Niños pequeños

Asfixia fetal: causas de desarrollo y peligro de la enfermedad.

Pin
Send
Share
Send
Send


Asfixia (sinónimo asfixia intrauterina) - una condición patológica que ocurre en respuesta a la restricción del suministro de oxígeno y se manifiesta por una violación del ritmo de los tonos cardíacos fetales.

Asfixia del recién nacido - Una condición patológica del recién nacido, en la que durante el primer minuto después del nacimiento, en presencia de actividad cardíaca, la respiración no aparece o se expresa en movimientos respiratorios irregulares separados.

El término "asfixia" generalmente significa estrangulación. La asfixia del feto y el recién nacido es un concepto condicional: significa un complejo de cambios bioquímicos, hemodinámicos y clínicos en el cuerpo del feto y el recién nacido, que se producen bajo la influencia de la deficiencia de oxígeno y la acidosis posterior.

En el útero, el feto no tiene respiración externa (pulmonar). La respiración de los tejidos y las células de su cuerpo se realiza exclusivamente debido a la sangre oxigenada que fluye hacia él a través de la placenta.

La asfixia fetal difiere de la asfixia neonatal no solo en el momento del inicio, sino también patogénicamente: la primera se basa en trastornos circulatorios y la segunda se basa en trastornos respiratorios.

Un feto que tiene signos de asfixia intrauterina no siempre nace con la presencia de asfixia. Según MM Shashin, de los 9152 niños nacidos, se observaron signos de asfixia intrauterina en 1000 (10,9%) y de estos, 598 (59,8%) nacieron sin asfixia.

Del número total de nacimientos, según las estadísticas de varios autores, la asfixia se observa en el 4-6% de los recién nacidos. Según L. S. Persianinov (1961), de 36 533 recién nacidos, 1927 (5,3%) nacieron asfixiados.

Etiología y patogenia

Numerosos factores patógenos durante el embarazo y el parto, que conducen a una alteración de la circulación uteroplacentaria o sistémica del feto, violan el intercambio de gases en el feto. Esto, a su vez, conduce a la falta de oxígeno y la interrupción del equilibrio ácido-base con un aumento de la acidosis metabólica. La asfixia severa está precedida por una fase de irritación del centro respiratorio causada por la falta de oxígeno y un exceso de dióxido de carbono y sangre fetal. Como resultado, aparecen verdaderos movimientos respiratorios que conducen a la aspiración de líquido amniótico, moco, sangre y meconio del canal de parto, lo que aumenta la asfixia.

En la sangre del feto se acumulan productos de oxidación incompleta, cuyo exceso viola los procesos enzimáticos y otros procesos bioquímicos en las células del cuerpo del feto, lo que provoca una fuerte inhibición de sus funciones. Hay hipoxia tisular, las células del cuerpo pierden su capacidad de usar oxígeno. Los trastornos del equilibrio electrolítico están acompañados por el desarrollo de hiperpotasemia (ver), que, en combinación con hipoxia (ver) y acidosis (ver), parece tener un efecto adverso sobre la función miocárdica. Se desarrolla bradicardia. La falta de oxígeno y especialmente la acidosis creciente causan un trastorno circulatorio característico: dilatación de los vasos sanguíneos y su desbordamiento con sangre, estancamiento venoso, estasis y hemorragias en diversos órganos y áreas del cuerpo. Bajo la influencia de la acidosis, aumenta la permeabilidad de las paredes vasculares, se desarrollan en ella edema cerebral y trastornos circulatorios. La hipoxia tisular, que ocurrió durante la acidosis patológica, se acompaña de daño cerebral, que interrumpe bruscamente las funciones corporales. La naturaleza y la gravedad de las alteraciones hemodinámicas durante la asfixia y en los días siguientes a su eliminación pueden verse afectadas por una insuficiencia de la función de la corteza suprarrenal, que se desarrolla, aparentemente, como resultado de una asfixia grave con acidosis creciente.

Los trastornos vasculares, que causan la estasis sanguínea y el estado anóxico de los tejidos, contribuyen a la aparición de hemorragia intracraneal y traumatismo en el parto.

Anatomia patologica

Con la muerte intrauterina, se puede observar un color amarillento del lubricante similar al queso, la piel, las uñas de la tinción con meconio, que se libera en el líquido amniótico durante la asfixia. A veces se encuentran hemorragias petequiales en la conjuntiva y la piel. Rara vez hay una anasarca generalizada, generalmente un poco intensa.

En el estudio de los órganos internos del feto, hay un trastorno circulatorio general en forma de plétora venosa de órganos, la presencia de sangre líquida oscura, hemorragias manchadas en el epicardio (Fig. 1), pericardio, pleura, pulmones, timo, membrana mucosa del esófago, estómago, duodeno, peroneo, Diafragma, adventicia de los vasos, debajo de la cápsula hepática (fig. 2).

La asfixia intrauterina suele ir acompañada de la aspiración de líquido amniótico y del contenido del canal del parto. Con una aspiración masiva, los pulmones se agrandan, las áreas aplanadas son grisáceas o amarillentas y se ahogan en el agua. Histológicamente, el líquido amniótico, pobre en proteínas, no se tiñe, la aspiración se confirma por la presencia de escamas córneas en los bronquios y alvéolos (Fig. 3), masas de meconio, esferas eosinofílicas, basófilas, sangre, moco, grasa grasa de queso, epitelio de la membrana amnional. Dicha aspiración se combina constantemente con diversos grados de atelectasia pulmonar, edema y congestión venosa.

Los cambios patológicos en el sistema nervioso central (edema, microhemorragias, hemorragias en los ventrículos laterales, en el cuerpo materno, cambios distróficos en las células nerviosas) y los pulmones (atelectasia, edema, membranas hialinas, masas aspiradas, etc.) son simplemente manifestaciones morfológicas de asfixia y No debe considerarse como la enfermedad principal, cada una de estas afecciones puede contribuir a la hipoxia y, al mismo tiempo, es su consecuencia.

En la práctica obstétrica, es aconsejable distinguir entre la asfixia amenazadora del feto, una afección en la que no hay síntomas de asfixia, pero existe una situación obstétrica (trabajo de parto prolongado, anomalías del parto, embarazo prolongado), embarazo, que puede conducir a asfixia intrauterina, hay signos de Indica un cambio en su reactividad.

Sobre el estado fetal del feto se puede juzgar por su actividad física y actividad cardíaca, esta última refleja más claramente la condición del feto.

También es muy importante que la asfixia intrauterina comience con una violación de la actividad cardíaca fetal, que se manifiesta en cambios en la frecuencia, el ritmo y el sonido de los sonidos cardíacos. La frecuencia cardíaca fetal al final del embarazo y en el primer período de trabajo de parto normalmente oscila entre 120 y 160 latidos por minuto, mientras que los cambios transitorios en la frecuencia dentro de los límites especificados no tienen un valor práctico particular.

Una serie de afecciones patológicas durante el embarazo (toxicosis, repetición, conflicto Rh, diabetes, etc.) están acompañadas por cambios en la placenta, lo que lleva a una alteración de la circulación placentaria y una hipoxia crónica del feto. Sin embargo, debido a los mecanismos compensatorios, no se detectan cambios espontáneos en la actividad cardíaca en el feto y no se observan cambios significativos en el equilibrio ácido-base.

