El embarazo

Riñón recién nacido

Pin
Send
Share
Send
Send


Las principales enfermedades renales en los recién nacidos se pueden dividir en dos grupos principales (sistematización de los autores):

  • nefropatía congénita y hereditaria,
  • Daño renal adquirido.

En el 1er grupo hay varios subgrupos bastante grandes:

  1. defectos anatómicos de los riñones (cambios en el número, forma, tamaño, etc.),
  2. anomalías histológicas de los riñones (Enfermedad quística, que incluye síndrome nefrótico congénito de tipo finlandés, displasia, nefropatía por reflujo),
  3. nefritis hereditaria,
  4. tubulopatía
  5. tumores
  6. Nefropatía dismetabólica.

El segundo grupo de lesiones del sistema urinario en los recién nacidos es bastante pequeño. Los siguientes grupos de enfermedades son más frecuentemente registrados:

  1. enfermedades inflamatorias microbianas (pielonefritis primaria y secundaria, infecciones del tracto urinario),
  2. nefritis tubulo-intersticial,
  3. daño renal secundario (síndrome hemolítico-urémico, candidiasis renal, trombosis vascular renal, quemaduras y enfermedades farmacológicas),
  4. Lesiones de los riñones y tracto urinario.

De la variedad de enfermedades renales en el período neonatal, el síndrome nefrótico congénito (primario o secundario), las infecciones del tracto urinario, la nefritis intersticial, la trombosis de la vena renal se diagnostican con mayor frecuencia.

Bajo el término "síndrome nefrótico congénito" (ANS) Comprender la enfermedad correspondiente diagnosticada en los primeros 3 meses de vida. La clasificación del síndrome nefrótico, incluido el síndrome congénito, está más plenamente representada en los trabajos de N.D. Savenkova, A.V. Papayan (1996, 1997, 1999).

Asignar síndrome nefrótico congénito primario y secundario.

En grupo sindrome nefrotico primario el llamado tipo finlandés (enfermedad microquística) y el tipo francés (esclerosis mesangeal difusa) se registran con mayor frecuencia.

Sindrome nefrotico secundario Puede asociarse con hipotiroidismo, trombosis de la vena renal, toxoplasmosis, tuberculosis, sífilis, SIDA, hepatitis B, algunos síndromes genéticos (Bajo), etc.

Síndrome nefrótico congénito de tipo finlandés.

Síndrome nefrótico congénito de tipo finlandés ANS (La nefropatía microquística congénita, la nefrosis infantil, la enfermedad renal microquística renal) es la causa más común de síndrome nefrótico en los recién nacidos. La enfermedad se transmite de manera autosómica recesiva. La incidencia es de 10 a 12 casos por 100.000 partos. Se describen los casos de ANS en gemelos monocigóticos y niños de matrimonios relacionados. Los niños y las niñas son igualmente afectados.

La patogenia de la enfermedad se reduce a trastornos proteicos. nefrina y podotsina. La microcistosis de los túbulos proximales en la zona cortico-medular, signos de inmadurez glomerular, cambios focales-proliferativos en las glomérulas maduras se detectan morfológicamente.

Cuadro clínico.

La nefrosis clínicamente congénita del tipo finlandés se manifiesta por el complejo de síntomas clínicos y de laboratorio NA (edema marcado, proteinuria, a veces hematuria, hipoalbuminemia grave: menos de 10 g / l, hipogammaglobulinemia, hipercolesterolemia, puede haber glucosuria, aminoaciduria generalizada) en los primeros días de la vida del niño (con menos frecuencia en las primeras 4 a 8 semanas) o desde el nacimiento.

El nivel de tiroxina es bajo y la TSH es normal. Los riñones con ultrasonido están agrandados simétricamente. Estos niños tienen estigma disembriogénesis. En la mayoría de los casos con esta enfermedad durante el embarazo hay gestosis, amenazas de interrupción y parto prematuro, retraso del crecimiento intrauterino. La masa de la placenta aumenta bruscamente y alcanza el 40-50% del peso corporal del recién nacido.

El tratamiento eficaz del tipo finlandés ANS no existe. Las infusiones intravenosas de albúmina (3-4 g / kg) se recomiendan como agentes de soporte, seguidas de la administración de lasixa (0,5 mg / kg), Uso de vitamina D2, calcio., prevención de complicaciones purulentas-sépticas.

Los pacientes con el síndrome nefrótico de tipo finlandés no responden a los corticosteroides ni a los citostáticos, pero se puede lograr una dinámica positiva de la enfermedad usando La indometacina y los inhibidores de la ECA.

El pronóstico de la enfermedad es desfavorable. La mayoría de los niños mueren en el primer año de vida como resultado de infecciones, insuficiencia renal, edema cerebral, caquexia.

Se describen los casos de tratamiento sintomático exitoso de la ANS de tipo finlandés, cuando los niños alcanzan la edad de diálisis peritoneal y trasplante de riñón. Sin embargo, un tercio de los pacientes desarrollan trasplantes de riñón. nefrosis postrasplante.

