Entradas Populares

La Elección Del Editor - 2019

Cómo tratar la disfunción de vejiga neurogénica en niños.

La vejiga neurogénica en niños se diagnostica en promedio en el 10% de los pacientes que buscan problemas urológicos. Esta condición patológica es difícil de diagnosticar, ya que el niño aprende a controlar el proceso de micción hasta los tres años de edad. Por lo tanto, la excreción involuntaria de orina en los niños no siempre indica la presencia de disfunción neurogénica.

Causas y sintomas

La definición de qué es una vejiga neurogénica se encuentra en los mecanismos de desarrollo de la condición patológica. Este problema surge debido a la desregulación del proceso de acumulación y el vaciado de la orina en los niveles periférico, espinal o cortical del sistema nervioso central (en la médula espinal o en el cerebro).

Debido a esto, el tono de las fibras musculares que forman las paredes del órgano del sistema urinario o su esfínter externo sube o baja. El resultado de estos procesos es que una persona pierde la capacidad de controlar la liberación de orina.

Los siguientes factores provocadores pueden conducir a disfunción de vejiga neurogénica en niños:

  • malformaciones congénitas del sistema nervioso central,
  • Daño del SNC
  • neoplasias en los tejidos espinales de diferente naturaleza,
  • hernia en la médula espinal,
  • Parálisis cerebral,
  • encefalitis
  • óptica
  • enfermedad renal
  • distonía vascular,
  • Insuficiencia hipotalámica-hipofisaria.

La disfunción de la vejiga en un niño también puede ocurrir debido a la actividad de la hormona estrógeno (hormona femenina), que aumenta la sensibilidad de los músculos lisos del órgano. Además, la afección patológica se produce en niños con micción controlada por reflejos insuficientemente desarrollada.

La naturaleza del cuadro clínico de la disfunción de la vejiga depende del tipo de violación. Hay dos tipos de trastornos neurogénicos:

  • hiperreflejo (síndrome de vejiga perezosa),
  • hyporeflex.

La vejiga hiperrefleja se diagnostica en niños en caso de daño al SNC. Esta forma de la condición patológica se caracteriza por la incapacidad del cuerpo para retener la orina: la excreción espontánea del líquido urinario se produce de inmediato.

Los siguientes síntomas indican la presencia de un trastorno neurogénico de tipo hiperreflejo:

  • Frecuente (más de 8 veces al día) y ganas de orinar,
  • una pequeña cantidad de orina se excreta de la uretra,
  • incontinencia en niños,
  • Cantidad insuficiente de orina en la vejiga.

La secreción espontánea de orina en forma de hiper-reflejo se observa en las niñas durante el esfuerzo físico.

Si los trastornos neurológicos se localizan en el área sacra, en los niños se desarrolla una vejiga hyporeflex (hipotensión neurogénica). La condición patológica se caracteriza por el hecho de que el niño ya no exuda orina. En este caso, el líquido se retiene en la vejiga. Este último puede acumular hasta 1,5 litros de orina, como resultado de lo cual sus paredes se estiran y el volumen del órgano aumenta. Después de vaciar más de 400 ml de líquido queda en la vejiga.

La hipotensión neurogénica a menudo se complica con la adición de una infección secundaria y el daño a los uréteres, los riñones.

En casos graves, los niños por los motivos anteriores desarrollan los síndromes de Hinman y Ochoa. La primera se caracteriza por las siguientes características:

  • Excreción incontrolada de orina durante el día.
  • El curso de los procesos infecciosos en los órganos del sistema urinario.
  • estreñimiento crónico
  • secreción incontrolada de heces,
  • El estado normal del tracto urinario y la ausencia de trastornos neurológicos.

El síndrome de Ocho se desarrolla principalmente por predisposición hereditaria. La afección patológica se diagnostica con más frecuencia en niños desde los primeros meses de vida y hasta los 16 años. El síndrome de Ocho se manifiesta en un escenario similar al del tipo previo de trastornos neurogénicos. Al mismo tiempo, esta forma de la condición patológica a menudo causa patologías renales crónicas e hipertensión arterial.