Con el fin de determinar las respuestas adaptativas del feto a diversas influencias externas se aplican pruebas funcionales especiales. Estas pruebas le permiten identificar cómo reaccionará el feto a los cambios en las condiciones de su existencia asociados con el inicio del acto de nacimiento o con la aparición de ciertas complicaciones tanto durante el embarazo como durante el parto.

Como las pruebas funcionales se utilizan para contener el aliento de una mujer embarazada, la irritación térmica de la piel del abdomen de una mujer embarazada.

Una prueba de contención de la respiración provoca un aumento de la frecuencia cardíaca de un feto sano en 11 latidos por 1 minuto. Los cambios más pronunciados se observan cuando se utilizan estímulos térmicos. El estímulo frío causa una disminución en los latidos del corazón del feto por 8-9 latidos por 1 minuto. Los estímulos de calor causan un aumento en la frecuencia cardíaca de 13 a 14 latidos por 1 minuto.

El uso de pruebas funcionales en diversas complicaciones del embarazo permite, en muchos casos, detectar una reacción reducida del corazón del feto a influencias externas, hasta su completa ausencia.

Las pruebas funcionales se llevan a cabo, por regla general, antes del inicio del parto.

El diagnóstico oportuno de la hipoxia crónica del feto, independientemente de la causa, que la causó (patología placentaria, cordón umbilical, etc.) es muy importante. El indicador más importante de la hipoxia crónica en los fonoelectrocardiogramas es la monotonía del ritmo, el cardiotagrama en estos casos a menudo tiene la apariencia de una línea recta. Si la monotonía del ritmo se combina con una disminución significativa en el complejo QRS o una disminución gradual de la amplitud durante la observación dinámica, la presencia de asfixia crónica que amenaza la vida del feto está fuera de toda duda. En contraste con la asfixia amenazante, la asfixia inicial del feto se caracteriza por una disminución significativa de la frecuencia cardíaca, que se manifiesta principalmente en forma de desaceleración, seguida de un aumento a corto plazo. Al inicio del trabajo de parto, las condiciones de desarrollo prenatal del feto cambian, ya que, además de los cambios en las relaciones neurohumorales y los procesos metabólicos en el cuerpo de la madre, hay contracciones del útero, un aumento de la presión intrauterina, compresión de los vasos intramusculares y la parte abdominal de la aorta, que produce cambios en la presión arterial en los vasos de la placenta Disminuye el flujo de sangre materna a la placenta.

Sin embargo, durante el parto normal, debido a las adaptaciones compensatorias y la alternancia adecuada de las contracciones del útero y las pausas entre ellos, estos fenómenos no conducen a la hipoxia fetal y no causan cambios en su estado.

Durante el primer período de trabajo de parto normal, la actividad cardíaca fetal no sufre cambios marcados. En la segunda etapa del parto, la posibilidad de influir en el feto de factores tales como su compresión durante el movimiento a través del canal del parto, la alteración de la circulación uteroplacentaria durante los intentos, la hipoxia en la madre, etc., aumenta significativamente. En respuesta a estas influencias, el feto responde Puede manifestarse en cambios en la actividad cardíaca, reflejando más claramente su condición. En el parto normal, en el segundo período suele estar marcada bradicardia, más pronunciada cuando la cabeza pasa por una parte estrecha de la cavidad pélvica. Al mismo tiempo, una disminución en los latidos cardíacos (110–80 latidos por 1 minuto) ocurre 10-20 segundos desde el inicio del intento y desaparece al final del intento o dentro de los 10-30 segundos posteriores. En el 10% de los fetos, se observa taquicardia (hasta 185 latidos por 1 minuto), más pronunciada a la altura del intento y desaparece al final o 10 a 15 segundos después de su finalización.

En condiciones de hipoxia crónica, un acto genérico, especialmente complicado, conduce fácilmente al agotamiento de la capacidad de reserva fetal y al desarrollo más rápido de la hipoxia aguda.

En el proceso del parto, la prueba para determinar el estado funcional del feto y sus capacidades adaptativas es la naturaleza de los cambios en la frecuencia cardíaca fetal durante las contracciones uterinas en la primera etapa del parto y durante el examen vaginal con palpación de la parte de presentación. Tales reacciones en frutos sanos son a corto plazo y leves. En frutas con resistencia reducida a influencias externas bajo la influencia de diversas causas, especialmente hipoxia o trauma, hay reacciones pronunciadas que se manifiestan en cambios más dramáticos en la actividad cardíaca. Estos fenómenos suelen preceder a la aparición de la asfixia fetal.

La aplicación en la práctica obstétrica de la fonocardiografía y la electrocardiografía del feto amplía las capacidades de diagnóstico y le permite captar los cambios en la naturaleza de la actividad cardíaca del feto, que precede al inicio de la asfixia.

Numerosos estudios muestran que la bradicardia durante las contracciones, así como los exámenes vaginales con palpación de la parte que presenta el feto, los cambios en la duración de la sístole mecánica sin alteración del ritmo de más de 0,02 segundos en el análisis de fase de la actividad cardíaca fetal se observan generalmente con una reactividad fetal alterada y, a menudo, preceden inicio de la asfixia intrapsia. La fonocardiografía le permite identificar los síntomas iniciales de la asfixia fetal fetal, no percibidos por el método de auscultación convencional. Al mismo tiempo, los cambios en la intensidad y la duración de los tonos, las fluctuaciones en la duración de la diástole, la división de 1 tono, la aparición de extrasístoles y los ruidos intermitentes se registran en PCG. En las etapas más profundas de la asfixia, las alteraciones en la frecuencia y el ritmo de las contracciones del corazón ocurren según lo determinado por el método de auscultación: un aumento en los tonos del corazón es reemplazado por su desaceleración, y la sonoridad de los tonos aumenta, seguido por su silenciamiento.

Con el inicio de la asfixia, aparecen cambios que indican la falta de oxígeno del feto: aumento de los latidos del corazón en las pausas entre las contracciones de más de 160 latidos por 1 minuto, aumento de la sonoridad de los sonidos del corazón, que siguen siendo claros y rítmicos, aumento de la actividad motora del feto. Las etapas más pesadas de asfixia están acompañadas por la aparición de un ritmo anormal y un cambio en el aumento de los latidos fetales al disminuirlos, y la fuerza y ​​el sonido de los tonos cambian. Los movimientos fetales se vuelven frecuentes y fuertes, aparece meconio en el líquido amniótico. Finalmente, la asfixia pasa a la última etapa terminal cuando el feto está amenazado de muerte. Al mismo tiempo, hay una desaceleración persistente del ritmo cardíaco fetal, los sonidos cardíacos se vuelven sordos, la cantidad de meconio en el líquido amniótico aumenta, el movimiento del feto se ralentiza y luego se detiene por completo.

Para el diagnóstico de asfixia fetal intrauterina se utiliza con éxito la amnioscopia (ver). Se lleva a cabo al final del embarazo y en el parto hasta que se vierte el líquido amniótico. La amnioscopia se realiza mediante un dispositivo especial (amnioscopio) o proctoscopio pediátrico. Este método permite detectar la impureza del meconio en el líquido amniótico. Particularmente característica de la asfixia es la coloración intensa del líquido amniótico en verde.