En otros tipos de SNA, en los riñones, la esclerosis mesangeal difusa, los cambios mínimos y la glomeruloesclerosis focal segmentaria se pueden detectar morfológicamente. Clínicamente, estas opciones se pueden detectar a una edad posterior, fluyen más fácilmente, a veces se observan remisiones espontáneas. El diagnóstico morfológico final del síndrome nefrótico congénito se puede establecer solo después de la nefrobiopsia.

Infección del sistema urinario.

Infección del sistema urinario (IC) - Proceso infeccioso-inflamatorio en el sistema urinario sin indicar el nivel de daño. El término "infección del sistema urinario" es válido en el caso cuando hay signos de lesiones microbianas del tracto urinario, pero actualmente no hay manera de determinar el nivel de su localización. Este diagnóstico es temporal y puede utilizarse desde el momento en que se inicia la patología hasta la aclaración del nivel tópico y la determinación de una forma nosológica específica. IC es un término colectivo que incluye pielonefritis, cistitis, uretritis, etc.

Junto con el concepto de IC, también se usa otro término, "infección del tracto urinario" (UTI). Es un proceso inflamatorio en el tracto urinario (pelvis, uréteres, vejiga, uretra) sin dañar el parénquima renal. La localización exacta del proceso infeccioso puede determinarse después de los estudios clínicos, de laboratorio e instrumentales y el diagnóstico diferencial.

El IMS y la IU se diagnostican en el 0,7–1% de los recién nacidos prematuros y en el 4–25% de los recién nacidos prematuros, entre los niños 5 veces más que en las niñas. En el período neonatal, las infecciones del tracto urinario a menudo se manifiestan clínicamente en forma de pielonefritis secundaria (para obstrucciones del tracto urinario, sepsis).

Los agentes causales más comunes de la CI son los microorganismos gramnegativos: Esherichia coli, neumonía por Klebsiella, Enterobacter cloaca, Pseudomonas aureginosa, estafilococos encontrados con menor frecuencia, estreptococos del grupo B.

Entre los factores de riesgo para el desarrollo de CI en recién nacidos se consideran el curso patológico del embarazo, el agravamiento hereditario por patología renal, anomalías congénitas del sistema urinario, reflujo vesicoureteral, etc.

Nefritis intersticial.

Nefritis intersticial (IN, TIN) - inflamación bacteriana inespecífica del tejido tubulointersticial de génesis alérgica, tóxica e infecciosa con afectación de los túbulos, la sangre y los vasos linfáticos del estroma renal en el proceso patológico.

En los recién nacidos, esta enfermedad es más a menudo una afección transitoria aguda causada por lesiones de tubulointerstitium debido a la hipoxia, alteración del flujo sanguíneo renal y aumento de la permeabilidad vascular con el desarrollo de edema intersticial.

Diagnostico

En general, hay una ligera leucocitosis con un desplazamiento moderado a la izquierda, eosinofilia, velocidad de sedimentación acelerada de eritrocitos. En el análisis bioquímico - un mayor contenido de α2-globulina, β2-microglobulina, lisozima, creatinina y urea.

Cuando el ultrasonido renal aumenta de tamaño (especialmente en grosor).

La confirmación absoluta del diagnóstico de IN es el resultado del estudio morfológico del nefrobioptato (en el período neonatal, la nefrobiopsia prácticamente no se realiza).

En la literatura existen informes aislados sobre el desarrollo de los arrestantes en los primeros meses de vida. Inicialmente, los síntomas de insuficiencia tubular debidos a IN son dominantes. Al final del primer - segundo año de vida, estos pacientes desarrollan IRC en combinación con fibrosis portal del bazo. La base de la enfermedad no se ha establecido (ND Papayan, A.V. Savelyeva, 1997).

El tratamiento de la IN es una tarea muy difícil que requiere un enfoque diferenciado según su causa.

Con el desarrollo de la insuficiencia renal aguda, se requieren medidas urgentes, incluida la restauración del BCC, la corrección de los trastornos del agua y los electrólitos, la acidosis, etc.

En el tratamiento de infecciones infecciosas de la naturaleza infecciosa, se realiza terapia etiotrópica, las infecciones medicinales son desensibilizantes. En los casos graves de NLT tóxico-alérgico, los corticosteroides se prescriben en un curso corto en pequeñas dosis (0,5 a 1 mg / kg · día).

La cuestión del nombramiento de diuréticos se resuelve de forma individual, teniendo en cuenta el estado de la función renal.

Se muestra el uso de vitaminas A y E, fosfato de piridoxal. Con el propósito de la corrección inmune, es posible prescribir la lisozima, que mejora las funciones fagocíticas de los neutrófilos.

Tubulopatía.

Tubulopatía - Enfermedades asociadas con la presencia de una violación del transporte por membrana de diversas sustancias en los túbulos de los riñones. La tubulopatía primaria es una enfermedad en la que se produce una violación del transporte de sustancias principalmente en los túbulos renales. Las tubulopatías secundarias son enfermedades en las que la violación del transporte de sustancias es difusa y se observa no solo en los riñones, sino también en otros órganos.

Síndrome renal de Debney Tony-Fanconi.

