexuales interrumpidas.

Las causas internas de rotura de un quiste ovárico pueden ser cambios en la estructura de los vasos sanguíneos y tejidos como resultado de la inflamación en el ovario u otros órganos del sistema genitourinario. La patología del tallo del quiste también contribuye a la aparición de la patología, el desequilibrio hormonal, que conduce al crecimiento de la neoplasia y el adelgazamiento de sus paredes.

Las causas de la destrucción del quiste son:

  • Trastornos endocrinos resultantes del fracaso de la hipófisis e hipotálamo, donde se producen hormonas que regulan la producción de hormonas sexuales femeninas en los ovarios.
  • desequilibrio hormonal que se produce después de la interrupción artificial del embarazo,
  • trastornos del ciclo asociados con sangrado menstrual o uterino abundante entre ellos, alargamiento de la primera fase del ciclo menstrual (con producción insuficiente de progesterona o producción excesiva de estrógeno en los ovarios),
  • venas varicosas
  • alteración de la circulación sanguínea en los órganos pélvicos debido a su prolapso, la curvatura del útero, la formación de adherencias o cicatrices,
  • Uso de anticonceptivos hormonales para suprimir la ovulación.

El aumento del sangrado en la ruptura de los vasos de un quiste ovárico se facilita con el uso de anticoagulantes (por ejemplo, aspirina) o medicamentos, uno de cuyos efectos secundarios es una violación de la coagulación de la sangre (algunos antibióticos, medicamentos antidiabéticos y otros).

Síntomas de ruptura de quistes.

Si un quiste se rompe, la mujer siente un dolor agudo en el área del ovario afectado, que se produce debido al espasmo reflejo de la arteria dañada y la irritación de la sangre de las terminaciones nerviosas ubicadas en el peritoneo. El dolor le da al interior del muslo, ano, espalda baja. Gradualmente, el dolor se vuelve menos intenso, pero se extiende por todo el abdomen.

A veces, en la víspera de un ataque, una mujer siente un dolor sordo en el área de la ingle por un lado, debido al desbordamiento del quiste con sangre y la aparición de edema en el ovario.

La ruptura de un quiste ovárico conduce a la expulsión de sangre, por lo que la mujer desarrolla un sangrado que se detiene gradualmente a medida que el dolor cede. Al mismo tiempo, continúa el sangrado interno, que es mucho más peligroso.

Durante un ataque de dolor agudo, la presión sanguínea aumenta, pero luego disminuye a medida que aumenta la pérdida de sangre. La mujer se pone pálida, se cubre con el sudor frío, se siente mareada, con náuseas. Se produce el vómito. Posible pérdida de conciencia y la aparición de un shock hemorrágico (cese del suministro de sangre al cerebro y los pulmones).

Cuando se rompe un quiste ovárico derecho, el médico de urgencias no siempre puede distinguir esta patología de la apendicitis, en la que también hay dolor en el costado, que se extiende a áreas vecinas. Manifestaciones similares también pueden ocurrir durante el embarazo ectópico. Además, con ambas patologías, hay un retraso en la menstruación. Si, desde el momento de la demora, una mujer ha determinado a través de pruebas que está embarazada, esto puede acelerar significativamente el proceso de diagnóstico y tratamiento de una afección mortal.

Si la convulsión se produjo después de un traumatismo en el abdomen, relaciones sexuales, levantando un objeto pesado, en medio del ciclo menstrual, entonces, lo más probable, ocurrió una ruptura de quiste. La ecografía se utiliza generalmente para establecer un diagnóstico preciso.

Tratamiento para la rotura de quistes.

Cuando un quiste ovárico se rompe, es posible un tratamiento conservador y operatorio.

Tratamiento conservador Tal vez en el caso en que los análisis de sangre indiquen que la caída en el nivel de hemoglobina es insignificante, la ecografía no mostró líquido en la cavidad pélvica y la condición de la mujer es satisfactoria y estable. Al paciente se le prescribe reposo en cama, la aplicación de un derretimiento de hielo en la parte inferior del abdomen, además de tomar analgésicos (analgésicos) y medicamentos que relajan los músculos (no spa, espasmalgones). También se prescriben agentes hemostáticos (vikasol, askorutin).