Después del uso de líquido amniótico con la ayuda de un amnioscopio, se pueden realizar estudios del equilibrio ácido-base en la sangre fetal obtenida por punción en la piel de la cabeza.

El pH de las frutas sanas, por regla general, no cae por debajo de 7,2, y el exceso de ácidos no supera los 12 meq por 1 litro de sangre, se observa normal o hipocapnia moderada. Los tampones de sangre alcalina son algo reducidos. La acidosis en la sangre de los fetos es de naturaleza metabólica y el nivel indicado junto con otros factores contribuye a la primera inhalación de un recién nacido, estimulando el centro respiratorio.

Durante la hipoxia fetal, la saturación de su sangre con oxígeno está sujeta a fluctuaciones significativas y, por lo tanto, no puede ser un criterio confiable para evaluar el estado del feto. Al nacer, en asfixia leve, el pH de la mayoría de las frutas es 7.19-7.1. El exceso de ácidos (BE - exceso base) de la fruta es de –13 a –18 meq / l de sangre. Al nacer, los niños con asfixia severa tienen un pH de 7.09–6.85, BE - de —19 a —22 meq / L de sangre (G. M. Savelyeva, 1968).

En la sangre de los nacidos en un estado de asfixia grave, se determina la acidosis mixta: metabólica y respiratoria (respiratoria).

Un indicador indirecto del deterioro de la función respiratoria de la sangre del feto con el desarrollo de acidosis patológica son los datos de investigación sobre el equilibrio ácido-base de la sangre de la madre, ya que existe una relación estrecha entre la cantidad de alimentos ácidos y los tampones alcalinos en la sangre del feto y una mujer embarazada.

Los cambios en parámetros tales como BE, B B (tampón bicarbonato - bicarbonato tampón), SB (standart bicarbonat - estándar bicarbonato) y AB (bicarbonato real - verdadero bicarbonato) son más importantes para determinar el grado de acidosis en la sangre fetal. El valor del pH de la sangre de la madre no puede servir como una guía precisa para juzgar el pH de la sangre del feto.

Prevención y tratamiento

Ante la amenaza de asfixia fetal o sus primeras manifestaciones, primero debe intentar identificar la causa de esta afección patológica y, si es posible, eliminarla (anestesia con éter durante el parto excesivo, perineotomía en caso de dificultades con el nacimiento de la cabeza fetal debido a un perineo alto o rígido, etc.) ).

La llamada tríada de Nikolaev tiene un efecto favorable.

1. A una mujer en trabajo de parto se le da a respirar oxígeno humedecido durante 10 minutos repetidamente, con un intervalo de hasta 2 a 3 minutos, y con asfixia severa, inhalan constantemente oxígeno. Cuando * hay una instalación de oxígeno especial (cilindro con un reductor y un dosímetro), la cantidad de oxígeno suministrado debe estar dentro del rango de 8 a 12 l / min, mientras que al comienzo del trabajo: 6 a 8 l / min, y en el segundo período, 10 a 12 l / min

2. Simultáneamente con la inhalación de oxígeno, a la madre se le inyecta por vía intravenosa 1 ml de una solución al 10% de corasol (cardiazol), en ausencia de este medicamento, se usa cordiamina.

3. Se inyectan por vía intravenosa 50 ml de solución de glucosa al 40% con ácido ascórbico.

Si la administración intravenosa es imposible, cardiazol se administra por vía intramuscular (2 ml) y la glucosa se administra por vía oral (50 g en un vaso de agua caliente o té). При отсутствии эффекта триаду Николаева целесообразно повторить через 10—15 минут.

В целях профилактики и лечения внутриутробной асфиксии эффективен отечественный препарат сигетин. Его вводят внутривенно в количестве 2—4 мл 1% раствора. Препарат обладает свойством расширять сосуды матки, улучшать маточно-плацентарное кровообращение, что улучшает снабжение плода кислородом. En ausencia de sigetina, se puede usar dipropionato de estradiol (20,000 UI) en combinación con 0,5 ml de éter anestésico (inyectado en el cuello uterino o por vía intramuscular).

Al establecer acidosis en la mujer embarazada y el feto, así como cuando es imposible determinar los indicadores de equilibrio ácido-base en la sangre, deben administrarse soluciones alcalinas a mujeres embarazadas con partos complicados (embarazo prolongado, diabetes materna, parto prolongado, intervalo anhidro prolongado, signos de asfixia fetal) . Producir una infusión de solución de bicarbonato de sodio al 5% en una cantidad de 150-175-200 ml, dependiendo del peso de la mujer. La administración intravenosa se realiza lentamente con una velocidad de 50 a 60 gotas en 1 minuto. Inmediatamente después de la infusión de álcali, se inyectan 100 ml de solución de glucosa al 10-20% (con nefropatía, 50 ml de glucosa al 40% es mejor). Si es necesario, la introducción de una solución alcalina producida en 2-3 horas nuevamente en la misma dosis. Después de la introducción de la cantidad especificada de bicarbonato de sodio a la madre, los indicadores de equilibrio ácido-base en el feto mejoran, los efectos de la asfixia intrauterina disminuyen o desaparecen.

20-30 minutos después de la introducción de álcali en la sangre de la madre, y luego en la sangre del feto, el exceso de ácidos disminuye (1.5–2 veces), el pH aumenta (Fig. 4), el número de tampones de sangre (AB, SB, BB ). El efecto alcalinizante del 5% de bicarbonato de sodio dura de 1,5 a 2 horas.

Con la amenaza de asfixia fetal, es necesario esforzarse para prevenirla, y con el comienzo de la asfixia, tratarla y acelerar el parto. Si la asfixia no es susceptible de efectos terapéuticos, y la presencia de condiciones obstétricas, se debe realizar un parto urgente (pinzas obstétricas, extracción por vacío, feto para el extremo pélvico). En algunos casos, sobre todo con una combinación de asfixia y otras complicaciones del parto (feto grande, debilidad del parto, posición lateral del feto, vejez del primer parto, historia obstétrica agravada, etc.), se muestra cesárea. Este último, en tales casos, debe aplicarse de manera oportuna, y no cuando el feto ya se encuentra en estado grave.

Cuadro clínico y diagnóstico.

De acuerdo con la gravedad del curso, hay 3 grados de asfixia: el grado I ("asfixia azul") se caracteriza por una cianosis pronunciada de la piel, una disminución del ritmo cardíaco, pero distintos tonos, una respiración rara y superficial. Se conservan los reflejos corneales y faríngeos. Con el grado II, la piel del recién nacido es muy cianótica (asfixia lívida), los latidos del corazón se reducen significativamente, los tonos del corazón son sordos, el sonido es desigual y la respiración está casi completamente ausente. En el grado III (asfixia "blanca" o "pálida"), el recién nacido no respira, su piel es pálida, las membranas mucosas son cianóticas, el latido del corazón es muy lento, a menudo arrítmico, sordos, los reflejos están ausentes, los músculos están completamente relajados (las extremidades cuelgan como látigos). La escala de Apgar se utiliza para evaluar el estado del recién nacido. La evaluación en esta escala se basa en tener en cuenta la condición del recién nacido según los cinco signos clínicos más importantes (consulte el método de Apgar).