Riñón Debondie Síndrome De Tony-Fanconi (La diabetes glucosa-fosfato-amina) se hereda de forma autosómica dominante. Algunos autores señalan la posibilidad de herencia autosómica recesiva. Este síndrome se manifiesta por una reabsorción reducida de agua, fosfatos, sodio, potasio, bicarbonatos, glucosa, aminoácidos y otros ácidos orgánicos en el túbulo proximal. Los primeros signos de la enfermedad son: letargo, debilidad, anorexia, vómitos, fiebre baja, retraso en el desarrollo físico en combinación con raquitismo en el esqueleto.

Acidosis tubular distal tipo I.

Acidosis tubular distal tipo I (El síndrome de Lightwood - Battler - Albright) se hereda de forma autosómica dominante. El síndrome es causado por las funciones acidogenéticas de los túbulos distales y está acompañado por una violación de la actividad de secreción y excreción de H +, la incapacidad de los túbulos distales para mantener el gradiente de pH, la pérdida de potasio y sodio en la orina y la deficiencia de aldosterona. Inicialmente, el síndrome se manifiesta por un aumento de peso retardado, anorexia y, a veces, vómitos, estreñimiento.

En el retraso del crecimiento posterior, se observan cambios similares al raquitismo en el sistema esquelético, crisis de deshidratación y poliuria, nefrocalcinosis y urolitiasis con nefritis inter-social concomitante o pielonefritis.

Acidosis tubular proximal (tipo II).

La base de la acidosis tubular proximal (tipo II) es un defecto en la reabsorción de bicarbonatos, que conduce al desarrollo de acidosis metabólica descompensada. Con este síndrome, los niños no tienen una función de concentración alterada de los riñones, la urolitiasis y la nefro-calcificación. El síndrome puede ser aislado o combinado con otros trastornos proximales. (Síndrome de Debre de Toni - Fanconi y otros). Los niños están enfermos principalmente.

Enfermedad renal en recién nacidos - Tratamiento.

Las medidas terapéuticas en caso de acidosis tubular renal tienen como objetivo restringir la ingesta de proteínas derivadas de animales, aumentar la cantidad de líquido consumido y prescribir alcoholización alcalinizante. Para la acidosis grave y la deshidratación, la administración intravenosa de solución de bicarbonato de sodio se muestra a la tasa de V = SER paciente · 0,5 · Masa corporal.

En las primeras 6 horas se inyecta aproximadamente 1/3 de bicarbonato de sodio. Durante el período de remisión y remisión de la enfermedad, la cantidad de bicarbonato de sodio por día con acidosis renal distal es de 1 a 3 mEq / kg en 4 dosis, proximal de 5 a 15 mEq / kg en 4 a 6 prem.

Pseudohipoaldosteronismo.

El pseudohipoaldosteronismo (diabetes por sal renal) se hereda de manera autosómica dominante. Para los recién nacidos, el tipo I es característico - primario (renal), tipo II - secundario (multi-órgano). Se caracteriza por una baja sensibilidad del aparato tubular a la aldosterona, lo que conduce a una baja reabsorción de sodio por los túbulos renales. Clínicamente, desde los primeros días de vida, se manifiesta por poliuria, anorexia, adinamia e hipotensión arterial. Debido a la gran pérdida de agua y sodio, se desarrolla deshidratación con hiponatremia alta y sodio, hipercalemia y acidosis metabólica. En el futuro, hay un retraso en el peso corporal, el crecimiento y la osificación de los huesos del esqueleto, un retraso en el desarrollo mental. El nivel de sodio en la sangre es inferior a 130 mmol / l, acidosis. La concentración de aldosterona en la orina aumenta dramáticamente a 60–80 mcg (a una tasa de 2.5 mcg).

Llevar a cabo terapia de reemplazo con cloruro de sodio en la cantidad de 3-6 g / día.

Nefrogénica diabetes insípida.

La diabetes insípida nefrogénica asociada con el cromosoma X se hereda de forma recesiva.

Los niños están enfermos principalmente. La enfermedad está asociada con la insensibilidad de los túbulos renales a la hormona antidiurética y la liberación de una gran cantidad de orina con baja densidad relativa, lo que conduce al desarrollo de deshidratación severa y trastornos electrolíticos (hipernatremia, hipercloremia). Como norma, la enfermedad se manifiesta desde el nacimiento por poliuria, polidipsia, periodos recurrentes de deshidratación hipernatrémica, vómitos, estreñimiento, retraso del crecimiento e hipotrofia. En casos de deshidratación severa, hipertermia ("fiebre de la sal"), se pueden desarrollar convulsiones. En caso de poliuria significativa, se pueden desarrollar megatesti, megauréter, hidronefrosis.

El síndrome de Butler.

El síndrome de Butler es un trastorno autosómico recesivo en el que se detectan tres defectos proteicos hereditarios diferentes, que se acompaña de síntomas de hipopotasemia, alcalosis metabólica hipoclorámica, niveles sanguíneos extremadamente altos de aldosterona y renina con una presión sanguínea normal persistente, un aumento en la situación de los ojos y de las personas. E2, baja actividad de agregación plaquetaria.