Tratamiento quirurgico designado en casos donde el ataque de dolor ocurre repetidamente, la sangre se detecta en la cavidad abdominal y el bienestar de la mujer se deteriora. Es decir, se produce una severidad grave o moderada. Las operaciones se llevan a cabo por varios métodos:

  1. Laparoscopia Una operación para eliminar una ruptura de quiste se realiza a través de pequeñas punciones peritoneales.
  2. Laparotomia Se utiliza para el sangrado severo o la presencia de adherencias en la cavidad abdominal. La intervención se realiza a través de una incisión en la pared abdominal. En el área de la incisión, los pequeños vasos se sellan con un electrodo y luego se suturan.

Es importante Para que la asistencia se proporcione de manera oportuna, las consecuencias de una ruptura del quiste fueron las menos graves, es necesario llamar rápidamente a una ambulancia cuando se presentan los síntomas, sin perder tiempo para el autotratamiento.

Si es imposible realizar operaciones de preservación, se realiza el descortezado del quiste. A veces es necesario extirpar parte del ovario con un quiste de estallido o incluso todo el ovario.

Cómo entender que un quiste ovárico ha estallado.

Los síntomas de una explosión de quiste ovárico, ocurren instantáneamente. La intensidad de las sensaciones depende del tipo de ruptura, la profusión de hemorragia y factores relacionados. En algunos casos, no hay sangrado, pero el contenido del saco reventado, que ingresa a la región abdominal, puede provocar muchas complicaciones.

Sensaciones de dolor

El dolor es agudo, abdomen inferior izquierdo o derecho, en los primeros segundos después del quiste de apoplejía. Esto a menudo hace que una mujer se agache, intentando instintivamente reducir la incomodidad. El dolor agudo es de corta duración: después de unos minutos se vuelve menos intenso, pero pierde una localización clara.


La ruptura de la formación provoca la penetración de su contenido en la cavidad abdominal, lo que además provoca dolor en todo el abdomen. El paciente no es capaz de indicar claramente el foco doloroso. Posteriormente, se puede propagar a las nalgas, la parte inferior del abdomen, el lado del cuerpo.

Algunas veces las sensaciones dolorosas se manifiestan un día o unas horas antes del inicio de la patología. En este caso, están doliendo, tirando de la naturaleza, su intensidad puede aumentar con el tiempo. Esto se debe al adelgazamiento progresivo de las paredes de la formación.

Si experimenta dolor en el abdomen inferior derecho o derecho, debe consultar de inmediato a un médico; si sigue sus recomendaciones y la intervención médica oportuna, se puede evitar la ruptura de un quiste.

Cambiando la naturaleza de la descarga.

Con la apoplejía, la cantidad de flujo vaginal aumenta. Sin embargo, no causan ninguna molestia, normalmente el olor debe estar ausente. A menudo, en su composición hay vetas de sangre, la descarga en sí misma es capaz de teñir un color marrón o rojizo. Esto indica una violación de la integridad de los tejidos del quiste o posible sangrado.

Las secreciones presentan los contenidos de la formación de ráfaga, por lo que su consistencia puede ser heterogénea, tienen impurezas. Cuando se quiebra un quiste del cuerpo lúteo o un quiste folicular ovárico, este tipo de síntomas están ausentes.

Intoxicación del cuerpo.

Esta condición es causada por la penetración de los contenidos de la formación y la sangre en el peritoneo. En los casos graves, con la intoxicación, la temperatura corporal se eleva a 40 grados, la fiebre y los escalofríos están presentes. La mayoría de las veces, los signos de rotura de un quiste ovárico son menos pronunciados: el paciente se siente débil, generalmente insatisfactorio, tiene náuseas y vómitos. Las membranas mucosas de la boca se secan, lo que provoca sed constante. La temperatura corporal al mismo tiempo alcanza los 37-38 grados.