Revitalizando a los recién nacidos

Al revivir a los recién nacidos nacidos asfixiados, se utilizan los métodos más cuidadosos y no traumáticos. No se aplican los métodos como “swing by Schultz”, palmaditas en las piernas y las nalgas del niño, baños de contraste, que pueden afectar negativamente la condición del recién nacido. Los métodos manuales de ventilación artificial de los pulmones (Sylvestre, Sokolov, Verta, Ogata y otros) son traumáticos y, sobre todo, esencialmente inútiles, ya que no proporcionan el alisamiento de los alvéolos de los pulmones de un niño sin respiración.

La lucha contra la asfixia solo mediante la oxigenación de la sangre fetal y la introducción de oxígeno en el tracto respiratorio de un recién nacido es efectiva solo con la asfixia leve. En formas severas de asfixia este evento no es suficiente. Los datos de numerosos estudios muestran que es imposible juzgar la profundidad de la asfixia en un recién nacido por una medida de la saturación de oxígeno en la sangre.

Los métodos diseñados para excitar el centro respiratorio durante la estimulación de los exterreceptores (humedecer el cuerpo con agua fría, inyectar vapores de amoníaco en las fosas nasales del niño, etc.) solo pueden ser efectivos cuando se mantienen los reflejos, lo que suele ocurrir con asfixia leve. El uso de estimulantes respiratorios humorales, como lobelina, cititon y otros medicamentos similares, no da efecto con una inhibición aguda del centro respiratorio. Según N. V. Lauer (1949), V. A. Negovsky (1954), G. S. Lobanov (1961), las dosis pequeñas de estos fármacos no tienen el efecto deseado, y las dosis grandes solo pueden aumentar la inhibición del centro respiratorio.

El efecto estimulante de los analépticos se acompaña de un aumento de la respiración de los tejidos en las células nerviosas y un aumento del consumo de oxígeno. La recuperación ocasional o la intensificación de la respiración a corto plazo conduce a un agotamiento dramático del centro respiratorio, lo que reduce aún más la posibilidad de recuperación de la respiración por otros medios.

En este sentido, debe limitarse el uso de analépticos para reanimar a los niños con asfixia grave.

En la URSS, los métodos de I. S. Legenchenko, L. S. Persianinova y la ventilación artificial de los pulmones de acuerdo con el procedimiento recomendado por V. A. Negovsky se utilizan en la reactivación de niños nacidos asfixiados.

Es completamente erróneo oponer un método a otro o considerar que uno de ellos es universal. La aplicación de los métodos de revitalización de los recién nacidos debe comenzar sin demora. Independientemente de qué método se use para la revitalización del recién nacido, la acción obligatoria y prioritaria debe ser despejar el tracto respiratorio del niño del moco y del líquido amniótico. Esto se hace usando un catéter con un orificio central conectado a un aspirador (chorro de agua, eléctrico o pedal).

Método legenchenko radica en el hecho de que el niño no está separado de la madre, dado que el recién nacido recibe el oxígeno que necesita a través del círculo placentario de la circulación sanguínea cuando el cordón umbilical no está atado. Las madres en este momento dan oxígeno por inhalación. Este método se utiliza durante no más de 3 a 4 minutos, lo que a menudo coincide con el período de liberación del tracto respiratorio del moco y el líquido amniótico.

Método Persianinov Basado en la participación en el proceso de restauración de las funciones vitales del cuerpo de los mecanismos neuro-reflejos, cuyo enlace inicial es la estimulación del aparato de neuro-receptor de la pared vascular. Este último se lleva a cabo introduciendo en la arteria del cordón umbilical una solución de cloruro de calcio y glucosa. Cuando el cordón umbilical no está atado y la arteria está pulsando, su pared se perfora con una aguja afilada y se sacude, una solución de cloruro de calcio (Fig. 6) y luego una solución de glucosa se inyecta en porciones separadas. En ausencia de pulsación o si el niño está separado de la madre, el borde de la incisión transversal del cordón umbilical se sujeta con una pinza Pean. Mientras sostiene la abrazadera de Pean con los dedos de una mano, con una segunda mano, con un movimiento de rotación, inserte suavemente una aguja en el lumen de una de las arterias umbilicales sin un borde, corte en la dirección transversal. Después de insertar la aguja en el lumen 1,5-2 cm, el cordón umbilical junto con la aguja se sujeta por la pinza de Kocher y se vierte una solución de cloruro de calcio con una jeringa (Fig. 7) y luego glucosa.

Usando el método Persianinov, debe recordarse lo siguiente: la cantidad de solución de cloruro de calcio al 10% inyectada no debe exceder de 3 ml, esta solución no debe inyectarse en ninguna mezcla, la solución de cloruro de calcio (10%) debe inyectarse en la arteria umbilical durante la asfixia, pero no en la vena Además, se puede introducir una solución de glucosa al 40% (5-7 ml) a través de la misma aguja.

El método Persianinov tiene un efecto positivo de inmediato. La piel del niño se vuelve rosa brillante, hay un aliento y llanto. Si no se puede obtener un resultado positivo, la respiración artificial debe comenzar de inmediato. Los métodos de Legenchenko y Persianinov también pueden usarse en combinación unos con otros.

Método Negovsky: después de despejar la vía aérea, se realiza la intubación traqueal y se inicia la ventilación mecánica. Este último también se puede producir utilizando una máscara para recién nacidos con un obturador inflable de goma, que conecta el aparato de respiración con él (Fig. 8).

Aplicando ventilación artificial, es necesario intubar correcta y cuidadosamente al recién nacido, teniendo en cuenta el riesgo de lesión al tracto respiratorio y la intubación errónea del esófago.

La ventilación artificial en ausencia de movimientos respiratorios espontáneos en un niño se lleva a cabo bajo una presión de 35-40 cm de agua. El art. Después de enderezar los pulmones y establecer buenas excursiones del tórax, se introduce aire a una presión de 20-25 cm de agua. El art.

El exceso de presión puede hacer que el tejido pulmonar se rompa. Esto último también se puede observar cuando el aire se sopla de boca a boca, que se produce sin ningún control de la presión. Debido al peligro de infectar a un recién nacido con este método, el aire debe ser soplado a través de 4-6 capas de gasa estéril.

Se recomienda usar una mezcla de helio-oxígeno (50% He + 50% O).2). El método es eficaz y le permite enderezar rápidamente los alvéolos pulmonares colapsados ​​en los recién nacidos, para prevenir el desarrollo de atelectasias primarias y secundarias. La ventilación artificial o asistida con una mezcla de helio-oxígeno se produce mediante una máscara y un aparato de respiración portátil.

Con la asfixia de los recién nacidos (en los puntajes de Apgar 5 y 6), los métodos de Legenchenko y Persianinov son efectivos. Cuando la asfixia blanca (puntuación de Apgar de 4 o menos) debe comenzar con el uso de ventilación mecánica por hardware, al mismo tiempo que se introducen soluciones alcalinas en la vena del cordón umbilical, y se aplica cuidadosamente un masaje cardíaco externo. Cuanto más dura es la asfixia, más rápido es necesario ajustar la ventilación mecánica de los pulmones.

En el nacimiento de niños en el estado de asfixia, es necesario introducir soluciones alcalinas junto con medidas de reanimación generalmente aceptadas.

