Niños pequeños

¿Es posible hacer una radiografía para las mujeres durante la lactancia: posibles consecuencias?

Pin
Send
Share
Send
Send


Por una razón u otra, muchas mujeres que amamantan se ven obligadas a someterse a diversos estudios médicos. La radiografía durante la lactancia también es necesaria. Cada mamá piensa antes del procedimiento cómo afectará a la leche materna, si no será perjudicial para el bebé. Antes de realizar el estudio, debe asegurarse de que sea realmente necesario. Algunos médicos dicen que la lactancia materna debería posponerse por algún tiempo. Pero la investigación moderna ha demostrado que esta afirmación es infundada.

¿Es dañina la radiografía?

Los rayos X (radiación electromagnética) pueden penetrar en el cuerpo humano. La radiografía es una fuente de radiación. En grandes dosis, es naturalmente peligroso. Esto se aplica en gran medida a las industrias manufactureras donde estas dosis son muy grandes. En un estudio médico, ya sea una radiografía de una pierna, un brazo o un tórax, si el procedimiento se realiza en un equipo adecuado de acuerdo con todas las normas, la exposición a la radiación no es peligrosa, ya que se utiliza la dosis mínima. Las mujeres deben comprender que en algunos casos estos estudios son extremadamente importantes: sospechas de fracturas, casos de complicaciones después de infecciones virales respiratorias agudas, tos prolongada, secreción nasal persistente, dolor agudo en el tracto gastrointestinal, la probabilidad de bronquitis, sinusitis, neumonía, etc. En tales casos, el examen de rayos X es necesario para prevenir una amenaza a la vida de la mujer. La mayoría de los médicos aseguran que la radiografía durante la lactancia no es absolutamente peligrosa, no afecta la calidad de la leche y la salud del niño y la madre.

¿Cuándo es mejor rendirse?

Aunque la dosis de radiación es mínima, no se recomienda que el procedimiento se realice con frecuencia. Si le piden que se tome una radiografía durante la lactancia, por ejemplo, mientras se realiza un examen médico o por si acaso, es mejor que se niegue. Siempre es necesario comparar los posibles riesgos y la necesidad real de una encuesta. Siempre debe recordar que los rayos X son una fuente de radiación, aunque mínima.

El efecto de la radiografía sobre la leche materna.

La investigación moderna confirma que durante la lactancia, una mujer bien puede someterse a un examen de rayos X. Las radiografías no tienen un efecto negativo en la leche materna, su composición no cambia y no es necesario destetar al bebé del seno. Sin embargo, algunos médicos, respondiendo a la pregunta de si es posible realizar una radiografía a una madre en período de lactancia, dan una respuesta positiva, al tiempo que recomiendan que la alimentación se interrumpa por un período corto en algunos casos. En particular, si se realizó una radiografía del estómago, cuando se usan sustancias de contraste durante el procedimiento para mejorar la visualización de los tejidos y órganos internos. Algunos expertos recomiendan durante la lactancia abstenerse del uso de productos que contengan yodo en la composición.

Materiales de rayos X y leche materna.

Pero existe la opinión de que las sustancias que se utilizan para conducir los rayos X tienen moléculas de yodo que se unen covalentemente a la base, por lo tanto, hay muy pocas de ellas en estado libre. Por lo tanto, no existe riesgo para el bebé y el efecto de la sustancia en la leche se considera inofensivo. Además, la vida media en el cuerpo dura menos de una hora, la biodisponibilidad a través de la leche de este elemento se reduce a casi cero.

Los rayos X durante la lactancia, en principio, no son peligrosos, pero para ser seguros, los fabricantes de materiales para estudios de rayos X generalmente dan recomendaciones de que durante la lactancia es necesario tomar un descanso después de un examen de un día. Si te acercas objetivamente, entonces esta necesidad no es fundamental.

El bario, que se usa a menudo, no es absorbido por el cuerpo, la sustancia no afecta de ninguna manera la calidad de la leche materna. Dichas declaraciones son hechas por compañías manufactureras y médicos que no desean asumir ninguna responsabilidad por las consecuencias después de un examen de rayos X.

Preparación para el procedimiento.

Para minimizar los riesgos que, según algunas opiniones, pueden surgir si tiene que realizar una radiografía de sus piernas, órganos internos y otras partes del cuerpo, siga algunas recomendaciones:

  • Realice radiografías solo en casos de extrema necesidad, si existe el riesgo de desarrollar alguna enfermedad peligrosa.
  • Antes del examen, según lo recomendado por algunos expertos, alimente al bebé, luego no le dé un pecho durante dos horas.
  • Si mamá todavía teme por la salud del bebé, a pesar de todas las garantías de la seguridad del procedimiento, simplemente puede extraer la leche que había en el tórax durante la radiografía y verterla.
  • Durante el procedimiento, se requiere un delantal protector. Generalmente se emite a mujeres embarazadas, aunque tal protección es necesaria para todos, independientemente de su posición.
  • Si se le obliga a someterse a una fluorografía en el hospital de maternidad, pero no ha pasado un año desde el último estudio, tiene derecho a negarse. La validez del cupón para fluorografía es de un año.

Examen de rayos x Bueno o malo

Si hay al menos algunas sospechas de complicaciones, lesiones, es necesario someterse a un examen de rayos X. ¿Trae beneficio o daño? Como se mencionó anteriormente, es necesario evaluar de manera sobria la situación y tomar una decisión. Los beneficios del procedimiento son evidentes. La radiografía ayudará a aclarar el cuadro clínico, y si hay una necesidad de indicaciones, el médico podrá prescribir un tratamiento oportuno. Daño al amamantar. Las radiografías no causarán. Los rayos no afectan la composición de la leche, lo que significa que no será perjudicial para el bebé. Además, inmediatamente después del procedimiento, la acción de los rayos cesa, no tiene un efecto acumulativo. No se requieren sustancias nocivas del cuerpo.