La patogenia de la enfermedad hoy en día no está clara. Se cree que la enfermedad está asociada con una reabsorción de cloruro deteriorada. Clínicamente, desde el nacimiento, falta de apetito, vómitos, hipotonía, estreñimiento, poliuria (la diuresis puede alcanzar los 12 a 50 ml / kg · h), polidipsia, convulsiones hipopotasémicas, parestesia. En el futuro, los niños se quedan atrás en el desarrollo físico. Con este síndrome en el período neonatal, puede aparecer un cuadro clínico de nefrocalcinosis.

Dirigido a la corrección de la hipopotasemia con la introducción de cloruro de potasio: 1-3 mEq / kg o más. La cantidad de potasio inyectado depende del potasio excretado en la orina. Hasta la fecha, lo mejor en el tratamiento de la enfermedad es el uso de inhibidores de la síntesis de prostaglandinas: indometacina en una dosis de 2 mg / kg · día.

Trombosis de la vena renal.

La trombosis venosa renal (TPR) se desarrolla predominantemente en recién nacidos prematuros durante el primer mes de vida debido a la hipoxia perinatal grave, deshidratación, shock, sepsis y defectos cardíacos azules.

Los factores predisponentes son el parto complicado, la diabetes materna, la pérdida de peso patológica del recién nacido.

Trombosis de la arteria renal.

La trombosis de la arteria renal (APT) es una enfermedad rara en el recién nacido que se presenta en el fondo de la deshidratación, la diabetes de la madre, con embolia a través del conducto arterial abierto o como una complicación de la cateterización de la arteria renal.

La lesión puede ser asintomática o, en casos graves, presentar un cuadro clínico de insuficiencia renal aguda.

La complicación más formidable de la APT es el infarto renal.

Se trata del uso de trombolíticos, corrección de la hipertensión y homeostasis. Si es necesario, en casos severos, usar diálisis.

La hipertensión arterial se diagnostica con un aumento de la presión arterial de más de 90/60 mm Hg. El art. A plazo completo y más de 80/45 mm Hg. El art. En bebés prematuros. En los recién nacidos de madres con enfermedad hipertensiva, la presión arterial al nacer será ligeramente superior. La hipertensión arterial en bebés es rara, pero en niños en cuidados intensivos, su frecuencia es de 1 a 2.5%. En 1/3 de los recién nacidos, la hipertensión puede ser asintomática.

La hipertensión arterial en el período neonatal es más a menudo causada por una combinación de alto gasto cardíaco, aumento de la viscosidad de la sangre, alta resistencia vascular periférica, aumento de la actividad del sistema nervioso simpático, reacciones barorreflejas y desequilibrio de vasoconstrictores y vasodilatadores. El desarrollo de hipertensión arterial en los recién nacidos se observa con la siguiente patología renal: enfermedad renal poliquística del tipo infantil, insuficiencia renal, uropatía obstructiva grave, así como con trombosis de las arterias renales o sus ramas y coartación de la aorta.

Para el tratamiento de la hipertensión neonatal, se pueden usar los siguientes medicamentos: diuréticos (furosemida - 1-2 mg / kg cada 12-24 horas, Veroshpiron, gipotiazid - 2–5 mg / kg · día), vasodilatadores (hidralisina, apresina - 0,2 a 2 mg / kg por vía intravenosa u oral cada 6 a 12 horas, diazóxido – 1–3 мг/кг внутривенно, нитропруссид – 0,2–10 мкг/кг · мин), адреноблокаторы (обзидан, анаприлин – 0,5–2 мг/кг · сут внутрь, лабетолол – 0,5–1,0 мг/кг · ч внутривенно), ингибиторы ангиотензин-превращающего фактора (каптоприл - 0,01– 0,5 mg / kg por vía oral cada 8–12 horas, Enap - 5–15 µg / kg por vía intravenosa cada 8–12 horas, 0,1 mg por vía oral una vez al día), bloqueadores de los canales de calcio (nifedipina - 0,25–0,5 mg / kg cada 8–12 horas), acción central (metildopa - 2,5 mg / kg cada 8 horas, se puede aumentar una dosis única a 15 mg / kg).

Compartir "Enfermedad renal del recién nacido"

Tipos de hidronefrosis y sus causas en un bebé recién nacido

Las causas más comunes de hidronefrosis son anomalías congénitas de la estructura de los riñones y sus vasos. Hay hidronefrosis, que afecta a un solo riñón (unilateral) y que afecta a ambos (doble). A menudo se puede encontrar hidronefrosis unilateral. Hay varios tipos de esta patología:

  • Pieloectasia - Debido a la alta presión de la orina, la pelvis renal comienza a estirarse. Si comienza el tratamiento en esta etapa, es muy posible evitar consecuencias graves. Las funciones del riñón aún no están dañadas, pero ya están algo agrandadas.
  • Hidrocalicosis - La pelvis renal se expande aún más, y hay un aumento en el tamaño de las copas de riñón. El exceso de líquido que se encuentra en los túbulos del riñón comienza a comprimir el parénquima del riñón y, por lo tanto, interrumpe casi por completo su función normal.
  • Aumento de la atrofia del tejido renal. - Esta etapa de la enfermedad ya no se cura y es irreversible. Debido a la supresión constante de las funciones del riñón, hay una pérdida completa de sus funciones y, en consecuencia, la muerte del órgano. Vale la pena señalar que un órgano que no puede realizar correctamente sus funciones es peligroso para el cuerpo de un niño recién nacido y un adulto.