Una solución al 5% de bicarbonato de sodio se inyecta lentamente (dentro de 30 a 40 segundos) en la vena del cordón umbilical en una cantidad de 10 a 15 a 20 ml, dependiendo del peso del niño, en caso de asfixia severa, se inyectan 5 ml más. Después de la introducción de álcali en la misma vena, se inyectaron 10 ml de solución de glucosa al 10%.

El efecto alcalinizante del bicarbonato de sodio conduce a la normalización de los procesos oxidativos en el cuerpo, eliminando la acidosis patológica (Fig. 9).

En un cierto porcentaje de casos en niños nacidos en asfixia, se pueden observar posteriormente complicaciones psico-neurológicas de diversa gravedad. Tales violaciones en los recién nacidos no siempre están asociadas con la duración de la asfixia. Los afectos del sistema nervioso se pueden observar en la animación en los primeros 10 minutos y ausentes durante el avivamiento después de 30 minutos.

Un niño que ha sufrido asfixia, incluso en grado leve, requiere una observación y un tratamiento cuidadosos bajo la supervisión de un pediatra. Después de la asfixia severa, se pueden observar ataques repetidos de asfixia asociados con un aumento de la acidosis, que es una indicación de la administración repetida de bicarbonato de sodio al 5%, seguida de la introducción de 10 ml de solución de glucosa al 20% bajo el control del equilibrio ácido-base.

Un niño que ha sufrido asfixia recibe paz y oxígeno para respirar. Es necesario usar agentes antihemorrágicos: solución al 10% de cloruro de calcio por vía oral 5 dm 4 veces al día, rutina y vikasol 0,002 g 2 veces al día. Asignar al niño también 0,1 ml de cordiamina.

Cuando está excitado, asociado con una circulación cerebral deficiente, se recomienda usar: fenobarbital 0,005—0,01 g 2 veces al día, solución de bromuro de sodio al 0,5% 5 ml 4 veces, 0,1-0,2 ml 2,5 % de solución de aminazina (basado en 0.001 g / kg por día). En los casos de edema pronunciado del cerebro, es necesario aplicar una terapia de deshidratación mediante infusión intravenosa de plasma y solución de glucosa al 20% a una tasa de 10 ml por 1 kg de peso. Para el tratamiento de bebés nacidos con asfixia, también se utiliza el método de la hipotermia cráneo-cerebral (ver Hipotermia artificial).

Los niños que han sufrido asfixia severa necesitan un examen neurológico temprano y completo y un seguimiento de su desarrollo, así como llevar a cabo una terapia correctiva para la recuperación oportuna y completa de la actividad vital del cuerpo. En presencia de parálisis cerebral, los niños son trasladados a departamentos neurológicos especiales.

Cuando un niño nace con asfixia, no importa cuán rápido se retire de este estado, está lejos de ser siempre posible prevenir efectos adversos a largo plazo, ya que no es tanto el tiempo transcurrido desde el nacimiento del feto hasta la recuperación, sino la gravedad y la duración de la asfixia intrauterina. Por lo tanto, las principales tareas del médico son la prevención y el tratamiento oportuno de la asfixia intrauterina.

Asfixia del feto y recién nacido en medicina forense.

El examen forense se lleva a cabo a sugerencia del poder judicial. Con la asfixia del feto y el recién nacido, tiene una serie de características. En el estudio de los cadáveres del feto o del recién nacido, si la causa de la muerte fue la asfixia, es necesario diferenciar su origen violento o no violento. Esto es particularmente difícil cuando el experto carece de información sobre el puerperal, el curso del parto, etc. El diagnóstico de asfixia del feto y el recién nacido, que se produce durante o antes del nacimiento, si el bebé nació muerto, casi establece el hecho de la muerte fetal mediante pruebas especiales (ver Muerte fetal). Sin embargo, si se detectan daños mecánicos, el experto debe explicar la causa y las condiciones de su ocurrencia: en relación con o después del parto. La aparición de asfixia violenta es causada con mayor frecuencia por el cierre de las aberturas y vías respiratorias, la compresión de los órganos del cuello con la mano o el asa, con menos frecuencia la compresión del tórax y el abdomen, el ahogamiento, la aplicación de daño mecánico, etc. (ver. Detokubiystvo). Cuando la nariz y la boca se cierran con una mano, pueden observarse abrasiones y moretones en la piel alrededor de ellos y en la membrana mucosa de los labios, mientras que al usar objetos suaves para cerrar la nariz y la boca, tales lesiones cutáneas pueden estar ausentes, pero pueden estar en la membrana mucosa de los labios y las encías. La asfixia de esta especie en los recién nacidos a menudo es causada por la introducción en la cavidad oral y la laringe de objetos extraños (grupos de papel, algodón, etc.), tales objetos son evidencia física, sujetos a incautación y transferencia a las autoridades investigadoras. Para determinar la localización de cuerpos extraños, es necesario un examen minucioso de la cavidad bucal, para lo cual es recomendable separar los tejidos blandos de la mandíbula inferior de la línea media y eliminar el fragmento de la mandíbula con un fórceps de hueso en una sección de 3–4 cm, lo que permite identificar no solo el cuerpo extraño, sino también el entorno. Daño a la membrana mucosa. Si el experto encuentra un surco en el cuello del cadáver del infante y lo considera un estrangulamiento, debe determinar si está imitado por un pliegue de la piel del cuello de origen intravital o póstumo, podría ser el resultado de un enredo del cordón intrauterino. Cuando se presiona el cuello de un bebé con una mano, las lesiones, la mayoría de las veces abrasiones, se pueden encontrar no solo en la parte frontal, sino también en las superficies laterales e incluso en la parte posterior del cuello. Al analizar el origen de las lesiones en la piel del cuello, el experto debe tener en cuenta la posibilidad de que ocurran durante la autoayuda de la mujer en trabajo de parto durante el parto fuera de la miel. instituciones Bajo esta condición, abrasiones, rasguños, hematomas pueden localizarse en el cuello, especialmente en la parte superior y en los bordes de la mandíbula, así como en la piel de la cara. La evidencia de la aparición de asfixia por compresión del tórax y el abdomen de un bebé puede ser hemorragia en la piel y en los músculos del tórax; las fracturas de las costillas son extremadamente raras. Con tal lesión, es necesario excluir otras causas de su ocurrencia, por ejemplo, la caída de un bebé recién nacido, los métodos incorrectos y las condiciones de almacenamiento del cadáver, etc. Para excluir o confirmar el ahogamiento son los signos generalmente aceptados de este tipo de muerte (ver Ahogamiento), pero si existe una suposición en los pulmones, líquido amniótico, es necesario utilizar técnicas de laboratorio para establecer este hecho. Como una posición de experto general para la asfixia del feto y el recién nacido, se debe considerar obligatorio resumir los resultados de las pruebas de laboratorio de acuerdo con los materiales de la investigación y el cuerpo de datos de un examen médico forense del cadáver. Ver también asfixia.