Descubrimos cómo actúa la radiografía en el cuerpo de la madre durante la lactancia. "¿Es posible someterse a un procedimiento de MRI?" - Hay una pregunta lógica. La resonancia magnética tampoco tiene efectos secundarios y no afecta la leche materna. Cuando se realiza una MRI utilizando ácido gadopentético como material de contraste. La vida media del compuesto es de menos de una hora, durante seis horas se elimina completamente del cuerpo humano.

Existe información de que el nivel de ácido gadopentético en la leche materna es demasiado bajo. Durante el día posterior al estudio, solo el 0,23 por ciento de la dosis se puede aislar de la leche materna. Además, cuando se administra por vía oral, la biodisponibilidad de los productos de gadalinia equivale al 0,8 por ciento. Por lo tanto, no hay razón para dejar de amamantar al bebé después del procedimiento de MRI. Aunque los fabricantes de materiales aconsejan tomar un descanso por 24 horas. Los médicos no notan ningún efecto secundario en aquellos niños cuyas madres usaron agentes de contraste y se sometieron a exámenes de MRI.

Radioisótopos

A veces para las encuestas hay que utilizar sustancias radiactivas. A menudo se utilizan para estudiar el corazón, la glándula tiroides, varios tumores. Para el estudio en su conjunto, la dosis se toma mucho menos que para el efecto terapéutico. Si ya tenemos que usar sustancias radioactivas durante la lactancia, generalmente debemos destetar al bebé por un tiempo. Las sustancias nocivas pueden acumularse en la leche y pueden dañar al bebé. El tiempo para dejar de alimentar dependerá de la dosis y el tipo de sustancia.

Junto con el médico, la madre debe discutir cualquier alternativa al estudio (ultrasonido, análisis de sangre, MRI, CT). Es necesario determinar completamente la necesidad del uso de sustancias radiactivas y elegir el período de decaimiento menos corto.

Si se toma la decisión sobre el uso de radioisótopos, la madre debe decantar previamente la cantidad necesaria de leche mientras se desteta al bebé. Los radioisótopos generalmente tienen períodos cortos de desintegración, se eliminan rápidamente del cuerpo y no crean dificultades y problemas particulares durante la lactancia.

Efecto de rayos X en el cuerpo.

El examen de rayos X utiliza rayos. Otras formas de radiación electromagnética pueden ser ondas de radio o luz. La radiación de rayos X se caracteriza por una longitud de onda corta, que proporciona una penetración más alta y más específica.

¿Qué es la radiografía peligrosa? El alto grado de penetración hace que los rayos dañinos para el cuerpo humano. Rayos X - uno de los tipos de radiación. Cuando pasan a través de tejidos y células, los rayos interactúan con las moléculas, se produce el proceso de ionización. Las moléculas complejas y los átomos son rotos por los rayos en partículas cargadas. La radiación de alta intensidad se considera peligrosa si actúa durante mucho tiempo. Efectos debidos a los rayos X y otras radiaciones ionizantes:

  • Cambios temporales en la composición de la sangre después de un exceso de radiación.
  • Las cataratas son posibles.
  • Desarrollo del cáncer (incluyendo leucemia).
  • Envejecimiento rápido, muerte prematura.

Los experimentos biológicos realizados en conejos y ratones han demostrado que la exposición constante incluso a pequeñas dosis conduce a un mal funcionamiento del programa genético. Muchos científicos reconocen un efecto similar de las grandes dosis en el cuerpo humano.

Nivel de seguridad

El uso racional y cuidadoso de las radiografías de los órganos del tórax no produce daños a la salud, como muchos otros procedimientos. Para el examen, se permiten radiólogos y enfermeras que han recibido entrenamiento especial. Usan dosis mínimas de radiación que no son perjudiciales para la salud y permiten un estudio cualitativo.

Los rayos X afectan al cuerpo humano solo en el momento en que el dispositivo se enciende. En este caso, la duración de la exposición es de solo unos pocos milisegundos. Los delantales de plomo se utilizan para proteger áreas que no necesitan ser estudiadas. El hecho es que el plomo, que tiene una mayor densidad, no deja pasar las radiografías. Esto hace posible proteger contra dosis excesivas de radiación.

Indicaciones para

Cuando los beneficios de la lactancia de rayos X superan el nivel de exposición peligrosa:

  • Proceso inflamatorio en los pulmones.
  • fractura de hueso
  • inflamación de los senos paranasales,
  • tratamiento dental
  • violación del tracto gastrointestinal,
  • tumores de la médula espinal y el cerebro, hígado y riñones, páncreas,
  • cáncer de mama.

Un examen preventivo que una mujer que está amamantando puede necesitar es una radiografía de tórax. Este es un procedimiento importante que descarta enfermedades contagiosas, como la tuberculosis.

El estudio se prescribe para:

  • Salida o colocación laboral,
  • yendo al extranjero
  • entrada de la universidad,
  • Viaje a un sanatorio.

Una mujer tiene derecho a rechazar los exámenes profilácticos. Pero cuando solicita un trabajo, el empleador también puede negarse a trabajar de acuerdo con la ley. En este caso, puede hacer una radiografía digital. Su nivel de radiación es 10 veces menor que el de la película.

El doctor D.A. Halikov en el canal de “Medicina para las personas” informa si es posible realizar una MRI durante la lactancia.

¿Es perjudicial el procedimiento?

Una tasa de exposición segura por única vez se considera hasta 10 mSv por hora. Cuando se irradia más de esta cifra, existe el riesgo de desarrollar células cancerosas.

Dosis para diferentes procedimientos.

Un dentista a veces toma varias imágenes en un tratamiento. Una madre lactante debe informar inmediatamente su posición para que el médico intente curar el diente y utilice la cantidad de imágenes que no dañen su salud.

El efecto de la radiación en la salud humana.

Efecto de un agente de contraste.

Durante el examen de MRI, radiografía y PET CT, inyectan una sustancia que ingresa a la leche materna. La sustancia que se usa en este estudio puede entrar al cuerpo del niño durante la lactancia. La dosis que recibirá el bebé con la leche materna de la madre será muy baja: 1%. Esto no afectará su salud y función corporal.