Por lo tanto, si usted o su médico tienen la más mínima sospecha de que no todo está en orden con los riñones del niño, debe diagnosticar de inmediato y, si se confirman los temores, debe comenzar inmediatamente a tratar la hidronefrosis. Vale la pena señalar que, al igual que la mayoría de las enfermedades que están asociadas con los riñones de un bebé recién nacido, si comienza un tratamiento oportuno, existe una mayor probabilidad de que en el futuro no afecte la salud del bebé.

Como lo demuestra la práctica mundial, en la mayoría de los casos, los médicos no notaron los problemas del niño, sino los padres. Por lo tanto, no pierda la vigilancia y controle el estado y el bienestar del niño inmediatamente después de su nacimiento. Después de todo, son los padres los responsables de tus migajas. Para comprender que el bebé no está bien con sus riñones, debe controlar cuidadosamente el comportamiento del niño y su orina. Si el recién nacido comenzó a desarrollar patología de los riñones, entonces se comportará muy inquieto. La naturaleza de la orina también cambiará, y en algunos casos es posible incluso la aparición de una mezcla de una pequeña cantidad de sangre, lo que debería alertarlo de inmediato y hacer que vaya a un médico de inmediato.

Hidronefrosis del recién nacido: tratamiento

La hidronefrosis solo se puede curar con cirugía. Con la ayuda de los antiguos métodos de tratamiento, es posible reducir ligeramente la incidencia del proceso inflamatorio o aliviar el curso de la enfermedad y sus síntomas antes de que la operación se lleve a cabo directamente. Durante la operación, se eliminarán todos los obstáculos que impiden que la orina salga del cuerpo de manera natural. Vale la pena señalar que cada caso es individual y, por lo tanto, el médico debe seleccionar independientemente un método quirúrgico según la complejidad de la patología y el grado de su desarrollo.

También hoy en día se pueden encontrar casos bastante frecuentes de tratamiento endoscópico de hidronefrosis. Después de dos punciones pequeñas, se insertan endoscopios especiales de tamaño muy pequeño en la cavidad abdominal. Todo el proceso de operación se controla directamente a través del monitor de la computadora. Con este método de tratamiento, puede evitar muchas complicaciones, así como la aparición de diversos tipos de lesiones.

También me gustaría agregar que la peloectasia en un niño recién nacido no necesita intervención médica. Solo es necesario observar al niño con bastante frecuencia con la ayuda de un ultrasonido. Si el bebé ha sido diagnosticado con hidronefrosis de primer o segundo grado, entonces hay casos en los que pasa independientemente durante el primer año de vida y no necesita cirugía.

Las causas del desarrollo de enfermedades renales en el recién nacido.

  • Enfermedades genéticas o congénitas. - Displasia renal, poliquismo renal, hidronefrosis, distopía.
  • Patología renal adquirida. - Trombosis renal, nefritis, infección del tracto urinario.

La nefritis en un feto se desarrolla en el útero cuando una mujer embarazada sufre de hipoxia. Además, si una mujer embarazada tenía una infección viral, tomó algunos medicamentos.

La nefropatía isquémica en niños se desarrolla con un suministro insuficiente de sangre renal intrauterina. Como regla general, esto sucede con varias enfermedades infecciosas. La insuficiencia renal en un recién nacido se desarrolla como resultado de un aumento del nivel de creatinina en la sangre. El médico señala que tales síntomas se desarrollan en un recién nacido con insuficiencia renal:

Tenga en cuenta que las enfermedades renales en un recién nacido pueden tener diferentes síntomas. ¿Qué debería alertar a los padres?

  • Piel ictericia del recién nacido.
  • Heces sueltas permanentes.
  • Vómitos severos.
  • Aumento repentino de la temperatura corporal.

Muy a menudo, además de la enfermedad renal, el paciente tiene otras patologías graves. En este caso, preste atención a:

Video: Enfermedad renal en niños.

  • Falta de micción en los primeros días después del nacimiento.
  • Calambres súbitos que recuerdan algo a la meningitis.
  • El recién nacido se vuelve inquieto durante la micción.

Es importante tener en cuenta que algunos recién nacidos tienen síntomas de enfermedad renal, pero en realidad todo está bien. Los síntomas indican una adaptación del bebé al medio. En este caso, es importante distinguir oportunamente la enfermedad de una condición temporal. Para este bebé examina cuidadosamente el neonatólogo, nefrólogo.

¿Cuándo necesita un recién nacido hacerse un análisis de orina?

Si se sospecha que un riñón tiene patología renal, es necesario un examen de orina:

  • Inmediatamente después de que el recién nacido fue dado de alta del hospital.
  • Antes de la vacunación profiláctica.
  • Después de la vacunación.
  • Después de sufrir una infección intestinal.
  • En caso de mal aumento de peso.

En el caso de una predisposición hereditaria del niño a la enfermedad renal, es necesaria una ecografía de los riñones.

Tipos de enfermedades renales en el recién nacido

Hoy en día, los niños son diagnosticados con diversas patologías renales. Es importante identificar la enfermedad a tiempo para evitar graves consecuencias.