Bibliografia Garmasheva NL Circulación sanguínea placentaria, L., 1967, Gutner MD Asfixia intranatal del feto, Krasnoyarsk, 1958, bibliogr., Nikolaev A.P. Prevención y terapia de la asfixia intrauterina fetal, M., 1952, bibliogr., Persianinov L. S. Asfixia del feto y el recién nacido, M., 1967, bibliogr., Persiani-nov.Sidr. Fundamentos de la cardiología clínica fetal, p. 178, M. - Warsaw, 1967, bibliogr., L. Persianovnov, et al., Función respiratoria de la sangre fetal en una clínica obstétrica, p. 90, M., 1971, bibliogr., Savelieva GM. Reanimación de recién nacidos (nacidos asfixiados), M., 1973, bibliogr., Russ JD Reanimación del recién nacido, Springfield, 1953, Saling E. Das Kina im Bereich der Geburtshilfe, Stuttgart, 1966, Bibliogr., OE, Die peri-natale Asphyxie, Fortschr. Med., Bd 88, S. 211, 1970.

Anatomia patologica - Dergachev I. S. Asfixia de los recién nacidos, dudoso. руководство по пат. анат., под ред. А.И. Струкова, т. 3, с. 574, М., 1960, библиогр., Essbach H. Paidopatholo-gie, S. 494, Lpz., 1961, Bibliogr., Mori-s ο n J. E. Foetal and neonatal pathology, L., 1970, Potter E. L. Pathology of the fetus and newborn, Chicago, 1953.

Л. С. Персианинов, Ю. В. Гулькевич, Г. Ф. Пучков (пат. анат.), Г. А. Papshnyan (corte med.).

Descripción del problema

¿Cómo un bebé en el útero recibe el oxígeno que necesita? La placenta está involucrada en este proceso junto con el cordón umbilical, a través del cual se realiza el intercambio de gases en el cuerpo del embrión: sus tejidos están saturados de oxígeno, el dióxido de carbono se elimina del cuerpo de la madre durante su exhalación. Sólo después del nacimiento de un niño comienza a respirar por su cuenta.

Sin embargo, como resultado del intercambio de gases dañado, es posible que el bebé no reciba el oxígeno necesario de manera regular. El resultado es un aumento gradual en la concentración de gas, hay una violación de la frecuencia cardíaca del niño, que es uno de los signos básicos que indican asfixia. El monitoreo de la funcionalidad de la actividad cardíaca del embrión es una necesidad, ya que el sonido perturbado de los tonos cardiacos puede advertir a un especialista sobre el inicio de la patología intrauterina, que permite tomar medidas oportunas.

Causas que conducen al desarrollo de la condición.

La asfixia del feto y el recién nacido se debe a razones que los expertos dividen en cuatro grupos. La primera incluye las patologías observadas en la madre, incluyendo:

  • Hemorragias obstétricas con gran pérdida de sangre, puede ser ruptura uterina, desprendimiento de la placenta,
  • patologías sanguíneas, incluyendo anemia, leucemia y otras enfermedades,
  • cualquier condición de choque
  • Enfermedades cardiovasculares tanto congénitas como adquiridas que violan la hemodinámica.
  • varias intoxicaciones,
  • enfermedades de los órganos y del sistema respiratorio que causan alteraciones en el intercambio de gases, entre ellas el asma bronquial y la neumonía.

El segundo grupo de causas incluye enfermedades del flujo sanguíneo: el cordón umbilical, uteroplacental, esta categoría incluye:

  • afecciones patológicas del cordón umbilical, incluidos los nodos, su entrelazamiento de las extremidades, prolapso, prensado,
  • hemorragia causada por problemas con la placenta - su presentación, desprendimiento, como resultado de los vasos que se rompen a través de la unión del cordón umbilical,
  • Anormalidades durante el parto: procesos excesivamente rápidos o prolongados.

Entre las causas del tercer grupo están las asociadas con el embrión, que incluyen:

  • Enfermedades genéticas propias de los recién nacidos,
  • Patología hemolítica de los lactantes.
  • defectos cardiovasculares congénitos
  • infecciones intrauterinas,
  • La presencia de lesiones intracraneales.

En el cuarto grupo hay una obstrucción, parcial o completa, del tracto respiratorio, que es característica solamente de la asfixia en el recién nacido.

Riesgos y signos característicos del estado.

Considere qué puede amenazar a un niño si se observa asfixia fetal. Con una corta duración del estado, se observa el desarrollo de reacciones compensatorias: los tejidos consumen una menor cantidad de oxígeno y aumenta la circulación sanguínea. Debido al pobre suministro de oxígeno del cuerpo, los procesos metabólicos se alteran, se produce la acumulación de sustancias nocivas y se observa acidosis. Como resultado, se observan patologías de todos los sistemas, órganos internos del niño. La asfixia prolongada del feto puede causar las patologías de los sistemas nervioso y cardiovascular y causar hemorragias en el cerebro.

Si, por alguna razón, no se dispone de una terapia adecuada, los cambios que han comenzado se transfieren a la etapa de irreversibilidad, lo que hace que el bebé sea fatal. Es la asfixia del feto que puede causar muerte fetal. Si el niño sobrevive, no se excluyen los trastornos funcionales de los órganos y sistemas principales.

La presencia de patología puede indicar un ritmo cardíaco alterado del bebé, que se detecta durante la auscultación. Para confirmar las sospechas preliminares, un especialista prescribe una fonoelectrocardiografía, que se utiliza para determinar la frecuencia de las contracciones del corazón, y se detecta una amortiguación de tonos y ruidos. La etapa de la patología afecta el desarrollo de los síntomas, los signos pueden ser los siguientes:

  1. Al comienzo del desarrollo, el tono del corazón se ralentiza o acelera hasta los 160 latidos, la actividad del bebé aumenta, lo que se expresa mediante la intensidad del movimiento.
  2. Con un grado moderado, la paliza se ralentiza, alcanzando alrededor de 100 latidos, los tonos son apagados, pero rítmicos, los temblores del embrión pueden ser dolorosos para una mujer.
  3. La asfixia del feto en una condición grave se caracteriza por una brusca desaceleración o aceleración de los latidos del corazón, arritmia de los tonos, desaceleración y posterior detención de la actividad motora del feto.

Un recién nacido con la presencia de un grado inicial de patología se caracteriza por una respiración débil, un tono de piel azulado opaco. Las señales persisten por un corto período de tiempo. Un recién nacido con patología moderada no respira en el fondo del líquido amniótico atrapado en las vías respiratorias, su ritmo cardíaco se ralentiza significativamente y el color de su piel es azulado. En este caso, se requieren medidas de emergencia.

La asfixia severa en los recién nacidos se caracteriza por la piel pálida, la lengua, junto con las capas mucosas, es blanca, hay una falta de actividad respiratoria y el latido del corazón se acelera o disminuye significativamente. En este caso, las medidas de emergencia pueden no traer el resultado esperado.

Terapia de patología

Si estamos hablando de patología prenatal, si es posible eliminaremos las causas de las complicaciones. Por ejemplo, los medicamentos que disminuyen la actividad uterina contráctil pueden recetarse a mujeres en trabajo de parto con contracciones fuertes y frecuentes. Las siguientes condiciones son las más favorables para la actividad de los sistemas y órganos del embrión:

  • El enriquecimiento de oxígeno de los sistemas del niño se lleva a cabo a través del cuerpo de la madre,
  • El cerebro del embrión se vuelve más resistente a los efectos negativos de la deficiencia de oxígeno, lo que se ve facilitado por la introducción de glucosa.
  • La estasis venosa se elimina en los vasos cerebrales.