Precauciones de seguridad

Antes de pasar por el estudio, asegúrese de que necesita un procedimiento. Para evitar que el niño reciba sustancias nocivas, debe seguir las reglas antes y después del examen.

  • Elija el procedimiento con la menor radiación,
  • usar un delantal protector durante el procedimiento,
  • Inmediatamente después del examen, abstenerse de amamantar.

En lugar de rayos X, puede ser examinado por la máquina de ultrasonido, cuando sea posible. El dispositivo funciona debido a las ondas ultrasónicas y no irradia el cuerpo.

Alimentación después de la radiografía

Las mujeres que se espera que realicen un examen de rayos X, extraen la leche antes del procedimiento. Al regresar a casa, pueden alimentar al bebé con leche extraída y no preocuparse por su salud.

Cuando se usa un agente de contraste, a pesar de la ausencia de un daño particular, es imposible amamantar durante 2 o 3 días. Los expertos recomiendan no arriesgarse y transferir al recién nacido en este momento a la alimentación artificial.

¿Qué es la radiografía?

Los rayos X son ondas electromagnéticas de largo alcance. Cuando se exponen a una sustancia, las ondas de esta longitud causan ionización, es decir, la formación de partículas cargadas. Y estas partículas afectan los procesos físico-químicos en la sustancia. Además, el tipo de sustancia es de gran importancia, todos los métodos de diagnóstico de rayos X se basan en esto.

Los rayos X o rayos X se encuentran en la parte invisible del espectro entre los rayos ultravioleta y gamma

La longitud de onda de los rayos X es comparable al tamaño de un átomo. Este tipo de onda penetra fácilmente en el tejido corporal sin refracción, lo que le permite obtener una imagen clara. Aunque el descubrimiento de los rayos X ocurrió relativamente recientemente, en 1895, las propiedades físicas de esta radiación están bien estudiadas. Por lo tanto, los científicos y los médicos son muy conscientes del efecto de los métodos médicos y de diagnóstico basados ​​en rayos X en el cuerpo humano.

Las radiaciones electromagnéticas son radiactivas, es decir, afectan a los átomos de una sustancia. Estos incluyen rayos x No todos los tipos de radiación son igualmente peligrosos para los humanos, se dividen en dos tipos:

  • El flujo de rayos con la liberación de partículas - alfa, beta.
  • Radiación de energía - rayos X y gamma.

La radiación alfa transporta partículas más pesadas, con considerable energía, pero que no pasan a través de la piel. Es peligroso tragar una sustancia radiactiva, luego la persona será irradiada desde el interior.

Los rayos beta son una corriente de electrones procedentes de elementos radiactivos en descomposición. Pueden penetrar en el cuerpo humano en 2 a 2,5 cm y causar quemaduras graves en la piel. Y también muy peligroso si entra en el cuerpo por la boca.

Los rayos gamma y los rayos X no tienen un límite claro entre ellos, su separación es arbitraria. Consisten en partículas elementales que no tienen masa y se mueven a la velocidad de la luz: fotones o cuantos.

La propiedad de los rayos X para penetrar libremente entre los átomos de la sustancia del cuerpo humano es la base de la ciencia médica de la radiología.

En la naturaleza, los rayos X se producen naturalmente, son parte del espectro electromagnético y siempre nos rodea una pequeña radiación de fondo. Para generar un flujo denso de radiación que puede afectar la materia circundante, se utiliza un dispositivo especial: un tubo de rayos X. Sobre esta base, se han creado todos los dispositivos para necesidades médicas.

El equipo moderno le permite obtener la dosis exacta de exposición para un procedimiento en particular.

Efecto de la radiación en el cuerpo.

Nuestro cuerpo consta de diferentes sustancias, y los rayos X afectan a cada uno de ellos de manera diferente. Por lo tanto, la susceptibilidad de diversos tejidos al riesgo de daño también es diferente.

La dosis de radiación determina la medida del impacto en el cuerpo, ya que nuestro cuerpo absorbe parte de la energía de las ondas. Cuanto más grande es, más fuertes son los cambios en las células del tejido. Al pasar por nuestro cuerpo, los rayos X “tocan” los electrones de los átomos, arrancándolos de la órbita, como resultado de lo cual reciben una carga positiva o negativa.

En el procedimiento estándar de fluorografía, recibimos una porción de radiación, igual a la que recibiríamos en un mes, simplemente caminando por la calle.

Con el fin de reducir el impacto negativo de los rayos X en el cuerpo humano, se han realizado muchas investigaciones. Los resultados mostraron que las dosis pequeñas no tienen un impacto significativo en los órganos del cuerpo, si se usan con poca frecuencia, para que el cuerpo pueda recuperarse. Además, los dispositivos modernos pueden localizar el área de exposición, protegiendo todas las otras partes del cuerpo.

Efectos secundarios

La consecuencia del uso no controlado de los rayos X puede ser una patología grave del tejido vivo. Si, por otro lado, una persona es sometida a una fuerte irradiación, se forman quemaduras profundas en la piel, que sanan muy duras y largas, las células sanguíneas se destruyen, comienza la falla de los órganos internos y los sistemas corporales. Это называется лучевой болезнью, и лечение её долгое и сложное.

Облучение может быть общим и частичным. Какой орган попал под рентгеновские лучи, тот и пострадает сильнее.

Las dosis grandes o el uso frecuente de rayos X conducen a tristes consecuencias:

  • enfermedades oncológicas
  • enfermedades de la sangre, médula ósea,
  • envejecimiento prematuro
  • mutaciones en células germinales, esterilidad,
  • Daño irreversible en la piel.

Se cree que los rayos X pueden acumularse en el cuerpo humano e incluso transmitirse a otras personas. Es absolutamente imposible, porque los rayos X no son más que una onda, y no una sustancia, para acumular en algún lugar. Después de todo, si pasaste el sol y entraste en el cuarto oscuro, ¿no brillas? El principio de funcionamiento es casi el mismo.

¿Por qué puede ser indeseable para una enfermera de rayos X?