Cambio de presion sanguinea

Con el quiste de apoplejía del ovario derecho o izquierdo con hemorragia, la presión arterial disminuye, el pulso aumenta. La piel se vuelve pálida, raramente - azulada. Esto es causado por una caída brusca de la hemoglobina y un dolor intenso en el área afectada. Con una caída significativa de la presión, existe el riesgo de pérdida de la conciencia de la mujer y la aparición de alucinaciones.

Trastornos digestivos

La violación de los órganos digestivos se debe a la distensión abdominal, que en ausencia de exceso de peso es notable por la inspección visual. En la palpación, el médico nota la tensión en el peritoneo. Los pacientes debido a la hinchazón excesiva a veces sufren de diarrea, flatulencia en los intestinos.

Un deterioro significativo en la condición de una mujer en forma de pérdida de conciencia, alta temperatura corporal, presión excesivamente baja y otros síntomas similares requiere hospitalización inmediata.

Grupo de riesgo

El grupo de riesgo incluye a las mujeres que tienen problemas de salud u otros factores que contribuyen a la alteración de los órganos genitales:

  • desequilibrio hormonal,
  • irregularidad del ciclo menstrual
  • obesidad
  • diabetes
  • enfermedades de los órganos pélvicos,
  • El aborto y otras manipulaciones ginecológicas similares.

En estos casos, existe un alto riesgo de formación de lesiones en los ovarios. Generalmente se encuentran quistes funcionales que se desarrollan en el fondo de cambios en los niveles hormonales.

Causas de la patología.

La apoplejía puede ocurrir si hay algún tipo de quiste en el ovario. La mayoría de las veces, la brecha ocurre en la segunda fase del ciclo, su causa es una violación del curso de la ovulación. El crecimiento de un folículo dominante que contiene una célula de óvulo puede ejercer presión sobre la formación presente. Esto también es probable con el inicio del cuerpo lúteo, que es necesario para la producción de la hormona progesterona, que promueve el avance del huevo a través de la trompa de Falopio.

Alta predisposición a la aparición de apoplejía en la segunda mitad del ciclo menstrual. Debido a la peculiaridad del suministro de sangre a los órganos. Durante este período, el suministro de sangre local aumenta, causando un llenado excesivo de los vasos. Como resultado, la permeabilidad de las paredes de este último aumenta, lo que puede contribuir a la apoplejía.

Causas internas de la ruptura del quiste ovárico:

  • нарушения гормонального фона,
  • частые стрессы, повышенная тревожность, психические заболевания,
  • Inflamación de los órganos genitales y adyacentes,
  • menstruación irregular,
  • torcer el quiste de la pierna,
  • abortos
  • tomando anticonceptivos orales
  • ovarios poliquisticos,
  • estimulación de drogas de la ovulación,
  • enfermedades vasculares
  • Procesos estancados en la pelvis.
  • Adherencias en los genitales.

La ruptura del quiste en el ovario derecho se diagnostica con mayor frecuencia, debido a la circulación sanguínea local más intensa y la alta actividad de este órgano.

  • Presión intraabdominal elevada: es el resultado de deportes activos, levantamiento de pesas, estreñimiento y diarrea.
  • Trastornos circulatorios locales después de traumas del peritoneo y la pelvis pequeña,
  • relaciones sexuales activas,
  • Procedimientos ginecológicos descuidados.

Es especialmente peligroso hacer un esfuerzo excesivo en los días de la ovulación: en este momento, debido al aumento del suministro de sangre local, no solo la formación, sino también el propio ovario puede romperse.

¿Puede una mujer explotar un quiste ovárico?