Se llevó a cabo una resolución cuidadosa del parto con el uso de pinzas abdominales y de salida, posiblemente retirando al niño hasta el final de la pelvis. En raras ocasiones, teniendo en cuenta los intereses del feto, se realiza una cesárea.

En presencia de asfixia del recién nacido, el primer paso es combatir el enfriamiento. En situaciones difíciles, con un cordón umbilical pulsante, se inyecta cafeína o corazol en una vena. Se puede realizar una inyección de una solución de cloruro de calcio y glucosa o cloruro de calcio en combinación con sangre de donante. La ligadura y el corte del cordón umbilical se llevan a cabo solo después de sacar al bebé de la condición patológica o después de que cese su pulsación. Los bebés nacidos en el estado de asfixia pueden ser inyectados con una solución de cafeína o cititon. Los recién nacidos se colocan en pañales con calefacción; los reflectores eléctricos se utilizan para calentar.

Asfixia mecánica del feto.

La asfixia del recién nacido es una condición peligrosa de naturaleza patológica, asfixia, acompañada de un proceso respiratorio deteriorado y deficiencia de oxígeno. La manifestación clínica de la asfixia en los bebés es la falta de capacidad para respirar de forma independiente.

Esta patología es una seria amenaza para el desarrollo completo e incluso la vida de un bebé. Con la asfixia del feto hay una necesidad de reanimación urgente. De acuerdo con la práctica médica, aproximadamente el 20% de todos los casos de asfixia son fatales para los niños, y en el 15-18% de los casos, un niño tiene patologías graves de desarrollo.

La asfixia del feto es de dos tipos:

  • Primario - ocurre inmediatamente en el momento de la entrega. En la mayoría de los casos, la asfixia mecánica se desarrolla debido a la entrada de líquido amniótico o moco a la boca del bebé.
  • Secundaria: se desarrolla en el niño durante el primer día desde el momento del nacimiento.

¿Qué es la asfixia de tipo secundario? Se puede hablar de su desarrollo en el caso de que, inmediatamente después del nacimiento, el bebé pueda respirar por sí solo y se produzca asfixia algún tiempo después.

Causas de la patología.

La asfixia de los recién nacidos nunca es sin causa. La causa más común de asfixia es la hipoxia, que acompaña al período prenatal del desarrollo del bebé. Hay otros puntos que pueden provocar la aparición de patología:

  • Traumatismo intracraneal del feto, recibido al pasar por el canal de parto.
  • Bloqueo parcial o total de las partículas mucosas del tracto respiratorio o del líquido amniótico, la llamada asfixia por estrangulación.
  • Rhesus - El conflicto de madre e hijo.
  • Patología de la circulación sanguínea en el cordón umbilical, que es el resultado de entrelazar el cuello del niño con el cordón umbilical.
  • Violaciones del intercambio de gases en la placenta, su desprendimiento o presentación.
  • Eliminación prematura del líquido amniótico, provocando una etapa anhidra larga.
  • Embarazo prolongado o múltiple.

Además, las causas de la asfixia en los recién nacidos son diversas enfermedades de la madre, que incluyen:

  • Enfermedades del sistema cardiovascular, más a menudo en la fase aguda.
  • Diabetes mellitus insulino-dependiente y otras patologías del sistema endocrino.
  • Preeclampsia grave, especialmente cuando se combina con hinchazón y aumento de la presión arterial.
  • Anemia
  • Enfermedades infecciosas.
  • Comida de mala calidad con la falta de todas las vitaminas y minerales necesarios.
  • Los malos hábitos de la madre: fumar, beber con frecuencia o adicción a las drogas.

También con bastante frecuencia, la asfixia mecánica del feto se produce como resultado de diversas patologías de la actividad laboral: debilidad de los músculos pélvicos, rotura del útero, parto rápido, cesárea.

Etapas y sintomas

Hasta la fecha, la asfixia mecánica en los recién nacidos se divide en cuatro etapas (formas): leve, moderada y grave, así como la muerte clínica. El síntoma principal que caracteriza cualquier grado de asfixia es un fallo grave del régimen respiratorio normal, acompañado por cambios patológicos graves en la actividad cardíaca, el funcionamiento del sistema nervioso y la ausencia de reflejos.

Para determinar la etapa de asfixia en los bebés, se utiliza una escala especial de Apgar: para ella, el neonatólogo establece un puntaje de calificación. Las encuestas del bebé se realizan dos veces: en el primer y quinto minuto de su vida. El médico le da al niño puntos por cada síntoma enumerado en el sistema de Apgar, de 0 a 2.

La norma para un recién nacido es de 9 a 10 puntos. Una puntuación de 7 o menos indica asfixia en niños. Cuanto menor sea la marca, mayor será el nivel de asfixia.

  • La primera etapa de la asfixia. - la condición del niño en el sistema de Apgar se estima en 6 - 7 puntos. Durante el primer minuto después del nacimiento, el bebé respira por primera vez, pero su respiración está notablemente debilitada y se acompaña de una disminución en la actividad muscular. La piel en el área del triángulo nasolabial adquiere un color ligeramente azulado.
  • Etapa intermedia - en este caso, el recién nacido, que también tomó el primer aliento por un minuto después del nacimiento, es estimado por un neonatólogo por 4-6 puntos. Esta forma de patología se caracteriza por un fuerte debilitamiento de la respiración y el llanto, que inhala y exhala de manera irregular. Un recién nacido tiene un aumento en la actividad motora, piel azul del triángulo nasolabial, cepillos de manos y pies, distonía muscular. La frecuencia cardíaca es inferior a 100 por minuto.
  • Asfixia severa - Un recién nacido obtiene una puntuación de Apgar de no más de 3 puntos. El niño tiene una respiración rara o está completamente ausente, como lo son los reflejos, los latidos del corazón. El niño no llora en absoluto, solo puede haber gemidos raros, poco pronunciados, la piel es extremadamente pálida, hay atonía de los músculos. El niño puede desarrollar hinchazón del cerebro, convulsiones.

Muerte clínica: en este caso, la condición del niño recibe una marca de 0 puntos. El bebé carece por completo de todas las manifestaciones de cualquier actividad vital: latido cardíaco, tono muscular, actividad respiratoria y actividad refleja. En casos tan severos, para devolver las migajas a la vida, es necesario llevar a cabo inmediatamente acciones de reanimación.

Tratamiento de recien nacido

Todo niño que nace en un estado de asfixia anormal necesita una terapia intensiva inmediata. Como regla general, la reanimación se lleva a cabo directamente en la sala de parto. El pronóstico para un bebé con esta patología depende directamente de cómo todas las acciones médicas se llevaron a cabo de manera oportuna.

Todas las actividades se llevan a cabo en los primeros 2 a 4 minutos de la vida del bebé. Están orientados a lograr los siguientes objetivos:

  • Restauración del funcionamiento del sistema respiratorio, así como la permeabilidad del tracto respiratorio superior e inferior.
  • Estimulación de los sistemas vitales - pulmonar, cardiovascular, cerebral.
  • Oxigenación del cuerpo del niño.
  • Corrección de emergencia de trastornos electrolíticos, metabolismo, hemodinámica.