Los sistemas modernos de rayos X son bastante seguros y no afectan la calidad de la leche producida. Pero debe comprender que un examen del diente o los pulmones no dañará el cuerpo, sino algunos, fácilmente. En el momento de la exposición a los rayos X en el cuerpo de la madre, la composición de la sangre cambia brevemente, es decir, con exposiciones frecuentes, la composición de la leche también puede cambiar.

Hacer o no hacer un examen de rayos X debe ser decidido por un médico. Hay situaciones en las que se justifica la necesidad de procedimientos para la madre, pero se puede excluir la prevención. Por ejemplo, la sospecha de neumonía es una indicación directa de la radiografía de tórax a pesar de la lactancia, pero la fluorografía de rutina no lo es.

Algunos procedimientos de rayos X se realizan con la introducción de agentes de contraste en el cuerpo. Estas sustancias son isótopos radiactivos, y aquí pueden afectar seriamente la composición de la leche materna. Tales métodos de investigación incluyen:

  • escintigrafía
  • Renografía de radioisótopos,
  • escaneo de computadora
  • radiometría clínica.

Estos procedimientos médicos sugieren un rechazo temporal de la lactancia materna hasta la eliminación completa de la sustancia radiactiva del cuerpo. Aunque la dosis de radiación cuando se usa un agente de contraste radioactivo es muy pequeña, se necesitan al menos tres días para no dejar rastro en la leche materna. El tiempo de retiro del contraste del cuerpo depende del tipo de estudio, y una madre que amamanta definitivamente debe consultar con el médico de cabecera el período durante el cual debe dejar de amamantar.

La influencia de los rayos X sobre la lactancia y el cuerpo del niño.

Como ya hemos descubierto, la exposición a corto plazo no es capaz de afectar seriamente a nuestro cuerpo. Además, la madre lactante no debería preocuparse por la lactancia, si el área del seno no cae debajo del área de paso de las radiografías. Un haz estrecho de radiación prácticamente no se dispersa cuando pasa a través de nuestro cuerpo, por lo que la instantánea de un brazo, una pierna o un diente no amenaza al bebé de ninguna manera. Además, incluso con exposiciones menores, el médico le dará un delantal protector especial para cubrir las partes del cuerpo que no son necesarias para el examen.

El mayor impacto en la glándula mamaria son estudios como:

En el momento de la irradiación, ya hay leche en el seno y los rayos X también pasan a través de ella. Como cualquier materia orgánica, la leche consiste en muchos componentes, y ellos, a su vez, consisten en moléculas y átomos. La inestabilidad de los átomos que surgen bajo la influencia de la radiación hace que la leche sea radiactiva durante algún tiempo. Pero la dosis de radiación en un solo examen es tan pequeña que la estabilidad de los átomos se restaura instantáneamente. La decantación de dicha leche no tiene el menor sentido, no contiene radiación residual.

En primer lugar, en la mayoría de los países del mundo, la fluorografía de las mujeres después del parto NO se realiza. Este es un dogma extremadamente anticuado de la era soviética, que no tiene racionalidad, pero es un desperdicio ordinario del presupuesto del hospital estatal o del ingreso de una mujer. En segundo lugar, no hay recomendaciones para extraer la leche después de una fluorografía y una radiografía de tórax. Esta es otra ficción, el mito de nuestros médicos. Alimentar a un bebé después de una radiografía de tórax, diente, resonancia magnética y mamografía es seguro. El bebé no recibirá una "dosis de radiación" de la leche. Una excepción es el uso de isótopos radioactivos para escanear varios órganos. En tales casos, hay un período de espera.

Berezovskaya Elena Petrovna. Ginecólogo-obstetra

http://www.komarovskiy.net/faq/flyuorografiya-posle-rodov-i-scezhivanie-moloka.html

Otra cosa, si es necesario realizar varios estudios radiológicos, en los que el cuerpo recibe grandes dosis de radiación. En este caso, no se puede excluir un cambio en las propiedades físicas de la leche. En particular, con el uso simultáneo de radioisótopos. Una madre lactante debe discutir con el médico la cuestión de la posibilidad de continuar amamantando.

Vídeo: Opinión del Dr. Komarovsky sobre los rayos X.

La preocupación de las mujeres lactantes con el efecto de las radiografías en un niño es bastante comprensible y justificada. Pero los expertos modernos están seguros: la radiografía en sí no puede causar ningún daño al bebé si la madre lo hace de acuerdo con las recomendaciones médicas. Y la salud materna es una condición necesaria para la vida y el desarrollo adecuado del bebé.

Dosis de radiacion

La fluorografía es un examen de rayos X de los pulmones que detecta la presencia de tuberculosis. Este es un método de examen asequible, en comparación con la radiografía.

Tenga en cuenta que la sensibilidad de la pantalla durante la fluorografía es menor que con la radiografía. Por lo tanto, requiere una mayor dosis de radiación. Por lo tanto, si es posible, elija una radiografía segura.

El tipo de aparato con el que realiza el estudio también influye en la dosis de radiación. Divide dos tipos:

  • Dispositivos digitales modernos, cuya dosis es 4-5 veces menor que los dispositivos anteriores. El fotofluorograma aparece inmediatamente después del disparo,
  • El dispositivo de película contiene un bajo nivel de sensibilidad. Por lo tanto, es imposible ajustar y reducir la dosis de radiación durante la imagen. Como resultado, la dosis recibida por el paciente en el fotofluorógrafo de película anterior es mucho mayor.

Para obtener el menor daño, tome fotografías con la ayuda de dispositivos digitales modernos.

¿Cómo se hace la radiografía en la leche materna?

Los estudios han demostrado que las radiografías afectan el cuerpo de la madre, pero no la leche materna. No hay evidencia de que el procedimiento tenga un efecto negativo en la leche. Sin embargo, no hay evidencia de que el procedimiento sea absolutamente seguro durante la lactancia.

Para protegerse al máximo de los efectos del dispositivo, pídale al médico que le envíe una radiografía de los pulmones. Si esto no es posible, hacer fjororografía en equipos digitales.