La rotura del quiste ovárico puede ocurrir en cualquier momento. La probabilidad de patología en determinadas condiciones:

  • embarazo: el riesgo de apoplejía se conserva, puede ocurrir cuando el feto en crecimiento ejerce una presión excesiva sobre el útero o debido a un nivel hormonal alterado, por lo tanto, si la cantidad de educación es de más de 8 cm, se requiere cirugía.
  • el período de la menstruación: en este momento el quiste es propenso a una disminución o desaparición completa, por lo tanto, la probabilidad de su ruptura es mínima en ausencia de actividad física y relaciones sexuales,
  • Contacto sexual: con intimidad íntima, el riesgo de apoplejía aumenta significativamente debido al estrés mecánico intenso y al flujo de sangre a los genitales.
  • Traumatismo en el abdomen y la pelvis pequeña: con lesiones en el ovario y los órganos cercanos, la probabilidad de patología es alta, especialmente con educación de gran tamaño.
  • levantamiento de pesas y carga atlética excesiva: contribuyen a un aumento de la presión intraabdominal que, con la preservación a largo plazo de este estado, lleva al hecho de que el quiste estalla,
  • Desequilibrio hormonal: provoca el fracaso del ciclo menstrual y la falta de ovulación, que está plagada del rápido crecimiento de un gran número de formaciones que pueden explotar durante influencias externas.
  • trastorno de la coagulación de la sangre: esta patología es peligrosa cuando se rompe en forma de abundante pérdida de sangre.

La mayoría de las veces, varios factores conducen simultáneamente a la apoplejía del quiste ovárico, por lo tanto, si uno de ellos está presente, se debe tener precaución durante el esfuerzo físico y las visitas regulares al ginecólogo para controlar la salud.

Tipos de quistes ováricos propensos a la ruptura

Tipos funcionales de quistes:

  1. Folicular Pasa de forma independiente en 2-3 meses, se presenta asintomáticamente. Ocurre debido a la menstruación irregular. La ruptura de un quiste folicular ovárico se acompaña de síntomas como vómitos y dolor agudo en la parte inferior del abdomen.
  2. Cuerpo amarillo. Resuelve de forma independiente, se desarrolla en ausencia de regresión del propio cuerpo amarillo. Con su apoplejía, la presión sanguínea de la paciente cae bruscamente, la palidez de la piel queda marcada.

Las formaciones no funcionales son las más peligrosas, su ruptura se acompaña de una manifestación brillante de los síntomas. Como resultado, pueden ocurrir muchas consecuencias negativas. Sus principales tipos:

  1. Endometrial Formado durante el curso de la endometriosis, consiste en un líquido marrón que incluye impurezas de la sangre.
  2. Mucinoso Es muy probable que se convierta en una enfermedad oncológica. Se compone de muchos compartimentos llenos de moco. Elástico, capaz de alcanzar grandes tamaños.
  3. Dermoid. Formado antes del nacimiento, es el resultado de violaciones del desarrollo fetal en el útero. Se compone de grasa, tejidos corporales, cabello, uñas.
  4. Carcinoma La malignidad, se considera el tipo más peligroso.

En el contexto de un largo curso de endometriosis, un quiste ovárico endometriótico puede romperse espontáneamente, lo que se acompaña de síntomas de dolor intenso y un deterioro agudo de la enfermedad.

Para el tratamiento de quistes no funcionales se requiere cirugía.

Posibles complicaciones y consecuencias de la patología.

La ocurrencia de consecuencias en el caso de que un quiste ovárico se haya reventado es opcional. Con la intervención médica oportuna, se pueden evitar las siguientes condiciones:

  • fuerte dolor de choque,
  • anemia severa,
  • extirpación del ovario,
  • infertilidad
  • Desarrollo de procesos oncológicos.
  • adherencias en la pelvis,
  • Peritonitis purulenta - inflamación extensa en la región abdominal.

En los casos más graves, la muerte es posible.

Medidas de diagnostico

Si el paciente es sospechoso de patología, se deben realizar varios tipos de exámenes:

  • examen médico - un estudio del estado de los órganos genitales y la naturaleza del flujo vaginal, palpación de la cavidad abdominal,
  • Ecografía de los órganos pélvicos, detección de presencia de líquido en la cavidad abdominal,
  • punción del peritoneo a través de la vagina: la definición de la naturaleza del líquido,
  • laparoscopia diagnóstica - examen de órganos en caso de intervención quirúrgica incompetente, si es necesario, que fluye hacia el tratamiento,
  • Análisis de orina y sangre: un estudio del estado general del cuerpo.
  • Definición de los niveles hormonales.