Incontinencia urinaria en el recién nacido.

Si su bebé no puede contener la orina en la vejiga, no siente la necesidad de orinar, se le diagnostica incontinencia urinaria. La violación es suficientemente grave, pero la madre no debe desesperarse. Además, es importante tener en cuenta que el niño puede controlar su micción solo por dos años.

Vídeo: Nefrología pediátrica: diagnóstico, tratamiento y prevención de la enfermedad renal.

Pelvis renal extendida

Como norma, un niño nace con esta patología, pero solo pasa un año. En algunas situaciones, la patología permanece y no pasa. Hay muchas razones que llevan a este estado: los reflujos que conducen a la inyección de orina en el riñón desde el uréter, así como la anomalía vascular vascular.

Infección del tracto urinario del recién nacido.

  • La pielonefritis se caracteriza por el hecho de que la inflamación afecta el tejido renal.
  • La cistitis se produce cuando la vejiga se inflama.
  • La uretritis se observa en la inflamación de la uretra.

Las bacterias primero pueden entrar en la entrepierna del bebé o sus genitales. Luego terminan en la uretra y los riñones.

Las estadísticas muestran que las niñas con mayor frecuencia tienen enfermedades infecciosas del sistema urinario. Esto se explica por las características fisiológicas de los órganos genitales. En las niñas, la uretra es corta, por lo que las bacterias terminan rápidamente en los órganos urogenitales.

Insuficiencia renal en el recién nacido

Esta es una de las patologías peligrosas, lo que lleva al hecho de que los riñones del niño dejan de funcionar por completo. Esta condición amenaza la vida del bebé. En este caso, una necesidad urgente de someterse a un examen y comenzar el tratamiento. Debido a la insuficiencia renal, el equilibrio electrolítico se altera completamente en el niño y el ácido úrico comienza a acumularse en la sangre.

La insuficiencia renal aguda en los bebés es provocada por el hecho de que la mujer embarazada usó medicamentos dañinos que afectan los riñones del recién nacido.

Métodos de tratamiento de la enfermedad renal en el recién nacido.

Ante los primeros síntomas, una necesidad urgente de contactar al médico - pediatra, urólogo. No puede automedicarse, use para los niños los métodos tradicionales de tratamiento. Muy a menudo, el autotratamiento lleva a un deterioro de la condición del bebé.

Antes de prescribir el tratamiento, el médico prescribe las siguientes pruebas de laboratorio:

  • Análisis de orina . Con la ayuda de ella, puede aprender a tiempo sobre la sedimentación de sales, sangre y glóbulos rojos.
  • Prueba de sangre En caso de patología renal, muestra la intoxicación general del cuerpo, el proceso inflamatorio más fuerte.
  • Ultrasonido de riñon Permite diagnosticar oportunamente anomalías congénitas en la estructura de los sistemas genitourinario y renal.

Así, los riñones son uno de los principales órganos humanos. Si su trabajo se ve perturbado, se producen anomalías en el cuerpo, por lo que es importante controlar la condición de su bebé. Para fines preventivos, una mujer embarazada debe seguir todas las recomendaciones principales: llevar un estilo de vida saludable, no tomar diferentes medicamentos, tratar de tratar todas las enfermedades infecciosas de manera oportuna. ¡La salud infantil en tus manos!

Caracteristicas de la enfermedad

Los riñones son órganos pareados, que se encuentran en ambos lados de la columna vertebral. Juegan un papel importante en el cuerpo humano.

  • Su función principal es limpiar el cuerpo de productos metabólicos. Todas estas sustancias no deseadas se excretan en la orina.
  • Los riñones regulan el equilibrio de agua y sal en el cuerpo.
  • Existen sustancias activas que pueden regular la presión arterial y los niveles de hemoglobina en la sangre.
  • Responsable de la producción de vitamina D.

El funcionamiento de otros órganos internos en un niño: corazón, cerebro, pulmones también depende del funcionamiento normal de los riñones. Por lo tanto, es muy importante reconocer los síntomas de la enfermedad.

Cuando la pielonefritis inflama no solo el tejido renal, sino también la pelvis. Hay pielonefritis primaria, secundaria, aguda y crónica. El proceso inflamatorio agudo después del tratamiento desaparece completamente en un mes. La pielonefritis crónica dura varios meses, con exacerbaciones ocasionales.

La enfermedad en la que el niño tiene una pelvis renal agrandada se llama peloectasia. Cuando esto ocurre, se produce una violación de la salida de orina de una o ambas pelvis. Lokhanka es el lugar donde la orina se acumula desde los riñones. Después de eso, la orina entra en el uréter.

¿Por qué se produce la enfermedad?

Las razones de la aparición de la pielonefritis primaria en un niño son las siguientes.

  • Cambios en la microflora en los intestinos.
  • Disbiosis intestinal, que se desarrolla principalmente en el contexto de resfriados o infecciones intestinales.
  • Gripe, dolor de garganta, causada por los cocógenos patógenos.
  • Inflamación de la vejiga (cistitis).

La inflamación secundaria de los riñones en un niño puede ocurrir debido a los siguientes trastornos.