Por supuesto, un examen es necesario solo cuando es necesario. De hecho, en cualquier caso, esta exposición. Pero no hay razón para temer ni a la roentgen del pulmón ni a la roentgen del diente.

Muchas madres extraen leche antes o después de la foto. Sin embargo, los médicos insisten en que no hay necesidad de tal procedimiento.

Cómo amamantar a la mamá prepararse para una radiografía

  1. Los rayos X durante la lactancia solo se hacen cuando es absolutamente necesario.
  2. Alimentar al bebé antes de la foto.
  3. Después del procedimiento no se recomienda dar el pecho durante 2-3 horas,
  4. Durante el diagnóstico, solicitar un delantal protector especial.

Por cierto, en muchas casas de maternidad las mujeres se ven obligadas a hacer radiografías. Recuerde que puede optar por salir del procedimiento. ¡Este es tu completo derecho!

¿Es peligrosa la radiografía de los dientes durante la lactancia?

A las mujeres también les preocupa la pregunta de si es posible hacer una radiografía de un diente mientras se amamanta. Dicho examen se lleva a cabo, si es necesario:

  • identificar la causa del dolor o distorsión,
  • trazar la ubicación del sello,
  • encontrar inflamación, quistes u otras enfermedades de los tejidos blandos,
  • Decidir salvar o quitar un diente,
  • identificar las caries.

Los médicos afirman que la radiografía del diente durante la lactancia es segura para la leche materna. Para evitar problemas, debe realizar una encuesta solo en equipos digitales modernos que tengan una exposición a la radiación mínima. Dicho dispositivo elegirá la exposición más conveniente para cada diente individual y reducirá la dosis de radiación.

RMN durante la lactancia

IRM (imágenes de resonancia magnética): examen con material de contraste. Como regla general, es ácido gadopentético. Este procedimiento es necesario para el diagnóstico:

  • trastornos del sistema nervioso
  • tumores de la médula espinal y el cerebro, hígado y riñones, páncreas,
  • enfermedades degenerativas del cerebro,
  • enfermedades del oído interno, pituitaria, senos paranasales,
  • Anomalías congénitas del desarrollo de vasos cerebrales,
  • Infecciones, lesiones de tejidos blandos y columna vertebral, huesos y articulaciones,
  • cáncer de mama.

La resonancia magnética se utiliza en oncourology y oncogynecology. Se coloca una bobina adicional en la parte examinada del cuerpo humano. Los médicos garantizan la seguridad de este método. Las ondas de radio y los equipos de campo magnético no tienen un efecto perjudicial en el cuerpo.

Sin embargo, los agentes de contraste utilizados en el procedimiento son perjudiciales para la leche materna. Por lo tanto, los expertos recomiendan suspender la lactancia durante las próximas 24 a 48 horas después de la encuesta. En este caso, ayudarás a decantar y mezclas artificiales. Cómo almacenar la leche materna extraída, lea aquí http://vskormi.ru/mama/food/hranenie-grudnogo-moloka-v-holodilnike/.

Con la leche, se excreta un máximo del 1% del material de contraste inyectado. Y de esto el bebé también aprenderá solo el 1%. Si la madre recibió una dosis de 0.2 mmol / kg, entonces 0.00008 mmol / kg entrarán en el cuerpo del bebé. ¡Esta es una dosis muy pequeña que no causará daños graves! Por lo tanto, si una madre que está amamantando no tiene la oportunidad de interrumpir la lactancia materna después de una resonancia magnética durante 1 o 2 días, entonces no hay una necesidad urgente de esto.

El mecanismo de la radiación ionizante en el cuerpo.

Para rastrear la relación entre el efecto de los rayos X en el cuerpo de la madre y la probabilidad de un impacto negativo en el niño durante la lactancia, es necesario obtener una comprensión mínima del mecanismo de ionización. La radiación, que es un flujo de energía que se utiliza para obtener rayos X y tiene la capacidad de atravesar varios obstáculos, incluso a través del cuerpo humano.

Debido al hecho de que la densidad de los tejidos y la ubicación de los órganos internos crean una barrera inhomogénica a la radiación, superar los obstáculos conduce a una pérdida parcial de su intensidad, lo que le permite tomar una fotografía, iluminada, de acuerdo con las características anatómicas de la parte del cuerpo examinada. Así, los rayos que dejaron el cuerpo reaccionan con el papel fotográfico y el resto con las células del cuerpo.

La interacción eléctrica de la radiación con los átomos de las células conduce a daños irreversibles, y el factor que determina la cantidad de daño causado es la duración de la exposición. La capacidad de la radiación para descomponer los átomos de hidrógeno en exceso en el cuerpo en forma de agua conduce a la formación de radicales libres, que, a su vez, causan una reacción química que interrumpe la actividad funcional de las células circundantes a nivel molecular.

El efecto de la radiografía sobre la capacidad de lactancia.

Por lo tanto, el hecho del efecto negativo de los rayos X en el cuerpo de una madre lactante es indiscutible, pero ¿es la radiación ionizante capaz de afectar directamente la reproducción de la leche materna? Teniendo en cuenta que la dosis de radiación recibida durante los diagnósticos de rayos X es tan insignificante que no puede causar ningún daño grave a los tejidos, privándolos así de la capacidad de producir leche, el peligro puede estar en la propia leche, que se encuentra en el pecho en el momento de instantánea

Naturalmente, en este caso no estamos hablando de una radiografía de una mano, un pie o un diente, ya que el haz de rayos que se usa para realizar una radiografía es bastante estrecho e incapaz de ejercer ningún efecto sobre el organismo en su conjunto y especialmente en el área del pecho. Desde este punto de vista, los siguientes estudios pueden considerarse como los más peligrosos:

Es importante El umbral de exposición mínimo capaz de causar trastornos graves en el cuerpo es de 1.5 3v (sievert), y el número total de procedimientos de diagnóstico realizados con la ayuda de equipos de rayos X es de solo 1.4 m3v (milizivet) por año.

El efecto de los rayos X sobre la composición de la leche materna.