Cuando los quistes funcionales se rompen, se usa el tratamiento sin cirugía - terapia conservadora. En este caso, al paciente se le prescribe reposo en cama, durante el cual debe abandonarse la relación sexual. Al mismo tiempo, la medicación es necesaria:

  • antiespasmódicos - aliviar el dolor,
  • medicamentos hemostáticos,
  • Complejos de vitaminas: normalizan el nivel de hemoglobina y el estado general de la mujer.

En presencia de sangrado por la ruptura de un quiste ovárico funcional, se requiere intervención quirúrgica.

La cirugía es necesaria para la apoplejía de cualquier tipo de formación ovárica no funcional. Dos tipos principales de intervención:

  1. Laparoscopia Se realiza bajo anestesia general insertando un laparoscopio a través de pequeñas incisiones. La imagen de los órganos se muestra en la pantalla con una cámara especial, todas las manipulaciones se llevan a cabo en 30-40 minutos. Durante este tiempo, se remueven los restos del quiste y la sangre, se suturan los vasos dañados y se detiene el sangrado. Una semana después de la intervención, el paciente es dado de alta del hospital.
  2. Laparotomia La cirugía abdominal se realiza con laparoscopia insuficiente. Difiere la posibilidad de una visión completa de los órganos. La duración de la rehabilitación es de hasta dos semanas.

En la mayoría de los casos, cuando ocurre esta patología, se aplica el método de laparoscopia. El segundo tipo de operación se realiza en las condiciones más graves del paciente o en caso de emergencia: esta es una medida para prevenir el shock hemorrágico, la peritonitis aguda y otras consecuencias.

Contraindicaciones a la cirugía.

La cirugía abdominal está contraindicada en los siguientes casos:

  • hipertensión
  • enfermedades infecciosas del tracto respiratorio superior,
  • diabetes mellitus
  • historia de infarto de miocardio,
  • Procesos oncológicos en otros órganos.
  • insuficiencia cardiaca

Las contraindicaciones para la laparoscopia son todos los casos anteriores, así como un alto grado de obesidad, lesiones purulentas de la piel abdominal, adherencias en la cavidad abdominal, sangrado abundante, gran tamaño de la formación.

Recuperación después de la cirugía

Después de la cirugía, al paciente se le prescriben antibióticos, Antiinflamatorios, analgésicos, inmunomoduladores y complejos vitamínicos. Debe seguir una dieta: tome solo sopas y cereales líquidos, gelatina, bebidas de frutas, frutas y verduras al vapor. En el futuro, estas restricciones se eliminan gradualmente.

Para acelerar la cicatrización de las suturas, se recomienda usar un vendaje postoperatorio especial. La recuperación completa del cuerpo ocurre 3-4 semanas después de la intervención. Durante este período, debe excluir cualquier actividad física, sexo, levantamiento de pesas. En la primera semana se recomienda observar reposo en cama.

Medidas preventivas

Para evitar la patología, debe visitar regularmente a un ginecólogo. Esto evitará el desarrollo de muchas enfermedades de la esfera sexual.

Otras reglas de prevención:

  • realizar un examen completo en la planificación del embarazo, si es necesario - tratamiento de enfermedades detectadas,
  • Tratamiento oportuno de cualquier proceso inflamatorio del sistema urogenital,
  • tomar precauciones al detectar un quiste ovárico,
  • Supresión inmediata de la educación según el testimonio de un médico.

Cuando se tratan tumores en los ovarios, es necesario seguir estrictamente todas las recomendaciones del ginecólogo, lo que acelerará el proceso de curación y evitará la aparición de complicaciones.

La apoplejía del quiste ovárico es una patología, cuyas consecuencias se minimizan con la intervención médica oportuna. Para evitar que ocurra, se deben evitar los esfuerzos físicos y otros factores que contribuyen a la ruptura de la educación. El tratamiento elegido adecuadamente puede preservar la función reproductiva de las mujeres.