Diagnósticos

El diagnóstico de la neurosis de la vejiga en niños se realiza en varias etapas, cada una de las cuales implica la realización de diversas pruebas y el examen de bebés para detectar enfermedades asociadas. Para establecer la verdadera causa de la incontinencia urinaria, se designan:

  • análisis de sangre general y bioquímico,
  • análisis de orina general y especial (según Nechiporenko, según Zimnitsky, por la presencia de bacterias),
  • Ecografía del sistema urinario con una evaluación de la orina residual,
  • uretrocistografía
  • urografía
  • pielografía ascendente,
  • Radiografía de los órganos abdominales.
  • RMN y TC del cerebro.

Si es necesario, utilice otros métodos de examen, a través de los cuales es posible establecer la verdadera causa del desarrollo de trastornos neurogénicos. Además, un psicólogo, un urólogo, un nefrólogo y un neurólogo participan en la evaluación de la condición del paciente.

Terapia de drogas

En la vejiga neurogénica en niños, se utilizan preparaciones médicas en el tratamiento, que se seleccionan teniendo en cuenta la naturaleza del factor precipitante. La restauración de las funciones de los órganos pélvicos se realiza mediante:

  • medicamentos anticolinérgicos ("Ubretid", "Atropine", "Propiverin" y otros),
  • Inhibidores de la prostandina (flurbinprofeno, indometacina),
  • agentes colinomiméticos ("galantamina", "aceclidina"),
  • aminoácidos
  • Nootropos (Pantogam, Pikamilon),
  • Antagonistas del calcio.

Para fortalecer el sistema inmunológico y estimular el trabajo de los órganos internos, la terapia con medicamentos para la neurosis de la vejiga se complementa con:

  • fitopreparaciones,
  • vitaminas del grupo B, A, E y PP,
  • Adaptogens (extracto de ginseng y otros).

En el trastorno hiperreflejo, se inyectan toxina botulínica, rezferatoxina o capsaicina directamente en la pared de la vejiga. La hipotomía neurogénica consiste en realizar una cationización para eliminar la orina residual.

En el caso de la accesión de una infección secundaria, los fármacos antibacterianos están incluidos en la composición de la terapia farmacológica.

Si el medicamento no dio resultados positivos, se aplican métodos de tratamiento quirúrgico. Proporcionan (dependiendo de la naturaleza de la violación) la implantación de colágeno en la boca del uréter o la resección del cuello del órgano problemático.

Tratamiento no farmacológico

Los métodos no farmacológicos se utilizan como una adición a la terapia principal y permiten eliminar los síntomas de la condición patológica y el efecto del factor provocador. Para lograr estos objetivos se aplican:

  • fisioterapia
  • remedios populares
  • ejercicios de gimnasia.

Pacientes con trastornos neurogénicos se muestran consulta con un psiquiatra y corrección de estilo de vida.

Fisioterapia

El tratamiento de la vejiga neurogénica se realiza mediante las siguientes técnicas fisioterapéuticas:

  • electroforesis con drogas
  • eléctrica,
  • electroestimulación de la vejiga,
  • Ultrasonido
  • tratamiento térmico
  • Oxigenación hiperbárica.

Las técnicas de fisioterapia se utilizan para restaurar las funciones de la vejiga.

Tratamiento de los remedios populares.

En el tratamiento de la vejiga en los niños, se usan varios tés de hierbas para calmar el sistema nervioso: manzanilla, menta, bálsamo de limón. Las tinturas alcohólicas de eleuterococo y la raíz de valeriana tienen un efecto positivo en el cuerpo con trastornos neurogénicos.

Ejercicio de gimnasia

El médico debe determinar la necesidad y el procedimiento para realizar ejercicios gimnásticos con una vejiga neurogénica en un niño. Para eliminar la disfunción del cuerpo, se elabora un programa de micción preciso.

La vejiga hiperrefleja se trata mediante ejercicios especiales que se usan para fortalecer los músculos del suelo pélvico.

Loading...