Otro factor que hace posible elevar el efecto de la radiación al rango de fenómenos extremadamente peligrosos es la capacidad de convertir sustancias ordinarias en radiactivas. La esencia de este proceso es la violación de la estabilidad de los núcleos de sustancias no radiactivas debido a la exposición prolongada a la radiación ionizante. Como resultado de dicha exposición, después del cese de la irradiación, la sustancia que está siendo expuesta continúa emitiendo radiación durante algún tiempo. En este caso, la duración de la radiación depende directamente de las propiedades físicas de las sustancias.

Hay tres comportamientos principales de una sustancia expuesta a la radiación:

  • muerte (por ejemplo, una célula viva),
  • pérdida de estabilidad (la aparición de radiación prolongada o a corto plazo),
  • modificación (la sustancia cambia la estructura, pero conserva la estabilidad física, es decir, no emite).

Como saben, durante la lactancia, el bebé recibe todas las sustancias necesarias para su pleno desarrollo. Además del agua, las grasas, las proteínas y los carbohidratos, la leche contiene un complejo de vitaminas del grupo B, vitaminas C, E y K, así como un grupo de sustancias minerales:

  • Calcio Ca - 32 mg / 100 ml,
  • potasio K - 51 mg / 100 ml,
  • Fe hierro - 0.03 mg / 100 ml,
  • Mg magnesio - 3 mg / 100 ml,
  • fósforo P - 14 mg / 100 ml,
  • Na sodio - 17 mg / 100 ml,
  • Zn Zn - 0,17 mg / 100 ml.

Existe la posibilidad de que los rayos X puedan afectar la composición de la leche materna. Desafortunadamente, no hay trabajos científicamente comprobados sobre los cambios que se producen en la leche materna después de las radiografías, pero no se puede descartar la posibilidad de una reacción física.

En este caso, el mal más pequeño será la pérdida de cualidades útiles (en caso de un cambio en las propiedades físicas) y el mayor impacto negativo debido a la adquisición de propiedades radiactivas (pérdida de estabilidad). También debe tenerse en cuenta que durante la alimentación con leche expuesta a la radiación de rayos X, incluso un efecto negativo breve y leve ocurrirá dentro del cuerpo del niño, lo que sin duda aumentará el efecto dañino.

Regulaciones legales

Contrariamente a la probabilidad existente de efectos adversos de los estudios de rayos X realizados durante la HB, sobre la salud del niño, el Ministerio de Salud de la RSFSR, en sus recomendaciones del 06.02.2004, No. 11-2 / 4-09, no dice nada sobre la necesidad de diagnósticos preventivos.

En las mismas órdenes emitidas anteriormente (Orden del Ministerio de Salud de la URSS del 29 de marzo de 1990, el orden núm. 129 y el Ministerio de Salud de la RSFSR del 2 de agosto de 1991, núm. 132), los exámenes realizados con la ayuda de equipos de rayos X en mujeres durante la lactancia son admisibles únicamente de acuerdo con el estricto Indicaciones médicas.

La lealtad del Ministerio de Salud a la realización de radiografías durante la lactancia también se demuestra en el reglamento "Sobre el medio ambiente del recién nacido", que establece las normas que obligan a una mujer a someterse a una fluorografía con fines de prevención inmediatamente después del nacimiento.

Esta actitud del estado es comprensible desde el punto de vista de la priorización, donde el riesgo real de tuberculosis nivela el riesgo probable de un efecto dañino de los rayos X en una mujer en período de lactancia. El factor decisivo para determinar la necesidad de un examen preventivo es el aumento de casos notificados de tuberculosis.

Diagnóstico con Contraste

La radiografía con contraste es otro método de diagnóstico, cuyo objetivo principal es obtener información detallada sobre el estado de los órganos internos o el sistema vascular. Como agente de contraste, se utilizan preparaciones que contienen yodo, causando a menudo una fuerte reacción alérgica.

Este método de diagnóstico se utiliza únicamente en el testimonio, como regla, para aclarar el diagnóstico. Teniendo en cuenta que el contraste se utiliza principalmente en la tomografía computarizada, además de la exposición a la radiación, que es varias veces más alta que la radiografía habitual, existe el riesgo de que los medicamentos que contienen yodo penetren en la leche materna.

Como regla general, la radiografía de acuerdo con las indicaciones se realiza si se sospechan las siguientes patologías:

  • La presencia de tumores en el tórax o pulmones.
  • enfermedades inflamatorias de los pulmones (neumonía),
  • tuberculosis

A pesar de que los medicamentos en este grupo se caracterizan por una vida media corta y una eliminación bastante rápida del cuerpo, es imposible excluir completamente la posibilidad de penetración en la leche materna. El bario, que se usa para obtener imágenes de contraste del estómago, no se absorbe en el tracto gastrointestinal y, por lo tanto, no puede penetrar en la leche materna. El uso de sustancias radiopacas permite detallar la información obtenida utilizando rayos X convencionales.

Métodos de diagnóstico alternativos

No subestime el riesgo de exposición, incluso dosis menores, de radiación ionizante. ¿Pero qué hacer si todavía necesitas diagnosticar? В таких случаях вопрос, можно ли делать рентген во время ГВ, не совсем корректен, поскольку не уточненный вовремя диагноз может нести серьезную угрозу здоровью.En algunos casos, puede utilizar métodos de diagnóstico alternativos que no supongan ningún peligro (ultrasonido, MRI).

Al mismo tiempo, si el ultrasonido no puede proporcionar la cantidad necesaria de información, entonces la única restricción a la MRI es su costo. Otra forma de hacer una radiografía durante la lactancia y evitar las posibles consecuencias negativas para el niño es destetarlo del pecho durante la duración del diagnóstico. Para hacer esto, inmediatamente antes del procedimiento, debe ser alimentado, y luego alimentado con leche preexpresada o mezcla de leche. En un plazo de 12 a 24 horas, la leche se debe decantar y verter, y después del período de tiempo especificado, puede volver a la forma habitual de alimentación.