  • Malformaciones congénitas de los órganos urinarios (trastornos en la estructura y localización de los riñones, vejiga).
  • Subdesarrollo de los riñones.

Las razones para el desarrollo de la peloectasia en bebés son las siguientes.

  • Factor hereditario.
  • Infección en el tracto urinario.
  • Omisión de los riñones.
  • Localización incorrecta de la pelvis.
  • Procesos inflamatorios en los riñones.

Cómo reconocer la enfermedad.

Síntomas por los cuales se puede entender que los riñones de un niño no funcionan correctamente.

  • Alta temperatura corporal (hasta 39 grados). En este caso, el niño no tiene signos de resfriado: secreción nasal, tos, enrojecimiento de la garganta. El bebé es lento y come mal.
  • Micción frecuente o rara. La orina tiene un fuerte olor desagradable.
  • Antes de orinar, el niño llora, es caprichoso, da vueltas y da vueltas.
  • La orina se vuelve de color oscuro.
  • El bebé deja de ganar peso. Regurgitaciones frecuentes observadas, heces molestas.
  • Una pequeña cantidad de orina.

En algunos casos, los síntomas de la enfermedad en un niño pueden estar ausentes. Pero los padres atentos no podrán perderse detalles importantes.

A la edad de 6 meses, el niño normalmente debe orinar hasta 20 veces al día. De 6 meses a un año, la micción disminuye a 15 veces al día.

La peloectasia es una enfermedad en la que los síntomas están prácticamente ausentes. La detección ocurre con mayor frecuencia después de complicaciones que ocurren en el fondo de la violación.

Las complicaciones pueden ser las siguientes:

  • pielonefritis,
  • hidronefrosis (se produce una violación de la salida de orina, la pelvis y el cáliz se expanden como resultado),
  • ectopia del uréter (el uréter no se dirige a la vejiga, sino a la vagina o uretra),
  • ureterocele (el uréter se agranda al entrar en la vejiga y se estrecha demasiado al salir)
  • reflujo (salida de orina incorrecta cuando la orina ingresa a los riñones, no a la vejiga).

Medidas preventivas

La enfermedad y los síntomas asociados se pueden prevenir siguiendo algunas reglas simples.

  • Los pañales deben usarse en la calle y antes de acostarse. El contacto constante con la orina conduce a la propagación de la infección.
  • Vigile al niño para que orine a tiempo. Cuanto más líquido hay en la vejiga, mayor es el riesgo de propagar la infección.
  • Es importante seguir las reglas de higiene: lavado frecuente y adecuado, cambio diario de bragas.
  • No le dé a un niño a beber agua con gas como una bebida.
  • Las madres lactantes deben seguir una dieta estricta. Excluir de la dieta los platos salados, fritos, picantes.

Tratamiento de la enfermedad.

Cualquier tratamiento para un niño es recetado solo por un urólogo o un nefrólogo. Los bebés necesitan calcular la dosis de los medicamentos, de acuerdo con la edad, el peso y la gravedad de la enfermedad. Para eliminar los síntomas desagradables de la enfermedad, debe establecer la causa.

  • Antibióticos (Amoxiclav, Cefixime, Cefepime).
  • Los probióticos y los prebióticos (Linex, Atsipol) ayudarán a aliviar los síntomas de malestar intestinal después de tomar terapia antibacteriana.
  • Fármacos urrasépticos (furagin, furamag).
  • Medicina herbaria (canephron).
  • La homeopatía.
  • Fármacos inmunomoduladores (Viferon, Genferon).

Para eliminar los síntomas asociados, prescriba medicamentos antipiréticos, medicamentos que alivian la intoxicación del cuerpo.

La peloectasia ya se detectó en el útero o en el primer ultrasonido preventivo. El niño está siendo monitoreado. Repetir ultrasonidos se realizan cada tres meses. Por lo general, para el año la enfermedad en sí desaparece. En casos raros, la cirugía está indicada.

Es importante realizar exámenes preventivos y aprobar exámenes a tiempo. Cuanto antes se puedan reconocer anomalías en el trabajo del sistema urinario, más efectivo será el tratamiento. Y se pueden descartar muchas complicaciones.

Enfermedades del sistema urinario en recién nacidos.

Existen enfermedades congénitas y adquiridas del sistema urinario.

Las enfermedades renales hereditarias y congénitas de los recién nacidos incluyen:

  • Anomalías anatómicas de la estructura de los riñones, malformaciones,
  • Deterioro de la diferenciación de la estructura renal.
  • nefritis hereditaria,
  • síndrome nefrótico congénito
  • nefropatía dismetabólica,
  • amiloidosis renal,
  • Tumores embrionarios.

La enfermedad renal adquirida en bebés con los cuales los niños en su primer año de vida son:

  • Diabetes de sal renal (pseudohipoaldosteronismo),
  • nefritis intersticial,
  • pielonefritis,
  • infecciones del tracto urinario
  • insuficiencia renal
  • Daño renal secundario en infecciones agudas.

Patología congénita de los riñones en el síndrome nefrótico del recién nacido.

Sindrome nefrotico - Esta es una patología congénita de los riñones en los recién nacidos, cuyo segundo nombre es glomerulonefritis.