Inmediatamente después del nacimiento, el médico introduce un tubo de intubación en la nariz y la boca del bebé, con el cual elimina los elementos mucosos, el líquido amniótico y otros contenidos del tracto respiratorio superior. El recién nacido se mueve a la mesa de rehabilitación, bajo los cálidos rayos de un dispositivo especial. El cuerpo del niño recibe la posición necesaria: la cabeza se echa hacia atrás un poco y se coloca un pequeño rodillo debajo de los hombros.

Con un pañal suave, limpie la piel del recién nacido y realice una estimulación táctil; para ello, se la golpea en el talón. Esto es necesario para que el niño tenga respiración espontánea. Si esto no sucede, la ventilación pulmonar artificial se realiza con una máscara de oxígeno o un tubo endotraqueal. Si el proceso toma más de 2 minutos, se inserta una sonda en el estómago del recién nacido para evacuar el gas acumulado en él.

Para mejorar la actividad cardíaca, se utiliza un masaje cardíaco indirecto, simultáneamente con la ventilación de los pulmones. Tan pronto como el recién nacido tiene un latido cardíaco (al menos 100 latidos por minuto), la respiración espontánea es estable y la piel se vuelve más rosada y sana, la ventilación de los pulmones se detiene.

La siguiente etapa del tratamiento de asfixia es la medicación. La mayoría de las veces, los siguientes medicamentos se administran al niño:

  1. Cocarboxilasa, diluida con un 15% de glucosa.
  2. Bicarbonato de sodio al 5%.
  3. Gluconato de calcio 10%.
  4. Hidrocortisona.
  5. Sulfato de atropina al 0,1%.
  6. Adrenalina
  7. Una solución de albúmina o cloruro de sodio.

Tan pronto como la condición del niño se estabilice, se lo transfiere a la unidad de cuidados intensivos, donde se encuentra bajo supervisión médica constante.

Consecuencias de la asfixia fetal.

La asfixia mecánica del feto es una patología que puede tener graves consecuencias para el cuerpo de un niño. El mayor peligro es la asfixia severa, acompañada de puntuaciones mínimas de Apgar. Los efectos de la patología se ven afectados por la velocidad y la puntualidad de las manipulaciones de reanimación. Cuanto antes se llevaban a cabo, más favorables eran las perspectivas para el bebé.

Los efectos tempranos aparecen con mayor frecuencia en los primeros días de la vida de un niño. Este aumento de la presión intracraneal e hinchazón del cerebro, convulsiones, trombosis, trastornos del aparato respiratorio y ritmo cardíaco.

Los efectos tardíos de la patología aparecen mucho más tarde, pero no son menos peligrosos para la vida y la salud. Esto es parálisis cerebral, hiperexcitabilidad o, por el contrario, hipoactividad, otros trastornos del sistema nervioso, meningitis, sepsis y trastornos de los órganos del tracto gastrointestinal.

Una mujer puede hacer mucho para que su futuro bebé nazca sano, sin patologías. En primer lugar, debe comenzar un estilo de vida saludable, comer bien y despedirse de los malos hábitos para siempre.

¿Qué se entiende por concepto de asfixia fetal?

La asfixia prenatal (prenatal) o intraparto (durante el parto) ocurre durante el desarrollo fetal. La asfixia prenatal se desarrolla debido a la insuficiencia placentaria. Pero, si las violaciones se manifestaron después del parto, esta afección se denomina asfixia del recién nacido.

La asfixia fetal se produce como resultado de la falta de oxígeno en el organismo materno, en lugar de que hay un exceso de dióxido de carbono. Hay varias razones para esta condición. Las principales se consideran enfermedades del sistema cardiovascular o enfermedades pulmonares de la futura madre.

Cabe señalar que la definición de "asfixia" es condicional, porque el niño emergente todavía no tiene respiración pulmonar. El nombre "hipoxia" se adapta mejor, describe con mayor precisión la patología. Sin embargo, en el diagnóstico del hambre fetal, el término "asfixia intrauterina" se usa en medicina.

Etiología y curso clínico de la asfixia.

Casi siempre, los partos difíciles causan una circulación aguda uteroplacentaria o placentaria-fetal. Es decir, en la mayoría de los casos, la enfermedad es intraparto, cuando se produce un desprendimiento placentario prematuro (completo o significativo).

A veces la causa de la enfermedad se vuelve excesivamente fuerte y las contracciones prolongadas. Tales situaciones surgen si la mujer embarazada tiene una pelvis estrechada, hay un largo período anhidro, o cuando el feto es demasiado grande.

Además de los factores anteriores que causan una interrupción del suministro de sangre, la asfixia fetal se produce debido al daño del cordón umbilical: cuando se cae, porque está muy apretado. Иногда причиной заболевания становится пережатие пуповины в тазовых предлежностях во время родов головкой ребенка.

При внутриутробном развитии плода плацента незаменима для обмена веществ. Причем, по мере развития зародыша, его потребность в кислороде будет расти. En los primeros 5 meses, el feto recibe la cantidad necesaria de oxígeno debido a un aumento en la masa de la placenta, que está interconectada con el torrente sanguíneo de la mujer embarazada. En la segunda mitad del embarazo, la placenta varía ligeramente, por lo que el metabolismo se lleva a cabo por la permeabilidad de su barrera.

Curso clínico de la falta de oxígeno del feto.

El proceso de deterioro del feto a menudo comienza durante el embarazo y avanza gradualmente (a veces durante varios meses). Sin embargo, es bastante sencillo comprender que una mujer embarazada tiene asfixia prenatal: los movimientos del niño son frecuentes e intensos, o su comportamiento es pasivo. Además, la actividad cardíaca del bebé se está deteriorando.

La asfixia intrauterina del feto se determina fácilmente si:

  1. El niño tiene un cambio en el trabajo del corazón.
  2. La fuerza de los movimientos del bebé está cambiando.
  3. El meconio está presente en el líquido amniótico.

La hipoxia fetal y la asfixia del recién nacido se clasifican por grados:

  1. Primero o fácil. Las palpitaciones rápidas, a veces por el contrario, se desaceleraron (máximo 120 latidos. Mín.) Un recién nacido con esta asfixia respira superficialmente. La cianosis de los tejidos de la piel es leve. Esta condición se elimina espontáneamente.
  2. Segundo o medio. El feto tiene un aumento en los tonos del corazón (alcanza 160 latidos). El recién nacido sufre de asfixia azul, es decir, no respira debido a la obstrucción del tracto respiratorio por el líquido amniótico o moco. Es posible revivir al niño con la ayuda de medidas apropiadas. Pero esto es posible si no hay lesión intracraneal severa y anormalidades del desarrollo.
  3. Tercero o pesado. Se diagnostica una brusca aceleración de los tonos cardiacos fetales o, por el contrario, se desaceleran. Los movimientos intensos comienzan a disminuir y, después de un tiempo, cesan por completo. El recién nacido no puede respirar, los tonos del corazón son demasiado frecuentes o se desaceleran bruscamente, el bebé está en asfixia pálida. La recuperación no siempre es posible, y estos niños a menudo mueren.

Mira el video: HUEVO MUERTO RETENIDO. ABORTO RETENIDO. (Julio 2021).

Pin
Send
Share
Send
Send