Un enfoque moderno para el uso de estudios de diagnóstico sugiere descuidar el posible riesgo de efectos adversos después de los rayos X en la HB, ya que se considera muy insignificante. Si el médico toma una decisión sobre la conveniencia del diagnóstico, entonces la decisión de amamantar directamente después del procedimiento solo puede ser decidida por la madre.

El impacto de los rayos X en el cuerpo humano.

La medicina moderna a menudo recurre a los exámenes de rayos X. Se usan ampliamente para obtener información detallada sobre problemas de salud internos como las enfermedades del sistema musculoesquelético y los órganos internos. Los expertos dicen que el examen de rayos X no es en absoluto peligroso con su uso racional. Durante un procedimiento de este tipo, el cuerpo humano recibe una magra dosis de radiación, cuyos beneficios superan con creces el posible riesgo.

Está comprobado que el cuerpo experimenta efectos de rayos X en el cuerpo bastante todos los días. Sin embargo, su sistema inmunológico neutraliza su dañino efecto destructivo. La radiación de rayos X más suave se utiliza durante el paso de la fluorografía, que es tan importante durante el aumento de la incidencia de la tuberculosis. En este sentido, no hay ninguna razón en particular para dudar si es posible realizar una gestación durante la lactancia.

El verdadero peligro para la salud de los rayos X ocurre solo en el caso de una irradiación irregular potente. Los médicos dicen que la probabilidad real de dañar el cuerpo de los rayos X en cantidades normales no supera el 0,001%. Tales cifras pueden tranquilizar incluso a pacientes particularmente sensibles.

¿Es aceptable la radiografía durante la lactancia?

Lactancia materna después de las radiografías.

Si la condición de una mujer que está amamantando requiere un examen de rayos X obligatorio, no debe abandonarlo con un riesgo para su propia salud. Los estudios modernos en el campo de la radiología continúan repitiendo que no existen motivos serios para evitar las radiografías durante la lactancia. Las radiografías no pueden afectar la leche materna, por lo que, después de pasar el examen, las madres pueden continuar alimentando al bebé de manera segura.

No debe privar al niño del pecho de la madre debido a la radiografía. Esto se justifica por el hecho de que el efecto de la radiación en el cuerpo humano se detiene inmediatamente después del final del procedimiento. Numerosos estudios y experimentos demuestran que los haces de rayos X no tienen tendencia a permanecer en el cuerpo humano. En este sentido, la necesidad de extraer del cuerpo la leche materna de la mujer desaparece por sí sola. La lactancia materna después de las radiografías puede realizarse en el modo habitual.

Radiografía de los dientes durante la lactancia.

Dientes de rayos X durante la lactancia.

Los problemas con los dientes a menudo ocurren después del parto. Muchas mujeres tienen que ir al dentista durante este período. A la mayoría de ellos les preocupa la radiografía de los dientes durante la lactancia. Sin embargo, la medicina actual no ha considerado durante mucho tiempo inyecciones dentales peligrosas para la lactancia.

El hecho es que este tipo de examen dental es exclusivamente de naturaleza local. Muchos podrán asegurar el hecho de que el procedimiento prevé la protección obligatoria del tórax y el abdomen del paciente con un delantal de plomo especialmente adaptado para este fin. Será una buena prevención de la radiación para las madres lactantes. Si el paciente teme las posibles consecuencias, se debe solicitar un medio de protección adicional al radiólogo que realiza el examen. Estarán a salvo del menor impacto de radiación en su cuerpo.

De lo anterior, se puede concluir que el tratamiento dental durante la lactancia puede y debe combinarse con imágenes de rayos X. No lastime al niño y lo destete bruscamente. Tampoco hay necesidad de una interrupción temporal de la lactancia materna. Las mujeres particularmente sospechosas pueden recurrir a la decantación de la leche materna, pero no hay necesidad de tomar tales precauciones.

Vale la pena mencionar que con algunos tipos de exámenes, los radiólogos siguen recomendando a las mujeres que amamantan que dejen de amamantar por un corto período de tiempo. Los exámenes de los riñones, el estómago o la vesícula biliar se consideran un peligro particular. Dada la especificidad de dichos procedimientos, no debe darle el pecho al bebé durante varias horas después de ellos.

Cómo reducir la probabilidad de consecuencias de la exposición

Cómo reducir la probabilidad de consecuencias de la exposición

Aunque todavía no hay evidencia sólida de los efectos dañinos de los rayos X en la leche materna, las madres que están particularmente preocupadas pueden recurrir a formas de reducir este riesgo.

Antes del próximo examen, el bebé debe estar bien alimentado y durante el día no debe recurrir a la alimentación natural. Durante este período, es necesario reemplazar la leche materna con la mezcla de nutrientes, y la decantación y vertido acumulados. En el futuro, la alimentación después de las radiografías se puede llevar a cabo como de costumbre.

Si hay una necesidad de estudios radiológicos, después de su finalización, puede utilizar una dieta especial. Esto ayudará a reducir la probabilidad de efectos dañinos.

La lista de productos aprobados para uso por las madres lactantes que se sometieron a exámenes de rayos X:

    • requesón
    • crema agria
    • mariscos (camarón, abadejo, atún),
    • nueces
    • zanahoria fresca
    • carne de cerdo magra

Especialmente efectivo en este caso sería el uso de leche casera y productos lácteos basados ​​en ella.

Examen de rayos X de mamás

Los rayos X son radiación electromagnética que puede penetrar en el cuerpo humano. También es una fuente de radiación.

En grandes dosis, la radiación es peligrosa para los humanos, pero en medicina, se utilizan dosis normales de esta radiación, que tienen un efecto mínimo en el cuerpo.

Por lo tanto, la mayoría de los médicos dicen que los rayos X no representan un peligro para la madre durante la lactancia, su leche y su bebé. Especialmente en algunos casos, el examen de rayos X es una necesidad urgente para preservar la salud de una mujer.

Por lo general, una madre lactante necesita hacer este procedimiento:

  • con diversas fracturas,
  • cuando las consecuencias de ARVI se desarrollan en forma de tos severa, fiebre, secreción nasal prolongada con inflamación de los senos paranasales, dolor agudo en el área del tracto gastrointestinal,
  • Con inflamación de los órganos internos.