Quiste ovárico: ¿qué es?

Un quiste es un tumor hueco con contenido líquido, localizado en la superficie del ovario, uno o ambos al mismo tiempo. Visualmente, el quiste parece una bolsa, dentro de la cual hay un secreto patológico. El diámetro de la formación puede variar desde un tamaño insignificante de 1-2 cm, hasta muy impresionante: 15-20 cm.

Casi siempre se diagnostica un quiste funcional, cuya causa es el sobre-envejecimiento del folículo, un componente estructural del ovario formado a partir de la célula del óvulo.

Un quiste es un crecimiento benigno, las células atípicas no se desarrollan en él. Sin embargo, el tumor puede provocar muchas complicaciones, incluso cuando se trata de concebir.

Quistes funcionales

La formación quística de tipo funcional es el tipo más común de tumor hueco. Formado a partir del estroma: el tejido conectivo de la glándula, ubicado en la superficie del ovario en forma de bolsa. Como regla general, se desarrollan durante el período de la ovulación, durante las interrupciones hormonales menores y los trastornos en el sistema reproductivo.

Hay dos tipos de quistes funcionales:

El primer tipo de formación - folicular, es benigno, se desarrolla dentro del ovario. Ocurre en casi el 90% de los casos, es un tipo de respuesta a trastornos fisiológicos en el sistema reproductivo. Un quiste folicular es un folículo que está en proceso de ovulación y ha liberado un óvulo ya maduro lleno de secreción.

A menudo se diagnostica educación a 5 cm. Clínicamente, no se manifiestan, pero aumentan la concentración en la sangre del estrógeno. Por lo tanto, la primera queja del paciente - una violación del ciclo menstrual. La causa de este tipo de quistes es a menudo procesos inflamatorios en los órganos pélvicos.

El segundo tipo de quistes - luteal, también son formaciones benignas. Se desarrolla en la fase del cuerpo lúteo (fase lútea), que se produce inmediatamente después de la ovulación y dura entre 11 y 14 días. Hay quistes en este período, de los cuales obtuvieron su nombre. La principal causa de desarrollo es el desequilibrio hormonal.

Si no hay complicaciones, no se requiere el efecto terapéutico, tales formaciones tienden a autoabsorberse. También desaparecen durante el embarazo, en el tercer trimestre, a veces en el segundo.

Terapia conservadora

El método conservador de tratamiento se prescribe en presencia de formas ligeras de apoplejía, que no se acompañan de sangrado en el espacio abdominal. El paciente recibe reposo completo, una compresa fría en el área abdominal, supositorios vaginales con efecto antiinflamatorio, analgésicos. Después de la eliminación del proceso agudo, se prescribe un curso de electroforesis u otros procedimientos fisioterapéuticos.

Fisioterapia después de la ruptura de un quiste ovárico.

Metodos quirurgicos

Recientemente, los expertos recomiendan que la apoplejía sea tratada con prontitud, incluso en presencia de formas más leves, especialmente si se planea un embarazo.

En la mayoría de los casos, la cirugía se realiza mediante el método laparoscópico. La laparoscopia es un método de cirugía endoscópica. El procedimiento médico se realiza no a través de una incisión grande, sino a través de varias pequeñas, de 1 a 2 cm de largo, que sirven para ingresar a la cámara y los instrumentos quirúrgicos en funcionamiento. Después de la operación, sólo hay unos pocos puntos pequeños. Esto reduce significativamente la recuperación postoperatoria, y el paciente generalmente puede regresar a casa en unos pocos días.

Como regla general, la intervención quirúrgica se lleva a cabo con la preservación de los ovarios, pero en casos graves se extirpan junto con la cápsula quística. En tales casos, se realiza una ooforectomía, el método más suave de resección con un riesgo mínimo de complicaciones.

Al realizar un procedimiento quirúrgico, es importante eliminar cualitativamente los coágulos de sangre de la cavidad abdominal, evitando así las adherencias.

Laparoscopia por rotura ovárica

Pin
Send
Share
Send
Send