Signos de la enfermedad. La sospecha de una enfermedad puede ser al nacer: un niño a menudo nace prematuro o con bajo peso, recibe una puntuación Apgar baja, el líquido amniótico contiene muchas heces originales y la placenta es muy grande. El primer síntoma de esta patología de los riñones en los recién nacidos es un alto nivel de hemoglobina en la sangre (a todos los recién nacidos en el asilo de ancianos se les realiza un análisis de sangre), y en los primeros días de vida el bebé desarrolla hinchazón. Como los músculos de un bebé enfermo están débiles y el líquido se acumula rápidamente en la cavidad abdominal, aparece una hernia en los próximos meses después del nacimiento. El crecimiento y desarrollo del niño sufre: le falta peso, se retrasa en el desarrollo mental. Esta patología de los riñones en el recién nacido se acompaña de anemia.

El diagnóstico del síndrome nefrótico. Ponen, habiendo encontrado en la orina una gran cantidad de proteínas (a pesar del hecho de que su cantidad se reduce en la sangre), y en la sangre, muchas grasas y productos del metabolismo del nitrógeno.

Tratamiento El tratamiento no da los resultados deseados, solo le permite prolongar la vida del bebé.

Enfermedad renal en lactantes salinos diabetes

Diabetes de sal renal – это болезнь почек у новорожденных детей, связанная с недостаточной чувствительностью ткани почек к гормону, регулирующему водно-солевой обмен в организме.

Причины заболевания. La enfermedad puede desarrollarse principalmente si es hereditaria, y nuevamente, en el contexto de otras enfermedades renales (poliquística, amiloidosis, etc.)

Signos de la enfermedad. El malestar en el sistema urinario se vuelve notorio en los primeros días de la vida de un niño. El niño no reacciona al ambiente, casi no se mueve, constantemente pide beber. Independientemente de la cantidad de líquido consumido, la orina se excreta mucho. La presión arterial es baja, con una enfermedad grave puede disminuir por debajo de 60 mm Hg. El art. (estado collaptoideo). Con el tiempo, el niño comienza a quedarse atrás en el desarrollo físico.

Tratamiento Al niño se le inyectan soluciones que contienen sodio, que el cuerpo de un bebé enfermo se excreta vigorosamente en la orina. Sin tratamiento, el niño muere.

Enfermedad renal inflamatoria en recién nacidos con nefritis intersticial

Nefritis intersticial —Es una enfermedad renal inflamatoria en recién nacidos de naturaleza no bacteriana, en la que están implicados los vasos sanguíneos y linfáticos de los riñones.

Causas de la enfermedad. Para la derrota del tejido renal, el hambre de plomo del cuerpo y su intoxicación al tomar ciertos medicamentos, infecciones virales. Un cierto papel en la aparición de la enfermedad juega un estado de ánimo alérgico del organismo.

Signos de la enfermedad. La enfermedad no aparece hacia afuera y se diagnostica solo cuando se detectan cambios en el análisis de orina.

Tratamiento Con la terminación del factor adverso la inflamación pasa por sí misma.

Para acelerar la recuperación del bebé, la vitamina B6 se prescribe a 20-60 mg / día, la vitamina A a 1000 U / día, el óxido de magnesio a 0,15-0,2 g / día. Si la inflamación es muy pronunciada, se prescribe prednisona 0,5 mg / kg por día en el período agudo de la enfermedad.

Insuficiencia renal aguda en recién nacidos

Insuficiencia renal aguda en recién nacidos - Este es un complejo de síntomas que surgen del cierre repentino de la función renal.

Causas de la enfermedad. La insuficiencia renal en los recién nacidos en el primer año de vida puede ser causada por una patología renal congénita, en la cual las células de los órganos están inactivas, o por causas externas: falta de oxígeno prolongada del feto durante el embarazo o durante el parto, sangrado, proceso infeccioso extenso, bloqueo de los vasos renales, etc.

Signos de la enfermedad. El cuadro clínico de la insuficiencia renal aguda en los recién nacidos depende de la causa.

Con la patología congénita, el niño es lento, se mueve poco, se niega a mamar. Notó una disminución en la cantidad de orina excretada, regurgitación constante y las heces se vuelven líquidas. La hinchazón de la cara, las extremidades, la parte baja de la espalda, la pared abdominal anterior, el escroto (en los niños) son posibles y la contracción muscular a veces se vuelve convulsiva. La enfermedad puede comenzar de forma aguda o gradual, gradualmente.

La insuficiencia renal causada por causas externas siempre comienza repentinamente, a partir del llamado período de choque. En un niño, la cantidad de orina excretada disminuye bruscamente o la micción se detiene por completo. El edema y la disnea asociados con el edema del tejido pulmonar están aumentando rápidamente, la elasticidad de los tejidos se reduce notablemente y se produce diarrea. Tal vez la aparición de síntomas neurológicos. Después de algún tiempo, la micción se restaura, la hinchazón cede.

Tratamiento El tratamiento se realiza únicamente en el hospital. Cuanto antes los padres busquen ayuda médica, sospechando la enfermedad, mayor es la probabilidad de que se elimine la falla.

Pin
Send
Share
Send
Send