La necesidad de un examen de rayos X en estos casos se debe a la importancia de los resultados obtenidos, de los que depende la vida y la salud de una mujer en período de lactancia.

Por otro lado, si se recomienda una radiografía para un examen clínico, en ausencia de quejas, este procedimiento durante la lactancia debe abandonarse, ya que algunos estudios requieren el uso de fondos adicionales. Cada madre debe comparar claramente los posibles riesgos para ella y la salud de su bebé, y luego tomar la decisión correcta, sin olvidar que una radiografía sigue representando radiación.

Lactancia y compatibilidad con rayos X

Las pruebas médicas han demostrado que después de realizar los procedimientos de rayos X, una mujer no debe negarse a alimentar las migajas, ya que la leche materna no cambia y no se deteriora por los efectos de los rayos que irradian los rayos X. Por lo tanto, después del procedimiento, la madre puede alimentar a su hijo.

Pero si realiza una radiografía de los órganos internos, que requiere el uso de sustancias de contraste necesarias para aumentar el nivel de visualización de las áreas examinadas y sus tejidos, debe negarse temporalmente a alimentar al bebé. Sin embargo, esta es solo la precaución que toman los fabricantes de equipos y equipos de rayos X, que es necesaria para eliminar los efectos individuales negativos y las coincidencias.

Por ejemplo, el bario, que es necesario para el examen de rayos X del estómago, no es absorbido por el cuerpo femenino y, por lo tanto, no puede afectar negativamente el sabor o la calidad del compuesto de la leche materna.

Lactancia Dental Research

A una mujer con lactancia se le prescribe un chequeo dental:

  • para diagnosticar las causas del dolor y la distorsión,
  • para rastrear la ubicación de los sellos,

  • Para la detección de procesos inflamatorios, quistes, enfermedades de tejidos blandos,
  • para la aprobación de la posibilidad de salvar un diente,
  • identificar caries.

Los médicos creen que el examen de rayos X puede realizarse de manera segura durante la lactancia, ya que no afecta la leche materna.

Pero aún así, para evitar efectos negativos, se requiere que el procedimiento se realice exclusivamente con la ayuda de tecnología digital con una carga de radiación minimizada.

Resonancia magnética cuando se alimenta

Este procedimiento se asigna para identificar:

  • fallo del sistema nervioso,
  • Patologías de vasos cerebrales de naturaleza congénita.
  • enfermedades cerebrales degenerativas

  • cáncer de mama
  • tumores en el hígado, riñón, neoplasias en el cerebro, páncreas,
  • Enfermedades del oído interno, patologías hipofisarias, senos paranasales,
  • Lesiones infecciosas de tejidos blandos, aparatos óseos, articulaciones, columna vertebral.

El procedimiento en sí no tiene un efecto negativo en la leche producida, pero este efecto se caracteriza por un agente de contraste, el ácido gadopentético, que especifica el resultado del estudio.

Por lo tanto, los médicos aconsejan, si es posible, rechazar la alimentación durante uno o dos días después de las radiografías.

Si esta posibilidad está ausente, puede alimentar al bebé sin preocuparse demasiado por su salud. Si calculamos que solo el 1% de un agente de contraste se libera de la leche materna y el cuerpo del bebé absorbe el 1% de esta cantidad, entonces cuando una mujer recibe una dosis de 0.2 mmol / kg, el bebé se verá afectado por una sustancia de 0.00008 mmol / kg. . Esta es una dosis muy pequeña que no se puede traer. bebe Daño, y su cuerpo hará frente a esta exposición.

Examen de rayos X de bebés

Cuando se realiza un examen de rayos X en un bebé, vale la pena recordar que esto puede dañar la salud de las migajas.

Aunque la posibilidad de daño es baja, pero aún está presente, los médicos prescriben este tipo de procedimiento muy raramente.

Generalmente se necesita una radiografía para confirmar o refutar la sospecha de la presencia de patología. Generalmente se aconseja realizar este procedimiento cuando un niño recibe una lesión durante el parto. Por ejemplo, el daño a los huesos nasales durante el parto requiere un diagnóstico radiográfico, aunque los médicos creen que es extremadamente indeseable irradiar la cabeza del bebé.

Durante el procedimiento, todas las partes del cuerpo del bebé, con la excepción del área que requiere diagnóstico, están cerradas por la radiación de los delantales.

Los bebés no deben ser radiografiados en los siguientes casos:

  • para el examen de la glándula tiroides,
  • Para el diagnóstico de patologías de los órganos pélvicos en niñas.
  • Para el examen de los testículos en niños.

La radiografía para bebés está contraindicada:

  • en presencia de una mayor sensibilidad a la radiación del tipo ionizado,
  • muy cerca de los órganos,
  • con el desarrollo desigual de los órganos,
  • Con otras características individuales.

Ultrasonido en lugar de rayos x

El ultrasonido es reconocido como un método de diagnóstico más seguro que los rayos X. Usualmente se usa el ultrasonido:

  • Para el diagnóstico de luxaciones congénitas y subluxaciones de cadera.
  • para detectar displasia de cadera,
  • Evaluar el estado del tejido cartilaginoso de las articulaciones.

El ultrasonido permite el examen de bebés sin el uso de radiación dañina.

Además, el uso de ultrasonido puede obtener una imagen más detallada del desarrollo de la patología que con el examen de rayos X, que no puede proporcionar información sobre el estado del cartílago y el tejido conjuntivo.

Si una mujer acaba de dar a luz, para evitar problemas de salud, es necesario hacer un examen de rayos X, no debería preocuparse por el cambio en la calidad de la leche materna, ya que dicha radiación no tiene efecto en él. Si hay alguna preocupación o el uso de materiales de contraste, la madre puede dejar de alimentar durante un par de días, después de la primera extracción de leche. Si es necesario, realice un examen del bebé con rayos X, primero debe obtener una consulta completa con el médico. Es mejor para los bebés usar ultrasonido en lugar de rayos X.

Pin
Send
Share
Send
Send